Lan­zan pu­bli­ca­ción so­bre Sa­mai­pa­ta.

La pu­bli­ca­ción, en la que par­ti­ci­pa­ron in­ves­ti­ga­do­res e his­to­ria­do­res, se pre­sen­ta­rá el mar­tes 31 de ju­lio en la Ca­sa de la Cul­tu­ra

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - JUAN CLA­VI­JO RO­MÁN Miem­bro de la Aso­cia­ción de In­ves­ti­ga­do­res His­tó­ri­cos de Co­cha­bam­ba

Con aus­pi­cio de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de Co­cha­bam­ba y la Aso­cia­ción de In­ves­ti­ga­do­res His­tó­ri­co- So­cia­les de Co­cha­bam­ba, se rea­li­za­rá la en­tre­ga del li­bro: “Sa­mai­pa­ta. De la me­mo­ria Ta­lla­da al Va­lle de la Pu­ri­fi­ca­ción. 400 años de His­to­ria y Cul­tu­ra”, es­te mar­tes 31 de ju­lio en el sa­lón “Ade­la Za­mu­dio” de la Ca­sa de la Cul­tu­ra, a las 19: 00. Se pre­pa­ró un pro­gra­ma es­pe­cial, don­de asis­ti­rán per­so­na­li­da­des de Co­cha­bam­ba, Sa­mai­pa­ta y San­ta Cruz.

Sa­mai­pa­ta, es la pri­me­ra sec­ción de la pro­vin­cia Flo­ri­da del de­par­ta­men­to de San­ta Cruz, Bo­li­via.

La pro­vin­cia Flo­ri­da tie­ne cua- tro sec­cio­nes: Sa­mai­pa­ta, Pam­pa Gran­de, Mai­ra­na y Qui­ru­ci­llas. De los 32.842 ha­bi­tan­tes que tie­ne Flo­ri­da, Sa­mai­pa­ta ( 10.472 hab) re­pre­sen­ta el 32% de esa po­bla­ción to­tal ( Cen­so 2012).

Por dis­po­si­ción del Vi­rrey del Pe­rú, Juan de Men­do­za y Lu­na, se en­car­gó la fun­da­ción al Cap. Pe­dro Lu­cio Escalante y Men­do­za el 30 de ma­yo de 1618, con el nom­bre de “Ciu­dad del Va­lle de la Pu­ri­fi­ca­ción de la San­tí­si­ma Vir­gen”. Cum­plién­do­se es­te 2018, 400 años de vi­da e his­to­ria.

Sa­mai­pa­ta vie­ne del que­chua: Sa­may = des­can­sar, re­po­sar, hol­gar y Pa­ta = Adv. en­ci­ma, más arri­ba. En­ton­ces, quie­re de­cir: “Des­can­so en las al­tu­ras”, “lu­gar de re­po­so en­tre mon­ta­ñas”.

Ac­tual­men­te, al­ber­ga más de 25 na­cio­na­li­da­des ex­tran­je­ras que con­vi­ve con la po­bla­ción del orien­te y oc­ci­den­te en un mi­cro- mun­do par­ti­cu­lar de San­ta Cruz.

Sa­mai­pa­ta fue crea­da co­mo pri­me­ra sec­ción de la pro­vin­cia Flo­ri­da, se­pa­ra­da de Va­lle­gran­de el 15 de di­ciem­bre de 1924, du­ran­te el Go­bier- no de Bautista Saa­ve­dra, pe­ro fue dic­ta­da la ley por el pre­si­den­te in­te­ri­no de ese en­ton­ces Dr. Jo­sé Quin­tín Men­do­za ( ta­ra­te­ño).

De­bi­do a su cli­ma pla­cen­te­ro y a la cau­ti­van­te ri­que­za tu­rís­ti­ca, los re­si­den­tes y ex­tran­je­ros que go­zan del va­lle de Sa­mai­pa­ta la de­no­mi­nan con gran or­gu­llo: “Su­cur­sal del cie­lo”, “Ca­pi­tal del mun­do”, “Rin­con­ci­to del pa­raí­so”.

Pu­bli­ca­ción

Pa­ra la pu­bli­ca­ción se creó el “Co­mi­té Aca­dé­mi­co de Con­me­mo­ra­ción de los 400 años de Sa­mai­pa­ta”, con­for­ma­do por los in­ves­ti­ga­do­res e his­to­ria­do­res Íta­la de Ma­man, Ju­lio Guz­mán, Omar Clau­re y Fran­klin Ar­ze de la Ba­rra.

Fue im­por­tan­te la par­ti­ci­pa­ción de la Aso­cia­ción de In­ves­ti­ga­do­res His­tó­ri­co- So­cia­les de Co­cha­bam­ba, Facultad de Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad Ga­briel Re­né Mo­reno de San­ta Cruz y 27 es­cri­to­res, don­de des­ta­ca­mos a va­rios an­tro­pó­lo­gos y ar­queó­lo­gos ex­tran­je­ros co­mo Víctor Hu­go Ra­ma­llo ( Ita­lia), Al­bert Me­yer ( Ale­ma­nia) y Ro­lan­do Mu­ru­lan­da ( Co­lom­bia).

Con­te­ni­do del li­bro

El li­bro con­tie­ne sie­te par­tes, en la pri­me­ra se en­cuen­tran las in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas del Fuer­te de Sa­mai­pa­ta, la pro­yec­ción ar­queo­ló­gi­ca y cul­tu­ral de la eco­no­mía y vi­da so­cial de Sa­mai­pa­ta, el sis­te­ma de ce­ques y hua­cas, los mi­tos de la ser­pien­te, el Ja­guar y las es­tre­llas, Sa­mai­pa­ta an­tes de Ca­ja­mar­ca y an­te- ce­den­tes his­tó­ri­cos sos­te­ni­dos con in­for­ma­ción pri­ma­ria.

La se­gun­da par­te ha­bla so­bre la na­tu­ra­le­za pró­di­ga del lu­gar, in­clu­yen­do el Có­di­go de Los An­des úni­co en el mun­do, las or­quí­deas na­ti­vas y los he­le­chos gi­gan­tes.

La ter­ce­ra par­te ha­bla de la Sa­mai­pa­ta pro­duc­ti­va, res­pec­to a su pro­duc­ción eco­nó­mi­ca y la in­dus­tria sin chi­me­neas en el pue­blo. En la cuar­ta par­te se en­cuen­tran sus tra­di­cio­nes y cul­tu­ra, se ha­bla de sus fies­tas cí­vi­cas y tra­di­cio­na­les, las con­gre­ga­cio­nes cris­tia­nas, los me­dios de di­fu­sión y las ex­pe­di­cio­nes rea­li­za­das por ex­tra­ños al va­lle de Sa­mai­pa­ta. Las otras par­tes con­tie­nen des­de una bre­ve his­to­ria del tem­plo pa­rro­quial “Nues­tra Se­ño­ra de la Can­de­la­ria de Va­lle de la Pu­ri­fi­ca­ción, el tiem­po en la his­to­ria; has­ta la Sa­mai­pa­ta des­de la eter­ni­dad, co­mo per­la en­tre los an­des y los lla­nos y con­me­mo­ra­ción de sus 400 años.

“El Fuer­te”, el ar­te ru­pes­tre más gran­de del mun­do

La ma­yor atrac­ción tu­rís­ti­ca es “El Fuer­te”, ubi­ca­do en Sa­mai­pa­ta, con­si­de­ra­da la “ro­ca ta­lla­da más gran­de del mun­do”, a 120 ki­ló­me­tros de San­ta Cruz. Fue de­cla­ra­da por la Unes­co co­mo “Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad” ( 1998).

Las cul­tu­ras que ha­bi­ta­ron en “El Fuer­te” fue­ron: Mo­jo­co­yas y Cha­nes ( 800– 1300), lu­gar de trán­si­to de Gua­ra­níes ( 1300), In­ca ( 1350– 1450) y fi­nal­men­te el pe­río­do co­lo­nial es­pa­ñol.

“El Fuer­te” tie­ne dos sec­to­res, el pri­me­ro, tie­ne una ro­ca es­cul­pi­da de 250 me­tros de lar­go, 60 me­tros de an­cho, es are­nis­ca cuar­zo­sa de co­lor ro­ji­za. Lo que la ha­ce el ma­yor pe­tro­gli­fo ( gra­ba­do de di­bu­jo rea­li­za­do so­bre una pie­dra) del mun­do. Es­tá si­tua­da a una al­tu­ra de 1950 m. s. n. m. La pie­dra are­nis­ca fue la­bra­da pa­ra crear hor­na­ci­nas ( bó­ve­da o con­ca­vi­dad he­cha en un mu­ro, en la que se sue­le co­lo­car una es­ta­tua, una ima­gen u otro ob­je­to de­co­ra­ti­vo), con di­se­ños de es­ti­lo zoo­mor­fo co­mo ser­pien­tes, pu­mas, ja­gua­res, ñan­dúes, en­tre­la­za­dos de di­se­ños geo­mé­tri­cos, es­ti­lo cas­ca­bel.

El se­gun­do sec­tor, com­pren­de la zo­na ad­mi­nis­tra­ti­va, ubi­ca­da al sur de la gran ro­ca ta­lla­da de va­rias hec­tá­reas. Des­de lo al­to se ob­ser­va un va­lle cu­bier­to de ar­bus­tos y fron­do­sos ár­bo­les. De lo que fue­ra pre­sun­ta­men­te, la par­te que ha­bi­ta­ron los cons­truc­to­res del gran mo­nu­men­to.

“El Fuer­te” de Sa­mai­pa­ta, ha­ya si­do tem­plo, for­ta­le­za o sim­ple­men­te que ha­ya te­ni­do un fin uti­li­ta­rio, es el or­gu­llo de má­xi­mo re­lie­ve de la zo­na.

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca. El mí­ti­co Fuer­te de Sa­mai­pa­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.