Especial de Queen His­to­ria de la ban­da que re­vo­lu­cio­nó el rock

La pe­lí­cu­la “Bohemian Rhapsody” lo­gró que Queen es­té en las re­ti­nas y oí­dos de to­do el mun­do. Pu­bli­ca­mos un aná­li­sis del fil­me y la his­to­ria de la ban­da.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - FERNANDO MOLINA Pe­rio­dis­ta

Uno pue­de very dis­fru­tar­de “Bohemian Rhapsody” por ra­zo­nes mu­si­ca­les. Quie­nes gus­ten de la ban­da Queen, que no son po­cos, en­con­tra­rán en es­ta pe­lí­cu­la una oca­sión ex­ce­len­te pa­ra es­cu­char nue­va­men­te su obra, pa­ra co­no­cer el “ma­king- of” de su ma­yor éxi­to, la can­ción que da nom­bre a la pe­lí­cu­la, y pa­ra ver re­crea­da en la pan­ta­lla gran­de una par­te sus­tan­cial de su ex­tra­or­di­na­ria pre­sen­ta­ción en el con­cier­to Li­ve Aid ( 1985).

Sin em­bar­go, pues­to que es­te fil­me no es un do­cu­men­tal so­bre uno o va­rios con­cier­tos, sino una biografía del prin­ci­pal miem­bro de Queen, el fi­na­do Freddy Mer­cury, uno de­bie­ra po­der dis­fru­tar­lo tam­bién por ra­zo­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. ¿ Y có­mo va­mos en es­te apar­ta­do? Pues re­gu­lar, hay que ad­mi­tir­lo. El re­la­to de la vi­da de Mer­cury no só­lo es im­pre­ci­so o in­clu­so in­ven­ta­do — se­gún los es­pe­cia­lis­tas que se han re­fe­ri­do al te­ma—, sino tam­bién mo­ji­ga­to, con­ser­va­dor por los cua­tro cos­ta­dos, al pun­to de que bien po­dría ser la his­to­ria de al­guien que no fue­ra gay, que se hu­bie­ra con­ta­gia­do de si­da en un úni­co ac­to se­xual des­afor­tu­na­do y que, co­mo re­ma­te, en­ca­ja­ra el gol­pe con la ele­gan­cia de un per­so­na­je ca­ba­lle­res­co en una no­ve­la de gé­ne­ro. To­do fal­so, pe­ro no por­que no ha­ya ocu­rri­do real­men­te ( re­cla­mar por es­to se­ría ne­gar la li­ber­tad del ar­te), sino por­que re­sul­ta evi­den­te­men­te me­nos de lo que se de­bie­ra de­cir, me­nos que lo que el desa­rro­llo ló­gi­co y el fi­nal del per­so­na­je exi­gen que se di­ga, me­nos de lo justo. Y en­ton­ces es “fal­so” por es­to: por su con­di­ción de co­sa que se sus­pen­de y se re­pri­me.

No sos­ten­go que la pe­lí­cu­la de­bie­ra ha­ber si­do ne­ce­sa­ria­men­te os­cu­ra y an­gus­tio­sa. Un fi­nal trá­gi­co de­fi­ne a una pie­za co­mo dra­ma, pe­ro no ago­ta sus po­si­bi­li­da­des ex­pre­si­vas. Sin em­bar­go, con­ven­ga­mos en al­go: un fil­me tan con­ven­cio­nal so­bre un per­so­na­je que fue lo con­tra­rio de es­to, es de­cir, un ser ex­cén­tri­co y ori­gi­nal, rup­tu­ris­ta y vo­lup­tuo­so, no pue­de fun­cio­nar y evi­den- te­men­te no fun­cio­na. El sis­te­ma de apro­xi­ma­ción a la vi­da de Mer­cury del guio­nis­ta Ant­hony McCar­ten — que por otra par­te es un sú­per buen es­cri­tor— ha si­do el de las ha­gio­gra­fías: ejem­pla­ri­za­dor. La ver­dad y la vi­da, di­ce McCar­ten, re­si­den en las amis­ta­des sim­ples. El su­je­to atra­vie­sa por el tú­nel del su­fri­mien­to has­ta lle­gar a la luz de la re­den­ción. Rec­ta­men­te y sin dis­traer­se en mean­dros.

Las ra­zo­nes de la de­ri­va crea­ti­va de es­ta pe­lí­cu­la no son im­po­si­bles de des­ci­frar. Hay que to­mar en cuen­ta los tiem­pos en los que vi­vi­mos, que son los tiem­pos de Trump, Pu­tin y Bol­so­na­ro. En es­ta “era” se es­tá desean­do de­vol­ver a los ma­ri­co­nes y a las or­gías, y en especial a las or­gías de ma­ri­co­nes, al ar­ma­rio. No ca­be la me­nor du­da. És­te es el de­seo que ha­ce la­tir los co­ra­zo­nes reac­cio­na­rios del pla­ne­ta y que es­tá sien­do aco­gi­do por unas mul­ti­tu­des preo­cu­pa­das por las consecuencias de la li­ber­tad mo­der­na.

La pe­lí­cu­la co­mien­za mos­tran­do a un jo­ven muy pe­cu­liar en la Lon­dres de los años 70: des­cen­dien­te de afri­ca­nos, pro­ve­nien­te de Zan­zí­bar, él mis­mo lle­ga­do a la ciu­dad in­gle­sa co­mo in­mi­gran­te, Freddy ( in­ter­pre­ta­do es­tu­pen­da­men­te por Ra­mi Ma­lek) tie­ne unos cu­rio­sos pro­ble­mas den­ta­les, un gran oí­do

“El re­la­to de la vi­da de Mer­cury no só­lo es im­pre­ci­so o in­clu­so in­ven­ta­do — se­gún los es­pe­cia­lis­tas que se han re­fe­ri­do al te­ma—, sino tam­bién mo­ji­ga­to, con­ser­va­dor por los cua­tro cos­ta­dos”

mu­si­cal y un de­seo pro­fun­do de adap­tar­se al en­torno en el que vi­ve, al pun­to de ne­gar su ori­gen na­cio­nal y fa­mi­liar. Los in­gle­ses, en­tre­tan­to, lo lla­man “paky”, pues a sim­ple vis­ta lo ca­ta­lo­gan co­mo un pa­kis­ta­ní más.

Su pa­sa­por­te a In­gla­te­rra, cla­ro es­tá, se lla­ma mú­si­ca. El jo­ven es se­gui­dor de una ban­da lo­cal que pron­to lo trans­for­ma en su vo­ca­lis­ta. Con lo que so­bre­vie­ne lo pre­vi­si­ble: Freddy apro­ve­cha la opor­tu­ni­dad de des­ta­car, lo­gra el éxi­to que bus­ca­ba, co­mien­za a dis­fru­tar y a su­frir los efec­tos del po­der que ha ad­qui­ri­do, se ve afec­ta­do por una su­ce­sión de cam­bios irre­ver­si­bles… To­do es­to lo na­rra Br­yan Sin­ger ( por lo me­nos has­ta el mo­men­to en que se lo des­pi­de del car­go de di­rec­tor) sin mu­cha ins­pi­ra­ción y ape­lan­do a cli­chés, aun­que tam­bién con la ayu­da de unas se­cuen­cias mu­si­ca­les me­mo­ra­bles y emo­ti­vas, co­mo ya he di­cho. A la mi­tad del me­tra­je, Freddy, que es­ta­ba fe­liz­men­te ca­sa­do, se da cuen­ta de que es gay. Man­te­nien­do a su ex­mu­jer co­mo su me­jor ami­ga, re­sul­ta igual­men­te asal­ta­do por la incomprensión y la so­le­dad, lo que lo me­te en la ca­rre­ra au­to­des­truc­ti­va que ter­mi­na­rá en su muer­te.

“Bohemian Rhapsody” ha si­do un ( re­la­ti­vo) fra­ca­so de crí­ti­ca y un éxi­to de taquilla, una com­bi­na­ción que hu­bié­ra­mos po­di­do pre­ver si to­má­ba­mos en cuen­ta lo ya di­cho acer­ca de su com­pla­cen­cia pa­ra con los tiem­pos con­ser­va­do­res que co­rren, y al mis­mo tiem­po la pos­tu­ra po­lí­ti­ca de la ma­yo­ría de los crí­ti­cos, in­clu­si­ve de quien es­to es­cri­be. La gen­te, por su par­te, se ha­lla an­sio­sa de consumir fábulas lu­mi­no­sas en las que los mar­gi­na­les de la so­cie­dad se con­vier­tan en le­yen­das de la cul­tu­ra pop, y en las que no ha­ya par­tes “feas” que arrui­nen la ban­da so­no­ra.

El ac­tor

Ra­mi Ma­lek se ha he­cho po­pu­lar por in­ter­pre­tar al hac­ker de la se­rie “Mr. Ro­bot”. Na­da com­pa­ra­do con el gi­gan­tis­mo de “Bohemian Rhapsody”. Ade­más, la rea­li­za­ción de la pe­lí­cu­la no ha si­do lo que se di­ce un ca­mino de rosas. Al prin­ci­pio, en 2009, na­die cues­tio­na­ba que Sa­cha Ba­ron Cohen se­ría el ál­ter ego per­fec­to de Mer­cury. Tras cua­tro lar­gos años de des­en­cuen­tros con el gru­po ( bá­si­ca­men­te con el gui­ta­rris­ta Brian May y con el ba­te­ría Ro­ger Tay­lor), re­nun­ció en 2013, en lo que se to­mó co­mo el fi­nal del pro­yec­to. Pe­ro apa­re­ció Ma­lek pa­ra man­te­ner el bar­co a flo­te. Y lo con­si­guió in­clu­so cuan­do, ca­si ter­mi­na­do el ro­da­je, el di­rec­tor Br­yan Sin­ger fue des­pe­di­do y sus­ti­tui­do. To­dos con­fia­ron en un nom­bre que no tan­tos co­no­cen, en un ac­tor en el que na­die pen­só pa­ra re­su­ci­tar a un per­so­na­je más gran­de in­clu­so que su le­ga­do mu­si­cal.

Si bien el mis­mo ac­tor re­ve­ló que fue so­me­ti­do a cla­ses in­ten­si­vas de can­to en los es­tu­dios Ab­bey Road, tam­bién dio a co­no­cer que lo que ha­ce es — so­bre to­do— “lipsync”.

La voz del ac­tor, en es­tric­to ri­gor, sí fue usa­da en la cin­ta, pe­ro no de for­ma “pura”. Se­gún re­por­ta NME, el can­to de Ma­lek fue mez­cla­do con el de Marc Ma­tel, quien ya ha­bía de­mos­tra­do su ca­li­dad vo­cal y la si­mi­li­tud que tie­ne con Mer­cury.

Ra­mi Ma­lek interpretando a Fred­die Mer­cury.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.