Ho­me­na­je al ba­te­ris­ta Car­los Zalazar.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - XA­VIER JOR­DÁN A.

Allá por los años ‘ 90, Co­cha­bam­ba era una al­dea ( co­mo aho­ra) pe­ro pre­ten­día te­ner un ti­bio ai­re cos­mo­po­li­ta ( no co­mo aho­ra). En el es­plen­dor del fe­nó­meno de los ca­fés de la ca­lle Es­pa­ña, los tu­nan­tes noc­tur­nos nos des­pla­zá­ba­mos por ese ba­rrio in­ter­cam­bian­do amis­tad, bo­rra­che­ra y ter­tu­lias dis­pa­res. La mú­si­ca es­ta­ba a la or­den del día y - quien más, quien me­nos- re­co­rría los an­tros sa­lu­dan­do a to­dos, be­bien­do con to­dos, can­tan­do con to­dos.

En esa fan­ta­sía su­rrea­lis­ta y con­fu­sa, don­de con­vi­vían her­ma­na­dos los unos y los otros, los pros y los con­tras, ha­bía un man que era una le­yen­da. El fol­klo­re de los ha­bi­tua­les a esas co­rre­rías, ase­ve­ra­ba que ese cua­te ha­bía to­ca­do años an­tes con ¡ Sui Gé­ne­ris! Eso ya era de­ma­sia­do cu­rri­cu­lum pa­ra no­so­tros, al­dea­nos, así que ni bien te en­te­ra­bas que el man to­ca­ba, te apre­su­ra­bas a bus­car asien­to don­de sea que es­té y una vez que em­pe­za­ba, la le­yen­da se ha­cía ma­gia y la ma­gia se vol­vía per­so­na. Se lla­ma­ba Car­los Zalazar y aun­que co­rre la voz de que ya no es­tá en­tre no­so­tros, sa­be­mos en el fon­do que la en­vi­dio­sa muer­te no tie­ne la ca­pa­ci­dad de lle­var­se a quien le dio tan­ta vi­da a es­ta po­bre vi­da.

Car­li­tos Zalazar ( así se lla­ma­ba aun­que mu­chos afir­man que su ver­da­de­ro nom­bre era Maes­tro) fue, qué du­da ca­be, uno de los mú­si­cos más ge­ne­ro­sos que ha­bi­tó es­ta al­dea. Son in­con­ta­bles los cro­no­pios que se for­ma­ron con él, que apren­die­ron de él y que se es­tre­na­ron en la mú­si­ca con él. Car­li­tos brin­da­ba su cien­cia a rau­da­les, sin par­si­mo­nia, sin egoís­mo y sin la pe­dan­te­ría que sue­le ser co­mún en es­tos pue­blos. No se me vie­ne a la ca­be­za na­die que en es­tos más de 25 años de ha­ber si­do ami­gos o cóm­pli­ces o alia­dos, al­gu­na vez me ha­ya ha­bla­do del Car­li­tos con re­ser­va o con en­vi­dia o con re­ce­lo. Era un gran ti­po, lleno de chis­pa vehe­men­te, due­ño de un hu­mor de­men­cial y una vo­lun­tad in­que­bran­ta­ble. El Car­li­tos era el ami­go de to­dos y to­dos fue­ron sus ami­gos.

Pe­ro más que eso, nues­tro que­ri­do Car­li­tos era un se­ñor ba­te­ris­ta. De esos que la Bos­sa o el Rock o el Jazz o el Blues le eran re­man­sos de la paz y rin­co­nes más que co­no­ci­dos. Nun­ca fue de los que se de­jan ven­cer por las ten­ta­cio­nes del ego y ha­cen de sus ins­tru­men­tos un púl­pi­to. El Car­li­tos es­ta­ba ahí, dan­do la ba­se, si­guien­do el rit­mo, per­mi­tien­do el diá­lo­go en­tre los mú­si­cos a la ve­lo­ci­dad de la paz. Sen­tar­se a es­cu­char­lo era com­pren­der la ele­gan­cia y la su­ti­le­za, era sen­tir el fon­do mis­mo de esas me­lo­días que las sa­bías de me­mo­ria pe­ro que con él co­bra­ban nue­vos rum­bos y otros sen­ti­dos. El Car­li­tos era una es­pe­cie de apa- ri­ción cons­tan­te de las no­ches y com­par­tías con él las ri­sas y los tra­gos, pe­ro si te to­ca­ba es­cu­char­lo to­car, en­ton­ces com­par­tías con él la glo­ria. La muer­te de to­do gran mú­si­co due­le ma­res, pe­ro la muer­te de un gran mú­si­co en una al­dea que trans­pi­ra sor­di­dez y mal gus­to, es un da­ño irre­pa­ra­ble.

Los fan­tas­mas que ha­bi­tan la al­dea, van y vie­nen de acuer­do a ese ca­pri­cho que se lla­ma exis­ten­cia, pe­ro los que per­ma­ne­cen in­có­lu­mes son los fan­tas­mas de los gran­des hom­bres. Por eso, pe­se a es­ta apa­ren­te au­sen­cia, el fan­tas­ma del Car­li­tos si­gue pa­sean­do por las zo­nas de bar abier­to y jazz noc­turno. Som­bre­ro de ala an­cha, ges­tos en la ca­ra, son­ri­sa per­pe­tua, ba­que­ta en­tre los de­dos y ca­mi­nar pau­sa­do, acom­pa­ñan el iti­ne­ra­rio del fan­tas­ma del Car­li­tos en una vi­da más pu­ra y más cer­ca­na a las me­lo­días que le gus­ta­ba in­ter­pre­tar, cuan­do era ami­go de to­dos en es­ta al­dea ma­qui­lla­da de ciu­dad y cuan­do ale­gra­ba la vi­da de quie­nes ha­bi­ta­ban los ca­fés y las li­ba­cio­nes su­rrea­lis­tas de los al­dea­nos que lo apren­di­mos a es­cu­char allá, por los años ’ 90.

“En esa fan­ta­sía su­rrea­lis­ta y con­fu­sa, don­de con­vi­vían her­ma­na­dos los unos y los otros, los pros y los con­tras, ha­bía un man que era una le­yen­da.”

“Car­li­tos Zalazar ( así se lla­ma­ba aun­que mu­chos afir­man que su ver­da­de­ro nom­bre era Maes­tro) fue, qué du­da ca­be, uno de los mú­si­cos más ge­ne­ro­sos que ha­bi­tó es­ta al­dea”.

Mú­si­co. Car­los Sa­la­zar, quien fa­lle­ció la se­ma­na pa­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.