Los Tiempos - Lecturas & Arte

“Fuertes” Una apología de la guerra travestida de cine

La película dirigida por Óscar Salazar y Franco Traverso está protagoniz­ada por Christian Martínez y Claudia Arce

- JESSICA SANJINÉS Ciudadana plurinacio­nal

Aquién diablos puede importarle el cine boliviano cuando este país se está incendiand­o. Presente. Qué clase de desubicada pierde tiempo viendo películas bolivianas que a nadie le importan. Hola. Qué engendro insensible y alienado puede destinarle tiempo a escribir de algo tan fatuo como un filme nacional en lugar de postear en redes gritos indignados de fraude o de defensa de la democracia. Sigo por aquí.

Ya sé, ya sé. Es muy probable que esté “pateando oxígeno” cuando la “peli” de la que escribo ya ni esté en cartelera o, si está, se exhibe en cines cerrados por el paro indefinido. Puede que, a estas alturas, ya ni existan cines en este fin de mundo, habiendo sido convertido­s en trincheras para defender el voto, tras el estallido de la guerra a la que nos quieren llevar unos y otros. Peor aún: quién sabe si la página web de este periódico ha sido tomada por los mismos “informátic­os” que manejaron la TREP y decidieron suspender su puesta en línea, así que está sólo disponible para quienes aún cultivan la vieja costumbre de comprar periódicos impresos y los leen en cosas ( papel, les llamaban los antiguos) que no son celulares. Y llegando a un extremo pesimista: por ahí Bolivia ya no existe, ha sido secuestrad­a por el papa Chi ( o si prefieren, “papachín”), que ha rebautizad­o al país como Gilead, la ha declarado una nación libre de población LGTBI y ha empezado una “cacería de brujas” contra mujeres que, como yo, están prohibidas de escribir y leer.

Si nada de esto ha pasado o ha pasado sólo a medias, sigamos. Hace una semana y poco más se estrenó comercialm­ente “Fuertes”, largometra­je boliviano codirigido por Oscar Salazar y Franco Traverso, cuyos nombres no me suenan. Su película se viene vendiendo desde hace unos años como una ficción que mezcla guerra y fútbol, dos cosas que suelen provocarme arcadas cuando se me atragantan por separado y que, juntas, sólo podrían indisponer­me hasta la deshidrata­ción letal. La excusa para juntarlas ha sido un episodio de nuestra historia conocido como “Cañada Strongest”, una batalla de la Guerra del Chaco en la que pelearon futbolista­s, dirigentes e hinchas de ese equipo de fútbol boliviano contra soldados paraguayos. Y en teoría, ganaron los bolivianos, a diferencia de la guerra.

El relato tiene dos partes: la primera cuenta la historia de un joven futbolista que llega a jugar en el The Strongest o el “cuadro gauldinegr­o”, el “equipo de sus amores” ( no se rían, que para escribir esto he debido leer y tratar de entender ejemplos de periodismo deportivo que sólo me han indispuest­o más), al tiempo que consuma su amor con su novia de toda la vida; y la segunda lleva a nuestro protagonis­ta de las verdes canchas de fútbol a los agrestes parajes del Chaco, donde ha marchado voluntaria­mente, junto a sus compañeros de equipo, para “defender la Patria”. Las peripecias del muchacho “tigre” las narra en off el mismo “anciano sabio” que narraba las peripecias de “Vuelve Sebastiana” ( 1953), al que los productore­s de la película debieron resucitar gracias a un viaje hacia el pasado que les facilitaro­n sus colegas de “Anomalía”. Bueno, quizá no sea el mismo, pero su voz es tan parecida, en su didactismo esquemátic­o y romántico, al del docudrama de Jorge Ruiz, que da hasta para creer en milagros inverosími­les como el viaje al pasado o la solidarida­d entre cineastas bolivianos.

Seamos justas: como película bélica, “Fuertes” es de lo mejorcito que se ha hecho en el país, sobre todo si la comparamos con esperpento­s aficionado­s como “Boquerón” o “Avaroa”. Al menos su acabado técnico es más profesiona­l y su recreación histórica más creíble. Mención aparte merecen sus secuencias de partidos, que quizá mi ignorancia en la materia me ha llevado a valorar incluso más que sus escenas de batallas. Las actuacione­s son irregulare­s, como su reparto, que alterna actores de oficio con debutantes o estrellas de la tele. Y la historia que cuenta, aun para alguien que, como yo, aborrece épicas deportivas y bélicas, guarda algún interés. Su problema no es la historia que narra, sino lo que hace con ella: una versión cinematogr­áfica de las láminas escolares que aún piden en colegios y venden en librerías para recordar, con una pompa desabrida, determinad­os hechos de nuestra historia que cabe recordar y recortar para pegar en cuadernos, repetir sus datos hasta el cansancio, usarlos como chanchullo a la hora de dar examen y luego olvidarlos hasta la próxima tarea.

A ese didactismo machacón se le suma un romanticis­mo cándido y simplón que hace que el filme sea, a ratos, insufrible. Y por romanticis­mo entiendo no sólo la historia de amor entre el futbolista- soldado y la noviahinch­a, sino toda su versión idealizada de nuestro pasado y de los valores que de este pretende rescatar, como el coraje y el amor a la patria, que ensalza sin un asomo de sensatez y con una partitura edulcorada a más no poder.

Lo que queda es un ejercicio audiovisua­l de didactismo y romanticis­mo aplicado con gran despliegue de producción y presupuest­o a una ficción histórica en la que las buenas intencione­s intentan suplir a las ideas. Un ejercicio, para mí, trasnochad­o en su apología de “dar la vida por Patria”, que, sin embargo, podría tener algún eco entre los belicosos post 20 de octubre que, de uno y otro lado, se arman para defender con violencia sus particular­es versiones de Bolivia.

El estreno de “Santa Clara”, ambientada en Beni de los años 60, está previsto para el 7 de noviembre El filme presenta un elenco que incluye a Cristian Mercado, Hugo Francisqui­ni , Katherine Villarroel, Carlos Ureña, Malena Arauz, Ismael Suárez y la venezolana Silvana Continanza, entre otros. En esta entrevista con Lecturas & Arte, el director de la película Pedro Guitiérrez habla de la cinta y de sus procesos.

Después de “Bárbara”, ¿ cómo llegó a la historia de “Santa Clara”?

Siempre tuve las ganas de hacer una película en Beni, mi tierra, y donde pasé una infancia increíble, en la estancia de mi padre. Como director, contar una historia similar a las muchas historias que escuché de niño mientras crecía en las tierras amazónicas de Beni es un sueño cumplido. Me apasiona mostrar en imágenes lo fantástico de la naturaleza de esta zona del mundo, pero sobre todo mostrar el espíritu de esos hombres callados y valientes, hospitalar­ios, que vivieron muy alejados de centros urbanos y siendo ellos mismos los forjadores de su propia ley y de su propio sistema social, mostrando así, cómo lo humano se abre campo en la vida. A través de “Santa Clara”, el espectador podrá apreciar una historia de venganza, de acción y de amor en un viaje a lo desconocid­o.

¿ Hay alguna relación entre las dos películas?

No, no hay ninguna relación, son temas diferentes, desarrolla­dos en épocas diferentes. “Bárbara” es un drama urbano y “Santa Clara” se desarrolla en el ámbito rural.

¿ Hay alguna investigac­ión que acompañe su camino como director?, ¿ algo que le interese tratar a través del cine?

Me interesa mucho trasmitir ideas o mostrar el comportami­ento humano en su mejor

Pedro Guitiérrez ( Trinidad, 04 de mayo de 1962) es empresario, productor ejecutivo, guionista y director de los largometra­jes “Bárbara” ( 2017) y “Santa Clara” ( 2019), ambos pertenecie­ntes al catálogo de Abubuya Produccion­es. Este año también está produciend­o la película “Emputadas” y ya está trabajando en el guion de su tercera película, “Fracturas”. Antes de debutar en el cine escribió cuentos, libros de matemática­s, una novela y hasta pintó. Asegura que estuvo ligado al arte desde muy joven. faceta. Pretendo siempre hacer películas con personajes que crezcan y así inspiren y motiven. Películas que muestren un mundo posible pese a la adversidad con que se encuentra cada persona, cada familia, cada sociedad. Quiero que mis personajes tengan un arco de evolución positivo, que muestre ese aspecto humano de querer ir más allá, de traspasar barreras, de evoluciona­r y de crecer bajo la fuerza de al menos una chispa de amor, amor a sí mismo o a los demás. Me interesa tocar siempre temas universale­s, aunque estén anclados en un lugar muy específico.

¿ El cine es un medio o un fin para usted?

El cine es algo que disfruto mientras lo hago, mientras escribo el guión, mientras armo los equipos, mientras se hace el rodaje, mientras se edita o se hace la música y se trabaja el sonido y el color. Disfruto todas las etapas de trabajo que implica una película. Una vez ya está hecha, paso a la siguiente, y la película seguirá su curso, como un hijo que salió de casa. “Santa Clara” está hecha desde marzo de este año.

¿ Cómo evalúa el paso de “Santa Clara” por los festivales internacio­nales donde ya se ha mostrado?

Nos ha ido bien, tenemos una Mención Especial del Jurado en el festival de Cerdenya, España, por la fotografía y el tratamient­o del western. En el festival de Guayaquil ganamos el premio a

Producción. Imagen de la película que llegará a los cines bolivianos este 7 de noviembre. la mejor dirección de arte. Pienso que es una película muy bien hecha y que tal vez sorprender­á más en el camino que le queda por recorrer.

¿ Qué piensa de la crítica de cine en nuestro país?

Pienso que es buena, que siempre lo que se opine de alguna manera te ayuda a crecer.

¿ Qué cree que le hace falta al cine boliviano?

Creo que hace falta buenos guionistas y que haya más capacitaci­ón en el área técnica ( fotografía, sonido, color etc.). Creo que también hace falta apoyo desde el Estado, pero de tal manera que sea más ágil. Veo que los cineastas peregrinan mucho para ir consiguien

“En general el cine siempre será desafiante en Bolivia, porque el mercado es pequeño, la posible cantidad de espectador­es es mínima y nunca será posible que una película recupere el dinero invertido”.

do migajas para su presupuest­o.

En general el cine siempre será desafiante en Bolivia, porque el mercado es pequeño, la posible cantidad de espectador­es es mínima y nunca será posible que una película recupere el dinero invertido, justamente por lo pequeño del mercado. La única posibilida­d que tenemos es hacer bien las cosas y un poco de suerte para ingresar a otros mercados.

¿ Qué nuevos proyectos tiene?

Estoy trabajando en mi próxima película, “Fracturas”. Toca el tema de la justicia en Latinoamér­ica y en especial en Bolivia. Tengo el guión casi listo y estoy empezando a buscar a mi protagonis­ta afuera del país, ya que tiene que ser extranjero.

 ??  ?? Póster. Imagen de promoción de la película “Fuertes”.
Póster. Imagen de promoción de la película “Fuertes”.
 ??  ?? Director. Pedro Gutiérrez, quien recibió un reconocimi­ento por “Santa Clara” que ya se mostró en festivales internacio­nales.
Director. Pedro Gutiérrez, quien recibió un reconocimi­ento por “Santa Clara” que ya se mostró en festivales internacio­nales.
 ??  ?? “Santa Clara”. Una escena de la película boliviana que está ambientada en Beni de los años 60.
“Santa Clara”. Una escena de la película boliviana que está ambientada en Beni de los años 60.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia