20 años del Ber­tolt Brecht en Co­cha­bam­ba

El Fes­ti­val de Tea­tro se ce­lebr ce­le­bra del 10 al 17 de no­viem­bre, con la pues­ta en escena de obras, ta­lle­res y lec­tu­ras dra­ma­ti­za dra­ma­ti­za­das.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAUDIA EID A.

Han pa­sa­do 20 años des­de la pri­me­ra ver­sión del Fes­ti­val de Tea­tro Ber­tolt Brecht, uno de los em­pren­di­mien­tos cul­tu­ra­les in­de­pen­dien­tes más im­por­tan­tes de Co­cha­bam­ba, que co­men­zó co­mo pla­ta­for­ma pa­ra gru­pos lo­ca­les y ac­tual­men­te re­ci­be a gru­pos de to­do el país e in­clu­so in­ter­na­cio­na­les. La ver­sión nú­me­ro 20 se rea­li­za­rá del 10 al 17 de no­viem­bre, en es­pa­cios co­mo el pro­yec­to mARTa­de­ro, una de las se­des prin­ci­pa­les de la mues­tra tea­tral, ade­más de es­ce­na­rios co­mo el del co­le­gio La­re­do, en­tre otros.

El fun­da­dor de es­te fes­ti­val, Ber­nar­do Franck, ex­pli­ca que el Ber­tolt Brecht sur­gió an­te la ne­ce­si­dad de ha­cer al­go pa­ra con­me­mo­rar los 100 años del na­ci­mien­to de Brecht ( en 1998). En ese en­ton­ces Franck, tra­ba­ja­ba co­mo en­car­ga­do de asun­tos cul­tu­ra­les del Ins­ti­tu­to Cul­tu­ral Ale­mán ( ICBA).

“Ya te­nía­mos en men­te ha­cer un fes­ti­val de tea­tro de cá­ma­ra. Pa­ra cum­plir con am­bas ideas ( con­me­mo­rar el na­ci­mien­to de Brecht y el fes­ti­val), hi­ci­mos la pri­me­ra ver­sión lla­ma­da Fes­ti­val de Tea­tro de Cá­ma­ra Ber­tolt Brecht, con el afán de brin­dar un es­pa­cio es­cé­ni­co pa­ra gru­pos que es­ta­ban co­men­zan­do. El es­pa­cio que se te­nía en ese en­ton- ces en la se­de del ICBA en la Ca­lle Su­cre era pe­que­ño y así co­men­zó”, cuen­ta Franck, quien ade­más es di­rec­tor del gru­po He­cho a Mano, uno de los más cons­tan­tes den­tro de la escena co­cha­bam­bi­na.

Des­de en­ton­ces, el ICBA ha da­do con­ti­nui­dad al fes­ti­val con el apor­te de un equi­po de ges­to­res que ha ido cam­bian­do a lo lar­go de los años y con el apo­yo del Pro­yec­to mARTa­de­ro.

“En­ten­de­mos que Brecht es una fuen­te inago­ta­ble de te­má­ti­cas, de po­si­bi­li­da­des cu­ra­to­ria­les, de pro­vo­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra el arte, por su po­si­cio­na­mien­to en aquel mo­men­to po­lí­ti­co, por sus re­cur­sos in­no­va­do­res en el mun­do de lo es­cé­ni­co y por su mis­mo ca­ris­ma. Es­te año ce­le­bra­mos la re­sis­ten­cia”, di­ce Fer­nan­do Gar­cía, di­rec­tor del Pro­yec­to mARTa­de­ro, que co­or­ga­ni­za el fes­ti­val, pe­ro ade­más fue el pri­mer ac­tor en sa­lir a escena en esa pri­me­ra ver­sión en 1998, cuan­do tra­ba­ja­ba co­mo ac­tor, ba­jo la di­rec­ción de Ber­nar­do Franck en el gru­po He­cho a Mano.

Ac­tual­men­te, su pa­pel tie­ne que ver más con la ges­tión y me­nos con las ta­blas, pe­ro si­gue de for­ma muy ac­ti­va el desa­rro­llo del fes­ti­val y ase­gu­ra que la fal­ta de po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les afec­ta a even­tos co­mo el Becht, que ha po­di­do so­bre­vi­vir du­ran­te 20 años con au­to­ges­tión, aun­que no en las me­jo­res con­di­cio­nes, pe­ro sí, con mu­cha dig­ni­dad.

“Des­pués de es­tos 20 años, el Ber­tolt Brecht es un pa­tri­mo­nio bo­li­viano. Son 20 años de con­so­li­da­ción pro­gre­si­va, qui­zás no co­mo que­rría­mos, pe­ro sí de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do y de­fi­ni­ti­va­men­te uno de los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes del país”, di­ce Gar­cía.

Ca­da ver­sión, nue­va his­to­ria

La ac­tual directora del ICBA, La­ris­sa Aran­ci­bia, ase­gu­ra que

ca­da ver­sión del fes­ti­val es una ex­pe­rien­cia nue­va.

“És­ta es la ter­ce­ra ver­sión que me to­ca or­ga­ni­zar. Pue­do de­cir que nin­gu­na ver­sión se pa­re­ce a la otra, eso es lo que ha­ce que la or­ga­ni­za­ción sea to­da una ex­pe­rien­cia nue­va ca­da vez. Cam­bian las ideas, las pro­pues­tas, las per­so­nas que co­la­bo­ran, los es­pa­cios que nos abren sus puer­tas y las em­pre­sas que se dis­po­nen a co­la­bo­rar­nos eco­nó­mi­ca­men­te. El tra­ba­jo es muy di­ná­mi­co. Sin em­bar­go, hay co­sas que per­ma­ne­cen y que con los años se con­so­li­dan. Un ejem­plo es el apo­yo só­li­do que ofre­ce el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo en re­des in­te­ri­ns­ti­tu­cio­na­les, co­mo la red 4C, sin cu­yo apo­yo cons­tan­te se­ría mu­cho más com­pli­ca­do ges­tio­nar un even­to con las ca­rac­te­rís­ti­cas del fes­ti­val Ber­tolt Brecht. En to­do ca­so, es­tar en la or­ga­ni­za­ción del fes­ti­val su­po­ne pa­ra mí un pro­ce­so cons­tan­te de apren­di­za­je, don­de los lo­gros y acier­tos tie­nen el mis­mo va­lor que los obs­tácu­los que se pre­sen­tan ca­da año”.

Más allá de ser un fes­ti­val in­de­pen­dien­te, que res­pon­de a las ne­ce­si­da­des de la escena na­cio­nal e im­pul­sa tam­bién el tra­ba­jo de com­pa­ñías emer­gen­tes, el Brecht es una mues­tra que in­cen­ti­va las pro­duc­cio­nes nue­vas a tra­vés de te­má­ti­cas y tó­pi­cos que in­cen­ti­van a los ar­tis­tas a crear y mi­rar el con­tex­to y co­yun­tu­ra, con la po­si­bi­li­dad de nue­vos len­gua­jes.

Si bien es­ta mues­tra tu­vo mo­da­li­dad de con­cur­so en sus pri­me­ras ver­sio­nes, la or­ga­ni­za­ción ha ido cam­bian­do el es­pí­ri­tu del even­to, siem­pre con la sol­tu­ra de apor­tar a la cam­bian­te escena na­cio­nal e in­cen­ti­van­do la dra­ma­tur­gia pro­pia. El apor­te del Fes­ti­val Ber­tolt Brecht, es tam­bién des­ta­ca­ble por los in­cen­ti­vos que brin­da a los gru­pos lo­ca­les, el fes­ti­val ha si­do co­pro­duc­tor de obras que se han tra­ba­ja­do es­pe­cial­men­te pa­ra la mues­tra, co­mo par­te de la vi­sión que mue­ve ca­da año es­te im­por­tan­te even­to tea­tral.

La mi­ra­da de Brecht

Dra­ma­tur­go ale­mán, pro­pu­so un en­fo­que del tea­tro di­fe­ren­te, en el que la escena es una cons­truc­ción dia­léc­ti­ca de la reali­dad, y don­de el con­flic­to po­si­bi­li­ta un ma­yor apor­te a el desa­rro­llo de las so­cie­da­des

Ideó re­cur­sos va­ria­dos co­mo el “dis­tan­cia­mien­to” que ayu­da a la to­ma de dis­tan­cia y pers­pec­ti­va de lo que su­ce­de en la escena co­mo re­pre­sen­ta­ción del or­den es­ta­ble­ci­do, per­mi­tien­do una apro­xi­ma­ción no emo­cio­nal, sino ra­cio­nal. Ello se re­suel­ve me­dian­te más­ca­ras, can­cio­nes, car­te­les, al­ter­nan­cia per­so­na­je- ac­tor, y otros.

Brecht fue cohe­ren­te en su vi­da, con sus op­cio­nes. Du­ran­te el pe­rio­do de gue­rra se fue de Alemania al per­der su na­cio­na­li­dad. A su re­torno, des­pués de la gue­rra, vol­vió la Alemania so­cia­lis­ta don­de con­for­mó el gru­po de tea­tro Ber­li­ner En­sam­ble, con el que pro­pu­so nue­vas al­ter­na­ti­vas so­cia­les.

Ber­nar­do Franck es di­rec­tor de La Ca­sa del Eke­ko, de la Fun­da­ción Doc­to­res de la Ale­gría y del gru­po de tea­tro He­cho a Mano, que fun­cio­na en Co­cha­bam­ba des­de ha­ce 22 años.

Co­pro­duc­ción. Ima­gen de la obra “El feo”, es­cri­ta por el ale­mán Ma­rius von Ma­yen­burg, que inau­gu­ró el Fes­ti­val en 2008.

Di­se­ño. El afi­che de la ver­sión nú­me­ro 11 del Fes­ti­val de Tea­tro. Pa­ra es­ta ver­sión. El di­se­ño que pro­mo­cio­na la ver­sión nú­me­ro 20 del Brecht. Pre­sen­ta­ción. Una de las obras pre­sen­ta­das en una ver­sión an­te­rior de la mues­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.