Ro­ma: la dis­cu­sión so­bre el “qué” y el “có­mo” se di­ce

Los aná­li­sis y dis­cu­sio­nes so­bre la pe­lí­cu­la con­ti­núan y se en­ri­que­cen con opi­nio­nes de to­das par­tes, más aún en tem­po­ra­da de pre­mios

Los Tiempos - Doble Click - - Cultura - RO­DRI­GO AYA­LA BLUSKE

La dis­cu­sión se pro­du­ce so­bre to­do en La­ti­noa­mé­ri­ca, y to­ca te­má­ti­cas que ha­cen a la ideo­lo­gía y a las for­mas de di­fu­sión que ha ad­qui­ri­do en el prin­ci­pio de si­glo. Di­ver­sos in­te­lec­tua­les se pre­gun­tan so­bre los va­lo­res de Ro­ma (2018), la pe­lí­cu­la re­cién es­tre­na­da de Al­fon­so Cua­rón.

Al mar­gen de su im­pac­to me­diá­ti­co, lo real­men­te va­lio­so del “fe­nó­meno Ro­ma”, se en­cuen­tra en el aná­li­sis del rol que las cla­ses me­dias le es­tán dan­do a la to­ma de po­si­ción ideo­ló­gi­ca en es­ta épo­ca, las ten­den­cias ho­mo­ge­nei­za­do­ras do­mi­nan­tes mer­ced a la in­fluen­cia de las re­des so­cia­les y en ge­ne­ral, a la de­ca­den­cia de lo que po­dría­mos de­no­mi­nar co­mo “pen­sa­mien­to crí­ti­co” (cien­tí­fi­co-po­si­ti­vis­ta), en be­ne­fi­cio de las lí­neas to­ta­li­ta­rias de pen­sa­mien­to.

Fon­do, for­ma, na­rra­ti­va

La dis­cu­sión se cen­tra en la apa­ren­te dis­cor­dan­cia exis­ten­te en­tre la for­ma y el con­te­ni­do en la cin­ta. Los cues­tio­na­do­res re­co­no­cen su pre­cio­sis­mo vi­sual, pe­ro mues­tran su desacuer­do con la fal­ta de to­ma de po­si­ción res­pec­to a la si­tua­ción de in­jus­ti­cia im­plí­ci­ta en el re­la­to ( la re­la­ción la­bo­ral exis­ten­te en­tre la em­plea­da y los pa­tro­nes).

El crí­ti­co ar­gen­tino Die­go Le­rer en su Blog Mi­crop­sia se­ña­la: “Pa­ra mí, Ro­ma no pue­de ser una obra maes­tra. Por más per­fec­ta que pue­da lle­gar a ser su fo­to­gra­fía... o por más bue­nas que ha­yan si­do sus ac­tua­cio­nes. Por­que, Ro­ma no tie­ne una bue­na in­ten­ción po­lí­ti­ca”. Por su par­te, Sa­muel La­gu­nas, crí­ti­co de ci­ne me­xi­cano, en su ar­tícu­lo Ro­ma. La crí­ti­ca de la crí­ti­ca (com­par­ti­do en nues­tro me­dio por Se­bas­tián Mo­ra­les), ahon­da en las ra­zo­nes que ori­gi­na­rían es­ta dis­cre­pan­cia: “En la di­vi­sión en­tre for­ma y con­te­ni­do, siem­pre hay un ele­men­to que se so­bre­po­ne al otro, que se co­lo­ca en una po­si­ción do­mi­nan­te. En el ca­so de los tex­tos so­bre Ro­ma, el con­sen­so ma­yo­ri­ta­rio ha re­suel­to la ten­sión en­tre la for­ma y el con­te­ni­do en fa­vor de la for­ma...”

Los dis­pa­ros se orien­tan en esa di­rec­ción: la pe­lí­cu­la no di­ce “lo su­fi­cien­te” y na­tu­ra- li­za la ex­plo­ta­ción, par­tien­do de la con­cep­tua­li­za­ción enun­cia­da por La­gu­na: for­ma y con­te­ni­do son en­tes se­pa­ra­dos, en una di­ná­mi­ca en la que siem­pre “uno se so­bre­po­ne al otro”.

Se tra­ta de un ra­zo­na­mien­to que re­nun­cia a la no­ción de la obra co­mo un en­te ín­te­gro (for­ma y con­te­ni­do se unen, se con­di­cio­nan y con­ver­gen en ele­men­to úni­co: el pro­duc­to ar­tís­ti­co). Am­bos ele­men­tos de­jan de ser ta­les crean­do una for­ma de con­tar par­ti­cu­lar, en es­te ca­so la na­rra­ti­va.

Am­pli­tud ideo­ló­gi­ca, pan­fle­to, li­ber­tad crea­ti­va

La con­se­cuen­cia de es­te ra­zo­na­mien­to es que pri­vi­le­gia el dis­cur­so, y lo pre­sio­na a sim­pli­fi­car­se. No bas­ta que en Ro­ma se re­tra­te la épo­ca y sus con­flic­tos, mos­tran­do las re­la­cio­nes so­cia­les exis­ten­tes (el víncu­lo la­bo­ral en­tre Cleo y la fa­mi­lia); en reali­dad lo que le exi­gen a Cua­rón es que reali­ce un ci­ne con una in­ten­ción dis­tin­ta; una suer­te de pan­fle­to, o por lo me­nos con ele­men­tos de pan­fle­to, una es­pe­cie de tri­bu­to a pa­gar, pa­ra que la cin­ta sea po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta. A eso se re­fie­re Le­rer cuan­do re­cla­ma la fal­ta de “una bue­na in­ten­ción po­lí­ti­ca”.

Esa lí­nea de pen­sa­mien­to tam­bién cues­tio­na la li­ber­tad crea­ti­va del ar­tis­ta. Lo que qui­so ha­cer Cua­rón es un retrato de su em­plea­da in­dí­ge­na. Eli­gió un te­ma gra­to a su sen­si­bi­li­dad. Lo que se le re­cla­ma es que ha­ga un ti­po de ci­ne acor­de a la no­ción do­mi­nan­te de “lo co­rrec­to”, que es par­te de las con­ven­cio­nes so­cia­les ac­tua­les, emer­gen­tes del “es­ta­blish­ment” in­te­lec­tual.

En los años 60, El aco­ra­za­do Po­tiem­kin (1925) en­ca­be­za­ba las lis­tas de las me­jo­res pe­lí­cu­las, en los 80 el pén­du- lo cam­bió ha­cia cin­tas co­mo El ciu­da­dano (1941) de Or­son We­lles. Los gus­tos van re­fle­jan­do las sen­si­bi­li­da­des de ca­da mo­men­to, pe­ro el pro­ble­ma es que si le qui­ta­mos va­lor a una obra por su de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca, es­ta­mos a un cen­tí­me­tro de la que­ma de li­bros de Ber­lín de 1933, o de los ex­ce­sos de la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral Chi­na.

Exi­gir­le un “tri­bu­to ideo­ló­gi­co” a la pro­duc­ción cul­tu­ral, im­pli­ca re­du­cir sus po­si­bi­li­da­des. Sha­kes­pea­re re­fle­jó la ideo­lo­gía isa­be­li­na, cuan­do lo que bus­ca­ba era en­tre­te­ner y el ra­cis­ta Grif­fith sen­tó las ba­ses pa­ra que Ei­sens­tein die­ra un sal­to con­cep­tual so­bre el ci­ne en su con­jun­to. El ar­te, a di­fe­ren­cia del pan­fle­to o del en­sa­yo, se mue­ve en un es­pec­tro ideo­ló­gi­co que re­quie­re am­pli­tud, y tie­ne en la am­bi­güe­dad, más que en la pre­ci­sión, una de sus ma­yo­res he­rra­mien­tas crea­ti­vas

No se tra­ta de ve­tar la dis­cu­sión so­bre la in­ten­ción po­lí­ti­ca del pro­duc­to. Es in­dis­pen­sa­ble en cual­quier aná­li­sis crí­ti­co, pe­ro lo que no es co­rrec­to, es la ca­li­fi­ca­ción de su ca­li­dad so­bre esa ba­se. ¿Cuán­do una pe­lí­cu­la es bue­na?, cuan­do lo­gra los ob­je­ti­vos que ella mis­ma se plan­tea, y eso in­clu­ye las in­ten­cio­nes po­lí­ti­cas de su crea­dor, las com­par­ta­mos o no. De otra ma­ne­ra des­car­ta­ría­mos no só­lo a Grif­fith, sino a mu­chos otros, en­tre ellos Hitch­cok por ejem­plo, ex­po­nen­te de mu­chas ma­ne­ras del ul­tra­con­ser­va­du­ris­mo de su épo­ca.

En es­te mo­men­to, al tiem­po que de­ter­mi­na­dos sec­to­res se mues­tran ca­da vez más in­to­le­ran­tes en la apli­ca­ción for­mal de los enun­cia­dos de la “co­rrec­ción po­lí­ti­ca”, en los pues­tos de de­ci­sión mun­dial se sien­tan los que ha­blan de la su­pe­rio­ri­dad ra­cial, nie­gan las teo­rías de Dar­win, etc. Da la im­pre­sión de que se tra­ta de dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da . Por eso tam­bién en el ca­so del ci­ne ( y la dis­cu­sión res­pec­to a Ro­ma es un buen ejem­plo), la crí­ti­ca aban­do­na ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia el aná­li­sis y lo sus­ti­tu­ye por la ca­li­fi­ca­ción.

Los fun­da­men­ta­lis­mos van aca­ban­do con la pre­emi­nen­cia del pen­sa­mien­to crí­ti­co y la­men­ta­ble­men­te, la tec­no­lo­gía ex­pre­sa­da por las re­des so­cia­les, los ayu­da en la pre­sión pa­ra lo­grar pen­sa­mien­tos úni­cos. Lu­cre­cia Mar­tel, la des­ta­ca­da rea­li­za­do­ra ar­gen­ti­na, ex­pre­só ha­ce po­co que el fas­cis­mo que se pue­de pre­ver a fu­tu­ro, se­rá peor que el que vi­vi­mos en el si­glo XX, y las mues­tras de in­to­le­ran­cia que se dan a to­do ni­vel en la so­cie­dad, pa­re­cen dar­le la ra­zón.

AGEN­CIAS

Fil­me. Una de las imá­ge­nes de la pe­lí­cu­la en blan­co y ne­gro, cu­ya fo­to­gra­fía es­tu­vo a car­go del mis­mo di­rec­tor.

AR­CHI­VO

Di­rec­tor. El me­xi­cano Al­fon­so Cua­rón, quien di­jo en una en­tre­vis­ta que los ac­to­res de “Ro­ma” no re­ci­bie­ron el guión de la pe­lí­cu­la, sino in­di­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.