Es­pa­ña acu­sa al país de hostigar a sus en­cu­bier­tos

El mi­nis­tro de Go­bierno la­men­tó que Es­pa­ña crea que no per­mi­tir cir­cu­lar a ex­tran­je­ros en­ca­pu­cha­dos sea un abu­so Un in­for­me del ex­je­fe de la UTOP pi­dió im­par­cia­li­dad a sus je­fes días an­tes de per­der la vi­da

El Deber - - Política - Mar­ce­lo Te­des­qui V. mar­ce­lo.te­des­qui@el­de­ber.com.bo

En un in­for­me al que ac­ce­dió el dia­rio El País, de Ma­drid, la Can­ci­lle­ría es­pa­ño­la de­nun­ció al Go­bierno bo­li­viano de hostigar a fun­cio­na­rios que in­gre­sa­ron en­ca­pu­cha­dos a la re­si­den­cia de Mé­xi­co, don­de es­tán re­fu­gia­dos ex­mi­nis­tros de Evo Mo­ra­les. El mi­nis­tro de Go­bierno, Ar­tu­ro Mu­ri­llo, res­pon­dió que no es co­rrec­to que de­nun­cien por abu­so una ac­ción en la que fun­cio­na­rios ex­tran­je­ros ope­ra­ron con me­ca­nis­mos po­co or­to­do­xos.

Se­gún el re­la­to de El País, la en­car­ga­da de ne­go­cios de la le­ga­ción, Cris­ti­na Bo­rre­gue­ro, acu­dió acom­pa­ña­da del se­cre­ta­rio de la em­ba­ja­da, Ál­va­ro Fer­nán­dez Ba­que­rín, a la re­si­den­cia de la em­ba­ja­do­ra de Mé­xi­co, Ma­ría Te­re­sa Mer­ca­do. Di­cha vi­si­ta fue de­fi­ni­da co­mo “un desa­yuno de cor­te­sía”

El ob­je­ti­vo era “vi­si­bi­li­zar el in­te­rés y preo­cu­pa­ción de los Es­ta­dos miem­bros (de la UE)” con la es­ca­la­da de ten­sión re­gis­tra­da entre am­bos paí­ses des­pués de que la se­de di­plo­má­ti­ca me­xi­ca­na aco­gie­ra a va­rios ex al­tos car­gos del MAS. La re­pre­sen­ta­ción es­pa­ño­la, acom­pa­ña­da por cua­tro agen­tes del Gru­po Es­pe­cial de Ope­ra­cio­nes (GEO) de la Po­li­cía es­pa­ño­la, par­tie­ron de la se­de de es­ta a las 9:40. A su lle­ga­da, “los miem­bros del dis­po­si­ti­vo po­li­cial bo­li­viano per­mi­tie­ron el in­gre­so sin pro­ble­mas. Ex­te­rio­res ase­gu­ra que la reunión entre los re­pre­sen­tan­tes es­pa­ño­les y la em­ba­ja­do­ra me­xi­ca­na du­ró entre 40 y 45 mi­nu­tos. El es­cri­to re­cal­ca que du­ran­te su es­tan­cia en la re­si­den­cia “los di­plo­má­ti­cos es­pa­ño­les no se reunie­ron” con los ex­mi­nis­tros.

Una vez ter­mi­na­do el en­cuen­tro con la em­ba­ja­do­ra me­xi­ca­na, Ex­te­rio­res ase­gu­ra que los dos di­plo­má­ti­cos se pu­sie­ron en con­tac­to con el je­fe del dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad pa­ra que re­gre­sa­ran a bus­car­los. “Al in­ten­tar en­trar los vehícu­los de la em­ba­ja­da (es­pa­ño­la) a la ur­ba­ni­za­ción en la que se en­cuen­tra la re­si­den­cia, las fuer­zas de se­gu­ri­dad bo­li­via­nas les in­di­ca­ron que te­nían ór­de­nes

LOS EX­PUL­SA­RON

El in­for­me des­ta­ca que “pe­se a las ex­pli­ca­cio­nes” que ofre­ció Es­pa­ña a las au­to­ri­da­des in­te­ri­nas bo­li­via­nas, es­tas de­ci­die­ron ex­pul­sar a los dos di­plo­má­ti­cos el 30 de di­ciem­bre.

RECIPROCID­AD

Es­pa­ña ex­pul­só a tres di­plo­má­ti­cos bo­li­via­nos acre­di­ta­dos en ese país. El do­cu­men­to cri­ti­ca que re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno de La Paz “die­ran pá­bu­lo a las no­ti­cias fal­sas” en las que se acu­sa­ba a los fun­cio­na­rios es­pa­ño­les de que­rer ayu­dar a asi­la­dos a eva­dir­se. de no per­mi­tir su en­tra­da”, aña­de el tex­to an­tes de des­ta­car que “per­so­nas ves­ti­das de pai­sano” em­pe­za­ron a gol­pear los au­to­mó­vi­les en los que iban los po­li­cías es­pa­ño­les e in­ten­ta­ron abrir sus puer­tas an­te la “actitud pa­si­va” de la Po­li­cía bo­li­via­na.

An­te el ca­riz que to­ma­ban los he­chos y la pre­sen­cia de per­so­nas que los gra­ba­ban con ce­lu­la­res, los agen­tes es­pa­ño­les op­ta­ron por “cu­brir­se el ros­tro” pa­ra pre­ser­var su iden­ti­dad e in­ten­tar re­ti­rar­se del lu­gar. En un pri­mer mo­men­to no lo pu­die­ron ha­cer, por­que “se les blo­queó pa­ra im­pe­dir­les la re­ti­ra­da”, des­cri­be Ex­te­rio­res. Y cuan­do con­si­guie­ron abrir­se pa­so, el hos­ti­ga­mien­to con­ti­nuó: “Un vehícu­lo que per­te­ne­ce­ría a fuer­zas de se­gu­ri­dad de Bo­li­via les per­si­guió em­bis­tién­do­los va­rias ve­ces has­ta que los vehícu­los de la em­ba­ja­da con­si­guie­ron elu­dir­lo y re­gre­sar a la se­de de nues­tra em­ba­ja­da”.

La Can­ci­lle­ría bo­li­via­na no se pro­nun­ció por­que “el in­for­me ha­bla de un te­ma de se­gu­ri­dad”. Ar­tu­ro Mu­ri­llo co­men­tó: “Es in­tere­san­te que po­li­cías ex­tran­je­ros que vie­nen a nues­tro país y ac­túan en­ca­pu­cha­dos y de for­ma muy po­co or­to­do­xa di­gan que su­frie­ron un abu­so. Po­li­cías ex­tran­je­ros no pue­den an­dar en­mas­ca­ra­dos por nues­tras ca­lles. Es men­ti­ra que lo ha­yan he­cho por las fo­tos, hay vi­deos que de­mues­tran que ac­tua­ron así to­do el tiempo”.

El mi­nis­tro de Go­bierno, Ar­tu­ro Mu­ri­llo, or­de­nó una in­ves­ti­ga­ción con­tra ex je­fes po­li­cia­les tras co­no­cer­se un in­for­me del fa­lle­ci­do ex­je­fe de la Uni­dad Tác­ti­ca de Ope­ra­cio­nes Po­li­cia­les (UTOP) de La Paz, Hey­bert Antelo, que des­ve­ló que or­de­na­ban pro­tec­ción po­li­cial a gru­pos afi­nes al MAS, pe­se a que ins­ti­ga­ban a la vio­len­cia en pro­tes­tas tras las elec­cio­nes del 20 de oc­tu­bre.

El do­cu­men­to fue en­via­do al ex­co­man­dan­te de La Paz Jo­sé An­to­nio Ba­rre­ne­chea. Tie­ne se­llo de re­ci­bi­do por el Co­man­do de­par­ta­men­tal, el 8 de no­viem­bre de 2019.

“La mo­les­tia del per­so­nal (po­li­cial) lle­ga cuan­do di­fe­ren­tes mo­vi­li­za­cio­nes de la opo­si­ción lle­gan (…) son ini­cial­men­te agre­di­dos ver­bal y fí­si­ca­men­te por es­tos mo­vi­mien­tos so­cia­les, de­bien­do la ins­ti­tu­ción ver­de oli­vo res­guar­dar no so­la­men­te las ins­ta­la­cio­nes pú­bli­cas sino tam­bién dis­traer per­so­nal po­li­cial en el res­guar­do fí­si­co de los sec­to­res afi­nes al Go­bierno de Evo Mo­ra­les, los cua­les con su pre­sen­cia y actitud ins­ti­gan a la vio­len­cia”, in­for­ma.

El miér­co­les 6 de no­viem­bre, los po­li­cías no re­ci­bie­ron la ins­truc­ción de ma­ne­ra opor­tu­na pa­ra in­ter­ve­nir en el en­fren­ta­mien­to entre mi­ne­ros, quie­nes lan­za­ban di­na­mi­tas a los es­tu­dian­tes de la UMSA, lo cual pu­do ha­ber evi­ta­do va­rios he­ri­dos.

Cuan­do por fin lle­gó, fue pa­ra re­pri­mir a los uni­ver­si­ta­rios y no a los mi­ne­ros, lo que ge­ne­ró ma­les­tar “por­que la Po­li­cía de­bie­ra ac­tuar de for­ma im­par­cial”. Pi­dió a su co­man­dan­te trans­mi­tir es­ta preo­cu­pa­ción a “ins­tan­cias per­ti­nen­tes a fin de evi­tar po­si­bles amo­ti­na­mien­tos...”.

Mu­ri­llo co­men­tó: “Pe­dí un in­for­me, y si el ca­so ame­ri­ta voy a pro­ce­sar a ex je­fes po­li­cia­les que de­fen­dían a afi­nes del MAS y por­que es­ta ad­ver­ten­cia pu­do sal­var la vi­da del mis­mo co­ro­nel Antelo”, quien días des­pués per­dió la vi­da cuan­do di­ri­gía a sus po­li­cías pa­ra re­pri­mir una vio­len­ta mar­cha que des­cen­día de la ciu­dad de El Al­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.