Banksy El anó­ni­mo ar­tis­ta ca­lle­je­ro nos de­ja gran­des lec­cio­nes

Con la des­truc­ción de su pro­pia obra, al ser ven­di­da por más de un mi­llón de eu­ros en una subasta, el ar­tis­ta ha crea­do una nue­va pie­za de ar­te.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada -

Pa­re­ce que nun­ca se­rá mu­cho, ni de­ma­sia­do tar­de, pa­ra re­cor­dar una y otra vez la des­truc­ción de una obra de Banksy subas­ta­da por más de un mi­llón de eu­ros ha­ce unas se­ma­nas, ade­más de la ex­pli­ca­ción del me­ca­nis­mo de au­to­des­truc­ción en la cuen­ta de Ins­ta­gram del ar­tis­ta. Am­bos he­chos se hi­cie­ron vi­ra­les y de­jan va­rias lec­cio­nes apren­di­das so­bre el va­lor del ar­te, la cohe­ren­cia del ar­tis­ta y el ar­te político.

Va­mos por par­tes. La ver­da­de­ra iden­ti­dad de Banksy se des­co­no­ce. La obra subas­ta­da “Girl with Ba­lloon” ( Ni­ña con glo­bo) se au­to­des­tru­yó tras ser subas­ta­da por 1,04 mi­llo­nes de li­bras ( 1,180 mi­llo­nes de eu­ros), en la ca­sa de subas­tas lon­di­nen­se Sot­heby’s.

El pro­pio crea­dor ha di­fun­di­do en las úl­ti­mas ho­ras una fo­to­gra­fía en la red social Ins­ta­gram del mo­men­to en que el lien­zo se hi­zo tri­zas al pa­sar por una tri­tu­ra­do­ra de pa­pel ocul­ta en la par­te in­fe­rior del mar­co, el vi­deo es­tá en YouTu­be y en la cuen­ta de Ins­ta­gram de Banksy, se­gu­ra­men- te en mu­chos otros si­tios más.

“Going, going, go­ne!”, es­cri­bió Banksy de­ba­jo de la ima­gen, en alu­sión a las pa­la­bras que pro­nun­cia el subas­ta­dor cuan­do ad­ju­di­có con el mar­ti­llo una obra a un clien­te y que pue­den tra­du­cir­se co­mo “se va, se va, se fue”.

“Pa­re­ce que aca­ba­mos de ser Banksy- ta­dos”, ad­mi­tió el di­rec­tor de ar­te con­tem­po­rá­neo de Sot­heby’s, Alex Bran­czik, en un co­mu­ni­ca­do emi­ti­do tras la pu­ja, que de­jó ano­na­da­dos a los asis­ten­tes.

Sot­heby’s ase­gu­ra en la no­ta que “el ines­pe­ra­do su­ce­so se con­vir­tió ins­tan­tá­nea­men­te en his­to­ria mun­dial del ar­te y su­po­ne cier­ta­men­te la pri­me­ra vez en la his­to­ria de una subasta en que una obra se des­tro­za au­to­má­ti­ca­men­te” tras ser re­ma­ta­da.

El pre­cio al que se ven­dió “Girl with Ba­lloon” su­pu­so un ré­cord en li­bras es­ter­li­nas pa­ra una pie­za de Banksy, su­peran­do su me­jor mar­ca en es­ta di­vi­sa, lo­gra­da en 2008.

“La per­for­man­ce ( de Banksy) se con­vir­tió al ins­tan­te en his­to­ria del ar­te mun­dial”, sub­ra­yó Sot­heby’s en un co­mu­ni­ca­do, que con­si­de­ra que es “la pri­me­ra vez en la que un nue­vo tra­ba­jo ar­tís­ti­co se crea du­ran­te una subasta”

La ni­ña del glo­bo

El cua­dro, da­ta­do en 2006, mos­tra­ba a una ni­ña que tra­ta de al­can­zar un glo­bo en for­ma de co­ra­zón y era una ver­sión en lien­zo de un di­se­ño que pri­me­ro apa­re­ció co­mo gra­fi­ti en una ca­lle del es­te de Lon­dres y que en 2017 fue ele­gi­da la obra fa­vo­ri­ta del Reino Uni­do.

Des­truc­ción to­tal

Una acla­ra­ción he­cha por Banksy y di­fun­di­da el vier­nes por al­gu­nos me­dios ven­dría a am­pliar en otra gra­ba­ción en­ca­be­za­da con la fra­se “Des­tru­ye el amor. El cor­te del di­rec­tor”, a la que si­gue una re­co­pi­la­ción de lo ocu­rri­do en Sot­heby’s el pa­sa­do 5 de oc­tu­bre. El vi­deo con­clu­ye con la afir­ma­ción “en los en­sa­yos fun­cio­na­ba ca­da vez”, y mues­tra có­mo en una prue­ba el cua­dro se des­tru­ye to­tal­men­te al ac­cio­nar el me­ca­nis­mo de den­tro del mar­co, y no co­mo ocu­rrió en la subasta, en don­de se pa­ró de re­pen­te a la mi­tad.

El di­rec­tor de ar­te con­tem­po­rá­neo en Eu­ro­pa de Sot­heby’s, Alex Bran­czik, ma­ni­fes­tó tras lo su­ce­di­do que la ca­sa des­co­no­cía los pla­nes del enig­má­ti- co aris­ta de Bris­tol ( In­gla­te­rra). Tal y co­mo reite­ró es­te miér­co­les en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al me­dio es­pe­cia­li­za­do The Art News­pa­per, la ca­sa no de­tec­tó la tri­tu­ra­do­ra por­que les di­je­ron que “el mar­co era una pie­za clave del tra­ba­jo”. Es de­cir que no po­dían ma­ni­pu­lar­lo por­que era “par­te in­te­gral” de la obra, al­go que, se­gún re­co­no­ció Bran­czik, “re­sul­tó efec­ti­va­men­te ser así”, aun­que no de la for­ma que es­pe­ra­ban.

La “per­for­man­ce ( de Banksy) se con­vir­tió al ins­tan­te en his­to­ria del ar­te mun­dial”, sub­ra­yó Sot­heby’s en un co­mu­ni­ca­do, que con­si­de­ra que es “la pri­me­ra vez en la que un nue­vo tra­ba­jo ar­tís­ti­co se crea du­ran­te una subasta”. Me­dios bri­tá­ni­cos han es­ti­ma­do que el va­lor del lien­zo en el mer­ca­do ha po­di­do do­blar­se gra­cias a la re­le­van­cia que tu­vo su des­truc­ción.

Ar­te pa­ra to­dos

Banksy es aquel ar­tis­ta que bus­ca que su ar­te pue­da ser vis­to por cual­quie­ra y no pa­se a ma­nos de aque­llos que lo sal­va­guar­da­rán a sus ojos y al de otros po­cos que pa­sa­rán por sus sa­lo­nes, en los que ca­da cen­tí­me­tro cues­ta su pe­so en oro.

Nos re­cuer­da que el ar­te no es de na­die sino de to­dos. Y si no es así, con­cu­rri­mos en el prin­ci­pio crea­ti­vo de la des­truc­ción. Co­ge­mos una go­ma y bo­rra­mos y vol­ve­mos a crear, y así en un per­pe­tuo na­cer y mo­rir; tal co­mo es nues­tra exis­ten­cia, he aquí el prin­ci­pio má­xi­mo pa­ra que la obra de Banksy de­je de exis­tir al­gún día, pe­ro per­du­re esa lec­ción de vi­da pa­ra aque­llos que quie­ren atar, que quie­ren po­seer.

AFP

Par­te de las re­fe­ren­cias, a mo­do de ho­me­na­je, que apa­re­cie­ron des­pués de la ac­ción de Banksy en Eu­ro­pa.

Se es­pe­cu­la mu­cho so­bre la iden­ti­dad de Banksy, pe­ro has­ta aho­ra na­die ha po­di­do pro­bar na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.