El mo­men­to de San­ta Cruz

El Deber - - Editorial -

Nun­ca co­mo aho­ra, San­ta Cruz ha te­ni­do la po­si­bi­li­dad de li­de­rar al país no so­lo en lo eco­nó­mi­co sino tam­bién en la con­duc­ción po­lí­ti­ca. Nun­ca an­tes, un go­bierno na­cio­nal tu­vo tan­ta re­pre­sen­ta­ción cru­ce­ña y del orien­te bo­li­viano. En es­te de­par­ta­men­to se va a de­fi­nir la pró­xi­ma elec­ción de pre­si­den­te, vi­ce­pre­si­den­te y par­la­men­ta­rios. Y sin em­bar­go es­te es el año en el que es­ta re­gión pue­de ver mar­char­se el tren sin su­bir­se en él.

Lo que ha­ce que San­ta Cruz sea hoy lo que es no es la di­ri­gen­cia que tie­ne, sino su ver­ti­gi­no­so cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal. En 2020, se pre­vé que los ha­bi­tan­tes de es­te de­par­ta­men­to se apro­xi­men a los cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas, con una de las ta­sas de cre­ci­mien­to más al­tas a es­ca­la na­cio­nal. Por ló­gi­ca, ya se sa­be que el ma­yor nú­me­ro de elec­to­res del país es­tá en es­ta re­gión y que se­rá de­ter­mi­nan­te en los pró­xi­mos co­mi­cios del 3 de ma­yo.

En cam­bio, la di­ri­gen­cia cru­ce­ña no ha si­do ca­paz de romper las ba­rre­ras del cen­tra­lis­mo ni para ob­te­ner ma­yor co­par­ti­ci­pa­ción tri­bu­ta­ria (que mi­ti­gue la cre­cien­te de­man­da de ser­vi­cios en to­do el de­par­ta­men­to) ni para que se re­co­noz­ca que le to­ca ma­yor re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Aho­ra tie­ne me­nos asam­bleís­tas que La Paz, de­par­ta­men­to que ya de­jó de ser el más ha­bi­ta­do.

San­ta Cruz tie­ne una ló­gi­ca de desa­rro­llo di­fe­ren­te al res­to del país, me­nos de­pen­dien­te del Es­ta­do y más ha­bi­ta­da por em­pren­de­do­res que em­pie­zan de cero y lo­gran te­ner negocios ren­ta­bles. Es así que ha­ce va­rios años, des­de es­ta re­gión se ali­men­ta al res­to de Bo­li­via y se apor­ta un ter­cio de to­do el Pro­duc­to In­terno Bru­to. Tam­bién des­de aquí se pue­de mos­trar que es po­si­ble otra for­ma de pro­duc­ción que no es ex­trac­ti­vis­ta y que per­mi­ti­ría dar un sal­to al país.

Hay que re­co­no­cer que des­de siem­pre San­ta Cruz ha in­sis­ti­do en se­ña­lar al cen­tra­lis­mo co­mo cau­san­te de to­dos los ma­les, pe­ro en el úl­ti­mo tiempo sus au­to­ri­da­des sub­na­cio­na­les (an­te el si­len­cio de sus es­truc­tu­ras di­ri­gen­cia­les) tam­bién han aca­ta­do dis­ci­pli­na­da­men­te cuan­to re­cor­te se hi­zo a sus in­gre­sos por par­te del Go­bierno na­cio­nal. La im­pron­ta lu­cha­do­ra de los cru­ce­ños que­dó re­za­ga­da y su­mi­sa tras el jui­cio por te­rro­ris­mo a mu­chos de sus lí­de­res y por el aco­mo­do de em­pre­sa­rios pri­va­dos.

A pe­sar de lo an­te­rior, San­ta Cruz es­tá en ebu­lli­ción po­lí­ti­ca. De eso ha si­do tes­ti­go el país. Fue en es­ta tie­rra don­de se vi­vie­ron las pro­tes­tas más in­ten­sas con­tra el nin­gu­neo al 21-F, fue aquí don­de más fuer­za tu­vie­ron los 21 días de pa­ro que pi­dió la re­nun­cia de Evo Mo­ra­les. La con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca y li­ber­ta­ria es­tá pal­pi­tan­do en­tre los cru­ce­ños y quie­nes se apla­zan son los di­ri­gen­tes que no sa­ben in­ter­pre­tar y me­nos aún re­pre­sen­tar a esas vo­ces.

Hay una cla­se po­lí­ti­ca lo­cal que es­tá te­ñi­da de las vie­jas prác­ti­cas y lo peor es que no se can­sa de mi­rar­se a sí mis­ma, en una vi­sión tras­no­cha­da que asu­me que to­dos aca­ta­rán por­que unos cuan­tos ‘ilu­mi­na­dos’ creen sa­ber la ru­ta por la que hay que tran­si­tar. Es en ese error que se pro­du­cen los des­en­cuen­tros, por­que no exis­te un pro­yec­to po­lí­ti­co na­cio­nal que sea ca­paz de enamo­rar pri­me­ro a los cru­ce­ños y des­pués a to­dos los bo­li­via­nos.

El sur­gi­mien­to au­tó­no­mo de San­ta Cruz, con el esfuerzo de los oriun­dos y los que lle­ga­ron, no agrada al ‘es­ta­blish­ment’ cen­tra­lis­ta que ha si­do el que ha pues­to eti­que­tas co­mo la de ‘se­pa­ra­tis­tas’, ‘oli­gar­cas’ y otras más a los cru­ce­ños. Por su­pues­to que ese po­der (aho­ra so­lo po­lí­ti­co) es­tá jugando sus pro­pias cartas para im­pe­dir que emer­ja una cla­se di­ri­gen­te na­cio­nal des­de la lla­nu­ra cru­ce­ña y mien­tras sus re­pre­sen­tan­tes tra­ba­jan en esa ló­gi­ca, los lí­de­res cru­ce­ños an­dan en pug­nas mi­nús­cu­las y mez­qui­nas, mi­rán­do­se el om­bli­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.