Una obra de tea­tro pa­ra 2 ban­dos po­lí­ti­cos

Los Tiempos - Lecturas - - Bienvenidos -

Un se­na­dor ma­yor, an­glo­sa­jón y con­ser­va­dor y un jo­ven in­mi­gran­te, so­ña­dor y con gran­des am­bi­cio­nes son los per­so­na­jes cen­tra­les de “Dear Se­na­tor”, una obra teatral que de­fien­de al­go que pa­re­ce di­fí­cil en tiem­pos elec­to­ra­les: es po­si­ble la amis­tad en­tre per­so­nas que pien­san dis­tin­to.

“Dear Se­na­tor” ( Que­ri­do se­na­dor) se pre­sen­ta los días 26, 27 y 28 de oc­tu­bre en el Cen­tro de Ar­te de Tem­pe ( Ari­zo­na) con Grant Woods en el pa­pel del se­na­dor Blair y Mar­ce­lino Qui­ño­nez en el del jo­ven in­mi­gran­te me­xi­cano Mi­chael González.

Lo más in­tere­san­te es que la obra la han es­cri­to en con­jun­to y que fue­ra del es­ce­na­rio el pri­me­ro es re­pu­bli­cano y el se­gun­do de­mó­cra­ta, co­mo ocu­rre con los per­so­na­jes.

Woods se desem­pe­ñó co­mo pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de Ari­zo­na des­de 1991 has­ta 1999, apo­yó al re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do John McCain en su ca­rre­ra al Se­na­do y aho­ra as­pi­ra él mis­mo a lo­grar un pues­to co­mo se­na­dor en las elec­cio­nes de 2020.

Por su par­te, Qui­ño­nez es un lí­der de opi­nión en la co­mu­ni­dad his­pa­na de Ari­zo­na. Fue miem­bro de la Me­sa Di­rec­ti­va del Dis­tri­to Es­co­lar Roo­se­velt y con­ten­dió sin suer­te pa­ra la asam­blea le­gis­la­ti­va de Ari­zo­na en el año 2014.

Pe­ro Woods es­tá con­ven­ci­do de que, tan­to en la fic­ción co­mo en la reali­dad, de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos pue­den lle­gar a ser ami­gos

Woods, que se sien­te iden­ti­fi­ca­do con su per­so­na­je, des­ta­ca que la obra es to­tal­men­te ac­tual y ejem­plar da­da la po­la­ri­za­ción que se es­tán vi­vien­do.

“Es una pa­re­ja en par­ti­cu­lar con una fric­ción cer­ca­na, se tra- ta de un se­na­dor re­pu­bli­cano que con­tras­ta con un jo­ven ac­ti­vis­ta que ma­ne­ja su vi­da con hu­mor, es con­tem­po­rá­nea y re­fle­ja lo que vi­vi­mos en es­tos tiem­pos elec­to­ra­les”, di­jo.

Pe­ro Woods es­tá con­ven­ci­do de que, tan­to en la fic­ción co­mo en la reali­dad, de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos pue­den lle­gar a ser ami­gos.

“Es tra­di­cio­nal en Estados Uni­dos te­ner ami­gos de di­fe­ren­tes ideo­lo­gías y po­si­cio­nes, na­da más cru­zas la ca­lle y te to­mas unas cer­ve­zas jun­tos, ¿ por qué te­ne­mos que ser enemi­gos, si so­mos ame­ri­ca­nos?”, co­men­tó Woods.

Aun­que lle­va la po­lí­ti­ca en la san­gre, en lo per­so­nal le pa­re­ce “más in­tere­san­te” ser ar­tis­ta.

“Ser po­lí­ti­co es una gran res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra ha­cer lo me­jor por la co­mu­ni­dad, no to­do el tiem­po es di­ver­ti­do, mien­tras que ser ar­tis­ta es ex­ci­tan­te, te­ner la ha­bi­li­dad de co­mu­ni­car­te es gran­dio­so, ver que las ideas que tie­ne uno de re­pen­te se con­vier­ten en reali­da­des”, ex­pre­só.

Por su par­te, Qui­ño­nez di­jo a Efe que la obra bus­ca dar un men­sa­je so­bre las so­lu­cio­nes pa­ra que una de­mo­cra­cia fun­cio­ne, de­jan­do a un la­do las di­fe­ren­cias y con­tro­ver­sias, con res­pe­to se pue­de en­ten­der las dis­tin­tas ideas.

“La re­la­ción de am­bos per­so­na­jes los lle­va a en­ten­der que ca­da uno de ellos tie­ne al­go que apren­der del otro, la obra mues­tra que pue­den exis­tir ideo­lo­gías opues­tas pe­ro pue­den coin­ci­dir y avan­zar en la de­mo­cra­cia”, des­cri­bió.

El per­so­na­je del de­mó­cra­ta es Mi­chael González, un jo­ven in­mi­gran­te me­xi­cano que que­da im­pre­sio­na­do al es­cu­char un dis­cur­so del se­na­dor Blair, el per­so­na­je de Woods.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.