“El buen mo­rir” o el ave fé­nix del Tea­tro de los An­des

Des­pués de pre­sen­tar­se en un fes­ti­val de Perú, la obra se­gui­rá mos­trán­do­se en nues­tro país, en sep­tiem­bre en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de la Cul­tu­ra de Sucre y des­pués en el tea­tro Nu­na de La Paz

Los Tiempos - Lecturas - - Reseña - LU­PE CAJÍAS Pe­rio­dis­ta, his­to­ria­do­ra y es­cri­to­ra

Salía la lu­na re­don­da al es­te de la ca­pi­lla y se hun­dían en el ho­ri­zon­te las cons­te­la­cio­nes de Leo y de Vir­go, mien­tras lle­ga­ban al am­plio pa­tio de la vie­ja ca­so­na de Yo­ta­la de­ce­nas de ros­tros de ar­tis­tas y ami­gos que al­gu­na vez acom­pa­ña­ron al Tea­tro de los An­des.

“Es fan­tás­ti­co, si­gue la ma­gia, no sé có­mo lo lo­gran”, co­men­tó el ac­tor y ges­tor cul­tu­ral Mar­ce­lo Al­cón, des­em­bar­ca­do de San­ta Cruz de la Sie­rra jun­to al es­cul­tor Juan Bus­ti­llo, al ar­qui­tec­to Cé­sar Mo­rón y a Piotr Naw­rot, en­tre otros que des­de los lla­nos di­je­ron: “¡ Pre­sen­te!”

Ya en la no­che an­te­rior se alo­ja­ban en la an­ti­gua ha­cien­da Lourdes, al in­gre­so del pue­blo, la con­sa­gra­da ar­tis­ta y maestra Mar­ta Mon­zón, el ac­tor Ser­gio Ala­bi y Ma­bel Fran­co, crí­ti­ca de ar­tes es­cé­ni­cas y ac­tual di­rec­to­ra del Tea­tro Mu­ni­ci­pal Al­ber­to Saavedra Pé­rez de La Paz. Con­ver­sa­ban la pla­na ma­yor de “Co­rreo del Sur” y de Ra­dio La Pla­ta con la fa­mi­lia Cam­pos, se­mi­lle­ro de ar­tis­tas, ade­más de ami­gos de Co­cha­bam­ba y al­gu­nos ex­tran­je­ros.

Es­ta­ban los ve­ci­nos del pue­blo, la an­ti­gua co­ci­ne­ra, el hortelano y sus pa­rien­tes, las gua­guas ya ado­les­cen­tes. Ex­qui­si­tos an­fi­trio­nes Lu­chas Achi­ro, Gon­za­lo Ca­lle­jas y Ali­ce Gui­ma­rães y sus fa­mi­lia­res que die­ron tiem­po a to­dos, la bien­ve­ni­da cá­li­da, el ca­fe­ci­to, un pan con pal­ta, las fru­tas de tem­po­ra­da y al cie­rre la es­tu­pen­da ce­na con le­chon­ci­to al horno co­mo gus­ta­ba a Gian­pao­lo Na­lli.

El mo­ti­vo de la ci­ta era pa­ra ho­me­na­jear­lo, pa­ra que to­dos re­cuer­den sus 25 años co­mo res­pon­sa­ble de la ad­mi­nis­tra­ción del tea­tro. Co­mo es­cri­bi­mos en 1995, él fue el San­cho es­con­di­do que per­mi­tió que los de­más sal­gan a escena a re­ci­bir los aplau­sos.

Era mu­cha su au­sen­cia y mu­chos lo re­cor­da­ron en di­fe­ren­tes mo­men­tos, en di­fe­ren­tes es­pa­cios, co­mo el ges­tor, el ami­go, el co­me­lón, el cóm­pli­ce, el siem­pre pre­sen­te, ca­si un pa­dre, ca­si un abue­lo. Lo re­cor­da­ron can­tan­do to­na­das del nor­te po­to­sino, a la Cha­ve­la Var­gas, los bai­le­ci­tos yo­ta­le­ños.

Eran mu­chos los au­sen­tes, se los sen­tía en las char­las, en las año­ran­zas y al ver en el ho­ri­zon­te las nue­vas ca­sas, los

re­cien­tes in­qui­li­nos, las ven­ta­nas ce­rra­das.

Mu­chos oto­ños

La ma­yo­ría de las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes cum­plen años, los adul­tos ma­yo­res cum­plen in­vier­nos; pa­sar un in­vierno es te­ner una opor­tu­ni­dad más so­bre la tie­rra.

El Tea­tro Los An­des cum­ple oto­ños. Ca­da oto­ño pa­re­ce lle­var­se ho­jas y ra­mas des­de su fun­da­ción en agos­to de 1991, el mes de los vien­tos. Pri­me­ro la mu­cha­cha, la mi­tad de los dos que reunie­ron aho­rros pa­ra ve­nir a crear un elen­co en una co­mu­ni­dad andina, le­jos de la Eu­ro­pa en­ve­je­ci­da. Des­pués el es­pa­ñol que só­lo apa­re­ció en “Co­lón”; más tar­de el ita­liano que ha­cía de cu­ra y can­ta­ba her­mo­so; las chi-

La obra ha si­do di­ri­gi­da por el chi­leno Elías Cohen y cuen­ta con la ac­tua­ción de Ali­ce Gui­ma­raes y Gon­za­lo Ca­lle­jas y la música de Lu­cas Achi­ri­co.

cas bo­li­via­nas que die­ron vi­da a las rei­nas de be­lle­za; los mu­chos co­llas y ar­gen­ti­nos que asis­tie­ron a los ta­lle­res.

Se fue la ra­ma más her­mo­sa, na­ci­da en Fe­rra­ra, la de voz dul­ce y tem­pe­ra­men­to troyano y con ella pa­re­cie­ron que­brar­se to­dos los ni­dos col­ga­dos en las ner­va­du­ras ya he­ri­das. Se fue el di­rec­tor y pa­re­ció un hu­ra­cán, vo­la­ban ho­jas y ho­ji­tas, los ver­des se­re­nos de las huer­tas con­su­mi­dos por el ven­da­val, ago­ta­dos.

Sin em­bar­go, co­mo po­dría re­cor­dar Cé­sar Va­lle­jo, ay el ár­bol si­guió de pie y si­guió flo­re­cien­do, ca­da pri­ma­ve­ra, ca­da ve­rano con nue­vas flo­res y nue­vos fru­tos.

Ha­ce po­co pa­re­ció que las raí­ces se le­van­ta­ban arran­ca­das por la gua­da­ña que no res­pe­ta tiem­pos ni es­fuer­zos. Mu­rió la sa­bia que las nu­tría, la som­bra y el des­can­so, la pas­ca­na de las tur­bu­len­cias más vio­len­tas.

Al­guien des­pis­ta­do po­dría creer en la caí­da fi­nal del ce­dro ba­jo el ha­cha mor­tal de los hom­bres o ba­jo la mo­to­sie­rra de los ban­cos.

Y ahí es­tá que el ca­pu­llo por­tues­pa­ñol es más re­sis­ten­te que las es­pe­cies na­ti­vas.

Ahí es­tá el mú­si­co que can­ta y to­ca su ama­do cha­ran­gui­to y si­gue ca­mi­nan­te, des­de El Al­to a Var­so­via, ida y vuel­ta.

So­bre to­do, ahí es­tá la pro­fun­da raíz que dio y da sen­ti­do al Tea­tro Los An­des, aquel mi­no­tau­ro que, de gui­ta­rre­ro y bai­la­rín, de es­ce­nó­gra­fo y car­pin­te­ro, de ac­tor y co­me­dian­te se ha con­ver­ti­do en una bes­tia.

Por­que só­lo una bes­tia co­mo Gon­za­lo Ca­lle­ja pue­de sim­pli­fi­car y sig­ni­fi­car el ac­ta de na­ci­mien­to del elen­co de Yo­ta­la y ser a la vez el pre­sen­te y el fu­tu­ro. Es la raíz pro­fun­da por­que no se re­pre­sen­ta a sí mis­mo sino a una his­to­ria, de acá y más allá de los ma­res, la que unió la fres­cu­ra de la cam­pi­ña pue­ble­ri­na con las so­fis­ti­ca­das téc­ni­cas de la escena nór­di­ca y cen­troeu­ro­pea.

La obra

“Un buen mo­rir” re­pre­sen­ta to­do ello y to­das las his­to­rias de to­dos no­so­tros. Re­pre­sen­ta la muer­te de­ca­den­te y atre­vi­da, pe­ro so­bre to­do re­pre­sen­ta al amor en to­das sus es­tan­cias.

Con­mue­ve por­que no di­ce na­da de Gian­pao­lo Na­lli, a quien es­tá de­di­ca­da, pe­ro a la vez di­ce to­do en un pen­ta­gra­ma tan hun­di­do que la con­mo­ción en la sa­la no po­día ser otra que es­pec­ta­do­res con la res­pi­ra­ción con­te­ni­da y los llan­tos bro­ta­dos.

Ca­da abra­zo de los aman­tes es el abra­zo de la hu­ma­ni­dad, fi­lial, her­ma­na­do, amo­ro­so, can­sa­do.

Qui­zá los tex­tos, a pe­sar de las vo­ces co­lec­ti­vas y de los ma­ti­ces poé­ti­cos, sean los me­nos pul­cros en el trans­cu­rrir de la ho­ra que du­ra el es­pec­tácu­lo; has­ta in­ne­ce­sa­ria­men­te con­fu­sos, en un es­ce­na­rio pro­li­jo y con dos ac­to­res que han en­con­tra­do su per­fec­ta ma­du­rez, la más du­ra­de­ra. El des­or­den del tiem­po cro­no­ló­gi­co es la co­lum­na ver­te­bral na­rra­ti­va.

La gran di­fe­ren­cia del tea­tro bo­li­viano es el ma­ne­jo im­pe­ca­ble de los si­len­cios. Co­men­ta­ba un afa­ma­do ac­tor lo­cal que des­pués de asis­tir a la fun­ción sin­tió que no era ya po­si­ble lle­gar al ni­vel del Tea­tro de los An­des. Esos ac­to­res es­tán fue­ra del al­can­ce de la escena bo­li­via­na.

Ver­la pa­ra sen­tir­la, pa­ra llo­rar­la.

En escena. El ac­tor Gon­za­lo Ca­lle­jas en la nueva obra del Tea­tro de los An­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.