La economía y el mo­men­to ac­tual

El Deber - - Editorial -

¿

Có­mo nos ven y có­mo nos ve­mos? La dis­tan­cia otor­ga pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes y, ge­ne­ral­men­te, las más ale­ja­das son las me­nos apa­sio­na­dos y por tan­to más pró­xi­mas a la reali­dad. La uni­dad de in­ves­ti­ga­ción de The Eco­no­mist es­tu­dió Bo­li­via y sus po­si­bi­li­da­des po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas pa­ra los pró­xi­mos años. El pro­nós­ti­co es in­quie­tan­te por­que mues­tra un país en­re­da­do en su con­flic­ti­vi­dad in­ter­na que re­per­cu­ti­rá en las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to y de ges­tión de la reali­dad por par­te del nuevo Go­bierno, que asu­mi­rá a me­dio año. Es pro­ba­ble que el len­te in­terno vea lo mis­mo, pe­ro la gue­rra preelec­to­ral dis­tor­sio­na­rá esa vi­sión bus­can­do echar ba­rro al ad­ver­sa­rio y co­se­char en sue­lo pro­pio.

La reali­dad ac­tual mues­tra que el mun­do es­tá en cri­sis eco­nó­mi­ca co­mo efec­to del coronaviru­s y su re­per­cu­sión en los mer­ca­dos glo­ba­les. Bo­li­via no po­drá es­ca­par de es­te mo­men­to y de­man­da ac­cio­nes con­tun­den­tes y fir­mes pa­ra en­ca­rar el nuevo ci­clo. La pri­me­ra se­ñal es la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo a 30 dó­la­res por ba­rril y con ten­den­cia a que con­ti­núe la dis­mi­nu­ción en los pró­xi­mos me­ses. A ello se su­ma la dis­mi­nu­ción del in­ter­cam­bio co­mer­cial con el mun­do: por ejem­plo, he­mos de­ja­do de ex­por­tar car­ne a Chi­na, ca­yó el pre­cio de la so­ya, hay di­fi­cul­ta­des en el sec­tor ae­ro­náu­ti­co al ha­ber­se des­mo­ro­na­do la lle­ga­da de tu­ris­tas pro­ve­nien­tes de Europa y Asia, así co­mo por la prohi­bi­ción de vue­los pro­ce­den­tes de es­tos con­ti­nen­tes a los ae­ro­puer­tos na­cio­na­les. Tam­bién se re­sen­ti­rán los ne­go­cios de ocio y en­tre­te­ni­mien­to por­que la so­cie­dad se ve obli­ga­da a per­ma­ne­cer en sus ca­sas y re­du­ce la de­man­da in­ter­na y su pre­sen­cia en lu­ga­res de al­ta con­cen­tra­ción de gen­te.

An­tes de bus­car res­pues­tas, es ne­ce­sa­rio sa­ber tam­bién que po­co se ha to­ca­do el ma­ne­jo eco­nó­mi­co que he­mos te­ni­do du­ran­te los años an­te­rio­res. Por ejem­plo, aún no se ha ce­rra­do nin­gu­na em­pre­sa es­ta­tal de­fi­ci­ta­ria; se man­tie­ne el nú­me­ro de fun­cio­na­rios que de­pen­den del Es­ta­do, pe­se a que se sa­be que son mu­chos y que el apa­ra­to fue cre­cien­do más al ca­lor de la po­lí­ti­ca que de la ne­ce­si­dad. Si bien es un ob­je­ti­vo, el sis­te­ma tri­bu­ta­rio se man­tie­ne tal cual y el per­do­na­zo anun­cia­do to­da­vía de­be cru­zar el mar opo­si­tor de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va pa­ra con­ver­tir­se en ley. En­tre­tan­to, el con­tra­ban­do si­gue ha­cien­do de las su­yas y la in­for­ma­li­dad to­da­vía rei­na en la economía na­cio­nal.

El Go­bierno de tran­si­ción ha si­do cau­to en el ma­ne­jo eco­nó­mi­co y pro­ba­ble­men­te esa fue la me­jor vía pa­ra man­te­ner la paz so­cial. Sin em­bar­go, la cri­sis que se pre­ci­pi­ta por el coronaviru­s pre­sio­na pa­ra ejer­cer me­di­das más fuer­tes que cam­bien el es­ce­na­rio ac­tual. El mi­nis­tro de Economía es cla­ro cuan­do re­mar­ca que el Go­bierno del MAS re­cor­tó re­cur­sos a las go­ber­na­cio­nes pa­ra lle­var­los al ni­vel cen­tral, en des­me­dro de la sa­lud y la edu­ca­ción de las re­gio­nes. Aho­ra se ven las con­se­cuen­cias y es es­te el mo­men­to en que se de­be co­rre­gir tal dis­tor­sión, me­dian­te un pac­to fis­cal ur­gen­te. Es ur­gen­te ge­ne­rar in­cen­ti­vos y pre­sio­nar al sec­tor pri­va­do pa­ra que in­cre­men­te la pro­duc­ción ge­ne­ran­do em­pleo y di­vi­sas que tan­ta fal­ta le ha­cen al país.

The Eco­no­mist an­ti­ci­pa un fu­tu­ro lleno de con­flic­tos po­lí­ti­cos al país y los atri­bu­ye a los se­gui­do­res del MAS; en­ton­ces es qui­zás tam­bién el mo­men­to de des­nu­dar has­ta el hue­so el des­pil­fa­rro y el ma­ne­jo eco­nó­mi­co de la pa­sa­da ges­tión gu­ber­na­men­tal pa­ra que, a la par que se to­man me­di­das que for­ta­lez­can el sis­te­ma eco­nó­mi­co bo­li­viano, de­jen sin ar­gu­men­tos a exau­to­ri­da­des (aho­ra can­di­da­tos) que cri­ti­can las po­lí­ti­cas ac­tua­les, ol­vi­dán­do­se de lo que hi­cie­ron y de lo po­co que de­ja­ron pa­ra res­pi­rar a es­te país que siem­pre ter­mi­na sa­cri­fi­ca­do por sus po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.