Des­cu­bren ne­cró­po­lis del in­ca­rio

El ha­llaz­go de las cá­ma­ras mor­tuo­rias don­de ha­ce más de cin­co si­glos se de­po­si­ta­ron en­tie­rros con ajua­res fu­ne­ra­rios fue rea­li­za­do por un equi­po de ar­queó­lo­gos di­ri­gi­dos por Wan­der­son Es­quer­do.

Los Tiempos - Doble Click - - Portada - RE­DAC­CIÓN CEN­TRAL

Una ne­cró­po­lis sub­te­rrá­nea de la cul­tu­ra in­ca de ar­qui­tec­tu­ra ru­pes­tre mo­nu­men­tal fue des­cu­bier­ta en el mu­ni­ci­pio de Via­cha con más de un cen­te­nar de res­tos hu­ma­nos de­po­si­ta­dos en cá­ma­ras fu­ne­ra­rias tra­ba­ja­das ba­jo tie­rra, jun­to con una im­por­tan­te can­ti­dad de ob­je­tos ar­queo­ló­gi­cos que se con­ser­va­ron por más de 500 años, se­gún in­for­mó el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ras.

El ar­queó­lo­go res­pon­sa­ble de la in­ves­ti­ga­ción, Wan­der­son Es­quer­do, en su pá­gi­na de Fa­ce­book des­ta­có que las tum­bas con cá­ma­ras sub­te­rrá­neas fue­ron ca­va­das y cons­trui­das en la pro­pia ro­ca, por lo que co­rres­pon­de a una “ar­queo­lo­gía de ar­te ru­pes­tre mo­nu­men­tal”, úni­co en Bo­li­via.

“Cons­ti­tu­yó una sor­pre­sa el ha­llaz­go de una de las tum­bas, cu­ya en­tra­da era una an­gos­ta chi­me­nea de in­gre­so ver­ti­cal (de tres me­tros de pro­fun­di­dad) que lue­go se en­san­cha­ba y da­ba lu­gar a dos cá­ma­ras o ni­chos en una su­per­fi­cie apro­xi­ma­da de 10 me­tros cua­dra­dos”, sos­tu­vo el ar­queó­lo­go bo­li­viano, Jé­du Sa­gár­na­ga, que coor­di­nó las in­ves­ti­ga­cio­nes en las co­mu­ni­da­des via­che­ñas de Ma­zo Cruz y Cha­co­ma.

“Es un ha­llaz­go úni­co y sin pre­ce­den­tes, se es­tá tra­ba­jan­do jun­to al mu­ni­ci­pio de Via­cha y la em­pre­sa mi­ne­ra pa­ra el plan de mi­ti­ga­ción y una de las pri- me­ras me­di­das que adop­ta­rá el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ras y Tu­ris­mo es que es­te si­tio sea ex­clui­do del área de con­ce­sión mi­ne­ra en res­guar­do y pro­tec­ción de es­te pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co”, afir­mó la mi­nis­tra de Cul­tu­ras, Wil­ma Ala­no­ca, en un co­mu­ni­ca­do de pren­sa.

El ha­llaz­go de las cá­ma­ras mor­tuo­rias don­de ha­ce más de cin­co si­glos se en­te­rra­ron a los muer­tos con ajua­res fu­ne­ra­rios, se pro­du­jo cuan­do los em­plea­dos de la em­pre­sa mi­ne­ra Es mi­cal rea­li­za­ban la ex­plo­ta­ción de la ro­ca pu­zo­la­na en esa re­gión y ad­vir­tie­ron la exis­ten­cia de ho­yos y ob­je­tos de ce­rá­mi­ca.

“El va­lor más gran­de del des- cu­bri­mien­to es el con­tex­to don­de los ob­je­tos fue­ron en­con­tra­dos y fue­ron des­cu­bier­tos en un con­tex­to úni­co pa­ra la ar­queo­lo­gía en Bo­li­via”, ase­ve­ró el es­pe­cia­lis­ta a El Dia­rio.

El ar­te ru­pes­tre es un ti­po de ar­te que se plas­ma en las ro­cas, ge­ne­ral­men­te en el in­te­rior de cue­vas, gru­tas, ca­ver­nas o abri­gos. La ar­queo­lo­gía que em­plea el tér­mino ha lo­ca­li­za­do mues­tras de ar­te ru­pes­tre en va­rias par­tes del mun­do.

En re­la­ción a los se­pe­lios, Es­quer­do de­ta­lló al mis­mo me­dio que “los in­cas en­te­rra­ban a sus muer­tos de acuer­do con las re­gio­nes y cul­tu­ras que con­quis­ta­ban, asu­mían en cier­tos ca­sos las cos­tum­bres de las cul­tu­ras lo­ca­les ”.

Los di­ver­sos hue­cos cir­cu­la­res ubi­ca­dos en Via­cha eran an­ti­guas tum­bas ex­ca­va­das en la ro­ca vol­cá­ni­ca pu­zo­la­na, tra­di­cio­nal­men­te co­no­ci­da co­mo “poq’e” y que era usa­da pa­ra el la­va­do de ollas vie­jas.

En el te­rri­to­rio de los An­des la ex­pan­sión in­ca (1430-1533 d.C.) de­jó di­ver­sos in­di­ca­do­res des­de pa­tro­nes de asen­ta­mien­tos re­gio­na­les, ar­qui­tec­tu­ra lo­cal, es­pa­cios fu­ne­ra­rios has­ta mo­di­fi­ca­cio­nes de la pro­duc­ción de la ce­rá­mi­ca.

En es­ta di­men­sión en­tran las re­des via­les co­mo sis­te­mas de in­te­gra­ción en las­que no só­lo in­ter­vie­nen as­pec­tos prác­ti­cos, sino ele­men­tos ri­tua­les re­la­cio­na­dos con el pai­sa­je y lu­ga­res sa­gra­dos. La ex­pan­sión y do­mi­nio in­ca en Bo­li­via y en otras re­gio­nes de los An­des se le­gi­ti­mó a tra­vés de ele­men­tos ideo­ló­gi­co-ri­tua­les que per­mi­tie­ron el ma­ne­jo del po­der en dis­tin­tas es­fe­ras.

Son di­ver­sas las in­ves­ti­ga­cio- nes so­bre la ex­pan­sión de los in­cas en re­gio­nes al­ti­plá­ni­cas, los valles in­ter­an­di­nos y las zo­nas tropicales, que de­mues­tran la di­men­sión del fe­nó­meno y có­mo es­te tu­vo gran­des re­per­cu­sio­nes en la es­truc­tu­ra­ción de las so­cie­da­des prehis­pá­ni­cas tar­días y co­lo­nia­les.

Sa­gár­na­ga des­ta­có que Via­cha (ubi­ca­da a 22 ki­ló­me­tros de La Paz) es un mu­ni­ci­pio pri­vi­le­gia­do con res­tos ar­queo­ló­gi­cos de dis­tin­tas eta­pas, des­de el for­ma­ti­vo, has­ta la lle­ga­da de los in­cas y lue­go los es­pa­ño­les. In­clu­so el he­cho de ha­ber­se re­gis­tra­do allí la Ba­ta­lla de In­ga­vi (1841), le con­fie­re un al­to ca­rác­ter ar­queo­ló­gi­co.

El equi­po de ar­queó­lo­gos es­tu­vo con­for­ma­do por W an­der­son Es­quer­do, Je­du Sa­gár­na­ga y Vir Pat­zi. Es­quer­do dirigió las la­bo­res en cam­po y fue el Res­pon­sa­ble del P ro yec­to. Sa­gár­na­ga, ge­ren­te de SCIENTIACC ., coor­di­nó las la­bor es.

Pie­dra y co­bre. Ins­tru­men­tos del pe­rio­do in­cai­co.

Ar­queó­lo­go en la tum­ba. Cá­ma­ra sub­te­rrá­nea en las co­mu­ni­da­des via­che­ñas de Ma­zo Cruz y Cha­co­ma.

Tra­ba­jo. Mues­tran una va­si­ja de­co­ra­da con aves.

In­cas. Ob­je­tos de ce­rá­mi­ca que es­ta­ban en la tum­ba.

Ce­rá­mi­ca. Ar­queó­lo­go ex­hi­be una pie­za en­con­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.