Cí­vi­cos anun­cian un pa­ro in­de­fi­ni­do si Evo se pos­tu­la

Así se de­ci­dió ano­che en el Co­mi­té pro Santa Cruz. Hu­bo un fuer­te apo­yo de las pla­ta­for­mas y de los co­mi­tés de pro­vin­cia. So­lo quie­ren ver a Evo en la cár­cel

El Deber - - Portada - Pa­blo Or­tiz pa­blo.or­[email protected]­poel­de­ber.com

La Asam­blea de la cru­ce­ñi­dad de­ter­mi­nó la me­di­da si es que el Ór­gano Elec­to­ral acep­ta la can­di­da­tu­ra del ex­pre­si­den­te Evo Morales co­mo pri­mer se­na­dor por Co­cha­bam­ba.

La Asam­blea de la Cru­ce­ñi­dad de­ci­dió ayer vol­ver a sa­car las pi­ti­tas a las ro­ton­das si el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral ha­bi­li­ta a Evo Morales co­mo can­di­da­to a pri­mer se­na­dor de Co­cha­bam­ba por el Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo. En una reunión rá­pi­da, que ape­nas du­ró una ho­ra, re­pre­sen­tan­tes juveniles, de gre­mios obre­ros y de pro­vin­cia de­ter­mi­na­ron dar­le la po­tes­tad al di­rec­to­rio del Co­mi­té pro Santa Cruz pa­ra con­vo­car un pa­ro in­de­fi­ni­do en ca­so de que Morales pue­da ser can­di­da­to.

Ró­mu­lo Cal­vo, pre­si­den­te del Co­mi­té, re­cor­dó que es­ta se­ma­na se reunió con los vo­ca­les del TSE en La Paz pa­ra pe­dir­les que apli­quen el con­cep­to de re­si­den­cia per­ma­nen­te y no ha­bi­li­ten a Morales por no ha­ber vi­vi­do en Co­cha­bam­ba dos años an­tes de ins­cri­bir­se co­mo can­di­da­to, pe­ro so­lo ob­tu­vo la res­pues­ta de que cum­pli­rán con la ley.

El 3 de fe­bre­ro, el MAS in­clu­yó al ex­pre­si­den­te Morales co­mo pos­tu­lan­te por Co­cha­bam­ba y co­men­zó la po­lé­mi­ca si po­dría ser­lo. Mien­tras unos re­cuer­dan que el re­qui­si­to de la re­si­den­cia per­ma­nen­te es­tá en la Cons­ti­tu­ción, el MAS se afe­rra a una sen­ten­cia cons­ti­tu­cio­nal de 2018, que in­di­ca que se en­tien­de por re­si­den­cia per­ma­nen­te el úl­ti­mo do­mi­ci­lio re­gis­tra­do por el ciu­da­dano en el pa­drón elec­to­ral, don­de desa­rro­lla su pro­yec­to de vi­da. En es­te ca­so, Morales ha vo­ta­do his­tó­ri­ca­men­te en Vi­lla 14 de Sep­tiem­bre, una po­bla­ción del mu­ni­ci­pio de Vi­lla Tu­na­ri, en Co­cha­bam­ba.

Sin pi­sa­da

La Asam­blea sir­vió pa­ra me­dir los áni­mos de la gen­te y ver lo que la po­lí­ti­ca le ha he­cho al Co­mi­té pro Santa Cruz. Del di­rec­to­rio que asu­mió el 26 de fe­bre­ro del año pa­sa­do so­lo que­dan dos miem­bros: Ró­mu­lo Cal­vo, que subió a la pre­si­den­cia tras la re­nun­cia de Luis Fernando Camacho, hoy can­di­da­to a pre­si­den­te por Cree­mos, y Ste­llo Co­cha­ma­ni­dis, que es se­cre­ta­rio. El otro miem­bro de la di­rec­ti­va, el se­gun­do vi­ce­pre­si­den­te, tam­bién de­jó el Co­mi­té a cam­bio de una can­di­da­tu­ra por la alian­za Cree­mos.

Tal vez por eso, al ini­ciar la reunión, Cal­vo pu­so dos nor­mas bá­si­cas de con­vi­ven­cia: no se ha­bla de po­lí­ti­ca par­ti­da­ria y na­die ha­ce uso del mi­cró­fono por más de tres mi­nu­tos. So­lo un ex­pre­si­den­te del Co­mi­té qui­so ha­cer uso de la pa­la­bra (Fernando Cas­te­do, que se ha vis­to cerca de Cal­vo en es­tos días). Ha­bía so­lo dos más en sa­la.

La tó­ni­ca de los dis­cur­sos fue más o menos la mis­ma. Ca­da uno de los re­pre­sen­tan­tes de ins­ti­tu­cio­nes que hi­zo uso de la pa­la­bra co­men­za­ba por re­cor­dar que jun­to a sus re­pre­sen­ta­dos es­tu­vie­ron fir­mes en los 21 días de pa­ro in­de­fi­ni­do que obli­ga­ron a Evo a re­nun­ciar, que no per­mi­ti­rán que Morales vuel­va al país en tan po­co tiem­po y que si lo ha­ce será pa­ra ir pre­so o ser juz­ga­do por frau­de, y que no per­mi­ti­rán que lo ha­bi­li­ten co­mo can­di­da­to, ca­so con­tra­rio, le qui­ta­rán la ad­mi­nis­tra­ción de la de­mo­cra­cia al nue­vo TSE y lo en­tre­ga­rán a otro, mien­tras que sus vo­ca­les se­gui­rán el des­tino de sus pre­de­ce­so­res y ter­mi­na­rán en la cár­cel por no cum­plir con la Cons­ti­tu­ción.

El pri­me­ro en ha­blar fue Cal­vo. Re­cor­dó que la lu­cha con­tra Morales co­men­zó des­pués de que no aca­ta­ra el re­fe­ren­do del 21-F y lle­gó a su pi­co más al­to con los 21 días de pro­tes­tas que se en­la­za­ron tras el su­pues­to frau­de elec­to­ral del 20 de oc­tu­bre. “Nues­tra cla­se po­lí­ti­ca no su­po va­lo­rar la en­se­ñan­za que el pue­blo le dio”, di­jo el mé­di­co y cí­vi­co y con­si­de­ró que se es­tán vol­vien­do a co­me­ter los erro­res que per­mi­ten que “es­te oscuro per­so­na­je” bus­que pos­tu­lar­se. Lue­go man­dó un men­sa­je al TSE: “El pue­blo bo­li­viano es­tá ob­ser­van­do y es­tá en sus ma­nos man­te­ner es­ta de­mo­cra­cia”. Al pa­re­cer, la so­la pos­tu­la­ción de Morales la pon­dría en ries­go.

Si al­go co­se­chó Cal­vo en es­ta Asam­blea, es com­pro­mi­so de los jó­ve­nes pa­ra mo­vi­li­zar­se. Los 21 días de­ja­ron cier­ta pe­da­go­gía y lo ex­pu­sie­ron desde el atril: “Ya sa­be­mos cómo de­rro­car a un ti­rano”, di­jo uno. “Be­ni y Co­cha­bam­ba es­tán es­pe­ran­do qué ha­ce Santa Cruz, por­que es la pun­ta de lan­za”, di­jo otro. To­dos que­rían me­di­das in­me­dia­tas. Al fi­nal, la re­so­lu­ción de la asam­blea fue más cau­ta y se de­ci­dió es­pe­rar has­ta que el TSE to­me una de­ci­sión an­tes de mo­vi­li­zar­se.

Al fi­nal, un gru­po de jó­ve­nes sa­lió del Co­mi­té mar­chan­do y can­tan­do: “Quién se can­sa, na­die se can­sa. Quién se rin­de, na­die se rin­de. Vi­va Bo­li­via, li­bre de nue­vo”.

Nues­tra cla­se po­lí­ti­ca no su­po va­lo­rar la en­se­ñan­za que el pue­blo le dio”

Ró­mu­lo Cal­vo

PRE­SI­DEN­TE CÍ­VI­CO

La de­ter­mi­na­ción fue uná­ni­me

FO­TOS: HER­NÁN VIRGO

La po­lí­ti­ca par­ti­da­ria ha re­du­ci­do a la mi­tad el di­rec­to­rio del Co­mi­té pro Santa Cruz que asu­mió el 26 de fe­bre­ro úl­ti­mo. Aho­ra Cal­vo co­man­da

Los re­pre­sen­tan­tes cí­vi­cos de pro­vin­cia y de ba­rrio lle­ga­ron has­ta el Co­mi­té pa­ra la Asam­blea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.