“Al­te­red Car­bon” y “De ani­ma­les a dio­ses” Es­cu­dri­ñan­do en el fu­tu­ro me­dia­to

Los Tiempos - Lecturas - - Series - RO­DRI­GO AYA­LA BLUSKE Ci­neas­ta y en­sa­yis­ta

Lo que tie­nen en co­mún la se­rie de cien­cia fic­ción “Al­te­red Car­bon” ( 2018), pro­du­ci­da por Lae­ta ka­lo­gri­dis y emi­ti­da por Net­flix, y el en­sa­yo his­tó­ri­co “De ani­ma­les a dio­ses” del pro­fe­sor is­rae­li­ta Yu­val Noah Ha­ra­ri, es que am­bos ha­blan so­bre el fu­tu­ro me­dia­to de la hu­ma­ni­dad, par­tien­do de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos más re­cien­tes. La se­me­jan­za aca­ba ahí, pe­ro no im­por­ta; el te­ma es lo su­fi­cien­te­men­te in­tere­san­te, co­mo pa­ra tra­tar de pro­fun­di­zar­lo en la me­di­da de lo po­si­ble.

Pre­pa­rán­do­nos pa­ra la eter­ni­dad

El li­bro de Ha­ra­ri nos di­ce ( con bue­nos ar­gu­men­tos his­tó­ri­cos y cien­tí­fi­cos) que es­ta­mos al bor­de de que la hu­ma­ni­dad lle­gue a un es­ta­do de “amor­ta­li­dad”. Es de­cir, que los se­res hu­ma­nos, o por lo me­nos una por­ción de ellos, ya no mo­ri­re­mos de en­fer­me­da­des en los pró­xi­mos de­ce­nios; si lo ha­ce­mos se­rá por ac­ci­den­te o al­gún ti­po de vio­len­cia pre­me­di­ta­da. Por su par­te, “Al­te­red Car­bon”, que es­tá ba­sa­da en una no­ve­la es­cri­ta en el 2002 por Ri­chard K. Mor­gan ( nue­ve años an­tes de la pu­bli­ca­ción de “De ani­ma­les a dio­ses”), nos des­cri­be un mun­do don­de ya ha ocu­rri­do lo que el li­bro pre­di­ce: la tec­no­ló­gi­ca ha lo­gra­do que se pue­da tras­plan­tar los ce­re­bros de una per­so­na en los cuer­pos de otra, y por tan­to la vi­da pue­de lle­gar a ser eter­na.

Seriales co­mo “Black Mi­rror” ( 2011 - 2017) o pe­lí­cu­las co­mo “Ready Pla­yer One” ( 2017) nos ha­blan en dis­tin­tos to­nos, de la in­fluen­cia de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en la vi­da so­cial en el fu­tu­ro pró­xi­mo ( en reali­dad al­gu­nas de sus pre­dic­cio­nes ya han co­men­za­do a ma­te­ria­li­zar­se). En cam­bio, “De ani­ma­les a dio­ses” y “Al­te­red Car­bon” tra­tan de vi­sua­li­zar los efec­tos de la mis­ma a lar­go pla­zo.

La te­sis ex­pues­ta en “De ani­ma­les a dio­ses” es sen­ci­lla, pe­ro prác­ti­ca­men­te in­dis­cu­ti­ble: nos en­con­tra­mos en el pri­mer mo­men­to de la his­to­ria de la na­tu­ra­le­za en el que la vi­da se ha co­men­za­do a crear por di­se­ño ( en for­ma ar­ti­fi­cial) y no por com­pe­ten­cia ( en for­ma na­tu­ral). Eso abre las puer­tas a reali­da­des in­sos­pe­cha­das; no só­lo se tra­ta de que en el fu­tu­ro los hu­ma­nos no mo­ri­re­mos por en­fer­me­da­des, sino que po­dre­mos al­te­rar nues­tra ge­né­ti­ca a vo­lun­tad. Cam­biar de bra­zos o pier­nas se­rá tan co­mún ( y más fá­cil) que el ha­cer­se im­plan­tes den­ta­les hoy en día. La po­si­bi­li­dad de tras­la­dar la in­te­li­gen­cia hu­ma­na a una compu­tado­ra, abri­rá la po­si­bi­li­dad de crear se­res no in­di­vi­dua­les, vin­cu­la­dos de ma­ne­ra or­gá­ni­ca ( no es fic­ción, se­gún Ha­ra­ri hay un pro­yec­to de la Unión Eu­ro­pea de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en cur­so en es­te mo­men­to, con ese ob­je­ti­vo). El pro­fe­sor is­rae­lí fi­nal­men­te plan­tea que es­te pue­de ser el pa­so a una nue­va “sin­gu­la­ri­dad” en la evo­lu­ción de la ma­te­ria, una reali­dad to­da­vía inima­gi­na­ble ( al­go así co­mo la exis­ten­cia an­te­rior al Big Bang).

La De­sigual­dad Eter­na

Só­lo en las lí­neas fi­na­les Ha­ra­ri re­fle­xio­na en su tex­to, de pa­sa­da, so­bre las con­se­cuen­cias so­cia­les de es­te sen­de­ro. Esos efec­tos sin em­bar­go son vi­sua­li­za­dos en for­ma más com­ple­ta en “Al­te­red Car­bon”. La tec­no­lo­gía de por si no crea la fe­li­ci­dad pa­ra to­dos; sus avan­ces lo que ha­rán en reali­dad es acen­tuar la bre­cha so­cial ( y en es­te ca­so ge­né­ti­ca). En la se­rie, la di­fe­ren­cia en la ex­pec­ta­ti­va de vi­da que hoy exis­te en­tre paí­ses “po­bres” y “ri­cos” ( unos 20 años

“No só­lo se tra­ta de que en el fu­tu­ro los hu­ma­nos no mo­ri­re­mos por en­fer­me­da­des, sino que po­dre­mos al­te­rar nues­tra ge­né­ti­ca a vo­lun­tad.”

apro­xi­ma­da­men­te), se ha acre­cen­ta­do en el fu­tu­ro, has­ta cons­ti­tuir dos hu­ma­ni­da­des dis­tin­tas; la que dis­fru­ta de los be­ne­fi­cios de la pla­nea­ción ( y ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca) y la que se en­cuen­tra en las con­di­cio­nes ac­tua­les ( los hu­ma­nos de hoy, con­ver­ti­dos en sub­hu­ma­nos del fu­tu­ro).

Ob­via­men­te to­da pre­dic­ción his­tó­ri­ca con tal ni­vel de exac­ti­tud es de­ba­ti­ble; en­tre las po­si­bi­li­da­des a fu­tu­ro tam­bién hay otras: que la hu­ma­ni­dad im­plo­sio­ne por el pro­pio pe­so de las de­sigual­da­des ( co­mo ocu­rrió an­ta­ño con el Im­pe­rio Ro­mano, aho­ga­do por los bár­ba­ros, o más re­cien­te­men­te con la Unión So­vié­ti­ca víc­ti­ma de su in­efi­cien­cia), o que sim­ple­men­te el pla­ne­ta co­lap­se co­mo fru­to del de- te­rio­ro am­bien­tal y/ o la gue­rra nu­clear. En to­do ca­so la di­rec­ción en la que se orien­tan los tra­ba­jos re­se­ña­dos, no es in­com­pa­ti­ble con es­tos otros es­ce­na­rios.

“De ani­ma­les a dio­ses” sor­pren­de por la sen­ci­llez con la que Ha­ra­ri brin­da un re­tra­to glo­bal acer­ca de la evo­lu­ción hu­ma­na. Los ca­pí­tu­los más im­pac­tan­tes son aque­llos en que des­cri­be nues­tro ini­cio en el que los ho­mo sa­piens nos im­pu­si­mos a las otras es­pe­cies hu­ma­noi­des co­pan­do el pla­ne­ta, y los úl­ti­mos ( re­se­ña­dos en es­te tex­to), que ha­blan de nues­tra trans­for­ma­ción a fu­tu­ro. En el me­dio el au­tor ex­pli­ca los ro­les que la po­lí­ti­ca, la re­li­gión y el di­ne­ro ju­ga­ron en el pro­ce­so; allí sus opi­nio­nes tie­nen ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad.

“Al­te­red Car­bon” sor­pren­de por su cons­truc­ción vi­sual, que quie­re emu­lar a clá­si­cos co­mo Bla­de Run­ner ( 1982). Evi­den­te­men­te lo­gra ge­ne­rar la es­té­ti­ca de un mun­do nue­vo, pe­ro en­cuen­tra di­fi­cul­ta­des en el desa­rro­llo de la tra­ma ar­gu­men­tal. Los res­pon­sa­bles de la se­rie se en­go­lo­si­nan en ex­ce­so, con la po­si­bi­li­dad de gi­ros ar­gu­men­ta­les que les brin­da su eje te­má­ti­co ( el cam­bio de ce­re­bros a cuer­pos ex­tra­ños) y fi­nal­men­te ge­ne­ran cier­to can­san­cio por la reite­ra­ción.

“De ani­ma­les a dio­ses” ha si­do un éxi­to in­ter­na­cio­nal, lo que ha mo­ti­va­do a su au­tor a lan­zar una se­gun­da par­te: Ho­mo Deus. Por su par­te, “Al­te­red Car­bon” tu­vo una re­cep­ción dis­cre­ta, in­fe­rior a la ex­pec­ta­ti­va pre­via ge­ne­ra­da por sus pro­duc­to­res, sin em­bar­go, a pe­sar de ello, ten­drá una se­gun­da tem­po­ra­da. Se­rá in­tere­san­te re­vi­sar am­bas pro­lon­ga­cio­nes, en un mo­men­to his­tó­ri­co en el que el fu­tu­ro “se vi­ve” ca­da vez más in­ten­sa­men­te, pe­ro se “re­fle­xio­na” ca­da vez me­nos.

La se­rie

“Al­te­red Car­bon” se desa­rro­lla en me­dio del si­glo XXV, una épo­ca en la que las per­so­nas ya no mue­ren, téc­ni­ca­men­te, sino que sus men­tes y cons­cien­cias son trans­fe­ri­das de un cuer­po a otro. Adap­ta­ción de la no­ve­la de Ri­chard Mor­gan que se cen­tra en la his­to­ria de Ta­kes­hi Ko­vacs, un de­tec­ti­ve que se ve en­vuel­to en una enor­me cons­pi­ra­ción, 500 años en el fu­tu­ro, en me­dio de un mun­do cy­ber­punk.

Es una se­rie ex­clu­si­va de Net­flix ba­sa­da en la ho­mó­ni­ma no­ve­la de cien­cia fic­ción es­cri­ta por Ri­chard K. Mor­gan. Con un guión es­cri­to por Lae­ta Ka­lo­gri­dis ( Shut­ter Is­land), es­ta adap­ta­ción es­tá pro­du­ci­da por Sky­dan­ce Television. Ka­lo­gri­dis, ade­más, es la pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va y “show­run­ner” de la se­rie, y se en­cuen­tra acom­pa­ña­da en la pro­duc­ción por los eje­cu­ti­vos de Sky­dan­ce Television: Da­vid Elli­son, Da­na Gold­berg y Marcy Ross.

La se­rie de Net­flix que ha ob­te­ni­do cin­co es­tre­llas de la au­dien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.