IN­VEN­TO­RES DE BA­TE­RÍAS DE ION DE LI­TIO RE­CI­BEN PRE­MIO NOBEL

John Goo­de­nough, Stan­ley Whit­ting­ham y Aki­ra Yos­hino ob­tu­vie­ron el má­xi­mo ga­lar­dón otor­ga­do por la Aca­de­mia Sue­ca. Su in­ven­ción ge­ne­ró una re­vo­lu­ción al dar ener­gía a los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, compu­tado­ras y vehícu­los eléc­tri­cos

El Deber - - Portada - ESTOCOLMO (SUE­CIA) AFP y EFE

Un es­ta­dou­ni­den­se, un bri­tá­ni­co y un ja­po­nés re­vo­lu­cio­na­ron el uso de la ener­gía en te­le­fo­nía in­te­li­gen­te, en compu­tado­ras y au­tos eléc­tri­cos.

El es­ta­dou­ni­den­se John Goo­de­nough, el bri­tá­ni­co Stan­ley Whit­ting­ham y el ja­po­nés Aki­ra Yos­hino ob­tu­vie­ron ayer el Pre­mio Nobel de Quí­mi­ca, por la in­ven­ción de las ba­te­rías de li­tio, pre­sen­tes en nu­me­ro­sas tec­no­lo­gías de la vi­da dia­ria.

“Es­te ti­po de ba­te­ría li­ge­ra, re­car­ga­ble y po­de­ro­sa es aho­ra uti­li­za­da en to­das par­tes, en te­lé­fo­nos, or­de­na­do­res y vehícu­los eléc­tri­cos”, ex­pli­có la Aca­de­mia Sue­ca, que otor­ga el pre­mio.

“Pue­den tam­bién con­ser­var can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas de ener­gía so­lar y eó­li­ca, abrien­do la vía a una so­cie­dad li­be­ra­da de ener­gías fó­si­les”, agre­gó.

En la es­te­la de las cri­sis pe­tro­le­ras de los años 70, Stan­ley Whit­ting­ham ini­ció la bús­que­da de fuen­tes de ener­gía no fó­si­les. Creó así un cá­to­do in­no­va­dor en una ba­te­ría de li­tio a par­tir de di­sul­fu­ro de ti­ta­nio (TiS2).

John Goo­de­nough, que se con­vier­te a los 97 años en el más an­ciano de los ga­na­do­res de to­da la his­to­ria de los Nobel, pre­di­jo lue­go que las pro­pie­da­des de es­te cá­to­do po­dían ser au­men­ta­das si se pro­du­cía a par­tir de óxi­do me­tá­li­co en lu­gar de di­sul­fu­ro.

En 1980, de­mos­tró que la com­bi­na­ción de óxi­do de co­bal­to y de io­nes de li­tio pue­den pro­du­cir has­ta cua­tro vol­tios. Aki­ra Yos­hino creó lue­go la pri­me­ra ba­te­ría co­mer­cial en 1985.

“Es­to es al­go ma­ra­vi­llo­so, y es­toy muy sor­pren­di­do”, di­jo Yos­hino, de 71 años, a la pren­sa en To­kio.

El in­ves­ti­ga­dor ase­gu­ró que tie­ne un te­lé­fono ce­lu­lar des­de ha­ce po­cos años. “Du­ran­te mu­cho tiem­po sen­tí un po­co de re­cha­zo ha­cia los te­lé­fo­nos mó­vi­les, así has­ta ha­ce po­co no tu­ve uno”.

Pa­ra Yos­hino, que tra­ba­ja en la em­pre­sa Asahi Ka­sei de To­kio y es pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Meijo, en Nagoya, cual­quier cien­tí­fi­co ne­ce­si­ta te­ner dos cua­li­da­des.

“Una es el ce­re­bro fle­xi­ble. La otra es te­na­ci­dad. Hay que ser per­sis­ten­te y no aban­do­nar nun­ca”, ex­pli­có en una re­cien­te en­tre­vis­ta.

Por su par­te, Whit­ting­ham, de 77 años, di­jo que se sen­tía “abru­ma­do por la gra­ti­tud de re­ci­bir es­te pre­mio”. Su in­ves­ti­ga­ción “ayu­dó a avan­zar en có­mo al­ma­ce­na­mos y usa­mos la ener­gía en un ni­vel fun­da­cio­nal” y “es­pe­ro que es­te re­co­no­ci­mien­to con­tri­bu­ya a arro­jar luz en el fu­tu­ro ener­gé­ti­co de la na­ción (de Es­ta­dos Uni­dos)”, afir­mó en la web de la Uni­ver­si­dad de Binghamton, en Nue­va York.

Pro­duc­ción Aus­tra­lia y Chi­le son los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de li­tio del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.