AVAN­ZA PES­QUI­SA SO­BRE LAS DOS MUER­TES EN MON­TE­RO

Ma­rio Sal­va­tie­rra, mo­to­ta­xis­ta ase­si­na­do en es­te mu­ni­ci­pio, man­te­nía a su es­po­sa, un hi­jo y una nie­ta

El Deber - - Front Page -

La co­mi­sión de fis­ca­les, que in­da­ga las muer­tes de Mar­ce­lo Te­rra­zas y Ma­rio Sal­va­tie­rra, ci­ta­rá a la dipu­tada elec­ta por el MAS Deisy Cho­que en ca­li­dad de tes­ti­go.

A más de una se­ma­na de la muer­te de Ma­rio Sal­va­tie­rra, el dra­ma de su fa­mi­lia re­cién co­mien­za. El hom­bre que mu­rió el 30 de oc­tu­bre, en me­dio de una gres­ca en­tre gen­te que apo­ya el pa­ro in­de­fi­ni­do y aque­llos que lo rechazan, de­jó en el des­am­pa­ro a sus in­te­gran­tes. Así lo con­fir­ma­ron alle­ga­dos de es­ta per­so­na, que tra­ba­ja­ba co­mo mo­to­ta­xis­ta.

Sal­va­tie­rra, me­jor co­no­ci­do co­mo ‘Ha­cha’ en su ba­rrio, por su fe­ro­ci­dad cuan­do ju­ga­ba fút­bol, con su vehícu­lo de dos rue­das sos­te­nía a su es­po­sa, una nie­ta de un año y un hi­jo ado­les­cen­te que cur­sa su úl­ti­mo año de co­le­gio.

“Que­dé con la ni­ña en bra­zos y con mi hi­jo más pe­que­ño; mis otros hi­jos no me pue­den apo­yar por­que tra­ba­jan en lo que pue­den”, afir­mó Eduar­da Sal­va­tie­rra, la viu­da del desafortun­ado mo­to­ta­xis­ta.

El hom­bre fue una de las víc­ti­mas fa­ta­les que se co­bró una pe­lea cam­pal, en­tre los ciu­da­da­nos que apo­yan el pa­ro in­de­fi­ni­do y los que res­pal­dan al pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, ga­na­dor de un pro­ce­so elec­to­ral con de­nun­cias de in­di­cios de frau­de, lo que desató una ola de pro­tes­tas en to­do el país, las mis­mas que se man­tie­nen des­de ha­ce 17 días.

Aun­que el do­lor si­gue, lo que más le afli­ge a do­ña Eduar­da es el fu­tu­ro. “Es­toy preo­cu­pa­da por el sus­ten­to de nues­tra fa­mi­lia, qui­sie­ra con­se­guir un tra­ba­jo pa­ra sa­car ade­lan­te a mi nie­ta y a mi hi­jo”, sos­tu­vo la mu­jer.

Por aho­ra la fa­mi­lia re­ci­bió ayu­da pa­ra los gas­tos fú­ne­bres y un re­co­no­ci­mien­to que de­cla­ra hé­roe a don Ma­rio, pe­ro eso no se­rá su­fi­cien­te pa­ra se­guir ade­lan­te.

“Lo que ne­ce­si­tan son co­sas pa­ra el día a día. Él era co­mo mi pa­dre, es­ta­ba con él ca­si to­dos los días. Él mu­rió ase­si­na­do y no me­re­ce que­dar en el ol­vi­do. Las au­to­ri­da­des de­ber acor­dar­se que tie­ne una fa­mi­lia”, se­ña­ló Sil­ver He­re­dia, so­brino de Sal­va­tie­rra.

Des­de que co­men­zó el pa­ro in­de­fi­ni­do con­vo­ca­do por el Co­mi­té Cí­vi­co pro San­ta Cruz, Mon­te­ro, un mu­ni­ci­pio ubi­ca­do al nor­te del de­par­ta­men­to, fue un pol­vo­rín por los ama­gos de en­fren­ta­mien­to en­tre ban­dos que apo­yan y rechazan la me­di­da. La ten­sión ex­plo­tó la no­che del 30 de oc­tu­bre, cuan­do Sal­va­tie­rra ca­yó aba­ti­do por dos im­pac­tos de ba­la y ti­ñó de san­gre a una ciu­dad, que has­ta esa no­che no ha­bía vis­to un ac­to de vio­len­cia de es­te ti­po.

FO­TOS: JOR­GE UECHI

Los se­res que­ri­dos de Ma­rio Sal­va­tie­rra dán­do­le el úl­ti­mo adiós

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.