Las ne­ce­si­da­des del sec­tor cul­tu­ral.

Re­fle­xión a raíz de las úl­ti­mas ma­ni­fes­ta­cio­nes y reunio­nes del sec­tor cul­tu­ral y ar­tís­ti­co con au­to­ri­da­des

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA PA­CHE­CO ARAOZ Pro­duc­to­ra y ges­to­ra cul­tu­ral

Una suer­te de ca­sua­li­dad, en un es­pa­cio neu­tro, me per­mi­tió ma­ni­fes­tar­le a la se­cre­ta­ria mu­ni­ci­pal de Cul­tu­ras ( de Co­cha­bam­ba) que se­guía­mos es­pe­ran­do la con­vo­ca­to­ria a la se­gun­da reunión so­bre ren­di­ción de cuen­tas pú­bli­cas y ela­bo­ra­ción del Pre­su­pues­to Ope­ra­ti­vo pa­ra 2019, a la que se ha­bía com­pro­me­ti­do en las se­ma­nas pa­sa­das ( reunión que se con­cre­tó a so­li­ci­tud de un gru­po di­ver­so y abier­to de ac­to­res cul­tu­ra­les que es­tá tra­ba­jan­do so­bre po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les lo­ca­les), a lo que res­pon­dió “cuan­do ha­ya con­di­cio­nes”. En­ton­ces me pre­gun­té ¿ cuá­les con­di­cio­nes?

La par­ti­ci­pa­ción efec­ti­va de los ciu­da­da­nos en la ela­bo­ra­ción de po­lí­ti­cas mu­ni­ci­pa­les cul­tu­ra­les no de­be­ría ser un sue­ño inal­can­za­ble ni mu­cho me­nos un ac­to de con­ver­sión par­ti­da­ria y pe­re­gri­na­ción ins­ti­tu­cio­nal, ya que lle­ga­mos has­ta aquí, co­mo un país des­cen­tra­li­za­do y au­tó­no­mo que ga­ran­ti­za pa­ra la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da el di­se­ño de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, la fiscalización ad­mi­nis­tra­ti­va de bie­nes y re­cur­sos lo­ca­les. En ne­ga­ti­vo, se po­drá creer que es­tas com­pe­ten­cias se lo­gran so­la­men­te ba­jo cier­tas con­di­cio­nes no le­gí­ti­mas, fa­go­ci­ta­rias: de dis­tin­tos agen­tes que con gran crea­ti­vi­dad han adop­ta­do un dis­cur­so par­ti­da­rio y uti­li­zan las reivin­di­ca­cio­nes del sec­tor cul­tu­ral a con­ve­nien­cia pa­ra re­for­zar las lí­neas de tra­ba­jo de las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno y así ob­te­ner be­ne­fi­cios, re­pro­du­cien­do el pa­ter­na­lis­mo y clien­te­lis­mo po­lí­ti­co que am­pli­fi­ca las de­sigual­da­des, va­li­da las ma­las prác­ti­cas y anu­la la fiscalización trans­pa­ren­te des­de la ciu­da­da­nía a la ins­ti­tu­ción pública.

Es­ta me­cá­ni­ca no con­tri­bu­ye en na­da a la ca­li­dad de la ges­tión y ad­mi­nis­tra­ción pública cul­tu­ral, y en cuan­to a po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas lo­ca­les en mi per­cep­ción el da­ño se pro­du­ce por dos fac­to­res cla­ves, el pri­me­ro, el des­co­no­ci­mien­to del ri­co pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción es­ta­tal que se va con­so­li­dan­do no só­lo por par­te de la ciu­da­da­nía, sino fun­da­men­tal­men­te por los ser­vi­do­res pú­bli­cos que no lo­gran en­gra­nar las am­plias po­si­bi­li­da­des pa­ra el de­sa­rro­llo lo­cal que la au­to­no­mía per­mi­te en­tre la le­gis­la­ción, ges­tión y ad­mi­nis­tra­ción de bie­nes y re­cur­sos mu­ni­ci­pa­les. Es­te pro­ce­so que bus­ca la ca­li­dad de ges­tión par­ti­ci­pa­ti­va, no es po­si­ble sin co­rres­pon­sa­bi­li­dad. La se­gun­da cla­ve es la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, es cla­ro que no se cuen­ta con una tra­di­ción en par­ti­ci­pa­ción vin­cu­lan­te, no se han adop­ta­do prác­ti­cas de go­ber­nan­za mu­ni­ci­pal pa­ra la crea­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas con un ni­vel de im­pli­ca­ción com­pro­me­ti­da en­tre la so­cie­dad y la ins­ti­tu­ción. Si bien se cum­ple en la es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca con el Con­trol So­cial, es­te no ha al­can­za­do una re­pre­sen­ta­ti­vi­dad a ni­vel cul­tu­ral.

De­man­da

Pues bien, de­man­da­mos po­lí­ti­cas pú­bli­cas cul­tu­ra­les lo­ca­les por

la con­cien­cia que te­ne­mos de nues­tra di­ver­si­dad cul­tu­ral, te­ne­mos ne­ce­si­da­des na­cio­na­les co­mu­nes, sí, pe­ro es en lo co­ti­diano, en el pai­sa­je lo­cal que ha­bi­ta­mos que ur­gen po­lí­ti­cas pa­ra la pros­pe­ri­dad cul­tu­ral y de quie­nes tra­ba­jan con ella.

Es fun­da­men­tal que uti­li­ce­mos la ins­tru­men­ta­ción ( ciu­da­da­nos e ins­ti­tu­cio­nes) le­gal que te­ne­mos a dis­po­si­ción pa­ra cons­truir po­lí­ti­cas pú­bli­cas lo­ca­les que sean re­le­van­tes a nues­tro con­tex­to. La Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do en su ar­tícu­lo 241 es­ta­ble­ce que “el pue­blo so­be­rano, por me­dio de la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da, par­ti­ci­pa­rá en el di­se­ño de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas”, las le­yes: mar­co de au­to­no­mías y des­cen­tra­li­za­ción, de par­ti­ci­pa­ción y con­trol so­cial, la de go­bier­nos au­tó­no­mos mu­ni­ci­pa­les es­ta­ble­cen cla­ra­men­te que se pue­den ge­ne­rar es­pa­cios pa­ra la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en la de­fi­ni­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y fiscalización de la ges­tión pública.

Las con­di­cio­nes le­ga­les y nor­ma­ti­vas es­tán da­das pa­ra los go­bier­nos au­tó­no­mos, atre­ver­se a con­so­li­dar es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­nas plu­ra­les y efec­ti­vas es una ta­rea fun­da­men­tal pa­ra sa­lir del an­qui­lo­sa­mien­to ins­ti­tu­cio­nal al que nos en­fren­ta­mos ac­tual­men­te, el mis­mo que no res­pon­de ( y no ha res­pon­di­do) a la di­ná­mi­ca cul­tu­ral. Po­ner en agen­da po­lí­ti­ca la cul­tu­ra na­da tie­ne que ver con un es­lo­gan ins­ti­tu­cio­nal, las po­lí­ti­cas que se es­ta­blez­can pa­ra la cul­tu­ra de­ben ale­jar­se del pan­te­lis­mo po­lí­ti­co. Que gra­to se­ría que los ser­vi­do­res pú­bli­cos que ad­mi­nis­tran nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de­ja­ran de la­do la con­fu­sión so­bre la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na co­mo un es­pa­cio me­nor que per­mi­te “es­cu­char opi­nio­nes” de una ciu­da­da­nía sin po­der de de­ci­sión, cre­yen­do que su au­to­ri- dad pública es su­fi­cien­te pa­ra cons­truir po­lí­ti­cas uni­la­te­ral­men­te.

Es de­fi­ni­ti­vo que no es po­si­ble se­guir así, sin le­gis­la­ción lo­cal que per­mi­ta una ad­mi­nis­tra­ción pública efi­cien­te, que res­pon­da ver­da­de­ra­men­te a la la­bor cul­tu­ral del con­tex­to, a sus ne­ce­si­da­des y pro­yec­cio­nes. Po­ten­ciar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ba­jo la es­truc­tu­ra exis­ten­te de acuer­do con los prin­ci­pios de trans­pa­ren­cia, res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so so­cial apor­ta­rá a que la ad­mi­nis­tra­ción pública in­no­ve, en aque­llo que con­si­de­ra im­po­si­ble, y que cum­pla con su mi­sión con ca­li­dad pa­ra el de­sa­rro­llo so­cial y cul­tu­ral. Es­ta­ble­cer es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na es un desafío im­pres­cin­di­ble pa­ra la cons­truc­ción por el bien co­mún, que trans­for­me la sim­ple in­ter­ac­ción de la ciu­da­da­nía con la ins­ti­tu­ción y se pue­da par­ti­ci­par com­ple­men­ta­ria­men­te en ella.

Las po­lí­ti­cas so­bre cul­tu­ra de­ben ser ela­bo­ra­das por quie­nes tra­ba­jan con ella, es­ta apues­ta de go­ber­nan­za es­ta­ble­ce­rá que los go­bier­nos au­tó­no­mos mu­ni­ci­pa­les desean de­jar atrás la ló­gi­ca ar­cai­ca clien­te­lar y pa­sar a un mo­de­lo don­de los ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos y ac­ti­vos sean tam­bién res­pon­sa­bles de la cons­truc­ción de la le­gis­la­ción, ges­tión y ad­mi­nis­tra­ción de la co­sa pública.

El sec­tor cul­tu­ral en Bo­li­via his­tó­ri­ca­men­te ha bus­ca­do la par­ti­ci­pa­ción en el ám­bi­to pú­bli­co de for­ma co­rres­pon­sa­ble, sa­bien­do que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en cul­tu­ra di­fí­cil­men­te van a ser exi­to­sas, sino in­clu­yen en su crea­ción a los ac­to­res cul­tu­ra­les que son quie­nes co­no­cen las ne­ce­si­da­des, par­ti­cu­la­ri­da­des y com­pe­ten­cias del sec­tor, que no só­lo in­vo­lu­cra a quie­nes tra­ba­ja­mos con ella sino a la ciu­da­da­nía, es cla­ve no se­guir re­pi­tien­do el error.

Clau­dia Pa­che­co es pro­duc­to­ra y ges­to­ra cul­tu­ral in­de­pen­dien­te, pro­duc­to­ra ad­jun­ta del Pen­gao Thea­ter ( Chi­na), miem­bro de El Bún­ker - Es­pa­cio Al­ter­na­ti­vo, con ex­pe­rien­cia en ges­tión pública es­ta­tal.

Mar­cha. Ar­tis­tas y ges­to­res cru­ce­ños par­ti­ci­pa­ron en la “mar­cha fú­ne­bre” con­vo­ca­da por el Co­lec­ti­vo Re­si­len­cias.

El jue­ves. Los ar­tis­tas y ac­ti­vis­tas cru­ce­ños pro­ta­go­ni­za­ron una mar­cha muy crea­ti­va.

“Mar­cha fú­ne­bre”. Las de­man­das del sec­tor cul­tu­ral se ex­pre­sa­ron a mo­do de pa­ro­dia.

En la pla­za 24 de Sep­tiem­bre. La ma­ni­fes­ta­ción com­pi­tió con la Re­tre­ta de los jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.