“SUPERNATURAL” El Cie­lo a se­me­jan­za de la Tie­rra

Los Tiempos - Lecturas - - Audiovisual - RO­DRI­GO AYA­LA BLUSKE

Krip­ke En­ter­pri­ses, Won­der­land Sound and Vision ( 2005- 13)

El or­den que pro­po­nen las prin­ci­pa­les re­li­gio­nes mo­no­teís­tas, es­pe­cial­men­te el is­lam y el cris­tia­nis­mo, con­tras­ta con el des­or­den en el que se mue­ve la hu­ma­ni­dad. Su­pues­ta­men­te nos en­con­tra­mos en un uni­ver­so don­de una dei­dad rei­na de ma­ne­ra ab­so­lu­ta con­tro­lan­do el mal, y sin em­bar­go la in­cer­ti­dum­bre, la po­bre­za, la in­jus­ti­cia, etc. son pan de ca­da día. Y el li­bre al­be­drío, aun­que po­see cohe­ren­cia con­cep­tual, no pa­re­ce ser su­fi­cien­te pa­ra jus­ti­fi­car la con­tra­dic­ción. Se­gu­ra­men­te por eso es que han flo­re­ci­do con tan­ta fuer­za sec­tas, ex­pre­sio­nes es­pi­ri­tua­lis­tas o el sim­ple y pu­ro ateís­mo.

En las ar­tes po­pu­la­res tam­bién se re­fle­ja es­te “re­la­ja­mien­to” en la vi­sua­li­za­ción que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos so­bre nues­tra re­la­ción con el “más allá”. “Supernatural” es un ejem­plo de ello. Una se­rie que, sin mu­cho ba­ru­llo, se ha con­ver­ti­do en una de las más lon­ge­vas de la his­to­ria de la te­le­vi­sión. Con sus 13 tem­po­ra­das y 279 epi­so­dios, su­pera en ex­ten­sión, a un clá­si­co co­mo “Lost” ( 6 tem­po­ra­das, 121 epi­so­dios, 2004 a 2010), aun­que es­tá le­jos de al­can­zar a otro pro­duc­to em­ble­má­ti­co del fan­tás­ti­co: “Dr. Who”, que tie­ne 821 ca­pí­tu­los en 26 tem­po­ra­das, pe­ro di­vi­di­das en dos pe­rio­dos dis­tin­tos, de 1963 a 1986 pri­me­ro y lue­go de 2005 has­ta aho­ra.

Tie­rra y Cie­lo

Los me­jo­res mo­men­tos de “Supernatural” son aque­llos en que Sam y Dean, los dos her­ma­nos pro­ta­go­nis­tas, van des­cu­brien­do la na­tu­ra­le­za del Cie­lo. En un epi­so­dio cla­ve, lo­gran en­con­trar al úni­co án­gel con el que Dios se co­mu­ni­ca, y és­te les man­da un men­sa­je: no quie­re sa­ber na­da, se ha can­sa­do, no le im­por­ta lo que pue­da ocu­rrir en los mun­dos emer­gen­tes de la crea­ción.

El Cie­lo y la Tie­rra se en­cuen­tran en caos. Los án­ge­les es­tán con­fun­di­dos, y de ma­ne­ra fre­cuen­te sus ac­ti­tu­des y cruel­dad son com­pa­ra­bles a las de los de­mo­nios. La vio­len­cia, ati­za­da por fun­da­men­ta­lis­mo o sim­ple am- bi­ción se im­po­ne, y án­ge­les, de­mo­nios y hu­ma­nos dispu­tan en me­dio de alian­zas ines­ta­bles y con­vic­cio­nes du­do­sas. En ese con­tex­to, Sam y Dean se ase­me­jan a una ho­ja en la tor­men­ta: su­fren los em­ba­tes de los ban­dos y se es­fuer­zan por en­con­trar al­gún ti­po de sa­li­da ( ídem a los se­res hu­ma­nos en cir­cuns­tan­cias más te­rre­na­les).

Una vez más, a tra­vés del en­tre­te­ni­mien­to po­pu­lar, ter­mi­na­mos di­se­ñan­do los mun­dos de nues­tras dei­da­des ( y re­fle­jan­do sen­ti­mien­tos y te­mo­res). Na­da nue­vo: en el uni­ver­so de “Supernatural” en­con­tra­mos re­so­nan­cias de las mi­to­lo­gías grie­ga, ro­ma­na, nór­di­ca e in­clu­si­ve de his­to­rias del an­ti­guo tes­ta­men­to. Pe­ro lo que que­da atrás no es so­la­men­te la vi­sión del mun­do de las Igle­sias “his­tó­ri­cas”, sino tam­bién del po­si­ti­vis­mo oc­ci­den­tal, el que de­cía que pa­ra la hu­ma­ni­dad era inevi­ta­ble un fu­tu­ro de bie­nes­tar. En to­do ca­so, di­gan lo que di­gan los je­rar­cas re­li­gio­sos y los po­lí­ti­cos em­po­de­ra­dos, lo que me­nos sien­ten los ciu­da­da­nos de a pie es se­gu­ri­dad y con­fian­za ( tan­to en el “más allá”, co­mo en el “más acá”).

El ima­gi­na­rio con­tem­po­rá­neo es­tá po­bla­do de per­so­na­jes car­ga­dos de am­bi­güe­dad mo­ral ( de otra ma­ne­ra no re­sul­ta­rían creí­bles). En la tra­ma de “Supernatural” no son ra­ros los de­mo­nios que a pe- sar de su mal­dad ter­mi­nan ayu­dan­do al otro la­do ( Crow­ley, el rey del in­fierno), o los án­ge­les que por su vi­sión es­tre­cha cau­san da­ños inima­gi­na­bles ( Cas­tiel, el más no­ble de to­dos, que en un arre­ba­to de pu­re­za ex­tre­ma, ex­ter­mi­na a mi­les de se­res hu­ma­nos).

Un apun­te in­tere­san­te en las his­to­rias mi­to­ló­gi­cas del en­tre­te­ni­mien­to con­tem­po­rá­neo es que han co­men­za­do a pre­sen­tar a Dios acom­pa­ña­do de una dei- dad fe­me­ni­na equi­va­len­te. En el ca­so de “Supernatural” se tra­ta de su her­ma­na, en otra se­rie ac­tual de re­la­ti­vo éxi­to, “Lu­ci­fer” ( 2016- 2018), se pre­sen­ta co­mo su es­po­sa. ¿ Una ten­den­cia que re­fle­ja los avan­ces de la vi­sión de gé­ne­ro, una ca­sua­li­dad cau­sa­da por ne­ce­si­da­des na­rra­ti­vas? En am­bos ca­sos sin em­bar­go la di­co­to­mía Dios- dia­blo ( bien- mal), ter­mi­na re­du­ci­da a un ma­len­ten­di­do fa­mi­liar, el que fi­nal­men­te se re­suel­ve ( y con­so­li­da por tan­to la am­bi­güe­dad mo­ral).

279 lar­gos epi­so­dios

“Supernatural” ha con­ta­do con el apo­yo de un gru­po com­pac­to del pú­bli­co y ha re­ci­bi­do el be­ne­plá­ci­to de la crí­ti­ca. Sin em­bar­go, no se tra­ta de una se­rie em­ble­má­ti­ca, de ésas que sí o sí ten­drían que men­cio­nar­se en una his­to­ria del au­dio­vi­sual. Es un pro­duc­to agra­da­ble, que tie­ne pi­cos de ca­li­dad no­ta­ble, pe­ro que car­ga con el pe­so de una tra­ma ex­ce­si­va­men­te pro­lon­ga­da.

Las his­to­rias en la se­rie se es­truc­tu­ran a tres ni­ve­les en­tre­la­za­dos; las de ca­pí­tu­lo, las de tem­po­ra­da y la ge­ne­ral. El seg­men­to que más su­fre es el in­ter­me­dio; los guio­nis­tas tie­nen que in­ven­tar un an­ta­go­nis­ta ca­da vez más ame­na­zan­te en ca­da tem­po­ra­da lo que a mo­men­tos se vuel­ve po­co creí­ble y re­pe­ti­ti­vo. De esa ma­ne­ra, tam- bién Sam y Dean re­pi­ten las si­tua­cio­nes en di­ver­sas va­rian­tes: am­bos cru­zan al In­fierno o al Pur­ga­to­rio, se apro­xi­man al mal en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos, tra­tan de re­in­te­grar­se a la vi­da nor­mal, se con­flic­túan por pa­re­jas, te­rres­tres o de­mo­nia­cas, etc.

Pe­ro “Supernatural” ca­si siem­pre su­pera sus di­fi­cul­ta­des mer­ced al buen desa­rro­llo de los per­so­na­jes. Sam y Dean son acom­pa­ña­dos por Cas­tiel ( un “out­si­der” del Cie­lo), el cí­ni­co y he­do­nis­ta Crow­ley ( al fi­nal ca­si par­te de la fa­mi­lia), y Bobby, una suer­te de pa­dre pu­tati­vo. Lo me­jor de la se­rie emer­ge cuan­do los guio­nis­tas se de­can­tan con el hu­mor ne­gro; los mo­men­tos en que Dean se ha­ce ami­go ín­ti­mo de Crow­ley por ejem­plo o el ca­pí­tu­lo “Fin de se­ma­na de Sam”, que re­sul­ta ser una pe­que­ña jo­ya.

¿ Va­le la pe­na ver “Supernatural” de prin­ci­pio a fin? Só­lo si eres un fa­ná­ti­co del fan­tás­ti­co o si tie­nes mu­cho tiem­po dis­po­ni­ble ( si es­tás re­cu­pe­rán­do­te de una frac­tu­ra en ca­ma, por ejem­plo). Sin em­bar­go, no es una se­rie pa­ra desechar; en ese sen­ti­do qui­zás lo acon­se­ja­ble sea in­da­gar so­bre cuá­les son las me­jo­res tem­po­ra­das ( a mi jui­cio las que es­tán al­re­de­dor de la quin­ta) y co­men­zar a pro­bar. Pue­de ha­ber de­cep­cio­nes, pe­ro tam­bién mo­men­tos de au­ten­ti­co dis­fru­te.

“En las ar­tes po­pu­la­res tam­bién se re­fle­ja es­te ‘ re­la­ja­mien­to’ en la vi­sua­li­za­ción que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos so­bre nues­tra re­la­ción con el ‘ más allá’. ‘ Supernatural’ es un ejem­plo de ello. Una se­rie que, sin mu­cho ba­ru­llo, se ha con­ver­ti­do en una de las más lon­ge­vas de la his­to­ria”

Ima­gen de los pro­ta­go­nis­tas de la se­rie “Supernatural”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.