La ter­ce­ra par­te de los re­gre­sos en el ci­ne bo­li­viano.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - MAU­RI­CIO SOU­ZA CRES­PO En­sa­yis­ta y li­te­ra­to

1

. Si se nos en­co­men­da­ra ave­ri­guar la po­si­ble exis­ten­cia de al­go así co­mo “el ci­ne del pro­ce­so de cam­bio”, se me ocu­rre que qui­zá ten­dría­mos más suer­te bus­cán­do­lo no en los lu­ga­res ob­vios — las úl­ti­mas pe­lí­cu­las de Jor­ge San­ji­nés, los do­cu­men­ta­les de De­me­trio Ni­na— y sí en un ci­ne con com­pro­mi­sos es­ta­ta­les me­nos ex­plí­ci­tos. Por ejem­plo, en la obra de la úl­ti­ma dé­ca­da de Juan Car­los Val­di­via, con­sa­gra­da — en un re­gis­tro cua­si tes­ti­mo­nial— a su opor­tuno des­cu­bri­mien­to de la al­te­ri­dad in­dí­ge­na.

2

. An­drés Caballero, un ci­neas­ta blan­co ( ka­ray), via­ja en jeep al sur del país en bus­ca del “otro in­dí­ge­na”. Lo acom­pa­ña Ya­ri, un cha­pe­rón o Virgilio na­ti­vo. És­te es el re­gre­so o apren­di­za­je que cuen­ta “Yvy Ma­raey” ( Tie­rra sin mal) ( 2013), la quin­ta pe­lí­cu­la de Val­di­via y la se­gun­da par­te, al pa­re­cer, de una tri­lo­gía for­ma­da ade­más por “Zo­na Sur” ( 2009) y “Sø­ren” ( que se es­tre­na­rá — se­gún anun­cios— el pró­xi­mo 18 de oc­tu­bre).

3

. “Yvy Ma­raey” ex­tien­de, en va­rios re­gis­tros, las preo­cu­pa­cio­nes que Val­di­via ha­bía ex­plo­ra­do en “Zo­na Sur”. Lo que en esa pe­lí­cu­la era un re­tra­to de con­vi­ven­cias y des­pla­za­mien­tos cul­tu­ra­les en la ciu­dad ( en­tre k’aras y ay­ma­ras), en “Yvy Ma­raey” es una per­se­cu­ción de­li­be­ra­da y ex­plo­ra­to­ria del “otro” in­dí­ge­na. Es co­mo si, ha­cia 2006 o 2007, el di­rec­tor hu­bie­se des­cu­bier­to que es ka­ray y esa tor­tu­ra­da epi­fa­nía lo hu­bie­se em­pu­ja­do a cons­truir, has­ta aho­ra, dos ale­gó­ri­cos y frag­men­ta­rios re­tra­tos de cla­se; re­tra­tos que, ade­más, rom­pen con su fil­mo­gra­fía an­te­rior: de un pro­li­jo rea­li­za­dor de fábulas con­ven­cio­na­les ( la de “Ame­ri­can Vi­sa”, por ejem­plo), Val­di­via de­vie­ne un di­rec­tor re­fle­xi­vo.

4

. Los ex­ce­sos ale­gó­ri­cos de “Zo­na Sur” bus­ca­ban de­jar en cla­ro lo que la pe­lí­cu­la que­ría de­cir. Y lo que de­cía, sin de­jar de ser in­tere­san­te ( y de­ba­ti­ble), era co­no­ci­do, otra ins­tan­cia de la que po­dría lla­mar­se la ex­pli­ca­ción cos­tum­bris­ta del trau­ma mi­gra­to­rio: los ay­ma­ras de “Zo­na Sur” no só­lo no han re­gre­sa­do a su tie­rra sino que aho­ra ame­na­zan con des­pla­zar en la ciu­dad a la éli­te k’ara.

5

. Nos­tál­gi­co, Val­di­via pa­re­cía su­ge­rir en “Zo­na Sur” el fin de una cla­se. Pe­ro no por mu­cho tiem­po: en “Yvy Ma­raey” des­cu­bri­mos que esa cla­se es­tá aho­ra en pro­ce­so de rein­ven­ción, muy ocu­pa­da des­cu­brien­do al otro, lo que per­mi­te a la vez pos­tu­lar co­mo cam­bio so­cial una au­to­crí­ti­ca cul­tu­ral.

6

. Al de­cir que Val­di­via pa­re­ce­ría “ha­ber des­cu­bier­to que es ka­ray” no es mi in­ten­ción re­em­pla­zar el aná­li­sis con ru­de­zas gra­tui­tas. Ha­bla­mos, en reali­dad, me­nos de Val­di­via y más de los con­tex­tos so- cio­po­lí­ti­cos en jue­go. Im­por­ta de he­cho po­co que Val­di­via se ha­ya da­do cuen­ta de su ori­gen k’ara ( aun­que más vale tar­de que nun­ca) y más que, con el “pro­ce­so de cam­bio”, ese con­te­ni­do u ori­gen ya no pue­da se­guir sien­do da­do por evi­den­te: hoy la vi­si­bi­li­dad cul­tu­ral- cor­po­ra­ti­va del “otro” exi­ge, de pron­to, que los “unos” ( los k’aras) an­den jus­ti­fi­cán­do­se a dies­tra y si­nies­tra.

“Los ex­ce­sos ale­gó­ri­cos de ‘ Zo­na Sur’ bus­ca­ban de­jar en cla­ro lo que la pe­lí­cu­la que­ría de­cir. Y lo que de­cía, sin de­jar de ser in­tere­san­te ( y de­ba­ti­ble), era co­no­ci­do”

7

. En tan­to con­sig­nas de un re­cla­mo por de­re­chos negados, las opo­si­cio­nes que ma­ne­jan es­tas pe­lí­cu­las de Val­di­via ( k’ara vs. in­dí­ge­na, ori­gi­na­rio vs. ka­ray, ru­ral vs. ur­bano,) han si­do y pue­den se­guir sien­do ins­tru­men­tos de un dis­cur­so eman­ci­pa­to­rio. Pe­ro en tan­to prin­ci­pios or­ga­ni­za­do­res de una re­fle­xión iden­ti­ta­ria, son, co­mo to­das las sim­pli­fi­ca­cio­nes, dis­tin­cio­nes reac­cio­na­rias: los “ori­gi­na­rios” se con­vier­ten en los que “siem­pre es­tu­vie­ron aquí” y, por ese he­cho, en los que sa­brían exac­ta­men­te lo que son; los ka­ray, por su la­do, en tan­to “re­cién lle­ga­dos”, no sa­brían na­da y de­be­rían deam­bu­lar por el mun­do, eter­na­men­te a la bús­que­da de sí mis­mos. Aca­so en es­to ha­bría que pen­sar co­mo Za­va­le­ta Mer­ca­do: que el cam­bio so- cial exi­ge de hom­bres y mu­je­res que, por un mo­men­to, tam­bién se li­be­ren de sí mis­mos, es de­cir, de esos orí­ge­nes co­si­fi­ca­dos que hay que an­dar tea­tra­li­zan­do pú­bli­ca­men­te y fren­te al Es­ta­do.

8

. En su bús­que­da, “Yvy Ma­raey” com­bi­na, en una com­ple­ji­za­ción de lo ya he­cho en “Zo­na Sur”, va­rios re­gis­tros, co­mo si la es­ce­ni­fi­ca­ción light de la he­te­ro­ge­nei­dad so­cial no en­con­tra­ra otra ma­ne­ra de ser que la de los mo­dos glo­ba­li­za­dos de su re­pre­sen­ta­ción ( holly­woo­den­se, por lo ge­ne­ral). “Yvy Ma­raey” es así, al mis­mo tiem­po, un re­la­to de apren­di­za­je ( un “Bil­dungs­ro­man” ini­ciá­ti­co), una pe­lí­cu­la de ca­rre­te­ra ( a la ma­ne­ra de “Mi so­cio” o “Cues­tión de fe”), una “buddy- mo­vie” in­ter­cul­tu­ral ( dos ex­tra­ños apren­den a ser ami­gos), un en­sa­yo do­cu­men­tal, una cos­mo­go­nía gua­ra­ní y has­ta un ejer­ci­cio au­to­rre­fle­xi­vo cer­cano a “Pa­ra re­ci­bir el can­to de los pá­ja­ros” ( 1995) de San­ji­nés o “Tam­bién la llu­via” ( 2010) de Icíar Bo­llaín ( i. e.: pe­lí­cu­las que te­ma­ti­zan, co­mo par­te de su tra­ma o trau­ma, los di­le­mas éti­cos de ha­cer ci­ne so­bre “el otro”).

9

. Pe­ro, co­mo en “Zo­na Sur”, tam­bién en “Yvy Ma­raey” hay un afán de control que — en ese re­gis­tro “re­fle­xi­vo” ya men­cio­na­do— ex­pli­ci­ta ma­cha­co­na­men­te los sen­ti­dos, de­ma­sia­do cer­ca­nos, qui­zá, a lu­ga­res co­mu­nes cla­se­me­die­ros, ca­si de ma­nual de au­to­ayu­da, ca­si kitsch fi­lo­só­fi­co in­vo­lun­ta­rio.

10

. En al­gún mo­men­to, Ya­ri, el gua­ra­ní ur­ba­ni­za­do, el que real­men­te es­tá de re­gre­so aun­que co­mo guía de tu­ris­mo, se que­ja en “Yvy Ma­raey”: di­ce más o me­nos que de­be­rían “de­jar de ha­blar de opo­si­cio­nes cul­tu­ra­les”. Ese can­san­cio es tam­bién, me te­mo, el del es­pec­ta­dor. No con “Yvy Ma­raey”, tal vez, sino con otro de sus re­gis­tros: el re­gre­so de sus per­so­na­jes a la prác­ti­ca de la in­ter­cul­tu­ra­li­dad co­mo si es­ta fue­ra un tor­neo an­tro­po­ló­gi­co com­pa­ra­ti­vo: “tú crees es­to, yo en cam­bio creo es­to otro”, “us­te­des ha­cen el amor así, no­so­tros asá”, etc. Los es­que­ma­tis­mos esen­cia­lis­tas — coin­ci­den­tes con la po­lí­ti­ca cul­tu­ral del Es­ta­do del “pro­ce­so de cam­bio”— no es­tán muy le­jos de la es­qui­na: ¿ Los ka­ray es­cu­chan música clá­si­ca y no mas­can ho­jas de co­ca? Es­te es­que­ma­tis­mo, fe­liz­men­te, es re­la­ti­vi­za­do por lo ridículo y pa­ró­di­co de los afa­nes de An­drés Caballero, el pro­ta­go­nis­ta: ¿ Ir a bus­car al “otro” en un jeep ce­ro ki­ló­me­tros con ga­fas y ro­pa de mar­ca? Y aún más por la sos­pe­cha de que lo que lo di­fe­ren­cia de los in­dios no es “la cul­tu­ra oc­ci­den­tal” sino su ca­sa de 16 cuar­tos y el con­si­de­ra­ble tiem­po li­bre y ca­pi­tal del que dis­po­ne pa­ra bus­car­se a sí mis­mo.

11

. ¿ Es ima­gi­na­ble en­ton­ces un re­gre­so a lo na­cio­nal- po­pu­lar que elu­da las sim­pli­fi­ca­cio­nes de la pro­pa­gan­da es­ta­tal (“In­sur­gen­tes”) o las ba­na­li­da­des del dis­cur­so vo­lun­ta­ris­ta y glo­ba­li­za­do de la di­ver­si­dad (“Yvy Ma­raey”)? En Bo­li­via, aca­so po­dría­mos dis­cu­tir hoy la po­si­bi­li­dad de ese re­gre­so — crí­ti­co por de­fi­ni­ción— a tra­vés de lo que una nueva ge­ne­ra­ción — la del gru­po So­ca­vón Ci­ne, por ejem­plo— in­ten­ta ha­cer.

Juan Car­los Val­di­via. El di­rec­tor en una escena de la pe­lí­cu­la “Yvy Ma­raey”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.