El Tri de Mé­xi­co fes­te­jó su aniver­sa­rio jun­to a un bo­li­viano.

El vo­ca­lis­ta del gru­po cru­ce­ño “Ani­mal de ciu­dad”, Ro­nal­do Va­ca Pe­rei­ra, fue par­te del con­cier­to de la le­gen­da­ria ban­da me­xi­ca­na

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - ARIEL ANTEZANA

El Tri de Mé­xi­co es una de las ban­das más im­por­tan­tes en la his­to­ria del rock, no só­lo me­xi­cano sino de to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Siem­pre aban­de­ra­dos del rock más crio­llo, de ca­lle, sin más áni­mo que el de sen­tir la esen­cia del gé­ne­ro que cam­bió al mun­do ha­ce más de 50 años; su pos­tu­ra siem­pre re­bel­de enar­bo­lan­do las ma­ne­ras de ser de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, las cua­les vie­nen a des­ba­ra­tar to­do lo an­ti­guo.

Pe­ro ha­blar de El Tri no es otra co­sa que ha­blar de su líder: Alex Lo­ra, di­fí­cil­men­te al­guien po­dría men­cio­nar a otro in­te­gran­te de la ban­da que no sea ese roc­ke­ro in­com­bus­ti­ble des­de ha­ce cin­co dé­ca­das, tal vez con la ex­cep­ción de su “do­ma­do­ra”, Che­la Lo­ra, quien tam­bién es su ma­na­ger; por lo que El Tri es un hom­bre a la ca­be­za de una ban­da, sin que es­to se con­vier­ta en aque­lla fór­mu­la tan cri­ti­ca­da de que el úni­co miem­bro ori­gi­nal y crea­ti­vo do­mi­ne ca­si dic­ta­to­rial­men­te la ban­da, que pa­ra eso es me­jor crear una ca­rre­ra co­mo so­lis­ta. ¡ En el ca­so de El Tri y Lo­ra, si es una ban­da!

El pa­sa­do sá­ba­do 13 de oc­tu­bre en un lu­gar, que es par­te de la his­to­ria del ar­te y cul­tu­ra me­xi­ca­nos, co­mo es el im­po­nen­te Pa­la­cio de los De­por­tes en la Ciu­dad de Mé­xi­co, an­te más de 20 mil es­pec­ta­do­res, Alex Lo­ra y El Tri fes­te­ja­ron, co­mo ellos mis­mos lo lla­ma­ron, “Me­dio si­glo ro­can­ro­lean­do” en un show que du­ró más de seis ho­ras, don­de ce­le­bra­ron la ca­rre­ra de un ver­da­de­ro icono den­tro la ( con­tra) cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Es­te fes­te­jo no fue uno cual­quie­ra, fue uno que nos in­cum­be a los bo­li­via­nos en gran ma­ne­ra, por­que el show que con­ta­ba con una gran lis­ta de in­vi­ta­dos, fue abier­to con un invitado bo­li­viano: Ro­nal­do Va­ca Pe­rei­ra, vo­ca­lis­ta y líder de la ban­da Ani­mal de Ciu­dad de San­ta Cruz. Fue el pri­mer invitado de Alex Lo­ra pa­ra in­ter­pre­tar jun­to a El Tri “Es­ta­ción del me­tro Bal­de­ras”, más co­no­ci­do co­mo “Me­tro Bal­de­ras”, un ver­da­de­ro himno en la his­to­ria del rock chi­lan­go, par­te del dis­co de­but de la ban­da “Sim­ple­men­te” de 1985, aun­que la can­ción en si fue­ra es­cri­ta e in­ter­pre­ta­da ori­gi­nal­men­te por el ge­nio del rock ca­lle­je­ro y ru­pes­tre me­xi­cano, Ro­dri­go Eduar­do Gon­zá­lez Guz­mán, co­no­ci­do co­mo “ROCKDRIGO”, pa­ra su cas­set­te “Hur­ba­nis­to­rias” de 1984.

Su his­to­ria

Pe­ro ha­ga­mos his­to­ria pa­ra co­no­cer y en­ten­der un po­co lo que es El Tri y quien es Alex Lo­ra. To­do em­pe­zó en aquel tur­bu­len­to 1968 cuan­do unos ami­gos de co­le­gio, Car­los Haupt­vo­gel, Er­nes­to de León y Jo­sé Ale­jan­dro Lo­ra Ser­na, de­ci­die­ron for­mar una ban­da de rock. Por la for­ma­ción de trío y por­que la idea que te­nían los in­te­gran­tes, ade­más de la re­la­ción de amis­tad tan cer­ca­na que exis­tía en­tre los tres, de­ci­die­ron lla­mar a la ban­da Th­ree Souls In My Mind ( Tres Al­mas en mi Men­te). En un prin­ci­pio com­po­nían e in­ter­pre­ta­ban can­cio­nes en in­glés de­bi­do a que en aque­lla épo­ca se de­cía que el in­glés era el “len­gua­je del rock”. Al con­tra­rio de lo que la ma­yo­ría cree, Alex Lo­ra y sus com­pa­ñe­ros no ha­bían na­ci­do en la po­bre­za ni en los ba­rrios sub­ur­ba­nos de Mé­xi­co D. F., sino más bien ve­nían de fa­mi­lias aco­mo­da­das, lo cual les per­mi­tió de­di­car­se a su hobby y pa­sión en un 100 por cien­to de su tiem­po y con el apo­yo fi­nan­cie­ro re­que­ri­do. Los Th­ree Souls In My Mind fue­ron co­no­ci­dos por ser una de las ban­das con me­jor equi­po e ins­tru­men- tos. Una fe­cha que­da­rá en la me­mo­ria de to­dos quie­nes aman el rock la­tino y más aún el me­xi­cano, el 12 de sep­tiem­bre de 1971, en Avan­da­ro, un asen­ta­mien­to tu­rís­ti­co, se lle­vó a ca­bo el Fes­ti­val de Rock y Rue­das de Avan­da­ro, el lla­ma­do Woods­tock me­xi­cano. Una vez, con­tra­ria­men­te a lo que mu­chos pien­san, Th­ree Souls In My Mind to­có tan so­lo el día 12 y con un show in­com­ple­to, pe­ro que sir­vió pa­ra crear una le­yen­da con su nom­bre, dos he­chos hi­cie­ron de la ban­da, la más gran­de del fes­ti­val y del país. En aquel magno even­to Th­ree Souls In My Mind eje­cu­tó to­da su pre­sen­ta­ción en cas­te­llano, sus com­po­si­cio­nes re­fle­jan­do las reali­da­des ur­ba­nas de la ciu­dad de Mé­xi­co, una ciu­dad tan caó­ti­ca co­mo po­cos se pue­den ima­gi­nar, las Olim­pia­das del 68, la ma­tan­za de es­tu­dian­tes en la pla­za de Tla­te­lol­co en oc­tu­bre de ese mis­mo año, el Mun­dial de 1970, el te­rre­mo­to de Oa­xa­ca, crea­ron una so­cie­dad ur­gen­te por de­cir sus reali­da­des y en su idio­ma, es exac­ta­men­te lo que hi­zo Th­ree Souls In My Mind. Y el se­gun­do fac­tor fue la no- pre­sen­cia de Ja­vier Ba­tiz, la má­xi­ma es­tre­lla “un­der” de aque­lla épo­ca,

El te­ma “Pa­tas arri­ba” de Ani­mal de Ciu­dad cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de Alex Lo­ra.

por lo que, sin pla­near­lo se con­vir­tie­ron en ca­be­zas de car­tel.

Du­ran­te to­da la dé­ca­da de los 70 la ban­da fue la más im­por­tan­te en to­do el te­rri­to­rio az­te­ca, pe­ro los 80 lle­ga­ron y con ellos los pro­ble­mas in­ter­nos, va­rios cam­bios de in­te­gran­tes hi­cie­ron que la re­la­ción en­tre Lo­ra y Haupt­vo­gel sea in­sos­te­ni­ble, mo­ti­vo por el cual es­te úl­ti­mo de­ci­de ale­jar­se de la ban­da, pe­ro des­pués de una dispu­ta le­gal, tam­bién se lle­va­ría el nom­bre del gru­po, de he­cho la ban­da co­no­ci­da co­mo Th­ree Souls In My Mind si­guió vi­gen­te lan­zan­do uno que otro in­tras­cen­den­te dis­co, has­ta el pa­sa­do 2017.

Mien­tras tan­to Alex la tu­vo, por di­fí­cil que pa­rez­ca, más fá­cil, des­de ha­ce mu­chos años el pú­bli­co ha­bía “Cas­te­lla­ni­za­do” el nom­bre de la ban­da, sien­do co­no­ci­da tan so­lo co­mo “EL Tri”, por lo tan­to, lo úni­co que hi­zo Alex fue ofi­cia­li­zar el nom­bre, así en 1984 de­bu­ta­ría ofi­cial­men­te EL Tri de Mé­xi­co. Des­de aquel mo­men­to y de­bi­do a la ex­pe­rien­cia vi­vi­da, Alex Lo­ra se con­vier­te en el úni­co líder de El Tri, asi­mis­mo su “do­ma­do­ra”, Che­la Lo­ra, se con­ver­ti­ría en la ma­na­ger de la nue­va ban­da, man­te­nien­do esa fun­ción has­ta nues­tros días, así co­mo la de co­ris­ta de la ban­da, úni­cos dos miem­bros per­ma­nen­tes, por aho­ra, de El Tri.

Des­de su na­ci­mien­to El Tri ha crea­do can­cio­nes que re­fle­jan la vi­da me­xi­ca­na y tam­bién la­ti­noa­me­ri­ca­na, con te­má­ti­cas en­mar­ca­das ca­si en el rea­lis­mo má­gi­co co­mo en el gran te­ma “Tris­te can­ción de amor” pa­san­do por reali­da­des so­cia­les co­mo en “Los mi­nus­vá­li­dos” o “Pa­re­ce fá­cil”, su fe in­que­bran­ta­ble en la Vir­gen de Gua­da­lu­pe en can­cio­nes co­mo “Vir­gen mo­re­na”, re­fle­jos de la vi­da po­lí­ti­ca co­mo en “Abu­so de po­der” y mu­chas otras te­má­ti­cas más, sin em­bar­go, la más im­por­tan­te y pre­sen­te en la vi­da y ca­rre­ra de es­te mú­si­co y su ban­da es el amor, la pa­sión y la vi­da en­tre­ga­da a la mú­si­ca y al rock n’ roll, de una ma­ne­ra ho­nes­ta, di­rec­ta y sin­ce­ra, Alex Lo­ra y El Tri son la quin­ta esen­cia del “roc­kan­rol” y can­cio­nes co­mo “Que vi­va el rock n’ roll”, “Men­te roc­ke­ra”, “Las pie­dras ro­dan­tes” o “To­do sea por el ro­can­rol” y mu­chí­si­mas más a lo lar­go de 50 años y 50 dis­cos han ido crean­do la iden­ti­dad del rock en cas­te­llano y han he­cho de es­ta ex­pre­sión cul­tu­ral, la más im­por­tan­te de la his­to­ria.

En el es­ce­na­rio

Vol­va­mos al pa­sa­do sá­ba­do 13. Así co­mo el gran es­pec­tácu­lo de ce­le­bra­ción se ini­ció con nues­tro com­pa­trio­ta Ro­nal­do Va­ca Pe­rei­ra, em­pe­za­ron a caer so­bre el es­ce­na­rio una can­ti­dad im­pre­sio­nan­te de in­vi­ta­dos, co­mo ser An­drés Ca­la­ma­ro, La So­no­ra San­ta­ne­ra, Pan­teón Ro­co­có, Lu­ciano Na­po­li­tano ( Hi­jo de Nor­ber­to Na­po­li­tano o más co­no­ci­do co­mo Pap­po), el tra­pe­ro C- Kan, To­ño Li­ra y La Tre­men­da Kor­te, co­mo si eso fue­ra po­co la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Es­pe­ran­za Az­te­ca y el Co­ro de la Ba­sí­li­ca in­ter­pre­ta­ron “Vir­gen mo­re­na”.

Sin du­da los dos mo­men­tos más emo­ti­vos y ce­le­bra­dos de la no­che fue­ron los que con­ta­ron con la pre­sen­cia del maes­tro Ar­man­do Man­za­ne­ro y su par­ti­ci­pa­ción en“Tris­te can­ción” y la deu­da ca­si sal da­da con la pre­sen­cia del mis­mí­si­mo Ja­vier Ba­tiz. Pro­ba­ble­men­te El Trino se­ría hoy lo­quees, sin aquel per­can­ce que im­pi­dió que Ba­tiz lle­gue al Fes­ti­val del Avan­da­ro.

El TRI y Alex Lo­ra ce­le­bra­ron, y Bo­li­via tam­bién ce­le­bró, un gran re­pre­sen­tan­te nues­tro com­par­tió es­ce­na­rio con los pro­ta­go­nis­tas de la no­che, con­vir­tién­do­se tam­bién en uno de ellos.

¡ Ce­le­bra­mos el rock, ce­le­bra­mos a Alex Lo­ra, y tam­bién ce­le­bra­mos a Ro­nal­do de Ani­mal de Ciu­dad por re­pre­sen­tar­nos de la me­jor ma­ne­ra!!!

El mú­si­co cru­ce­ño en el es­ce­na­rio du­ran­te el con­cier­to de aniver­sa­rio de El Tri en Mé­xi­co, el pa­sa­do 13 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.