RE­TI­RAN BUSTO DE EVO EN CO­LI­SEO DE QUI­LLA­CO­LLO

En el Par­la­men­to, la ima­gen que ha­bía fue “es­con­di­da”. En Oru­ro hay ama­gos de to­mar el mu­seo de Ori­no­ca

El Deber - - Portada - Mar­co Chu­qui­mia/La Paz mar­co.chu­qui­[email protected]­de­ber.com.bo

El Mi­nis­te­rio de De­por­tes y ac­ti­vis­tas sa­ca­ron la pla­que­ta y el busto del ex­pre­si­den­te y cam­bia­ron el nom­bre al po­li­de­por­ti­vo.

El po­li­de­por­ti­vo Evo Mo­ra­les, que fue inau­gu­ra­do en sep­tiem­bre de 2015, ayer cam­bió de nom­bre y pa­só a lla­mar­se “Po­li­de­por­ti­vo Olím­pi­co Qui­lla­co­llo”. Pe­ro no so­lo fue el cam­bio de nom­bre, el mi­nis­tro de De­por­tes, Mil­ton Na­va­rro, acom­pa­ña­do de al­gu­nas per­so­nas qui­ta­ron del lu­gar, a pun­ta de gol­pes, el busto que se ha­bía eri­gi­do en ho­nor del ex­pre­si­den­te Evo Mo­ra­les.

“Las in­fra­es­truc­tu­ras que se han cons­trui­do con re­cur­sos del Es­ta­do no de­ben lle­var nom­bre de un dic­ta­dor, no de­ben lle­var nom­bre de un de­lin­cuen­te, por­que pa­ra no­so­tros y to­dos los bo­li­via­nos, Evo Mo­ra­les es un de­lin­cuen­te”, di­jo el mi­nis­tro.

El po­li­de­por­ti­vo ha­bía si­do inau­gu­ra­do en 2015 en me­dio de los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra los jue­gos Ode­sur. Se tra­ta del co­li­seo más gran­de del país y ade­más for­ma par­te de to­do un com­ple­jo de­por­ti­vo. El mi­nis­tro es­ta­ba acom­pa­ña­do de la de­no­mi­na­da “Re­sis­ten­cia Ju­ve­nil Co­cha­la”.

No es el úni­co lu­gar don­de las es­ta­tuas del ex­pre­si­den­te em­pe­za­ron a des­apa­re­cer. En la Asam­blea Le­gis­la­ti­va exis­te otro busto que es­ta­ba al in­gre­so en el hall de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, pe­ro ayer lu­ció en un rincón, de­ba­jo de las gra­de­rías que con­du­cen a la Cá­ma­ra de Se­na­do­res.

El mi­nis­tro Na­va­rro ex­pli­có que el cam­bio de nom­bre se reali­zó a tra­vés de una re­so­lu­ción mi­nis­te­rial que anu­ló la an­te­rior en la que se au­to­ri­za­ba el nom­bre del es­ce­na­rio de­por­ti­vo.

En Oru­ro tam­bién se men­cio­nó de una to­ma del mu­seo de Evo Mo­ra­les en la po­bla­ción de Ori­no­ca, pe­ro a me­dio­día de ayer des­min­tie­ron esa ver­sión y ex­pli­ca­ron que se tra­tó de una aler­ta fal­sa que lan­zó uno de los fun­cio­na­rios de ese mu­seo.

A mar­ti­lla­zos

El busto se al­za­ba al in­gre­so del es­ce­na­rio y des­de los con­flic­tos de oc­tu­bre y no­viem­bre el mis­mo se en­con­tra­ba cu­bier­to con plás­ti­co ne­gro. Los pro­mo­to­res del cam­bio de nom­bre se tre­pa­ron has­ta el pe­des­tal y con un com­bo pro­ce­die­ron a gol­pear la ba­se del busto has­ta lo­grar su caí­da em­pu­jan­do el mis­mo.

No so­lo son los bus­tos de Mo­ra­les, en va­rios pun­tos del país exis­ten es­ta­tuas de sus pa­dres, mer­ca­dos, co­le­gios, co­li­seos, can­chas de fút­bol fue­ron bau­ti­za­dos con el nom­bre del je­fe de Es­ta­do y de su vi­ce­pre­si­den­te.

En Pu­na­ta, hay un es­ta­ble­ci­mien­to es­co­lar que lle­va el nom­bre de Ál­va­ro García Li­ne­ra y ade­más es­tá un busto su­yo de ca­si dos me­tros, uno de los más gran­des. Es po­si­ble en los si­guien­tes días las au­to­ri­da­des de Edu­ca­ción em­pie­cen con los cam­bios de nom­bre.

En la mis­ma po­bla­ción de Pu­na­ta, hay un mer­ca­do que lle­va el nom­bre del ex­pre­si­den­te y que en su in­gre­so es­tán las es­ta­tuas de sus pa­dres. Es­ta in­fra­es­truc­tu­ra fue inau­gu­ra­da por el pro­pio Mo­ra­les en ju­lio de 2016. Co­cha­bam­ba es el de­par­ta­men­to don­de más es­ta­tuas del ex­pre­si­den­te hay.

APG NO­TI­CIAS

APG NO­TI­CIAS

Ayer qui­ta­ron un busto de Evo Mo­ra­les y cam­bia­ron el nom­bre al co­li­seo de Qui­lla­co­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.