Oru­ro ha­ce ho­nor a su Patrimonio de la Hu­ma­ni­dad

De­nun­ció que fue tor­tu­ra­do en Pa­na­má, de­man­dó y ga­nó jui­cio a ese Es­ta­do. Ha si­do pos­tu­la­do en nues­tro país por un gru­po de ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les pro de­re­chos hu­ma­nos, por su lu­cha en de­fen­sa de mi­gran­tes

El Deber - - Portada - Fernando So­ria Se­jas www.el­de­ber.com.bo

El Car­na­val de Oru­ro de­rro­cha mú­si­ca, bai­le y tra­di­ción. Es uno de los más vis­to­sos del mun­do. Mi­les de per­so­nas dis­fru­ta­ron ayer de su apo­teó­si­ca en­tra­da.

Un día, ha­ce un par de años, un gru­po de ins­ti­tu­cio­nes y una pe­rio­dis­ta me­xi­ca­na lo sen­ta­ron y le di­je­ron: “Tú cum­ples to­dos los re­qui­si­tos para ser un pos­tu­lan­te al Pre­mio No­bel de la Paz” y Jesús Vé­lez, un ecua­to­riano que vi­ve en Montero Ho­yos (dis­tri­to mu­ni­ci­pal de la ca­pi­tal cru­ce­ña, cer­ca del Río Gran­de), sim­ple­men­te se rio.

La pro­pues­ta era se­ria y le ex­pli­ca­ron los ar­gu­men­tos por la que se la plan­tea­ban: “Tú te has en­fren­ta­do con­tra un Es­ta­do y le ga­nas­te un jui­cio por­que su­fris­te tor­tu­ra, lo­gras­te que se bo­rre una ley con­tra los mi­gran­tes, hi­cis­te ce­rrar cen­tros de tor­tu­ras y de­fien­des a las per­so­nas que su­fren vul­ne­ra­ción de los de­re­chos hu­ma­nos”.

En Montero Ho­yos, don­de Jesús vi­ve, es co­no­ci­do co­mo ‘el hom­bre que ríe’, por­que mos­trar los dien­tes y pro­fe­rir una car­ca­ja­da, son fre­cuen­tes en él, sea por co­sas que le cau­sen gra­cia, o por­que le sor­pren­dan.

Y cuan­do le di­je­ron que po­día ser un pos­tu­lan­te al No­bel de la Paz, rio por eso, por­que se sor­pren­dió. Se pu­so a pen­sar en que ese ga­lar­dón lo han ga­na­do Nel­son Man­de­la y otros ex­pre­si­den­tes. “En­ton­ces pen­sé ¿có­mo una per­so­na hu­mil­de co­mo yo pue­de pos­tu­lar a es­te pre­mio?”, co­men­ta Jesús Tran­qui­lino Vé­lez Loor.

¿Por qué lo pos­tu­lan?

Fernando Mi­ran­da, je­fe de post­gra­do de Uni­franz, se­ña­la que las ins­ti­tu­cio­nes y los ju­ris­tas que apo­yan la can­di­da­tu­ra, sus­cri­bie­ron el do­cu­men­to en La Paz a fi­nes de enero y que se es­tá reunien­do la do­cu­men­ta­ción que se en­via­rá a No­rue­ga. Ade­más, cree que se de­be tra­ba­jar en Bo­li­via en iden­ti­fi­car a po­ten­cia­les can­di­da­tos a dis­tin­tas ca­te­go­rías del Pre­mio No­bel.

El Cen­tro por la Jus­ti­cia y el De­re­cho In­ter­na­cio­nal (Ce­jil), fue la primera ins­ti­tu­ción en im­pul­sar la pos­tu­la­ción.

La his­to­ria de Jesús

En 2002, Jesús que cre­ció en las pla­yas de Ma­na­bí a tres ki­ló­me­tros de Gua­ya­quil, de­ci­dió huir la cri­sis eco­nó­mi­ca e in­ten­tar lle­gar por tie­rra a Es­ta­dos Uni­dos. Pla­nea­ba de­gus­tar un bo­ca­do del ‘sue­ño ame­ri­cano’ mien­tras pa­sa­ba la cri­sis en su país, para lue­go, jun­to a su es­po­sa, cons­truir y ad­mi­nis­trar un ho­tel en su ciu­dad. Sin em­bar­go, ella cam­bió de idea cuan­do Jesús, en Pa­na­má, ca­yó pre­so. Fue acu­sa­do de ser un gue­rri­lle­ro de las FARC, y en­via­do a pri­sión en una is­la, don­de fue tor­tu­ra­do.

En 2003, el hom­bre, hi­jo de ga­na­de­ros, que se de­di­ca­ba a la ven­ta de vehícu­los, fue li­be­ra­do de la pri­sión pa­na­me­ña con un bra­zo le­sio­na­do, la ca­be­za par­ti­da y con un tes­tícu­lo des­tro­za­do.

Cuan­do lo de­vol­vie­ron a su país, sin com­pro­bar­le nin­gún de­li­to, ya no te­nía bie­nes, ni es­po­sa y no en­con­tró a nin­gún abo­ga­do que qui­sie­ra to­mar su cau­sa para de­man­dar al Es­ta­do pa­na­me­ño.

De­ci­dió que él mis­mo se de­fen­de­ría. “Yo ha­blo muy bien el in­glés y cuan­do era jo­ven, tra­ba­jé de vo­lun­ta­rio co­mo tra­duc­tor para el Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das. Ahí co­no­cí ca­sos en paí­ses afri­ca­nos de vul­ne­ra­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos”, co­men­ta.

En­ton­ces, mien­tras de no­che dor­mía ba­jo un puente, du­ran­te el día na­ve­ga­ba en internet para in­ves­ti­gar có­mo se de­man­da a un Es­ta­do; des­car­gó los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les y otras nor­mas con las que em­pe­zó su lu­cha.

En 2004 plan­teó la de­man­da al Es­ta­do Pa­na­me­ño, que seis años des­pués tu­vo que pa­gar­le una in­dem­ni­za­ción, ade­más de ce­rrar las cár­ce­les en que Jesús fue tor­tu­ra­do, abro­gar una ley de 1960 que con­de­na­ba a dos años de cár­cel a los mi­gran­tes ile­ga­les, e im­pul­sar la crea­ción de al­ber­gues.

Aho­ra es miem­bro de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal y, así co­mo lo hi­zo en su ca­so, in­ves­ti­ga otras de­nun­cias de per­so­nas cu­yos de­re­chos han si­do vul­ne­ra­dos. Ade­más, tie­nen una de­man­da con­tra el Es­ta­do ecua­to­riano que es­tá en la fa­se final.

Cuan­do lle­gó a Bo­li­via, fue a La Paz, se sin­tió bien, fe­liz, pe­ro le afec­tó la al­tu­ra, por lo que le re­co­men­da­ron ve­nir a San­ta Cruz.

“Al lle­gar en bus sen­tí el olor a tie­rra hú­me­da, la ca­li­dez de la gen­te y era co­mo es­tar en Ma­na­bí”, co­men­ta. Aho­ra, Jesús tie­ne 53 años, una es­po­sa y un hi­jo bo­li­via­nos y se sien­te ya ‘que­da­do’ en Montero Ho­yos, don­de, des­de agos­to de 2012 vi­ve, y ríe.

APO­YO EN LA WEB

Para apo­yar su can­di­da­tu­ra se pue­de fir­mar la pe­ti­ción en: http://chng.it/nMg­fS6HC

CRÓ­NI­CA ‘LAS RE­SU­RREC­CIO­NES...’

En 2018, el pe­rio­dis­ta Dar­win Pin­to ob­tu­vo una men­ción en el V Pre­mio Na­cio­nal de Cró­ni­ca Pe­rio­dís­ti­ca Pe­dro Ri­ve­ro Mer­ca­do con Las re­su­rrec­cio­nes de Jesús, so­bre el aho­ra can­di­da­to al No­bel de La Paz.

TE­SIS

Mi­ran­da se­ña­ló que un juez de la CIDH ha rea­li­za­do una te­sis so­bre el ca­so de Vé­lez Loor.

QUIE­RE EN­CA­RAR A TRUMP

Jesús Tran­qui­lino Vé­lez Loor, desea al­gún día es­tar fren­te al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se para in­cre­par­le su tra­to ha­cia los mi­gran­tes. “¿Có­mo pue­de en­jui­ciar a ni­ños?”, cues­tio­na.

EMI­LIO CAS­TI­LLO

Las fi­gu­ras em­ble­má­ti­cas des­lum­bra­ron

AFP

DE­MAN­DÓ A PA­NA­MÁ POR LAS TOR­TU­RAS QUE SU­FRIÓ, FUE IN­DEM­NI­ZA­DO POR ESE ES­TA­DO CEN­TROA­ME­RI­CANO Se ca­só con una bo­li­via­na y tie­ne un hi­jo con ella. Vi­ve en Montero Ho­yos des­de agos­to de 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.