Clau­dia Va­ca y su in­can­sa­ble in­cen­ti­vo a la lec­tu­ra.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA VA­CA FLO­RES Es­cri­to­ra y fi­ló­lo­ga

“La gé­ne­sis del lector se de­fi­ne co­mo el ac­to de es­cu­char a quien se lee”.

DIÁ­LO­GO

Leer es ca­var en tu pro­pio in­te­rior y es­ta­ble­cer el diá­lo­go con la cue­va y los sím­bo­los del otro, su mun­do, su ima­gi­na­rio, hi­lar las lu­ces, la os­cu­ri­dad, la som­bra. ( Clau­dia Va­ca)

¿ Cuál es tu gé­ne­sis co­mo lector y qué es leer?, han si­do las pre­gun­tas con las que he ini­cia­do los ta­lle­res de lec­tu­ra, li­te­ra­tu­ra o es­cri­tu­ra crea­ti­va con par­ti­ci­pan­tes de di­ver­sas eda­des y ofi­cios, que asis­tían a mis ta­lle­res de lec­tu­ra en las bi­blio­te­cas, uni­ver­si­da­des y co­le­gios, las res­pues­tas han si­do di­ver­sas, me per­mi­tían co­no­cer los in­tere­ses y la ex­pe­rien­cia que ca­da uno te­nía con la lec­tu­ra, re­pa­sar mi pro­pia con­cep­ción de lec­tu­ra y ob­te­ner un breve diag­nós­ti­co de los par­ti­ci­pan­tes y el con­tex­to.

Si nos re­mi­ti­mos a la etimología de leer, des­de el la­tín le­ge­re ve­re­mos que leer no es úni­ca­men­te de­co­di­fi­car un al­fa­be­to, sino un ac­to de bús­que­da, de se­lec­cio­nar lo que en­con­tra­mos en esa bús­que­da, de ele­gir, de de­ci­dir; en­ton­ces leer es un ac­to poÉ­ti­co y po­lí­ti­co: la poie­sis y el et­hos co­mo pa­rá­me­tros pa­ra la cons­truc­ción y de­cons­truc­ción es­té­ti­ca y éti­ca que es­tá im­plí­ci­ta en to­do ac­to de lec­tu­ra, par­tien­do de lo in­tra­cul­tu­ral y de­ri­van­do en la hi­per­tex­tua­li­dad del si­glo XXI. Es un ac­to po­lí­ti­co por­que des­de nues­tra ple­ni­tud de lec­to­res au­men­ta nues­tra ca­pa­ci­dad de agen­cia po­lí­ti­ca y cam­bio so­cial, en las es­truc­tu­ras del sis­te­ma en el cual nos desen­vol­ve­mos, la de­mo­cra­cia se ali­men­ta de los lec­to­res ( o no lec­to­res, eLec­to­res), la de­mo­cra­cia del día a día, no úni­ca­men­te la elec­to­ral.

Es­to no sig­ni­fi­ca que leer es to­do y na­da, sino que más allá de la de­co­di­fi­ca­ción de un al­fa­be­to, es­tá la ri­que­za de ca­da per­so­na pa­ra in­ter­pre­tar lo que lee en ese al­fa­be­to, o en esa ima­gen, lo que com­pren­de ca­da per­so­na de acuer­do a su mun­do in­te­rior, idio­sin­cra­sia, y el con­tex­to en el cual se desen­vuel­ve. La con­si­de­ra­ción de los orí­ge­nes de la es­cri­tu­ra en los pic­to­gra­mas, el via­je de las ta­blas de ar­ci­lla a las ta­blet di­gi­ta­les. Co­mo me­dia­dor de la lec­tu­ra, me­dia­dor cul­tu­ral, profesor, bi­blio­te­ca­rio, ma­dre, pa­dre de fa­mi­lia, ciu­da­dano, etc. es esen­cial con­si­de­rar es­tos as­pec­tos so­cio­ló­gi­cos, se­mióti­cos, his­tó­ri­cos y an­tro­po­ló­gi­cos en la ex­pe­rien­cia de la lec­tu­ra.

A lo lar­go de mis via­jes dan­do ta­lle­res de lec­tu­ra, li­te­ra­tu­ra, a di­ver­sas eda­des, en­tre un ba­rrio y otro, en­tre una ciu­dad y otra, un país y otro del nues­tro con­ti­nen­te la­ti- noa­me­ri­cano, ob­ser­vé que más allá de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y la at­mos­fe­ra que de­bie­ran brin­dar los go­bier­nos de los paí­ses, mien­tras ellos ha­cen o no su par­te, no­so­tros co­mo lec­to­res po­de­mos ha­cer la nues­tra, pa­ra go­zar de los li­bros y la lec­tu­ra: ca­var en nues­tro et­hos lector, es de­cir, nues­tro com­por­ta­mien­to co­mo lec­to­res, nues­tro mo­do de ser lec­to­res, nues­tros há­bi­tos, nues­tro mo­do de ser en re­la­ción con los li­bros y la lec­tu­ra.

Ca­var pa­ra se­guir re­co­lec­tan­do ( jun­to al Co­lec­ti­vo LEE), ex­pe­rien­cias de es­cri­to­res, pro­fe­so­res, bi­blio­te­ca­rios, me­dia­do­res de lec­tu­ra, ar­ti­cu­lar una red la­ti­noa­me­ri­ca­na que ha­ga cir­cu­lar la fuer­za de ca­da au­tor

( de li­bros, obras tea­tra­les, mu­si­ca­les, dan­za, fo­to­gra­fía, pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, ci­ne, etc.), pa­ra dia­lo­gar con la ge­né­ti­ca de su ima­gi­na­ción, de­jar que se asien­te en nues­tro mun­do in­te­rior la imá

Gen que pro­yec­tan sus li­bros, sus pa­la­bras, sus co­lo­res, mo­vi­mien­tos, gui­ños, etc. y así se­guir cons­tru­yen­do la más po­de­ro­sa fuer­za, hue­lla de la ge­né­ti­ca hu­ma­na, que su­pera y so­bre­vi­ve al flu­jo san­guí­neo: LA IMA­GI­NA­CIÓN; allí es­tá el Gen de ca­da uno de no­so­tros, que se cul­ti­va des­de la lec­tu­ra, sea cual sea el có­di­go.

Leer te ubi­ca en otro lu­gar, cual­quie­ra sea el ré­gi­men ins­ta­la­do, te de­vuel­ve la voz y el oí­do, po­de­mos sen­tir es­ta afir­ma­ción en las car­tas de Lor­ca du­ran­te la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la, o las de Dos­to­yevs­ki en­car­ce­la­do en la Si­be­ria, o en el tex­to Me­dio pan y un li­bro de Lor­ca. Le eres un ac­to in­tra­per­so­nal y co­lec­ti­vo al uní­sono, que nos per­mi­te sen­tir­nos con­te­ni­dos, com­pren­di­dos, res­pe­ta­dos en nues­tros va­lo­res y ba­ga­je cul­tu­ral, per­mi­te que so­bre­vi­va nues­tro es­pí­ri­tu a las ad­ver­si­da­des del tiem­po y el es­pa­cio.

En el ofi­cio de in­vi­tar a una per­so­na a leer, en so­cie­da­des llenas de ad­ver­si­da­des a ni­vel de po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vas pa­ra la lec­tu­ra, don­de las com­pe­ten­cias lec­to­ras no han lle­ga­do a su ple­ni­tud en los pro­ce­sos de al­fa­be­ti­za­ción,

in­fraes­truc­tu­ras, por­que se que­dan en la es­ta­dís­ti­ca que le sir­ve al Mi­nis­te­rio y al Go­bierno de turno. En es­tos con­tex­tos es esen­cial ex­plo­rar el et­hos lector del ciu­da­dano y la gé­ne­sis del lector, des­de las di­ver­sas ex pre­sio­nes ar­tís­ti­cas, co­mo tex­tos que for­man par­te del pro­ce­so de lec­tu­ra, des­de una pers­pec­ti­va se­mióti­ca ( Bart­hes) y la gra­má­ti­ca del dis­cur­so ( Van Dijk). Des­de es­tas pers­pec­ti­vas se po­dría res­pon­der a las au­sen­cias ins­ta­la­das en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y en las mis­mas

fa­mi­lias con sus prác­ti­cas cul­tu­ra­les dis­tan­tes al li­bro y la lec­tu­ra, pa­ra trans­for­mar crea­ti­va­men­te la reali­dad, ar­ti­cu­lan­do la lec­tu­ra con di­ver­sas ac­ti­vi­da­des co­mo: tea­tro, có­mics, cuen­ta­cuen­tos, pin­tu­ra, li­te­ra­tu­ra, mú­si­ca, ci­ne, dan­za, ma­te­má­ti­cas, ajedrez, etc. da­do que la lec­tu­ra atra­vie­sa to­das las áreas del desa­rro­llo hu­mano y es ne­ce­sa­ria en el apren­di­za­je de to­das las ar­tes, cien­cias y ofi­cios. Al res­pec­to, au­to­res co­mo Mi­chè­le Pe­tit en Leer el mun­do y Bernard Lahi­re en So­cio­lo­gía de la lec­tu­ra, tie­nen va­lio­sos apor­tes, pa­ra me­dia­do­res, pe­da­go­gos, lec­to­res, y so­bre to­do pa­ra en­ten­der la re­le­van­cia de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en torno al li­bro y la lec­tu­ra, Emi­lia Fe­rrei­ro es el re­fe­ren­te la­ti­noa­me­ri­cano pa­ra abor­dar la lec­tu­ra, en cuan­to a prác­ti­ca cul­tu­ral y edu­ca­ti­va.

En ese sen­ti­do es re­le­van­te pre­gun­tar nos co­mo so­cie­dad :¿ qué va­lo­res y qué lu­gar tie­nen la lec­tu­ra y el li­bro en nues­tro pre­su­pues­to fa­mi­liar, en tiem­po y di­ne­ro, son par­te de la ca­nas­ta fa­mi­liar, de nues­tro tiem­po de de­di­ca­ción?, lue­go de

res­pon­der es­tas pre­gun­tas, es re­co­men­da­ble re­plan­tear­se há­bi­tos al res­pec­to, em­pe­zar a com­par­tir en fa­mi­lia al­gún li­bro que les gus­te, al­gún cuen­to, poe­ma que sir­va de pre- tex­to pa­ra ge­ne­rar diá­lo­gos que en­ri­quez­can más los ali­men­tos ain­ge­rir du­ran­te las con­fra­ter­ni­za­cio­nes;trans for­mar­la con­duc­ta del lector, re­plan­tear el va­lor de la lec­tu­ra co­mo una ex­pe­rien­cia cul­tu­ral jun­to a las ex­pe­rien­cias cu­li­na­rias, pre­su­pues­tar el li­bro jun­to a los ali­men­tos de la ca­nas­ta fa­mi­liar, por­que es un ali­men­to bá­si­co pa­ra el desa­rro­llo hu­mano; que per­mi­te ca­var en la his­to­ria del ser. Des­de sus­per­so­na­jes, sus au­to­res, un­con­tex­to de­ter­mi­na­do, la pro­pia ima­gi­na­ción, la vi­da del mis­mo lector, de sus in­ter­lo­cu­to­res, lo ol­vi­da­do y lo pau­sa­do en al­gún mo­men­to de la vi­da, etc. ¡ leer es ca­var!

La gé­ne­sis del lector se de­fi­ne co­mo el ac­to de es­cu­char a quien se lee, su in­ti­mi­dad, res­pe­tar­nos, eno­jar­nos, reír­nos, llo­rar­nos, sen­tir­nos, vi­vir­nos; to­do es­to trans­for­ma enor­me­men­te el ac­to de leer en un ac­to POÉ­TI­CO y po­lí­ti­co.

Clau­dia Va­ca en uno de los ta­lle­res im­par­ti­dos en Jo­ro­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.