CÓ­MO FI­JAR­SE RE­TOS HAS­TA CUM­PLIR­LOS

To­dos es­pe­ran lo­grar sus me­tas y ob­je­ti­vos, sin em­bar­go, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos és­tos que­dan en el ol­vi­do. Co­noz­ca al­gu­nos con­se­jos pa­ra lo­grar sa­tis­fac­to­ria­men­te sus pla­nes

Los Tiempos - Doble Click - - Portada - ROMANE PA­RE­DES JALDIN

Las pri­me­ras se­ma­nas del año nue­vo se si­guen es­cri­bien­do lis­tas de ob­je­ti­vos y pro­pó­si­tos que se es­pe­ran cum­plir con éxi­to es­te 2019. En el ca­mino pa­ra ha­cer­los reali­dad pue­den pre­sen­tar­se di­fe­ren­tes obs­tácu­los, lo que pro­vo­ca que uno de­je de la­do su me­ta y és­ta se que­de es­cri­ta en un cua­derno u ho­ja que ter­mi­na­rá en el ces­to de ba­su­ra.

Otra de las ra­zo­nes por las que un pro­pó­si­to se que­da só­lo en una idea es por­que es al­go irreal y ale­ja­do del al­can­ce de quien la plan­tea. El no al­can­zar los ob­je­ti­vos pro­pues­tos cau­sa frus­tra­cio­nes, tris­te­zas y po­ca au­to­sa­tis­fac­ción.

Cum­plir un re­to, gran­de o pe­que­ño, to­ma una in­men­sa can­ti­dad de tiem­po y es­fuer­zo. Ade­más, en el ca­mino de cum­plir el ob­je­ti­vo es po­si­ble que la per­so­na se des­ani­me y se de por ven­ci­da. Pa­ra es­to, la psi­có­lo­ga Xi­me­na Ca­la­ta­yud com­par­te con los lec­to­res al­gu­nos con­se­jos so­bre có­mo pro­po­ner­se me­tas al­can­za­bles, có­mo cum­plir­las y no fa­llar en el in­ten­to.

01 Co­no­cer­se Pa­ra plan­tear­se me­tas que pue­dan cum­plir­se y no que­den el ol­vi­do, ca­da per­so­na de­be co­no­cer­se muy bien y ser rea­lis­ta con su pro­pio con­tex­to y si­tua­ción.

Pa­ra ello, la ex­per­ta re­co­mien­da te­ner cla­ra la reali­dad per­so­nal, fa­mi­liar y pro­fe­sio­nal y en­fo­car­se en és­ta. “Pues si no te­ne­mos cla­ri­dad res­pec­to de dón­de nos en­con­tra­mos, no se­re­mos ca­pa­ces de pro­yec­tar­nos ha­cia el fu­tu­ro rea­lis­ta que desea­mos”, aña­de. Otro pun­to muy im­por­tan­te a la ho­ra de for­mu­lar un pro­pó­si­to es que és­te de­pen­da de uno mis­mo y de las ac­cio­nes que reali­ce pa­ra al­can­zar­lo. De esa ma­ne­ra uno se ha­ce res­pon­sa­ble de las ac­cio­nes o pa­sos a dar en fun­ción a las de­ci­sio­nes to­ma­das.

02 Plan­tear­se me­tas “Las me­tas son pro­pó­si­tos que te­ne­mos, los mis­mos que se­gu­ra­men­te es­tán en­fo­ca­dos a me­jo­rar nues­tra si­tua­ción vi­tal”, di­ce Ca­la­ta­yud.

A su vez, ase­gu­ra que al mo­men­to de plan­tear­se me­tas, és­tas de­ben ser pre­ci­sas y me­di­bles.

03I ni­ciar Des­pués de plan­tea­do el ob­je­ti­vo, se de­be pla­ni­fi­car có­mo se lo al­can­za­rá to­man­do en con­si­de­ra­ción to­dos los de­ta­lles po­si­bles. Es­to sig­ni­fi­ca pre­ver tiem­pos reales y pro­pó­si­tos in­ter­me­dios; “es de­cir, si mi me­ta es sa­lir pro­fe­sio­nal, ten­dré que es­for­zar­me se­mes­tre a se­mes­tre, ma­te­ria por ma­te­ria, has­ta lo­grar mi ob­je­ti­vo”, ex­pli­ca la ex­per­ta.

Con es­te mé­to­do po­de­mos ha­cer que el re­to ten­ga me­tas de cum­pli­mien­to me­di­bles, pa­so a pa­so.

04 De­di­car tiem­po “El lo­gro de las me­tas es con­ti­nuo y to­do ser hu­mano va per­si­guien­do ob­je­ti­vos de for­ma per­ma­nen­te, pues eso nos lle­va a la au­to­rrea­li­za­ción, lo que nos ha­ce su­je­tos, per­so­nas com­pro­me­ti­das con nues­tro en­torno so­cial”, co­men­ta Ca­la­ta­yud. Re­gu­lar­men­te los ob­je­ti­vos per­so­na­les no es­tán en una bur­bu­ja in­di­vi­dual, pues si exis­te au­to­sa­tis­fac­ción és­ta con­ta­gia­rá al en­torno don­de ca­da uno se en­cuen­tre.

05 Cues­tión de ac­ti­tud Una de las ac­ti­tu­des prin­ci­pa­les pa­ra que una me­ta se reali­ce sa­tis­fac­to­ria­men­te es con­fiar en uno mis­mo, re­sal­ta la ex­per­ta. “De­be­mos creer que so­mos ca­pa­ces de lo­grar lo que desea­mos o pla­ni­fi­ca­mos, pues­to que si lo creo ya es po­si­ble de que sea real y al­can­za­ble”, apun­ta.

Otra ac­ti­tud im­por­tan­te es la to­le­ran­cia al fra­ca­so tem­po­ral y la per­se­ve­ran­cia, pues­to que los im­pre­vis­tos y los po­si­bles ma­los cálcu­los son una reali­dad que no de­be gol­pear con mu­cha in­ten­si­dad.

De igual for­ma, co­mo acon­se­ja la ex­per­ta, es de gran ayu­da te­ner por es­cri­to las me­tas o pro­pó­si­tos y es­tos de­ben es­tar en­la­za­dos con el pro­yec­to per­so­nal de vi­da, “es de­cir, el por qué ten­go ese pro­pó­si­to o me­ta”.

Del mis­mo mo­do, in­di­ca que es im­por­tan­te que exis­ta ama­bi­li­dad con uno mis­mo, te­ner siem­pre pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos de au­to­alien­to y re­co­no­cer el pro­pio po­ten­cial.

EL HERALDO

Es­fuer­zo. Una per­so­na con una li­bre­ta y ca­len­da­rio pla­ni­fi­can­do sus me­tas y pro­pó­si­tos.

TO­MA DE DE­CI­SIO­NES

Ma­les­tar. La frus­tra­ción de­be ser su­pe­ra­da y vis­ta co­mo una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.