Bo­li­via en el arte Crítica y re­sig­ni­fi­ca­ción de lo nues­tro

Las ar­tes ha­blan de la “bo­li­via­ni­dad” des­de distintos pun­tos de vis­ta y con va­rie­dad de len­gua­jes

Los Tiempos - Lecturas - - Portada -

Con­tem­po­rá­neo. Diez obras crea­das con un pun­to de vis­ta crí­ti­co e in­no­va­dor des­de la mú­si­ca, la dan­za, el tea­tro, el cine y las ar­tes vi­sua­les dia­lo­gan con “lo bo­li­viano” y des­ta­can por su ca­li­dad, sien­do re­co­no­ci­das in­clu­so fue­ra del país.

Cues­tio­nar nuestras fa­len­cias, re­sig­ni­fi­car nues­tros sím­bo­los, só­lo se pue­de ha­cer a tra­vés de las ar­tes.

En la pan­ta­lla gran­de no só­lo se ven nues­tros pai­sa­jes, sino una re­in­ter­pre­ta­ción de nues­tra reali­dad.

Ha­blar de Bo­li­via, de nues­tro fol­klo­re, nues­tros lí­mi­tes, cues­tio­nar nuestras fa­len­cias, re­sig­ni­fi­car nues­tros sím­bo­los, só­lo se pue­de ha­cer a tra­vés de las ar­tes, por eso en es­ta fe­cha ele­gi­mos 10 pie­zas o ar­tis­tas de di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes, que en los úl­ti­mos años han si­do con­si­de­ra­das re­le­van­tes por su ca­li­dad y sig­ni­fi­ca­do. Mu­chas de es­tas obras han re­pre­sen­ta­do a Bo­li­via en distintos even­tos in­ter­na­cio­na­les co­mo bie­na­les, fes­ti­va­les y con­cur­sos.

Ar­tis­tas co­mo la di­rec­to­ra de tea­tro Die­go Aram­bu­ro, quien hi­zo una tri­lo­gía de obras re­fe­ren­tes al país ase­gu­ra: “Es­te gru­po de obras res­pon­de a una per­cep­ción cru­da y con­tem­po­rá­nea, me­nos ro­mán­ti­ca, del país. Pues lue­go que la in­for­ma­ción in­ter­na­cio­nal so­bre Bo­li­via fue­ra ca­si nu­la, y ahora que sal­ta­mos a la pa­les­tra ca­si só­lo pa­ra afir­mar la pos­tal a la que se nos reduce, to­ca­ba alu­dir nuestras reali­da­des sin pre­ten­sión de ‘ ver­dad’, pe­ro sin con­des­cen­den­cia tam­po­co”.

Mien­tras que ar­tis­tas plás­ti­cos co­mo José Ba­lli­vian ha­cen én­fa­sis en los hí­bri­dos que ca­rac­te­ri­zan nues­tra cul­tu­ra e iden­ti­dad, sus pie­zas co­mo Cho­la Ni­ke o Co­ca Adi­das, son re­tra­tos de es­tas mez­clas que ha­cen a los bo­li­via­nos.

Pe­ro tam­bién des­de la dan­za, el cine, la li­te­ra­tu­ra o la mú­si­ca, los ar­tis­tas bo­li­via­nos tra­ba­jan con su pro­pia vi­sión de país, la fic­ción di­bu­ja nue­vos es­ce­na­rios pa­ra Bo­li­via, en la pan­ta­lla gran­de no so­lo se ven nues­tros pai­sa­jes, sino una re­in­ter­pre­ta­ción de nues­tra reali­dad, mi­ran­do ha­cia el fu­tu­ro sin ol­vi­dar nues­tro pa­sa­do.

Apre­ciar nues­tro arte y a nues­tros ar­tis­tas, mi­rar­nos en su tra­ba­jo y cues­tio­nar nues­tra reali­dad es lo que ha­ce que es­tas crea­cio­nes co­bren sen­ti­do. Sin du­da, hay mu­chas más pie­zas y ar­tis­tas que men­cio­nar, pe­ro no ca­brían en nuestras pá­gi­nas, es­ta se­lec­ción só­lo res­pon­de a las que nos re­tra­tan hoy e in­ter­pe­lan el len­gua­je del mis­mo arte.

El mes­ti­za­je co­mo esen­cia de nues­tra iden­ti­dad 1 José Ba­lli­vián ( 1975)

Ba­lli­vián na­ció en La Paz y des­de muy tem­pra­na edad se in­tere­só por la poe­sía, la que uti­li­za co­mo una ma­ne­ra per­so­nal de ex­pre­sión. En 1997, co­men­zó sus es­tu­dios en la ca­rre­ra de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción So­cial en la Uni­ver­si­dad Ma­yor de San An­drés ( UMSA), en la que des­cu­brió el len­gua­je vi­sual, y de­ci­dió in­gre­sar a la Aca­de­mia Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes Her­nan­do Si­les de La Paz. Ha rea­li­za­do va­rias ex­po­si­cio­nes en Bo­li­via y en otros paí­ses.

Sus obras se han ex­pues­to den­tro y fue­ra del país, en es­pa­cios co­mo KK Ga­le­ría de Ber­lín ( Ale­ma­nia), ade­más en paí­ses de nues­tro con­ti­nen­te co­mo Argentina.

“Voy hi­lan­do fino; cuer­pos y ob­je­tos, bus­can­do ges­tos es­té­ti­cos que los re­la­cio­nen, so­bre te­rre­nos fir­mes y pan­ta­no­sos, que nos “ofre­ce” la acul­tu­ra­ción de nues­tro con­tex­to so­cial. Po­dría de­cir que pie­zas co­mo Cho­la Ni­ke o Co­ca Adi­das son re­tra­tos de es­tos con­tex­tos hí­bri­dos, que nos tie­nen bien mar­ca­dos co­mo bo­li­via­nos. Que to­can te­mas co­mo la in­clu­sión, el ra­cis­mo y la iden­ti­dad. A tra­vés del arte, y ca­da ar­tis­ta de acuer­do a su per­cep­ción, va­mos ge­ne­ran­do len­gua­jes pa­ra ana­li­zar nues­tro es­pa­cio y tiem­po”.

2 Alejandra Do­ra­do ( 1969)

Es una de las ar­tis­tas con­tem­po­rá­neas más re­co­no­ci­das del país, su tra­ba­jo tie­ne un enfoque de gé­ne­ro con la com­bi­na­ción de mu­chos len­gua­jes.

Alejandra Do­ra­ro se ti­tu­ló en la ca­rre­ra de li­cen­cia­tu­ra en Be­llas Ar­tes con men­ción en pin­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Ar­cis ( Arte y Cien­cias So­cia­les) de San­tia­go, Chi­le. Ex­pu­so en los lu­ga­res mas im­por­tan­tes de Bo­li­via, tam­bién en Chi­le, Cu­ba, Es­ta­dos Uni­dos; in­vi­ta­da a fes­ti­va­les y re­si­den­cias en Cu­ba, Argentina y Chi­le.

Esa obra, de­no­mi­na­da Re­pul­sa, es de 2016. Ac­tual­men­te hay una ré­pli­ca en otra di­men­sión ex­pues­ta en el Cen­tro Pa­ti­ño. Mien­tras que la ori­gi­nal es­tá ex­pues­ta en el mu­seo Nahim Isaias en Gua­ya­quil, Ecuador.

“La idea sa­le del con­cep­to ‘ li­mí­tro­fe’ que se plan­teó pa­ra la Bie­nal de Arte Con­tem­po­rá­neo de San­ta Cruz el 2016, re­fle­xiono el con­cep­to des­de el te­rri­to­rio: te­rri­to­rio fí­si­co y cor­po­ral, lo que sim­bo­li­zan las fron­te­ras en nues­tro cuer­po, las gue­rras y las pér­di­das te­rri­to­ria­les siem­pre in­vo­lu­cran al cuer­po y por lo tan­to a la san­gre”, ex­pli­ca Do­ra­do.

Yvy Ma­raey, el ca­mino ha­cia la “tie­rra sin mal” 3 Juan Car­los Val­di­via ( 1969)

Un ca­mino pa­ra en­con­trar­se con él mis­mo y con una Bo­li­via po­co co­no­ci­da, es el que si­guió el ci­neas­ta Juan Car­los Val­di­via en su pe­lí­cu­la “Yvy Ma­raey: Tie­rra sin mal”, es­tre­na­da en 2013.

La his­to­ria que cuen­ta es so­bre un ci­neas­ta y un lí­der in­dí­ge­na que via­jan jun­tos por los bos­ques del su­r­es­te bo­li­viano con el ob­je­ti­vo de in­ves­ti­gar pa­ra una pe­lí­cu­la so­bre el mun­do gua­ra­ní.

El pun­to de par­ti­da es una ima­gen en mo­vi­mien­to de unos sal­va­jes fil­ma­da por un explorador sue­co en 1910. Pe­ro el pre­sen­te tie­ne más po­si­bi­li­da­des que la nos­tal­gia de un mun­do per­di­do pa­ra siem­pre. Kan­di­re es un via­je de au­to­co­no­ci­mien­to a par­tir de la mi­ra­da y el oí­do del otro. Fil­ma­da en Ci­ne­mas­co­pe, com­bi­na una na­rra­ti­va cotidiana con la épi­ca de un pue­blo he­roi­co.

Val­di­via es­tá con­si­de­ra­do co­mo uno de los ci­neas­tas más im­por­tan­tes del país, por la ca­li­dad de su tra­ba­jo y la vi­sión crítica so­bre su con­tex­to.

Ac­tual­men­te el ci­neas­ta es­tá alis­tan­do el es­treno de su nue­vo lar­go­me­tra­je “Sø­ren”, ins­pi­ra­do en las ideas de Kier­ke­gaard.

El lu­gar don­de se en­cuen­tran los vi­vos y los muertos 4 Mar­cos Loay­za ( 1959)

Averno, un lu­gar del ima­gi­na­rio de los ha­bi­tan­tes an­di­nos don­de con­vi­ven vi­vos y muertos y to­do en­cuen­tra su ca­ra opues­ta. Mu­chos han oí­do nom­brar­lo, pe­ro muy po­cos ver­lo. Tu­pah, un jo­ven lus­tra­bo­tas, de­be ha­llar­lo pa­ra res­ca­tar a su tío Ja­cin­to. El di­rec­tor bo­li­viano Mar­cos Loay­za da rien­da suel­ta a la mi­to­lo­gía an­di­na en su sép­ti­mo lar­go­me­tra­je, es­tre­na­do a prin­ci­pios de es­te año en nues­tro país.

En su úl­ti­mo fil­me se li­be­ra crea­ti­va­men­te y pro­po­ne un via­je al Manq­ha Pa­cha, el sub­mun­do en la cos­mo­vi­sión aimara, “pe­ro que no es el In­fierno”, ex­pli­có el ci­neas­ta en una en­tre­vis­ta.

La no­che bohe­mia y mis­te­rio­sa de la ciu­dad de La Paz, Bo­li­via, lle­va­rá el hi­lo con­duc­tor de es­ta aven­tu­ra, que en­con­tra­rá al pro­ta­go­nis­ta con le­yen­das ur­ba­nas y los se­res mi­to­ló­gi­cos an­dino- ama­zó­ni­cos que me­ro­dean las ca­lles de la se­de de Go­bierno de es­te país an­dino.

Loay­za, de am­plia tra­yec­to­ria en el cine bo­li­viano, tra­ba­jó en la crea­ción de “Averno” du­ran­te 10 años. En és­te, su sép­ti­mo lar­go­me­tra­je, se me­tió de lleno en el es­tu­dio de la cos­mo­vi­sión an­di­na y re­creó per­so­na­jes ca­si tea­tra­li­za­dos pa­ra con­tar su his­to­ria.

El con­flic­to del mar per­di­do en la es­ce­na bo­li­via­na 5 Tea­tro de los An­des ( 1991)

El Tea­tro de los An­des es el gru­po más in­ter­na­cio­nal que exis­te en Bo­li­via. Una de sus obras más re­cien­tes es “Mar”, es­cri­ta y di­ri­gi­da por Arís­ti­des Var­gas. La obra ha­bla so­bre par­te de la Gue­rra del Pa­cí­fi­co y es una ale­go­ría poé­ti­ca del im­pac­to sen­ti­men­tal en los bo­li­via­nos de la pér­di­da del li­to­ral. Cuen­ta la his­to­ria de tres her­ma­nos, Jua­na, Mi­guel y Se­gun­do, que de­ci­den emprender un via­je pa­ra cum­plir el úl­ti­mo de­seo de su ma­dre mo­ri­bun­da: ser ata­da a una de las puer­tas de la ca­sa fa­mi­liar y que, una vez en el mar — al­go des­co­no­ci­do pa­ra ella— la aban­do­nen al al­be­drío de las olas.

De es­ta for­ma, los tres her­ma­nos car­gan du­ran­te días con la ma­dre- puer­ta por el de­sier­to que an­te­ce­de al mar. Por mo­men­tos des­can­san y gol­pean la puer­ta, lle­va­dos por la cu­rio­si­dad de sa­ber qué se ocul­ta de­trás de la ma­dre- puer­ta: Es en­ton­ces cuan­do apa­re­cen di­fe­ren­tes per­so­na­jes que ha­blan des­de sus di­fe­ren­cias so­bre el mar per­di­do. La obra termina con una pre­gun­ta: ¿ La res­ti­tu­ción del mar per­di­do de­vol­ve­rá los muertos en aque­lla gue­rra?

Es­ta pie­za ga­nó el Pre­mio Aba­roa en su ver­sión 2016.

Una tri­lo­gía crítica ex­pues­ta so­bre las ta­blas 6 Kikn­teatr ( 1996)

Die­go Aram­bu­ro co­men­ta que es­te gru­po de obras res­pon­de a una per­cep­ción cru­da y con­tem­po­rá­nea, me­nos ro­mán­ti­ca, del país. “Pues lue­go que la in­for­ma­ción in­ter­na­cio­nal so­bre Bo­li­via fue­ra ca­si nu­la, y ahora que sal­ta­mos a la pa­les­tra ca­si só­lo pa­ra afir­mar la pos­tal a la que se nos reduce, to­ca­ba alu­dir nuestras reali­da­des sin pre­ten­sión de ‘ ver­dad’, pe­ro sin con­des­cen­den­cia tam­po­co”.

“Sin obli­ga­ción al­gu­na con la es­pe­ci­fi­ci­dad lo­ca­lis­ta, qui­zás se pin­ta in­di­vi­dua­li­da­des que re­sul­tan ‘ bo­li­via­nas’ jus­ta­men­te por su ines­pe­ci­fi­ci­dad”, di­ce la re­co­no­ci­da crea­do­ra.

Co­men­ta que es­co­gió cier­tos con­cep­tos que atra­vie­san las dis­tin­tas “bo­li­via­ni­da­des”, co­mo el ex­ce­so, la dis­cri­mi­na­ción y el ma­chis­mo, la fuer­za de la mu­jer, la ge­ne­ro­si­dad, y una in­ge­nui­dad no ca­ren­te de agu­de­za. “Es­tos ‘ ejes’ se vier­ten en un dis­po­si­ti­vo que re­fie­re, pre­ci­sa­men­te, a cuán fil­tra­da y dis­tor­sio­na­da es­tá la per­cep­ción de es­te país, ex­ce­si­vo en sus fies­tas y su te­són pa­ra tra­ba­jar; abun­dan­te has­ta de per­so­na­li­dad( es) — lo que de­no­ta la es­qui­zo­fre­nia y de­li­rium de sus cul­tu­ras, to­das al­cohó­li­cas—”.

El cru­do re­la­to so­bre un país di­suel­to 7 Ma­xi­mi­li­ano Ba­rrien­tos ( 1979)

Ba­rrien­tos es uno de los es­cri­to­res más fuer­tes de su ge­ne­ra­ción. Su diá­lo­go con el con­tex­to bo­li­viano se ex­pre­sa cla­ra­men­te en su más re­cien­te no­ve­la “En el cuer­po una voz”, pu­bli­ca­da es­te año.

Tras la di­so­lu­ción de Bo­li­via y del Es­ta­do de de­re­cho, las bri­ga­das se ma­sa­cran por el con­trol del orien­te. Dos her­ma­nos hu­yen de los es­bi­rros del ge­ne­ral, un ex­mi­li­tar de éli­te co­no­ci­do por prac­ti­car ca­ni­ba­lis­mo. Cuan­do los años del co­lap­so aca­ban, se con­fi­gu­ra la Na­ción Cam­ba. Se im­po­ne una paz yer­ma, y con ella un ac­to de ven­gan­za que se re­mon­ta a esa “tie­rra de na­die” del ini­cio, di­ce en la si­nop­sis de la no­ve­la, pe­ro más allá de la anéc­do­ta, “En el cuer­po una voz” se pue­de to­mar co­mo un re­tra­to de ese orien­te bo­li­viano al bor­de de sí mis­mo. La no­ve­la di­bu­ja per­so­na­jes muy “de aquí”, con car­gas uni­ver­sa­les, co­mo el pe­so de las pér­di­das. Ma­xi­mi­li­ano Ba­rrien­tos na­ció en San­ta Cruz de la Sie­rra, Bo­li­via, en 1979. Pu­bli­có los li­bros de cuen­tos “Dia­rio” ( 2009), “Fo­tos tu­yas cuan­do em­pie­zas a en­ve­je­cer” ( 2011) y “Una ca­sa en lla­mas” ( 2015, Eter­na Ca­den­cia), y las no­ve­las “Ho­te­les” ( 2011) — tra­du­ci­da al por­tu­gués— y “La des­apa­ri­ción del pai­sa­je” ( 2015).

La Co­cha­bam­ba que mues­tra “Muer­ta ciu­dad vi­va” 8 Clau­dio Fe­rru­fino- Co­queug­niot ( 1960)

El es­cri­tor Clau­dio Fe­rru­fino- Co­queug­niot vi­ve en Den­ver, Es­ta­dos Uni­dos, des­de 1989. En­tre su pro­duc­ción li­te­ra­ria des­ta­can “Ejer­ci­cios de me­mo­ria” ( 1989), “El se­ñor don Ró­mu­lo” ( 2002), “El exi­lio vo­lun­ta­rio” ( Pre­mio Ca­sa de las Amé­ri­cas, 2009), “Cró­ni­cas de pe­rro an­dan­te” ( coau­to­ría con Ro­ber­to Na­via Ga­briel, 2013), “Dia­rio se­cre­to” ( Pre­mio Na­cio­nal de No­ve­la de Bo­li­via, 2011), “Madrid- Co­cha­bam­ba/ Car­to­gra­fía del desas­tre” ( coau­to­ría con Pa­blo Ce­re­zal, 2015).

En su li­te­ra­tu­ra man­tie­ne un diá­lo­go cons­tan­te con Bo­li­via, en su no­ve­la más re­cien­te “Muer­ta ciu­dad vi­va”, un es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio de le­tras, hi­jo de una fa­mi­lia bien, re­si­de en una Co­cha­bam­ba des­cri­ta mez­clan­do as­co, do­lor y lu­ci­dez. Pa­sa sus días en­tre el con­tra­ban­do y otras one­ro­sas for­mas de con­se­guir re­cur­sos pa­ra se­guir ade­lan­te. Con­ta­da si­guien­do una caó­ti­ca cro­no­lo­gía, mez­cla re­cuer­dos, aven­tu­ras, con­quis­tas amo­ro­sas e in­mer­sio­nes en los ba­jos fon­dos de la ciu­dad con un ex­tra­or­di­na­rio do­mi­nio del len­gua­je y del rit­mo na­rra­ti­vo, que tran­si­ta en­tre el des­va­río etí­li­co, el sexo ur­gen­te, la nos­tal­gia des­creí­da y la mu­gre ur­ba­na.

En­tre los te­ji­dos de la dan­za con­tem­po­rá­nea 9 Ana Ce­ci­lia Mo­reno ( 1977)

Una de las co­reó­gra­fas bo­li­via­nas más in­tere­san­tes de su ge­ne­ra­ción es Ana Ce­ci­lia Mo­reno, quien fue par­te fun­da­do­ra de Atem­po Dan­za. No ha­bla­re­mos de una obra en par­ti­cu­lar, sino de un dis­cur­so que se ar­ti­cu­la en to­do su tra­ba­jo.

Por ejem­plo, “Te­jer, te­jer­se, me te­jen…”, ( 2010), un so­lo de dan­za en escenario, cu­ya ba­se se sus­ten­ta en la tec­no­lo­gía tex­til an­di­na.

La la­na, la push­ka, la ur­diem­bre son se­res vi­vos, que es­car­me­nan, hi­lan y se en­tre­te­jen con la mu­jer te­je­do­ra. El mo­men­to su­bli­me del te­ji­do es lo con­ci­lia­dor, la me­di­ca­ción en­tre la rup­tu­ra del mun­do del te­ji­do y el mun­do más allá de él. Ema­na de la sub­je­ti­vi­dad y del al­ma, se trans­for­ma y per­mi­te el pa­so de lo sim­ple a lo com­ple­jo. La co­reó­gra­fa, jun­to a Atem­po Dan­za, ha tra­ba­ja­do va­rias te­má­ti­cas bo­li­via­nas, en crea­cio­nes co­lec­ti­vas co­mo “Los agua­yos se si­guen se es­tán” ( 2009), pre­sen­ta­da den­tro y fue­ra de Bo­li­via o “Vien­tre mi­ne­ral” ( 2006), es­ta úl­ti­ma fue re­sul­ta­do de una ri­gu­ro­sa in­ves­ti­ga­ción y bús­que­da de las for­mas de ex­pre­sar la reali­dad de la mi­na des­de la dan­za con­tem­po­rá­nea y la crea­ción co­lec­ti­va.

La reinvención de la mú­si­ca an­di­na en el mun­do 10 Cer­gio Pru­den­cio ( 1955)

Cer­gio Pru­den­cio, com­po­si­tor, di­rec­tor de or­ques­ta, in­ves­ti­ga­dor y do­cen­te, es uno de los res­pon­sa­bles de in­cluir ins­tru­men­tos na­ti­vos bo­li­via­nos den­tro de la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea.

Aun­que ac­tual­men­te cum­ple un car­go ad­mi­nis­tra­ti­vo en la Fun­da­ción Cul­tu­ral del Ban­co Cen­tral, ha­ce unos años, es­pe­cí­fi­ca­men­te en no­viem­bre de 2015, lle­vó a Argentina una se­lec­ción de mú­si­ca con­tem­po­rá­nea y del al­ti­plano con la Or­ques­ta Ex­pe­ri­men­tal de Ins­tru­men­tos Na­ti­vos ( OEIN), en­ton­ces di­ri­gi­da por Cer­gio Pru­den­cio. El elen­co fue in­vi­ta­do por la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de la Na­ción Argentina pa­ra ofre­cer dos con­cier­tos en Bue­nos Ai­res, en el au­di­to­rio del Cen­tro Cul­tu­ral Kirch­ner ( CCK).

Pe­ro Pru­den­cio tie­ne más mé­ri­tos, ha al­can­za­do pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Argentina, Australia, Bra­sil, Co­lom­bia, Corea, Sui­za y Uru­guay. En el cam­po au­dio­vi­sual, la mú­si­ca de Pru­den­cio acom­pa­ña a más de 40 obras de cine, tea­tro, vi­deo y dan­za. Re­ci­bió el pre­mio a la me­jor mú­si­ca ori­gi­nal por su par­ti­tu­ra pa­ra “El día que mu­rió el si­len­cio”, de Pao­lo Agaz­zi.

EX­PO­SI­CIO­NES: Ba­lli­vián ha­ce per­for­man­ce, fo­to­gra­fía, ins­ta­la­ción y di­bu­jos. Ex­po­ne in­di­vi­dual y co­lec­ti­va­men­te des­de 1999.

FES­TI­VA­LES: “Yvy Ma­raey” fue par­te de las se­lec­cio­nes ofi­cia­les del Fes­ti­val de Mar de Pla­ta en Argentina y del de La Ha­ba­na, Cu­ba, en­tre otros.

RE­CO­NO­CI­MIEN­TOS: El Bue­nos Ai­res Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal ( Ba­fi­ci) le dio a “Averno” el pre­mio a Me­jor pe­lí­cu­la la­ti­noa­me­ri­ca­na, du­ran­te su ver­sión de es­te año.

EX­PO­SI­CIÓN: La mues­tra con ob­je­tos, cua­dros y vi­deos de Alejandra Do­ra­do es­tá abier­ta en el Cen­tro Pa­ti­ño has­ta el 19 de agos­to.

FUE­RA DEL PAÍS: “Mar” se ha pre­sen­ta­do en los fes­ti­va­les de tea­tro más im­por­tan­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca, ade­más de mues­tras en Eu­ro­pa, con gi­ras en Ale­ma­nia y Es­pa­ña.

PRE­MIOS: En 2009, su li­bro de re­la­tos “Dia­rio” ( 2009) re­ci­bió el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra de San­ta Cruz.

PRE­MIOS: Las obras de la tri­lo­gía, “Mo­ra­les” y “Uk­hu­pa­cha”, han re­ci­bi­do re­co­no­ci­mien­tos en el Pre­mio Na­cio­nal de Tea­tro Pe­ter Tra­ve­sí y , es­ta úl­ti­ma, el Pre­mio Aba­roa de Ar­tes Es­cé­ni­cas 2017.

PRE­MIOS: Uno de los úl­ti­mos pre­mios re­ci­bi­dos por la co­reó­gra­fa fue el Pre­mio Aba­roa 2017, por un tra­ba­jo con­jun­to con Car­men Co­lla­zos. Es­te año se es­pe­ra un nue­vo tra­ba­jo de am­bas, jun­to a Pa­chi Se­jas.

CAR­GO AC­TUAL: Es pre­si­den­te de la Fun­da­ción Cul­tu­ral del Ban­co Cen­tral de Bo­li­via ( Fcbcb) des­de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.