Re­se­ña de “¿ Y Ce­les­te?” de Ve­ró­ni­ca Li­na­res.

La es­cri­to­ra Ro­sal­ba Guz­mán se re­fie­re al tra­ba­jo de Ve­ró­ni­ca Li­na­res, una di­ver­ti­da his­to­ria pa­ra ni­ños

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - RO­SAL­BA GUZ­MÁN SORIANO Es­cri­to­ra y miem­bro de la Aso­cia­ción de In­ves­ti­ga­do­res His­tó­ri­cos de Co­cha­bam­ba

¿Y Ce­les­te? es un tra­ba­jo de la au­to­ra Ve­ró­ni­ca Li­na­res.

Ce­les­te es­tá aquí, en es­te her­mo­so li­bro pu­bli­ca­do por Edi­to­rial Don Bos­co, her­mo­so por el equi­li­bro de for­ma­to, di­bu­jos y tex­to.

El for­ma­to es­tá com­pues­to de bor­des tro­que­la­dos, pá­gi­nas en grue­so pa­pel couché y en la ta­pa, la sen­sa­ción tác­til de una plu­ma azul so­bre la ilus­tra­ción. El li­bro con­vo­ca al pla­cer de leer, de mi­rar, de to­car, es un ob­je­to cui­da­do­sa­men­te ela­bo­ra­do pa­ra ni­ños gra­cias al ex­tra­or­di­na­rio equi­po de la Edi­to­rial Don Bos­co.

Las ilus­tra­cio­nes de una de las más con­no­ta­das ilus­tra­do­ras bo­li­via­nas, An­to­nie­ta Me­dei­ros, ha­blan por sí mis­mos. El ma­ne­jo de los es­pa­cios, los co­lo­res, el estilo ge­nuino de los di­bu­jos, cum­plen el mis­mo co­me­ti­do, in­vi­tar al go­ce de la lec­tu­ra de es­te li­bro.

La fres­cu­ra y el en­can­to de la tra­ma, el ma­ne­jo me­ta- dis­cur­si­vo del len­gua­je, ade­más de la ori­gi­na­li­dad y la be­lle­za con que fue es­cri­to, el hu­mor y la pro­fun­di­dad, dan cuen­ta de la ca­li­dad li­te­ra­ria de la au­to­ra.

Pre­sen­ta­ción

Ve­ró­ni­ca pre­sen­ta su li­bro di­cien­do:

“En la exu­be­ran­te zo­na de los yun­gas, allí don­de a ve­ces se jun­tan la bru­ma, el ca­lor del sol y el ver­de in­ten­so de las plan­tas y la llu­via, vi­ve una po­lli­ta lla­ma­da Ce­les­te. Ella, a di­fe­ren­cia de sus her­ma­nos, no tie­ne mu­chas ha­bi­li­da­des: no ha apren­di­do a es­car­bar la tie­rra pa­ra en­con­trar gu­sa­nos, o a ama­sar el pan, o a can­tar al ama­ne- cer, sus her­ma­nos que son muy ha­bi­li­do­sos se burlan de ella. Ce­les­te pre­fie­re in­ter­nar­se en los bos­ques, des­cu­brir nue­vas plan­tas y ani­ma­les, con­tem­plar los ne­va­dos (…)” e inventar nue­vos mo­dos de ver el mun­do y co­nec­tar­se con él.

Ce­les­te es así; ex­tra­ña y sin­gu­lar des­de su na­ci­mien­to. Es una po­lli­ta que na­ce con una plu­ma ce­les­te en la ca­be­za, la úni­ca que trae al­go tan especial, una po­lli­ta que pien­sa que to­dos son ra­ros; bueno, sus her­ma­nos, los po­lli­tos co­mu­nes y co­rrien­tes; esos que ha­cen co­sas que ella no pue­de ha­cer y que no le­van­tan el pi­co del sue­lo ni mi­ran más allá de lo que se de­be.

La ex­tra­or­di­na­ria Ce­les­te, la de la plu­ma ce­les­te en la ca­be­za pro­vo­ca ve­la­dos co­men­ta­rios de las ga­lli­nas ami­gas de ma­má “- ¡ Real­men­te divinos los po­lli­tos! Y la de la plu­mi­ta co­lor cie­lo ¡ Un en­can­to!” ¿ Por qué no es­tá de he­cho en el gru­po de los “divinos po­lli­tos”? ¿ Por qué ellos son “divinos” y ella “un en­can­to”? ¿ Por qué sus her­ma­nos se lla­man Eli­sa, Eu­ge­nia, Emi­lia, Eleute­rio Eu­lo­gio y Ema, mar­ca­dos to­dos con E de su li­na­je y só­lo ella es Ce­les­te, y no Er­nes­ti­na o Elena? Por­que Ce­les­te es­tá siem­pre no­mi­na­da fue­ra del gru­po, no­mi­na­da con la se­ñal de su di­fe­ren­cia “ce­les­te”, es­tá fue­ra de los que sa­ben có­mo des­gra­nar cho­clos, y fue­ra de los que sa­ben can­tar, y muy fue­ra de los ha­bi­li­do­sos pa­ra sa­car to­do ti­po de ali­ma­ñi­tas de la tie­rra.

Preo­cu­pa­cio­nes y es­pe­ran­za

Eso de no ser tan ha­bi­li­do­sa en to­do lo que los de­más lo son, trae con­si­go un mal pres­ti­gio. Un pres­ti­gio con un gran signo me­nos, que no de­ja ver qué más hay de Ce­les­te, el signo me­nos cam­bia­ría, si nos pre­gun­tá­ra­mos por ejem­plo si se­rá que to­dos los “há­bi­les po­llue­llos” tie­nen co­mo ami­go a un Tu­cán in­for­man­te de lo que ocu­rre en el cie­lo cer­ca al ma­jes­tuo­so Mu­ru­ra­ta, o si pre­gun­tá­ra­mos pa­ra qué le sir­ven a los po­lli­tos las flo­res de cei­bo…

Una gran preo­cu­pa­ción y una le­ve es­pe­ran­za asal­tan a Eu­la­lia, su ma­má. Te­me que si Ce­les­te no apren­de a ama­sar pan no lo­gra­rá que al­gún jo­ven gallo de la re­gión se fi­je en ella; eso pien­sa, pe­ro…

¿ Y Ce­les­te?

Ce­les­te no cree que ese sea un pro­ble­ma, al fin y al ca­bo, di­ce “si no hu­bie­ra un gallo que se enamo­re de mí, me pue­do ca­sar con un tu­cán ver­de, con el sa­po del es­tan­que, con el ke­chi­chi que gri­ta al pa­sar, con el gu­sano de se­da, con el ta­pa­ra­co gi­gan­te, con un uchi co­la ama­ri­lla, con…”. Esas múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des de ha­cer pa­re­ja, só­lo ter­mi­nan por es­pan­tar a la ma­dre con ex­pec­ta­ti­vas tan li­mi­ta­das.

En fin, sin em­bar­go eso de ser di­fe­ren­te y va­lio­sa, no es un gran pro­ble­ma pa­ra Ce­les­te y fe­liz­men­te tam­po­co mu­cho pa­ra sus her­ma­nos y sus pa­pás en lo co­ti­diano; más si apa­re­ce una cir­cuns­tan­cia di­fe­ren­te en la que se mi­den a los po­llos con de­ter­mi­na­dos cri­te­rios de va­lor, la co­sa cam­bia. Y eso ocu­rre cuan­do los po­llos de Nor- Yun­gas, los nor­yun­gue­ños, con­vo­can a un gran con­cur­so de ta­len­tos. To­dos en­tu­sias­ma­dos se pre­pa­ran pa­ra mos­trar sus ha­bi­li­da­des.

¿ Y Ce­les­te?

Cla­ro que no les voy a con­tar lo que pa­só con Ce­les­te, pe­ro eso que su­ce­dió en el con­cur­so con­vo­ca­do por los nor­yun­gue­ños no se lo pue­den per­der.

Ve­ró­ni­ca es un po­co o un mu­cho Ce­les­te. Tie­ne ese en­can­to pa­ra es­car­bar don­de na­die es­car­ba, pa­ra inventar gi­ros, si­tua­cio­nes, diá­lo­gos ines­pe­ra­dos; pa­ra pro­po­ner un ar­gu­men­to al­ter­na­ti­vo y pa­ra de­jar en los lec­to­res una cer­te­za so­bre los pro­pios ta­len­tos, su in­ven­ti­va, su sen­si­bi­li­dad, su ca­pa­ci­dad de so­ñar, es de­cir, so­bre la plu­ma ce­les­te que ni­ños y adul­tos lle­va­mos den­tro. Gra­cias por eso, Ve­ró­ni­ca.

Au­to­ra. La es­cri­to­ra pa­ce­ña Ve­ró­ni­ca Li­na­res, crea­do­ra de per­so­na­jes co­mo “Ce­les­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.