Co­men­ta­rio so­bre “To­dos lo sa­ben”.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - FER­NAN­DO MOLINA Pe­rio­dis­ta

Wer­ner Her­zog di­jo una vez que el ci­ne ira­ní es uno de los ci­nes ar­tís­ti­cos más im­por­tan­tes del mun­do. Si es­to es cier­to, se tra­ta de lo­gro ló­gi­co, si se to­ma en cuen­ta la his­to­ria de es­te ci­ne, y cu­rio­so, si se po­ne en con­si­de­ra­ción las ac­tua­les con­di­cio­nes de pro­duc­ción del mis­mo, da­do que Irán es una re­pú­bli­ca is­lá­mi­ca, don­de los man­da­tos mo­ra­les de los fun­cio­na­rios re­li­gio­sos son par­te im­por­tan­te de la ley y, por tan­to, im­pe­ra la cen­su­ra.

Co­mo se sa­be, la cul­tu­ra ira­ní es muy pro­fun­da y an­ti­gua. Ade­más, des­de co­mien­zos del si­glo XX la so­cie­dad ira­ní adop­tó el en­ton­ces re­cién in­ven­ta­do ci­ne­ma­tó­gra­fo y se vol­có a él, lo­gran­do desa­rro­llar dé­ca­das des­pués, ba­jo el shah Re­za Pah­le­ví, una in­dus­tria de mu­cho éxi­to in­terno y au­to­res de pe­so. Tam­bién en­ton­ces los ci­neas­tas de­bían en­fren­tar­se a la cen­su­ra, que era de or­den político, ya que el go­bierno del shah era una dic­ta­du­ra. En 1979 se pro­du­jo la Re­vo­lu­ción Ira­ní y el pe­so re­li­gio­so de la mis­ma es­tu­vo a pun­to de hun­dir al ci­ne del país, que sin em­bar­go re­na­ció de sus ce­ni­zas en los años 90, gra­cias a la so­bre­vi­nien­te mo­de­ra­ción del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio y al fin de la prohi­bi­ción de to­car asun­tos co­mo la mu­jer y el amor. La nue­va ola del ci­ne ira­ní, con obras a la vez ori­gi­na­les y se­duc­to­ras, se po­ten­ció por la ob­ten­ción de mu­chos pre­mios in­ter­na­cio­na­les; es­to ex­pli­ca la pa­ra­dó­ji­ca si­tua­ción ac­tual, en la que a ve­ces el Go­bierno apo­ya en el ex­tran­je­ro fil­mes que no per­mi­te re­pro­du­cir den­tro del pro­pio país.

El ma­yor nom­bre aso­cia­do a es­te flo­re­ci­mien­to es el del ya fa­lle­ci­do rea­li­za­dor Ab­bás Kia­ros­ta­mí, au­tor de “Clo­se- up”, con­si­de­ra­da por el Bri­tish Film Ins­ti­tu­te co­mo la 42 de las 50 pe­lí­cu­las más gran­des de to­dos los tiem­pos. El se­gun­do me­jor o más co­no­ci­do di­rec­tor ira­ní con­tem­po­rá­neo es Asg­hard Far­ha­di, que en los úl­ti­mos años ha he­cho dos pe­lí­cu­las que han qui­ta­do el alien­to al mun­do: “La se­pa­ra- ción” y “El clien­te”, am­bas ga­na­do­ras del Ós­car a la me­jor pe­lí­cu­la ex­tran­je­ra, ade­más de mu­chos otros pre­mios.

Re­co­no­ci­mien­to

Gra­cias al re­co­no­ci­mien­to que ha ob­te­ni­do, el tra­ba­jo de Far­ha­di ha si­do vis­to en to­do el mun­do, in­clu­si­ve en Bo­li­via. Lue­go de la ex­hi­bi­ción de “El clien­te” en nues­tra sa­las, hi­ce un co­men­ta­rio que era el de un fan ren­di­do de ad­mi­ra­ción: “Tos­toi en imá­ge­nes en mo­vi­mien­to”. Pe­se a que con­sis­te en una crí­ti­ca su­brep­ti­cia a la so­cie­dad ira­ní — y a otros so­cie­da­des ce­rra­das—, el guion de “El clien­te” fue apro­ba­do por la cen­su­ra de es­te país. Se di­ce que por­que és­ta no es me­cá­ni­ca ni ava­sa­lla­do­ra, ya que de­pen­de de fun­cio­na­rios que pue­den dis­cre­par en­tre sí e in­clu­so pue­den es­tar do­ta­dos de cier­to “vue­lo”.

La his­to­ria

La úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Far­ha­di, en cam­bio, no ha si­do he­cha en Irán y no pre­sen­ta una his­to­ria pro­pia de es­te país. Se tra­ta de “To­dos lo sa­ben”, que tam­bién ha si­do pro­yec­ta­da en La Paz ( ig­no­ro si en el res­to del país), y que cuen­ta una his­to­ria de “mu­je­res y amor” am­bien­ta­da en un pe­que­ño pue­blo es­pa­ñol.

Una his­to­ria que, sin em­bar­go, se des­plie­ga gra­cias a los mo­vi­mien­tos de una tra­ma de ín­do­le po­li­cial.

Una fa­mi­lia ce­le­bra una bo­da, con la pre­sen­cia de una her­ma­na de la no­via, Lau­ra ( Pe­né­lo­pe Cruz), que lle­ga con sus hi­jos de Ar­gen­ti­na, en don­de vi­ve. Su es­po­so ar­gen­tino ( Ri­car­do Da­rín), en cam­bio, se que­da en su país. En me­dio de la fies­ta se pro­du­ce un apa­gón y la hi­ja de es­ta pa­re­ja es se­cues­tra­da y pi­den por ella 300.000 eu­ros. De un mo­do al­go in­ve­ro­sí­mil, la fa­mi­lia de­ci­de no ir a la po­li­cía y en cam­bio in­ves­ti­gar y ne­go­ciar con los cap­to­res por su cuen­ta. Si­guien­do es­ta in­ves­ti­ga­ción va­mos des­cu­brien­do los se­cre­tos que se es­con­den en torno a la re­la­ción de Lau­ra con Pa­co ( Ja­vier Bar­dem) y la po­si­ble im­pli­ca­ción de los pro­pios miem­bros de la fa­mi­lia en el se­cues­tro. Se tra­ta de una pe­lí­cu­la so­bre el in­fierno gran­de que es to­do pue­blo chi­co, que es­tá lle­na de esa ten­sión in­te­rior que Far­ha­di sa­be crear con maes­tría, pe­ro que pier­de por su tra­ma no del to­do creí­ble ni del to­do im­pac­tan­te ni in­clu­so bien te­ji­da, por una ac­tua­ción de­sigual del elen­co y, en ge­ne­ral, por el he­cho de que Far­ha­di no co­no­ce ni el idio­ma ni la cul­tu­ra de la que es­tá ha­blan­do, por lo que su tra­ba­jo es ex­ce­len­te pe­ro no ge­nial, se pier­de los ma­ti­ces y no mues­tra la sa­bi­du­ría que es po­si­ble ob­ser­var en sus obras ira­níes.

Una pe­lí­cu­la me­nor de una fil­mo­gra­fía sin em­bar­go enor­me, y que por es­to, y por la opor­tu­ni­dad de ver a un con­vin­cen­te Bar­dem en pleno do­mi­nio de sus fa­cul­ta­des, va­le mu­cho la pe­na.

La pe­lí­cu­la

Ha­ce unos 15 años, via­jan­do por Es­pa­ña con su fa­mi­lia, el di­rec­tor ira­ní Asg­har Far­ha­di se fi­jó en un car­tel con la fo­to de un ni­ño que ha­bía des­apa­re­ci­do. Cuan­do ex­pli­có a los su­yos lo que ese car­tel de­cía, su hi­ja pe­que­ña se asus­tó por­que pen­só que al­go pa­re­ci­do po­día pa­sar­le a ella. Far­ha­di la tran­qui­li­zó di­cién­do­le que eso era al­go ex­cep­cio­nal y que, afor­tu­na­da­men­te, eso no su­ce­día con fre­cuen­cia. Sin em­bar­go, se que­dó pen­san­do en aque­lla his­to­ria y co­men­zó a es­cri­bir un guion de ci­ne. Así na­ció “To­dos lo sa­ben”, la pe­lí­cu­la que inau­gu­ró la pa­sa­da edi­ción del Fes­ti­val de Can­nes y que es­tu­vo, has­ta ha­ce una se­ma­na, en las car­te­le­ras de ci­ne del país. Un film ro­da­do ín­te­gra­men­te en Es­pa­ña y en cas­te­llano, pro­ta­go­ni­za­do por Ja­vier Bar­dem, Pe­né­lo­pe Cruz, Ri­car­do Da­rín y Bár­ba­ra Len­nie.

“Te­nía es­cri­tas 30 o 40 pá­gi­nas del guion y se lo en­tre­gué a Pe­dro Al­mo­dó­var”, re­cuer­da el ci­neas­ta ira­ní, en una en­tre­vis­ta con el dia­rio es­pa­ñol El País, en sep­tiem­bre de es­te año. “Le pre­gun­té: ‘ ¿ Te pa­re­ce una his­to­ria es­pa­ño­la? ¿ Se­ría creí­ble pa­ra los es­pa­ño­les?’ Y me res­pon­dió: ‘ Es tan es­pa­ño­la que, si no la haces tú, es­toy dis­pues­to a ha­cer­la yo’. Si no me hu­bie­ra di­cho eso, qui­zás no la ha­bría crea­do”.

Asg­har Far­ha­di tie­ne en su ha­ber dos os­cars, los que ga­nó en 2012 por “Na­der y Si­min, una se­pa­ra­ción” y en 2017 por “El via­jan­te”; de­ce­nas de pre­mios en fes­ti­va­les de ci­ne y un enor­me pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. “Los per­so­na­jes que sa­len en es­ta his­to­ria no se ale­jan tan­to de los que apa­re­cen en mis otras pe­lí­cu­las”, afir­ma. “Es co­mo si fue­ran las mis­mas per­so­nas, pe­ro vi­vien­do en una cul­tu­ra di­fe­ren­te. A mi mo­do de ver, se acer­can mu­cho a los per­so­na­jes de mis pe­lí­cu­las pre­vias”, re­co­no­ció en una en­tre­vis­ta pa­ra el ca­nal de te­le­vi­sión TCM.

“Una pe­lí­cu­la me­nor de una fil­mo­gra­fía sin em­bar­go enor­me, y que por es­to, y por la opor­tu­ni­dad de ver a un con­vin­cen­te Bar­dem en pleno do­mi­nio de sus fa­cul­ta­des, va­le mu­cho la pe­na”

Ima­gen de la pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Far­ha­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.