Ma­riano Bap­tis­ta Gu­mu­cio. In­can­sa­ble ba­ta­lla por la li­ber­tad de la cul­tu­ra

Un aná­li­sis de la des­ta­ca­ble tra­yec­to­ria de es­te es­cri­tor na­ci­do en Co­cha­bam­ba.

Los Tiempos - Lecturas - - Reflexión - H. C. F. MANSILLA Fi­ló­so­fo

“Mi ac­ti­tud pre­do­mi­nan­te ha si­do la de es­cri­bir con la ma­yor cla­ri­dad po­si­ble, bus­can­do de­trás de los pre­jui­cios y por en­ci­ma de dog­ma­tis­mos”.

El año pa­sa­do, la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de La Paz otor­gó el Pre­mio a la Tra­yec­to­ria a Bap­tis­ta Gu­mu­cio.

Ma­riano Bap­tis­ta Gu­mu­cio, no­ta­ble in­te­lec­tual y es­cri­tor– un po­lí­gra­fo, co­mo se de­cía an­tes –, tie­ne una abun­dan­te y ori­gi­nal obra en los cam­pos del en­sa­yo, la his­to­ria y los gran­des te­mas so­cio­cul­tu­ra­les. En sus es­cri­tos se ma­ni­fies­ta una vir­tud que tien­de a des­apa­re­cer: la va­len­tía cí­vi­ca. En una so­cie­dad que pre­mia el aco­mo­do fá­cil a las mo­das ideo­ló­gi­cas del día, no es ha­bi­tual una crí­ti­ca se­ria y di­ver­si­fi­ca­da, co­mo la de Bap­tis­ta, a las tra­di­cio­nes ci­vi­li­za­to­rias, a las he­ren­cias po­lí­ti­cas y a la at­mós­fe­ra cul­tu­ral de es­ta mis­ma so­cie­dad. Luis Ur­quie­ta Mo­lle­da afir­mó acer­ta­da­men­te que Bap­tis­ta ha tra­ta­do de con­te­ner la “fri­vo­li­za­ción de la cul­tu­ra que se ha im­pues­to uni­ver­sal­men­te”. Los es­fuer­zos de Ma­riano, que tie­nen al­go de qui­jo­tes­co, per­te­ne­cen a esa no­ble tra­di­ción ra­cio­na­lis­ta que in­ten­ta des­cu­brir las cau­sas de una evo­lu­ción po­co acep­ta­ble en los plie­gues y re­plie­gues de una men­ta­li­dad tra­di­cio­nal y po­co afec­ta al ejer­ci­cio de la crí­ti­ca. Una bue­na por­ción de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na y bo­li­via­na que se ha pu­bli­ca­do en torno a te­mas de his­to­ria y cien­cias so­cia­les fo­men­ta, en cam­bio, una iden­ti­fi­ca­ción fá­cil con los pre­jui­cios se­cu­la­res de la po­bla­ción, que aho­ra se ha­llan re­ves­ti­dos de un bar­niz de pro­gre­sis­mo a la mo­da del día. Un es­pí­ri­tu ge­nui­na­men­te crí­ti­co, co­mo el de Ma­riano, evi­ta cual­quier iden­ti­fi­ca­ción fá­cil y pro­mue­ve, en cam­bio, lo que es fun­da­men­tal pa­ra to­do co­no­ci­mien­to au­tén­ti­co: el de­sen­can­to, la de­silu­sión con las cer­ti­dum­bres de nues­tra in­fan­cia in­te­lec­tual y de nues­tras con­vic­cio­nes más pro­fun­das, por más se­gu­ri­dad aními­ca que es­tas nos hu­bie­ran pro­por­cio­na­do. Es­tas preo­cu­pa­cio­nes re­pre­sen­tan el nú­cleo de la obra de Ma­riano, quien ha elu­di­do exi­to­sa­men­te las ru­ti­nas y las con­ven­cio­nes más di­fun­di­das en­tre nues­tros in­te­lec­tua­les. Hoy en día es­tas co­rrien­tes pre­va­le­cen, otra vez sin ri­val, en el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio y aca­dé­mi­co. Cuen­tan con re­pre­sen­tan­tes muy ilus­tres, co­mo los teó­ri­cos de la des­co­lo­ni­za­ción y los in­nu­me­ra­bles re­pre­sen­tan­tes de los es­tu­dios post­co- lo­nia­les y sub­al­ter­nos en uni­ver­si­da­des de to­do el mun­do.

Fren­te a es­ta ma­rea de pro­duc­tos in­te­lec­tua­les a la mo­da del día se ha­lla la ori­gi­nal obra de Bap­tis­ta. Men­ciono es­tos as­pec­tos por­que con­for­man una par­te cen­tral del im­pul­so in­te­lec­tual que guía a Bap­tis­ta, quien en una en­tre­vis­ta de 2006 ase­ve­ró: “Mi ac­ti­tud pre­do­mi­nan­te ha si­do la de es­cri­bir con la ma­yor cla­ri­dad po­si­ble, bus­can­do de­trás de los pre­jui­cios y por en­ci­ma de dog­ma­tis­mos e igle­sias el ros­tro de la ver­dad. No creo, des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po, en nin­gún ‘ is­mo’ y en­cuen­tro que las pro­pias ideas, cuan­do se es­cle­ro­ti­zan, se con­vier­ten en ve­neno pa­ra la men­te”. Co­mo en to­da per­so­na sen­si­ble, Bap­tis­ta desa­rro­lló muy jo­ven una mar­ca­da in­cli­na­ción ha­cia la du­da crea­ti­va y el aná­li­sis pro­fun­do, cul­ti­van­do un ta­lan­te re­fle­xi­vo que ha man­te­ni­do has­ta hoy. El tra­ta­mien­to crí­ti­co de los gran­des dog­mas y el cu­rio­so des­tino de las doc­tri­nas de fuer­te irra­dia­ción po­pu­lar han cons­ti­tui­do al­gu­nos de los te­mas de re­fle­xión en su ya lar­ga la­bor in­te­lec­tual. Pien­so que es­ta ac­ti­tud, pro­fun­da­men­te éti­ca, por otra par­te, le lle­vó a aban­do­nar de­fi­ni­ti­va­men­te la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y a to­mar par­ti­do de ma­ne­ra apa­sio­na­da por los asun­tos cul­tu­ra­les. La su­ya es una vi­da por la li­ber­tad y la cul­tu­ra, co­mo se lla­ma el li­bro que Luis Ur­quie­ta pu­bli­có re­cien­te­men­te so­bre Ma­riano Bap­tis­ta, quien ali­men­ta dos gran­des preo­cu­pa­cio­nes: en­ten­der la his­to­ria y con­tri­buir efi­caz­men­te a pre­ser­var y am­pliar el vas­to cam­po de la cul­tu­ra. Nues­tro au­tor ha pu­bli­ca­do, co­mo se sa­be, nu­me­ro­sos li­bros so­bre la his­to­ria po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual de nues­tro país, y de­bo acla­rar que es­tas obras han si­do

leí­das y co­men­ta­das por una par­te im­por­tan­te de la gen­te cul­ta, pe­se a la po­ca po­pu­la­ri­dad de que go­zan los pro­duc­tos es­cri­tos. Men­ciono es­te he­cho por­que Ma­riano no ha si­do, por suer­te, uno de aque­llos “bo­li­via­nos sin ha­do pro­pi­cio”, co­mo se lla­ma uno de sus li­bros me­nos co­no­ci­dos, don­de pin­ta un re­tra­to in­te­lec­tual de aque­llos in­di­vi­duos que no tu­vie­ron nin­gún re­co­no­ci­mien­to de sus con­ciu­da­da­nos. Hoy, des­pués del oca­so de los gran­des dog­mas, po­de­mos in­tuir que Ma­riano apos­tó acer­ta­da­men­te por el plu­ra­lis­mo de ideas y va­lo­res. Al­gu­nos de sus li­bros han si­do pio­ne­ros al ana­li­zar pro­ble­mas y ca­ren­cias que só­lo mu­cho más tar­de se han con­ver­ti­do en te­mas dis­cu­ti­dos por la opi­nión pú­bli­ca. Al­gu­nos tí­tu­los en­tre­tan­to clá­si­cos, co­mo Sal­ve­mos a Bo­li­via de la es­cue­la, La edu­ca­ción co­mo

for­ma de sui­ci­dio na­cio­nal, El país erial y El país tran­ca, nos mues­tran el tem­prano in­te­rés de Bap­tis­ta por cues­tio­nes pe­da­gó­gi­cas, eco­ló­gi­cas y bu­ro­crá­ti­cas, cues­tio­nes que hoy han ga­na­do en in­ten­si­dad y tam­bién en irra­cio­na­li­dad.

El con­jun­to de la obra de Bap­tis­ta Gu­mu­cio es una bue­na con­tri­bu­ción pa­ra com­pren­der los gran­des te­mas na­cio­na­les. Por con­si­guien­te en Bap­tis­ta el in­te­rés por los es­tu­dios so­cia­les e his­tó­ri­cos tie­ne que ver con el gran an­he­lo ra­cio­na­lis­ta de es­cla­re­ci­mien­to: hay que lle­gar al fon­do de las co­sas, a la ver­dad – si es que hay al­go tan inasi­ble co­mo la ver­dad – y así rea­li­zar un ac­to de pe­da­go­gía co­lec­ti­va, una es­pe­cie de ca­tar­sis so­cial con la in­ten­ción de co­no­cer­nos me­jor a no­so­tros mis­mos. Es de­cir: exa­mi­nar nues­tros erro­res y apren­der de los mis­mos.

No­ta­ble. Bap­tis­ta Gu­mu­cio ( iz­quier­da) es­tá con­si­de­ra­do co­mo uno de los in­te­lec­tua­les más so­bre­sa­lien­tes del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.