Jo­sé An­drés Sán­chez: “Es­ta ciu­dad es du­ra y pue­de ser cruel”.

El pe­rio­dis­ta pre­sen­tó “Ma­tar lo ama­do”, un li­bro de cuen­tos pu­bli­ca­do por La Ho­gue­ra y dis­po­ni­ble en to­do el país

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - MJ FERREL S. Pe­rio­dis­ta

Ma­tar lo ama­do” es el nom­bre del pri­mer li­bro de Jo­sé An­drés Sán­chez Exe­ni. Edi­ta­do por La Ho­gue­ra, la pro­pues­ta na­ce des­de el im­pul­so de la na­rra­ción, aun­que, es­ta vez, el pe­rio­dis­ta cru­ce­ño uti­li­za la fic­ción pa­ra te­jer nue­ve re­la­tos que deam­bu­lan en­tre una es­pe­cie de so­le­dad acom­pa­ña­da y la ex­tra­ñe­za que só­lo pue­de ge­ne­rar el cre­cer en la ciu­dad de los ani­llos.

“Creo que mi ge­ne­ra­ción tie­ne al­go tor­ci­do en la ca­be­za por­que na­ci­mos en un pue­bli­to in­fer­nal pe­ro sen­ci­llo, y fui­mos tes­ti­gos de lo fá­cil y mun­da­na que po­día ser la vi­da; en com­pa­ra­ción con lo que ocu­rría y exi­gía el mun­do”, di­ce Jo­sé An­drés, que pro­si­gue; “A me­dio ca­mino to­do cam­bió pa­ra no­so­tros, to­do se ace­le­ró y nos di­mos cuen­ta que no, que las co­sas no iban a ser tan sim­ples. Y ahí es­ta­mos aho­ra, a me­dio ca­mino, apre­ta­dos, tra­tan­do de re­cu­pe­rar tiem­po”.

Y es que la pro­pues­ta que rea­li­za Jo­sé An­drés tie­ne mu­cho de ese des­arrai­go, una te­má­ti­ca re­cu­rren­te en la obra de va­rios ar­tis­tas y li­te­ra­tos en San­ta Cruz pe­ro tam­bién con­tie­ne “esa sen­sa­ción de que la opor­tu­ni­dad se nos es­ca­pa de las ma­nos, de que siem­pre lle­ga­mos tar­de a al­go”, ex­pli­ca el au­tor, re­fi­rién­do­se qui­zás al mo­men­to en que uno se de­tie­ne a con­tem­plar su pro­pia his­to­ria.

“Sidd­hart­ha”, de Her­man Hes­se, es el pri­mer re­cuer­do que es­co­ge el pe­rio­dis­ta — aho­ra con­ver­ti­do en es­cri­tor de cuen­tos— so­bre su acercamiento a li­te­ra­tu­ra.

“Ese li­bro fue una re­ve­la­ción. Al­guien me lo re­ga­ló. Un li­bro sen­ci­llo pe­ro inol­vi­da­ble. ¿ Lo has leí­do? De­bo ha­ber te­ni­do 10- 12 años. Fue la pri­me­ra vez que las pa­la­bras for­ma­ron imá­ge­nes en mi ca­be­za”, ex­pli­ca y cues­tio­na. Des­pués de Hes­se lle­ga­ron las re­fe­ren­cias co­mu­nes, es de­cir, Er­nest He­ming­way, Ray­mond Car­ver, J. L. Bor­ges, Ju­lio Cor­tá­zar, J. D. Sa­lin­ger y Tru­man Ca­po­te.

A Jo­sé An­drés tam­bién le en­can­ta el ge­nio ator­men­ta­do de Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce, a quien con­si­de­ra “un fa­ro de in­te­li­gen­cia, es­ti­lo y emo­ción”. Ade­más, des­ta­ca los re­la­tos de Cé­sar Ai­ra, las no­ve­las de Vi­la- Ma­tas y los cuen­tos de Sa­man­ta Sch­we­blin. Al ele­gir dos tex­tos im­por­tan­tes en su vi­da, nom­bra “La per­so­na de­pri­mi­da”, de D. F. Wa­lla­ce y “Adiós alas ar­mas ”, de He­ming­way.

El li­bro “Ma­tar lo ama­do” se pre­sen­tó en San­ta Cruz con la ca­sa editorial La Ho­gue­ra.

El apo­yo en edi­ción lo en­con­tró en el ex­per­to en ar­tes es­cé­ni­cas y dra­ma­tur­gia, Alex S. Duhar­te, quien acom­pa­ñó a Jo­sé An­drés du­rant el os me­ses fi­na­les de la edi­ción.

- ¿ Có­mo tra­ba­jas­te la edi­ción del li­bro?

- El pro­ce­so de edi­ción fue in­ten­so, des­gas­tan­te, emo­cio­nan­te y gra­ti­fi­can­te.

Tra­ba­jé con Alex S. Duhar­te, un gran ami­go que me acom­pa­ñó y guió en es­tos úl­ti­mos me­ses. Fui afor­tu­na­do al en­con­trar en él a un edi­tor que en­ten­dió mi obra y su­po dar­me los consejos ne­ce­sa­rios pa­ra que los cuen­tos crez­can y ex­plo­ten. Hu­bo mu­cha dis­cu­sión y con­ver­sa­ción, eso en­ri­que­ció a los re­la­tos.

Soy par­ti­da­rio de la co­la­bo­ra­ción, del ac­to de com­par­tir, eva­luar ideas y pro­pues­tas, pro­bar po­si­bi­li­da­des y to­mar de­ci­sio­nes. Es­cri­bí el li­bro en un lap­so de tres años, pe­ro el tra­ba­jo du­ro lo rea­li­cé en es­tos úl­ti­mos tres me­ses: re­es­cri­bir, reor­de­nar, qui­tar, me­ter, edi­tar. Ad­mi­to que me ago­tó y des­equi­li­bró un po­qui­to, pe­ro la sa­tis­fac­ción ha si­do enor­me. Me gus­tan el vér­ti­go y la ve­lo­ci­dad; tra­ba­jar a con­tra­rre­loj y con fe­chas lí­mi­te. Sien­to que ne­ce­si­to apu­rar­me pa­ra ter­mi­nar las co­sas.

- ¿ Cuál es la co­ne­xión en­tre tu ofi­cio de pe­rio­dis­ta y la li­te­ra­tu­ra?

- Hay muy po­ca co­ne­xión. En al­gu­nos mo­men­tos del li­bro na­rro los he­chos y las ac­cio­nes de ma­ne­ra cua­si pe­rio­dís­ti­ca; pe­ro na­da más.

El pe­rio­dis­mo me en­se­ñó la im­por­tan­cia de la ve­ra­ci­dad, de la pre­ci­sión en la in­for­ma­ción, de la des­crip­ción y la ob­ser­va­ción, y de la cons­truc­ción gra­ma­ti­cal; pe­ro el pe­rio­dis­mo tam­bién pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en un ar­ma de do­ble fi­lo.

En mi ca­so, tu­ve que lu­char un po­co con­tra mi “pe­rio­dis­ta in­terno” pa­ra des­po­jar­me de las ob­je- ti­vi­da­des y así bus­car un es­ti­lo y una voz li­te­ra­rios y per­so­na­les. Es­to se me hi­zo más di­fí­cil aún en los re­la­tos en pri­me­ra per­so­na.

- ¿ Qué di­ces so­bre el ám­bi­to li­te­ra­rio en Bo­li­via?

- Co­mo lec­tor, dis­fru­to de lo que pa­sa en Bo­li­via. Los es­cri­to­res de mi edad han pa­vi­men­ta­do el ca­mino pa­ra mu­chos de los que em­pe­za­mos y nos han de­mos­tra­do que es po­si­ble, via­ble y gra­ti­fi­can­te es­cri­bir. Creo que los es­cri­to­res es­tán a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias y eso se no­ta en la re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal que tie­nen al­gu­nas obras. La­men­to que el cir­cui­to- in­dus­tria no crez­ca al mis­mo rit­mo que los na­rra­do­res. Aún no exis­te crítica li­te­ra­ria de pe­so y los es­fuer­zos edi­to­ria­les que­dan cor-

“El pe­rio­dis­mo me en­se­ñó la im­por­tan­cia de la ve­ra­ci­dad, de la pre­ci­sión en la in­for­ma­ción, de la des­crip­ción y la ob­ser­va­ción, y de la cons­truc­ción gra­ma­ti­cal; pe­ro el pe­rio­dis­mo tam­bién pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en un ar­ma de do­ble fi­lo”

tos en mu­chí­si­mas oca­sio­nes. En­tien­do que es un pro­ble­ma com­ple­jo, que to­ca aris­tas edu­ca­ti­vas, eco­nó­mi­cas, de mer­ca­do y so­cia­les. Aplau­do las ini­cia­ti­vas de fe­rias y en­cuen­tros li­te­ra­rios y es­pe­ro que es­ta si­tua­ción cam­bie pa­ra bien de lec­to­res, es­cri­to­res y edi­to­res.

- ¿ Cuán­to de San­ta Cruz de la Sie­rra hay en “Ma­tar lo ama­do”?

- Es to­do San­ta Cruz. La ciu­dad que es­tá ahí es es­ta ciu­dad, aun­que no se la nom­bre. Yo co­noz­co a una San­ta Cruz muy dis­tin­ta a la de la pos­tal (…) di­fe­ren­te a la ciu­dad que nos ven­den; más pa­re­ci­da a una ciu­dad cual­quie­ra, sin na­da es­pe­cial. Es­ta ciu­dad es du­ra y pue­de ser cruel, de esa San­ta Cruz es de la que es­cri­bo.

Au­tor. Jo­sé An­drés Sán­chez, quien ac­tual­men­te es­cri­be en el blog Au­lli­dos de la Ca­lle.El li­bro se en­cuen­tra en to­das las li­bre­rías del país y pla­nea pre­sen­tar­se tam­bién en Co­cha­bam­ba y La Paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.