So­bre­vi­vien­do al sis­te­ma edu­ca­ti­vo

El Deber - - Opinión - Ho­me­ro Car­val­ho ES­CRI­TOR

Ha­ce más de cin­cuen­ta años que al­gu­nos in­te­lec­tua­les bo­li­via­nos aler­ta­ron so­bre el fra­ca­so de la edu­ca­ción en nues­tro país. Pri­me­ro fue Franz Ta­ma­yo con su li­bro Crea­ción de la pe­da­go­gía na­cio­nal que nos se­ña­ló el ca­mino de una en­se­ñan­za apro­pia­da a nues­tra cul­tu­ra y lue­go Ma­riano Bap­tis­ta Gu­mu­cio fue más di­rec­to en su li­bro Sal­ve­mos a Bo­li­via de la es­cue­la, jus­ta­men­te en es­ta obra afir­ma: “Son los padres de fa­mi­lia quie­nes de­ben pri­me­ro dar­se cuen­ta del ab­sur­do de es­ta ins­ti­tu­ción a la que rin­den su­pers­ti­cio­so cul­to, co­mo si ellos no hu­bie­ran si­do tam­bién víc­ti­mas en su tiempo. Hay una ra­zón psi­co­ló­gi­ca por la que, las ma­dres en par­ti­cu­lar, ven en la es­cue­la su ta­bla de sal­va­ción: le agra­de­cen su pa­pel de guar­de­ría in­fan­til, ya que no sa­brían qué ha­cer con sus hi­jos en la ca­sa y te­men a la ca­lle co­mo al de­mo­nio.

Mien­tras no es­ta­blez­ca­mos al­ter­na­ti­vas cla­ras a la es­cue­la, con­ti­nua­re­mos ma­cha­can­do las ca­de­nas del país en el do­gal del atra­so, el sub­de­sa­rro­llo y la alie­na­ción cul­tu­ral. Ahí se ha­lla la raíz pro­fun­da de nues­tra frus­tra­ción na­cio­nal, una pro­pues­ta que es­tá en vi­gen­cia.

Des­pués de es­tas im­por­tan­tes obras, aho­ra ya ol­vi­da­das, apa­re­ce el li­bro So­bre­vi­vien­do al sis­te­ma edu­ca­ti­vo, de So­lia Ma­ría Cen­teno de Ba­gli­vo, en el que de ma­ne­ra sincera, ho­nes­ta y va­lien­te nos ofre­ce el tes­ti­mo­nio de su pro­pia ex­pe­rien­cia en es­te ob­so­le­to sis­te­ma que nin­gún Go­bierno se ha atre­vi­do a en­fren­tar opor­tu­na­men­te. A tra­vés de sus re­la­tos es­co­la­res y es­tu­dian­ti­les la au­to­ra nos va de­mos­tran­do la ur­gen­te ne­ce­si­dad de re­for­mar el an­qui­lo­sa­do apa­ra­to edu­ca­ti­vo ba­sa­do en pre­mios y cas­ti­gos, en el que los es­tu­dian­tes com­pi­ten, de­jan­do de la­do sus pro­pias ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des per­so­na­les, así co­mo la edu­ca­ción emo­cio­nal, la so­li­da­ri­dad, el amor al pró­ji­mo y a la co­mu­ni­dad, que nos ayu­da­rían a ser me­jo­res ciu­da­da­nos más allá de for­mar­nos co­mo sim­ples re­pe­ti­do­res de fór­mu­las que lue­go no nos ser­vi­rán pa­ra na­da en la vi­da co­ti­dia­na, fa­mi­liar y pro­fe­sio­nal. Tes­ti­mo­nio y pro­pues­ta, re­la­to y en­sa­yo, se tra­ta de un li­bro muy va­lio­so y ne­ce­sa­rio.

Sin du­da al­gu­na es un apor­te tras­cen­den­tal que apor­ta una nue­va vi­sión pa­ra nues­tro ma­lo­gra­do sis­te­ma edu­ca­ti­vo, que se­rá pre­sen­tan­do al pú­bli­co lec­tor con el aus­pi­cio de PIX Pu­bli­ci­dad e in­no­va­ción ex­pe­rien­cial. Es­pe­ro que es­te li­bro sea leí­do y asi­mi­la­do por to­da la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca: padres, do­cen­tes, es­tu­dian­tes, ad­mi­nis­tra­ti­vos y au­to­ri­da­des en to­dos sus ni­ve­les es­ta­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.