Co­men­ta­rio so­bre “10 Clo­ver­field La­ne”.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - RO­DRI­GO AYA­LA BLUSKE Crítico

La ten­ta­ción de li­gar el triun­fo re­cien­te del ami­go Bol­so­na­ro en Bra­sil ( y el au­ge ge­ne­ral de la ul­tra­de­re­cha) con el éxi­to sin pre­ce­den­tes del ci­ne de te­rror en las ta­qui­llas con­tem­po­rá­neas es de­ma­sia­do fuer­te.

“10 Clo­ver­field La­ne” ( 2016) per­te­ne­ce al pe­que­ño gru­po de “pe­lí­cu­las vir­tuo­sas” que el ci­ne de te­rror ha pro­du­ci­do en los úl­ti­mos años. En un mo­men­to en que es­te gé­ne­ro se ha pri­vi­le­gia­do con una pro­duc­ción am­plia mer­ced a la enor­me de­man­da del pú­bli­co, es­tas cin­tas han te­ni­do la vir­tud de re­tor­nar a los orí­ge­nes del gé­ne­ro, po­nien­do én­fa­sis en el sus­pen­so y dan­do al­gu­nos gi­ros a me­ca­nis­mos an­te­rior­men­te pro­ba­dos.

En­tre los me­jo­res ejem­plos se en­cuen­tran “No res­pi­res”, tam­bién de 2016, di­ri­gi­da por el uru­gua­yo Fe­de Al­va­rez, “Hu­ye” ( 2017) de Jor­dan Pee­le y “Un lu­gar tran­qui­lo” ( 2018) de Jhonn Kra­sins­ki. “10 Clo­ver­fiel La­ne” es­tá di­ri­gi­da por Dan Tratch­ten­berg, y se la pue­de en­con­trar tan­to en Net­flix, co­mo en los pues­tos de ven­ta ca­lle­je­ros.

Hitch­cock en dos am­bien­tes

La pe­lí­cu­la tie­ne una cla­ra fi­lia­ción “hitch­co­quia­na”, no tan­to por la con­cen­tra­ción de po­cos per­so­na­jes en un es­pa­cio re­du­ci­do, sino por la for­ma en que la con­fron­ta­ción de ca­rac­te­res se uti­li­za pa­ra ir re­sol­vien­do las in­te­rro­gan­tes de la his­to­ria. La pri­me­ra re­fe­ren­cia que se me vie­ne a la men­te es “La so­ga”, de 1948, en la que el maes­tro del sus­pen­so en­fren­ta­ba den­tro de un li­ving- co­me­dor a un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio con dos de sus alum­nos, culpables del ase­si­na­to de un ter­ce­ro.

En “10 Clo­ver­field La­ne”, Mi­che­lle ( Mary Eli­za­beth Wins­tead), que aca­ba de te­ner una dispu­ta amo­ro­sa, su­fre un ac­ci­den­te y des­pier­ta le­sio­na­da en un re­fu­gio sub­te­rrá­neo en com­pa­ñía de Ho­ward ( John Good­man), quien la res­ca­tó, y de Em­mett ( Jhonn Ga­llag­her Ju­nior) que al igual que ella es un hués­ped obli­ga­do en los do­mi­nios de Ho­ward.

Mi­che­lle, da­ña­da en una pier­na, in­ten­ta sa­lir, pe­ro Ho­ward le in­for­ma que la Tie­rra ha si­do ata­ca­da por ex­tra­te­rres­tres y que el am­bien­te ex­terno se en­cuen­tra con­ta­mi­na­do. Él, des­de ha­ce años ve­nía pre­pa­rán­do­se pa­ra la con­tin­gen­cia y Em­mett, el al­ba- ñil que le ayu­do en la cons­truc­ción, pu­do re­fu­giar­se tam­bién, al ver que al­go ca­tas­tró­fi­co ocu­rría en el ex­te­rior.

El me­ca­nis­mo dra­má­ti­co de la cin­ta es­tá ba­sa­do en la am­bi­güe­dad del per­so­na­je en­car­na­do por el sol­ven­te Good­man, que desa­rro­lla la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar sen­sa­cio­nes am­bi­guas has­ta la re­so­lu­ción fi­nal; en un ins­tan­te las de un dés­po­ta psi­có­ti­co, al otro las de un pro­tec­tor ex­tra­va­gan­te. De igual ma­ne­ra, a lo lar­go del me­tra­je Mi­che­lle no sa­be exac­ta­men­te ( y no­so­tros tam­po­co) si es­tá ju­gan­do el un rol de sal­va­do­ra del cau­ti­ve­rio o de des­truc­to­ra de un re­fu­gio se­gu­ro.

Me­dian­te el en­fren­ta­mien­to en­tre dos ca­rac­te­res si­mi­la­res ( am­bos, más allá de las for­mas o in­ten­cio­nes, son do­mi­nan­tes), Good­man y Wins­tead van ge­ne­ran­do una ten­sión que va ga­nan­do in­ten­si­dad. Es un me­ca­nis­mo de avan­ces y re­tro­ce­sos, que tal co­mo ocu­rre en los clá­si­cos del gé­ne­ro, se ali­men­ta de pe­que­ños in­di­cios y evi­den­cias de signo con­tra­rio ( ha­cia la mi­tad del desa­rro­llo del con­flic­to apa­re­cen só­li­das evi­den­cias que pa­re­cen de­mos­trar que el vi­llano es ino­cen­te, pe­ro al ini­ciar­se la re­so­lu­ción, y de ma­ne­ra sor­pre­si­va, nos en­con­tra­mos con las con­tra­dic­to­rias). En ese sen­ti­do la cons­truc­ción na­rra­ti­va de la pe­lí­cu­la es mo­dé­li­ca.

La era del mie­do

Uno de los as­pec­tos más sim­pá­ti­cos de la cin­ta es que com­bi­na dos de los ma­yo­res es­pec­tros de los que se ali­men­ta el ci­ne de te­rror con­tem­po­rá­neo: el del psi­có­pa­ta irra­cio­nal ( ase­si­nos en se­rie, vio­la­do­res, ma­sa­cra­do­res de es­cue­las) y el del desas­tre ma­si­vo ( in­va­sión ex­tra­te­rres­tre, epi­de­mia zom­bi).

Cla­ra­men­te am­bas ex­pre­sio­nes tie­nen un co­rre­la­to di­rec­to en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo mun­dial e in­clu­si­ve en la agen­da me­diá­ti­ca con­tem­po­rá­nea: ¿ aca­so no son re­cu­rren­tes los ti­tu­la­res que de cuan­do en cuan­do nos aler­tan acer­ca de ame­na­zas apo­ca­líp­ti­cas que lue­go se di­lu­yen o por lo me­nos se opa­can re­pen­ti­na­men­te?; ahí es­tán los ata­ques de án­trax, las epi­de­mias de ébo­la o gri­pe H1N1, etc. Tam­bién es­tá la ima­gen de un mun­do que pa­re­cie­ra po­bla­do de ase­si­nos, sin que se­pa­mos exac­ta­men­te don­de ter­mi­na la reali­dad y don­de co­mien­za el sen­sa­cio­na­lis­mo.

La ten­ta­ción de li­gar el triun­fo re­cien­te del ami­go Bol­so­na­ro en Bra­sil ( y el au­ge ge­ne­ral de la ul­tra­de­re­cha) con el éxi­to sin pre­ce­den­tes del ci­ne de te­rror en las ta­qui­llas con­tem­po­rá­neas es de­ma­sia­do fuer­te. El día en que se es­cri­be es­te ar­tícu­lo, las carteleras co­mer­cia­les de La Paz ex­hi­ben cin­co pe­lí­cu­las de te­rror (“La mon­ja”, “La bru­ja”, “Ha­llo­ween”, “Pe­sa­di­lla si­nies­tra” y el “Pa­ya­so si­nies­tro”) de un to­tal de 15 en ex­hi­bi­ción.

¿ Qué ha pro­vo­ca­do que es­te gé­ne­ro crez­ca en for­ma ex­po­nen­cial?, ¿ de dón­de ha sa­li­do la ado­ra­ción por los cu­chi­lla­zos, mu­ti­la­cio­nes, ma­sa­cres y he­ca­tom­bes co­lec­ti­vas? ¿ Tie­ne es­to que ver con los neo­fas­cis­tas que con­si­guen vo­tos ati­zan­do los mie­dos ima­gi­na­rios a mi­gran­tes, mu­je­res y ho­mo­se­xua­les?, ¿ cuán­to tie­nen que ver los aliens que atacan la Tie­rra en la pan­ta­lla, con esos otros aliens a los que no les im­por­ta arries­gar to­do lo que tie­nen pa­ra cru­zar las fron­te­ras de los paí­ses del pri­mer mun­do? He ahí al­go de tra­ba­jo pa­ra nues­tros so­ció­lo­gos con­tem­po­rá­neos.

En un mun­do que ha al­can­za­do la su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca y fi­nan­cie­ra pa­ra ga­ran­ti­zar el bie­nes­tar de los se­res hu­ma­nos, co­mo nun­ca an­tes en la his­to­ria ( bas­ta el tra­ba­jo de una per­so­na pa­ra pro­du­cir el ali­men­to de otras cien­tos de mi­les), pe­ro en el que el mie­do y la in­cer­ti­dum­bre se han vuel­to par­te de la vi­da co­ti­dia­na ( ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral, in­se­gu­ri­dad, epi­de­mias reales o in­ven­ta­das), la ca­tar­sis ya no se li­mi­ta a las sa­las de ci­ne, sino que se tam­bién se tras­la­da a los po­lí­ti­cos que vo­ci­fe­ran el odio a dies­tra y si­nies­tra.

El di­rec­tor

Al ini­cio de su ca­rre­ra, Dan Trach­ten­berg di­ri­gió anun­cios pa­ra mar­cas co­mo Le­xus, Ni­ke, y Co­ca Co­la. Pe­ro, en abril de 2008, se unió a Tight Films, don­de co­la­bo­ró con Matt Wolf en un jue­go de reali­dad al­ter­na­ti­va de “Hellboy 2: el ejér­ci­to do­ra­do”. Tam­bién di­ri­gió el pro­gra­ma de In­ter­net “Ctrl+ Alt+ Chic­ken”.

En mar­zo de 2011, es­tre­nó un cor­to­me­tra­je pa­ra Blac­kBo­xTV ti­tu­la­do “Mo­re Than You Can Chew”, pro­ta­go­ni­zan­do por J. Kris­top­her, Sk­ye Mars­hall e Ian Ham­rick. Trach­ten­berg com­par­tió las la­bo­res de guio­nis­ta con Mark D. Wal­ker. Des­de en­ton­ces su ca­rre­ra ha des­pe­ga­do con la di­rec­ción de “10 Clo­ver­field La­ne”.

Gra­ba­ción de una escena de “10 Clo­ver­field La­ne”, di­ri­gi­da por Dan Trach­ten­berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.