Urre­lo nos re­ga­la un “ca­ra­me­lo de li­món”

Los Tiempos - Lecturas - - Bienvenidos - SERGIO LEÓN LOZANO Ges­tor cul­tu­ral

La pri­me­ra vez que es­cu­ché de Wil­mer Urre­lo fue de­bi­do a “Fan­tas­mas ase­si­nos”, ga­lar­do­na­da con el IX Pre­mio Na­cio­nal de No­ve­la 2006, que na­rra el ase­si­na­to de un ni­ño del Co­le­gio Ir­lan­dés. Es­pe­ré an­sio­so “Ha­blar con los pe­rros” ( Al­fa­gua­ra, 2011), y lue­go en­con­tré que es­cri­bió la no­ve­la “Mun­do ne­gro” ( Nuevo Mi­le­nio, 2000).

Urre­lo in­cur­sio­na nue­va­men­te en el cuen­to con el li­bro “To­do el mun­do cum­ple sus sue­ños me­nos yo” ( El Cuer­vo, 2017), una se­lec­ción de cuen­tos iné­di­tos y al­gu­nos re­cu­pe­ra­dos de “Tra­ba­jos for­za­dos” ( La Ra­ni­ta Edi­cio­nes, 2000), la pri­me­ra an­to­lo­gía en la que pu­de en­con­trar un cuen­to su­yo.

“To­do el mun­do cum­ple sus sue- ños me­nos yo” na­ve­ga por esa at­mós­fe­ra que lo dis­tin­gue, esa fi­ja­ción de crear per­so­na­jes so­li­ta­rios, per­de­do­res, im­pú­di­cos, abru­ma­dos se­res que tra­ji­nan y pe­re­cen ante ese in­ten­to de so­bre­lle­var una pseu­do vi­da nor­mal y/ o fa­mi­liar; y así co­mo en sus no­ve­las, los cuen­tos tam­bién se en­mar­can en ese sur­co que Wil­mer ha ido tra­ba­jan­do des­de sus pri­me­ras pu­bli­ca­cio­nes: vio­len­cia.

Acos­tum­bra­do a sus vo­lu­mi­no­sas his­to­rias, en es­ta an­to­lo­gía encuentro a un Urre­lo bre­ve y con­ci­so, co­mo en“La ex­qui­si­ta vi­da fa­mi­liar ”, un per­fec­to mi­cro­cuen­to que na­rra las vi­ci­si­tu­des de la re­la­ción pa­drehi­jo den­tro un cua­dri­lá­te­ro de ring. Con al­gu­nos pá­rra­fos de­más, en “Ga­vi­lán: el su­per­por­te­ro y su án­gel

“Acos­tum­bra­do a sus vo­lu­mi­no­sas his­to­rias, en es­ta an­to­lo­gía encuentro a un Urre­lo bre­ve y con­ci­so, co­mo en ‘ La ex­qui­si­ta vi­da fa­mi­liar’, un per­fec­to mi­cro­cuen­to que na­rra las vi­ci­si­tu­des de la re­la­ción pa­drehi­jo”

de la guar­da” con­den­sa un som­brío desen­la­ce de un ar­que­ro que recibe 11 go­les en un par­ti­do y su án­gel guar­dián no pue­de ha­cer na­da. Y có­mo ol­vi­dar los cuen­tos re­cu­pe­ra­dos de “Tra­ba­jos for­za­dos”: “La no­che del Ar­le­quín”, “Só­lo se tra­tó de un pe­que­ño es­cán­da­lo”, “La dis­po­si­ción de las co­sas”, “Al­gu­nas co­sas que ocu­rren”, to­dos ellos con fi­na­les im­pac­tan­tes.

El cuen­to que ti­tu­la al li­bro, y uno de los más ex­ten­sos, re­po­ne un es­ce­na­rio sí­mil al que en­con­tré en “Fan­tas­mas ase­si­nos” y tie­ne más coin­ci­den­cias con “Ha­blar con los pe­rros”, una La Paz ur­ba­na con sus có­di­gos e ima­gi­na­rios, per­so­na­jes que hoy por hoy com­po­nen esa ur­be y tie­nen a la cum­bia chi­cha co­mo fon­do. Mar­ce­lo, fa­ná­ti­co de la cum­bia y co­no­ci­do co­mo Jam­bao ( gru­po de cum­bia ar­gen­ti­na), es vo­ce­ro del mi­ni­bús de su ma­dri­na, y pa­sa a ser par­te de una ban­da de co­go­te­ros que lo adies­tran en el negocio y ter­mi­na co­mo uno más de las víc­ti­mas de esos an­ti­so­cia­les.

Con es­ta co­lec­ción de cuen­tos, Urre­lo me re­ga­la un “ca­ra­me­lo de li­món” — así co­mo Ma­ro­yu re­ci­ta en una de sus clá­si­cas cum­bias— una lec­tu­ra que de­ja un gus­to agri­dul­ce, que fas­ci­na y atra­pa, y me man­tu­vo al borde del pre­ci­pi­cio en­tre el ho­rror y el hu­mor ne­gro.

El au­tor

Wil­mer Urre­lo Zá­ra­te ( 1975), es­tu­dió Co­mu­ni­ca­ción So­cial en la UMSA. Tra­ba­jó co­mo edi­tor en la ciu­dad de San­ta Cruz. Es uno de los es­cri­to­res más jó­ve­nes en ganar el Pre­mio Na­cio­nal de No­ve­la pa­tro­ci­na­do por el Es­ta­do bo­li­viano y la em­pre­sa pri­va­da.

En­tre sus obras es­tán “Mun­do ne­gro” ( Pre­mio Nuevo Mi­le­nio, 2000); “Fan­tas­mas ase­si­nos” ( Pre­mio Na­cio­nal San­ti­lla­na, 2007), en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.