Me­nor es res­ca­ta­da del pro­xe­ne­ta que la ex­plo­ta­ba des­de ha­ce 2 años

El clien­te de una de las me­no­res fue acu­sa­do por el de­li­to de vio­len­cia se­xual y co­mer­cial y en­via­do a Pal­ma­so­la. El hom­bre usa­ba un per­fil fal­so en Fa­ce­book

El Deber - - Seguridad - Ch­ris­tian Pe­ña y Lillo H. www.el­de­ber.com.bo

Tie­ne 16 y era ex­plo­ta­da se­xual­men­te des­de sus 14 años. Su madre la sa­có de su ca­sa al en­te­rar­se de que un vi­deo se­xual de ella con una pareja que tu­vo, fue subido a las re­des so­cia­les y se con­vir­tió en uno de los más ‘po­pu­la­res’ en aque­llos es­pa­cios ne­gros de quie­nes con­su­men por­no­gra­fía.

Ha­ce un par de días los agen­tes de la Di­vi­sión de Tra­ta y Trá­fi­co de Per­so­nas de la Fuer­za Es­pe­cial de Lu­cha Con­tra el Cri­men (Felcc) la res­ca­ta­ron de las ma­nos de un pro­xe­ne­ta que, apro­ve­chán­do­se de la vul­ne­ra­bi­li­dad en la que se ha­lla­ba, la con­ven­ció de ‘tra­ba­jar’ pa­ra él y la con­vir­tió en una de las me­no­res que ofre­cía a tra­vés de chats y men­sa­jes de In­ter­net.

La ado­les­cen­te de 16 años aho­ra es­tá ba­jo el res­guar­do de las au­to­ri­da­des, lue­go de que los po­li­cías la res­ca­ta­ran, en el afán de dar con el hom­bre que la ofre­cía por po­co más de Bs 350 a gen­te ines­cru­pu­lo­sa que se apro­ve­cha­ba de su vul­ne­ra­bi­li­dad.

Ella aho­ra es­tá sien­do aten­di­da por per­so­nal es­pe­cia­li­za­do de la De­fen­so­ría de la Ni­ñez, que bus­ca­rá cu­rar las he­ri­das que de­jó su pa­so por el mun­do de la explotació­n se­xual de me­no­res.

“Es­ta­mos bus­can­do al su­je­to que por pri­me­ra vez subió el vi­deo ín­ti­mo de la mu­cha­cha, ya que co­mo con­se­cuen­cia de esas imá­ge­nes, su en­torno so­cial la ais­ló y ter­mi­nó ca­yen­do en las ma­nos del pro­xe­ne­ta”, apun­tó el ma­yor Na­po­león Es­pe­jo, res­pon­sa­ble de la Di­vi­sión de Tra­ta y Trá­fi­co.

De­trás del pro­xe­ne­ta

Es­pe­jo ex­pli­có que aún no han lo­gra­do dar con el pa­ra­de­ro del hom­bre que cons­tru­yó un per­fil fal­so en Fa­ce­book, red so­cial en la que se ha­cía lla­mar Fá­ti­ma Men­do­za. Des­de ese ano­ni­ma­to ofre­cía los ser­vi­cios se­xua­les de la ado­les­cen­te de 16 años, de una me­nor de 17 años y de otras dos mu­cha­chas más, cu­yas eda­des es­ti­ma la Po­li­cía es­tán entre los 15 y 16 años.

Si bien el pro­xe­ne­ta aún no ha si­do ha­bi­do, los in­ves­ti­ga­do­res de­tu­vie­ron a uno de los clien­tes del pró­fu­go. Un hom­bre de 37 años, iden­ti­fi­ca­do co­mo Ed­win Blaz Men­do­za y que fue en­via­do ayer al pe­nal de Pal­ma­so­la con de­ten­ción pre­ven­ti­va, acu­sa­do por el de­li­to de vio­len­cia se­xual y co­mer­cial.

La de­ten­ción de es­te su­je­to per­mi­tió res­ca­tar a una se­gun­da víc­ti­ma del pro­xe­ne­ta. Una me­nor de 17 años, que te­nía una re­la­ción an­ti­gua con el hom­bre y que, por los da­tos que ma­ne­jan los agen­tes, se ha­bría enamo­ra­do de la me­nor y la bus­ca­ba de for­ma pe­rió­di­ca pa­ra pa­gar­le por sus ser­vi­cios se­xua­les.

Pe­ro du­ran­te el ope­ra­ti­vo de de­ten­ción de Blaz, la Po­li­cía des­cu­brió la gua­ri­da del pro­xe­ne­ta. Dos cuar­tos al­qui­la­dos, en una ca­sa de la zo­na del Plan Tres Mil, don­de el su­je­to ins­ta­ló una suer­te de bunker pa­ra, des­de allí, rea­li­zar sus ofer­tas se­xua­les a tra­vés de las re­des so­cia­les.

En uno de los dos am­bien­tes es­ta­ba des­de un compu­tador cap­tan­do nue­vas víc­ti­mas es­con­di­do de­trás de la más­ca­ra de Fá­ti­ma Men­do­za, y el otro es­pa­cio era pa­ra re­ci­bir a las me­no­res de edad, que de­ja­ban en es­te si­tio al­gu­nas de sus per­te­nen­cias o se cam­bia­ban ro­pa pa­ra ir con sus clien­tes a mo­te­les o re­si­den­cia­les.

... co­mo con­se­cuen­cias de esas imá­ge­nes su en­torno so­cial la ais­ló y ter­mi­nó ca­yen­do en las ma­nos del pro­xe­ne­ta” Na­po­león Es­pe­jo

DI­VI­SIÓN TRA­TA Y TRÁ­FI­CO DE PER­SO­NAS

JOR­GE GU­TIÉ­RREZ

Ed­win Blaz Men­do­za era uno de los clien­tes del su­je­to que es­tá sien­do bus­ca­do. Al pa­re­cer se enamo­ró de la me­nor por la que pa­ga­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.