Agus­ti­na Sa­rio La co­reó­gra­fa ar­gen­ti­na lle­ga con su “So­lo n º 3”

Encuentro. La in­tér­pre­te es par­te de la pro­gra­ma­ción de la sép­ti­ma ver­sión del Fes­ti­val de Dan­za Con­tem­po­rá­nea que co­mien­za el 4 de sep­tiem­bre en el tea­tro al ai­re li­bre del pa­la­cio Por­ta­les

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA EID A.

En­tre­vis­ta con la des­ta­ca­da in­tér­pre­te que se­rá par­te de la Sép­ti­ma Ver­sión del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Dan­za Con­tem­po­rá­nea, que se rea­li­za­rá en el Pa­la­cio Por­ta­les a prin­ci­pios de sep­tiem­bre.

La des­ta­ca­da co­reó­gra­fa y bai­la­ri­na ar­gen­ti­na, Agus­ti­na Sa­rio, lle­ga por pri­me­ra vez a Bo­li­via pa­ra ser par­te del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Dan­za Con­tem­po­rá­nea, del Cen­tro Si­món I. Pa­ti­ño, que se rea­li­za­rá en­tre el 4 y 12 de sep­tiem­bre en nues­tra ciu­dad. “Es­ta­mos muy en­tu­sias­ma­dos con po­der com­par­tir es­ta ‘ So­lo n º 3’ y el ta­ller que es­ta­re­mos coor­di­nan­do con el pú­bli­co bo­li­viano. Es­ta se­rá una opor­tu­ni­dad pa­ra po­der co­no­cer lo que su­ce­de en la dan­za con­tem­po­rá­nea bo­li­via­na y me gus­ta­ría mu­chí­si­mo po­der ver al­go del fol­klo­re”, di­jo Sa­rio en una en­tre­vis­ta con Lec­tu­ras& Ar­te.

¿ Có­mo fue la crea­ción del es­pec­tácu­lo So­lo n º 3?

So­lo n º 3 na­ció co­mo una ne­ce- si­dad por múl­ti­ples la­dos. De ma­ne­ra per­so­nal, ha­ce tiem­po ve­nía sin­tien­do que en­tre­na­ba más mi cuer­po de lo que lo usa­ba ex­pre­si­va­men­te, por el ti­po de crea­cio­nes en las que ve­nía par­ti­ci­pan­do y sen­tía una ne­ce­si­dad fuer­te de ex­pre­sar a tra­vés del cuer­po.

Tam­bién, creo que por vi­vir en una ciu­dad muy gran­de co­mo es Bue­nos Ai­res hay un víncu­lo con la na­tu­ra­le­za que se po­ne se­dien­to y eso im­pul­só las ga­nas de to­car pa­los, ima­gi­nar qué quie­ro de­vol­ver­le a la tie­rra y así va­rios ele­men­tos que co­men­za­ron a dar­le cuer­po a este ri­to.

Des­de un plano más prác­ti­co, coin­ci­den­te con la crea­ción del So­lo, co­men­za­mos a coor­di­nar Clí­ni­cas de Crea­ción de So­los, jun­to a mi pa­re­ja pe­da­gó­gi­ca Matt­hieu Per­point, y que­ría­mos crear y ana­li­zar pe­da­gó­gi­ca­men­te qué iba su­ce­dien­do du­ran­te un pro­ce­so de “crea­ción”.

Ge­ne­ral­men­te, al es­tar en pro- ce­sos de crea­ción mi ma­yor fo­co es es­cu­char la ma­te­ria que apa­re­ce. Nun­ca me ha­bía pues­to a ana­li­zar, es­cri­bir acer­ca de las fa­ses que voy atra­ve­san­do. Du­ran­te la Crea­ción de So­lo n º 3 fui­mos es­cri­bien­do acer­ca de la es­tra­te­gia de crea­ción que íba­mos atra­ve­san­do y eso fue un tra­ba­jo muy pro­fun­do. Con­tri­bu­yó a este pro­ce­so la in­ter­lo­cu­ción con la ar­tis­ta plás­ti­ca ar­gen­ti­na Fa­bia­na Ba­rre­da y el encuentro con Idoia Za­ba­le­ta y Lu­cia­na Chie­re­ga­ti.

¿ De dón­de na­ce la ne­ce­si­dad del ri­to?

La ne­ce­si­dad del ri­to más que na­cer se de­ve­ló en un mo­men­to de la crea­ción en el que nos di­mos cuen­ta que no po­día­mos pro­bar más ideas, ya no ha­bía es­pa­cio pa­ra se­guir abrien­do o ex­plo­ran­do “co­sas que ha­bía­mos pla­nea­do”, ha­bía una ma­te­ria que nos em­pe­za­ba a guiar, a pedir ca­si a im­po­ner un ac­cio­nar. Lue­go de un tiem­po en­ten­di­mos que era un ri­to. Y la bús­que­da se fo­ca­li­zó en ser ge­nui­nos con lo que ese ac­to ne­ce­si­ta­ba a ni­vel fí­si­co, plás­ti­co y so­no­ro. Ahí es don­de la pre­sen­cia de Matt­hieu Per­point y De­mian Ve­laz­co Roch­wer­ger pa­ra crear la so­no­ri­dad y Lean­dro Egi­do pa­ra en­ten­der el plano es­té­ti­co fue­ron cru­cia­les.

¿ La psi­co­lo­gía tie­ne ca­bi­da en tu tra­ba­jo co­mo co­reó­gra­fa e in­tér­pre­te?

Es muy lo­co eso, por­que re­cuer­do que cuan­do es­tu­dia­ba Psi­co­lo­gía veía las fo­tos de los con­sul­to­rios de Freud, La­can lle­nos de las más­ca­ras, es­cul­tu­ras afri­ca­nas y mu­cho ma­te­rial con car­gas an­ces­tra­les fuer­tes y yo lo per­ci­bía en ese mo­men­to co­mo al­go den­so, pe­sa­do. Ca­si co­mo re­cha­zan­do esa car­ga. Y aho­ra, me encuentro con que So­lo n º 3 mue­ve esa mis­ma ener­gía que ha­ce 20 años me re­sul­ta­ba in­to­le­ran­te.

¿ En qué mo­men­to co­men­zas­te a in­cluir el per­for­man­ce en tu tra­ba­jo y a par­tir de qué?

Eso fue al­go que em­pe­zó a apa­re­cer co­mo ne­ce­si­dad ex­pre­si­va. No fue pla­ni­fi­ca­do. Fue por res­pon­der a lo que que­ría ex­pre­sar y có­mo que­ría que el pú­bli­co lo re­ci­ba.

Por ejem­plo, con “Ves­ti­da de No­via” que es una per­for­man­ce que creé a par­tir de un tra­ba­jo de Ma­ri­lú Ma­ri­ni par­to de un te­ma au­to­bio­grá­fi­co, mis dos ca­sa­mien­tos y quie­ro que el pú­bli­co ten­ga una re­cep­ción muy di­rec­ta de la pre­gun­ta acer­ca del amor y los acuer­dos que es­ta­ble­ce­mos pa­ra es­tar en pa­re­ja.

De al­gu­na ma­ne­ra, ca­da par­ti­ci­pan­te de la per­for­man­ce es­tá so­lo con­si­go mis­mo, con su ex­pe­rien­cia y a la vez ro­dea­do de quie­nes se en­cuen­tran en su mis­ma si­tua­ción res­pec­to a di­fe­ren­tes as­pec­tos del de­seo. Una so­le­dad li­ga­da al re­cuer­do de ex­pe­rien­cias que se ac­tua­li­za es­pa­cial­men­te en el trans­cur­so de la per­for­man­ce, ya que el pú­bli­co res­pon­de a pre­gun­tas que les ha­go ubi­cán­do­se en al­gu­na zo­na del es­pa­cio y allí se en­cuen­tra con otros que es­tán en su mis­ma si­tua­ción y se se­pa­ra de quie­nes no es­tán co­mo él es­tá. Así el pú­bli­co cir­cu­la y las con­fi­gu­ra­cio­nes van cam­bian­do. Es el pú­bli­co que se mue­ve.

Es­ta per­for­man­ce, no po­dría ha­cer­se de otra for­ma más que in­cor­po­ran­do el aquí y aho­ra de los que es­ta­mos ahí pre­sen­tes. En “Ves­ti­da de No­via” el he­cho per­for­má­ti­co es in­dis­pen­sa­ble pa­ra co­mu­ni­car y com­par­tir el con­te­ni­do que bus­co que le lle­gue al es­pec­ta­dor.

¿ En qué se con­cen­tran tus in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra crear?

Pa­ra crear me cen­tro, co­mo pun­to de par­ti­da, en el cuer­po y el im­pac­to que tie­nen so­bre mi cuer­po di­fe­ren­tes va­ria­bles. Ca­sa­mien­to- de­seo co­mo les con­té en “Ves­ti­da de no­via”, so­lip­sis­mo y di­ver­sión en “3 ideas idio­tas”, trans­for­ma­ción en “So­lo n º 3”, y co­mo soy mu­jer, mi tra­ba­jo es­tá atra­ve­sa­do, par­te de mi cuer­po de mu­jer.

¿ En­cuen­tras lí­mi­tes en­tre la dan­za, el tea­tro y la per­for­man­ce? o ¿ eso no in­tere­sa al mo­men­to de crear?

No es que no in­tere­se, creo que hay que ex­pe­ri­men­tar pa­ra re­co­no­cer las ne­ce­si­da­des y po­ten­cias ex­pre­si­vas de ca­da for­ma­to. Lo que sí creo es que el ori­gen es en­ten­der la ma­te­ria que se nos pre­sen­ta al mo­men­to de crear, de en­trar en con­tac­to, de po­ner el cuer­po. Es eso lo que va a ir de­li­mi­tan­do qué con­tac­to con el es­pec­ta­dor que­re­mos y qué pro­pues­ta tie­ne más po­ten­cia ex­pre­si­va pa­ra lo que que­re­mos que se mue­va en ellos. Es en ese sen­ti­do que pue­den “no im­por­tar” las ca­te­go­rías, cuan­do sa­be­mos po­ner­las al servicio ex­pre­si­vo de nues­tra pro­pues­ta ar­tís­ti­ca.

¿ Hay un dis­cur­so de­ter­mi­na­do en tu tra­ba­jo?, ¿ cuá­les son tus de­to­nan­tes?

Hay un dis­cur­so que es el que yo, co­mo ser po­lí­ti­co y ar­tís­ti­co, pue­do sin­te­ti­zar. Hay un im­pac­to del con­tex­to en mí y hay una vuel­ta de mí al con­tex­to pa­ra po­der des­apa­re­cer de al­gu­na ma­ne­ra y que apa­rez­can los tra­ba­jos, las obras, las per­for­man­ces.

So­lo n ª 3. La co­reo­gra­fía que se presentará el 10 de sep­tiem­bre en el pa­la­cio Por­ta­les.

Es egre­sa­da de la Ca­rre­ra de Psi­co­lo­gía de la UBA. Ha par­ti­ci­pa­do en di­ver­sos fes­ti­va­les y tea­tros de La­ti­noa­mé­ri­ca, Es­ta­dos Uni­dos, Asia y Eu­ro­pa in­clu­yen­do el Fes­ti­val de Can­nes, 2007 y el Fes­ti­val Avig­non, 2009, en­tre otros.

Des­de Bra­sil. La Com­pa­ñía Fo­cus presentará “Las can­cio­nes que has bai­la­do pa­ra mí”.

Co­pro­duc­ción. Fit/ Mis­fit se pre­sen­ta ba­jo la di­rec­ción de Jaz­min Chio­di y Ale­xan­dre Ise­li.

Ma­na­da. La Com­pa­ñía de Dan­za Mar­tín Int­ha­mous­sú lle­ga des­de Uru­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.