La es­cri­to­ra y fi­ló­lo­ga Clau­dia Va­ca y el in­cen­ti­vo pa­ra leer.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA VA­CA Es­cri­to­ra y fi­ló­lo­ga

La ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal en la pro­mo­ción del há­bi­to de la lec­tu­ra sir­ve co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra una re­fle­xión so­bre el ca­so bo­li­viano. Es im­por­tan­te men­cio­nar la So­cio­lo­gía de la lec­tu­ra de Ber­nard Lahi­re y los apor­tes en pe­da­go­gía de la lec­tu­ra de Emi­lia Fe­rrei­ro, pa­ra des­ci­frar los có­di­gos con­tem­po­rá­neos en torno a la lec­tu­ra, des­de allí con­tex­tua­li­zar y apor­tar.

El te­ma de la lec­tu­ra y del li­bro en La­ti­noa­mé­ri­ca tie­ne sus lo­gros y re­tos, en al­gu­nos paí­ses más re­tos que lo­gros, co­mo el ca­so de Bo­li­via; con la pro­mul­ga­ción de la Ley del Li­bro Os­car Al­fa­ro el año 2013, que es­tá au­sen­te de acciones y po­lí­ti­cas con­cre­tas en torno al fo­men­to y di­fu­sión de la ca­de­na del li­bro y la lec­tu­ra. Hay dos ur­gen­cias en Bo­li­via: a) im­ple­men­tar el sis­te­ma na­cio­nal de bi­blio­te­cas es­co­la­res con pre­su­pues­to y pro­yec­tos des­cen­tra­li­za­dos, ac­tual­men­te las bi­blio­te­cas pú­bli­cas fun­gen de bi­blio­te­cas es­co­la­res, es el ca­so de San­ta Cruz y La Paz; b) im­ple­men­tar el plan na­cio­nal de lec­tu­ra, del cual se ha­bla en la ley del li­bro, pe­ro no exis­ten avan­ces con­cre­tos o vi­si­bles.

¿ Por qué es ne­ce­sa­rio un plan na­cio­nal de lec­tu­ra? Co­mo di­ce su nom­bre, pa­ra pla­ni­fi­car: pro­gra­mas, pro­yec­tos, pre­su­pues­tos, ac­tua­li­za­ción aca­dé­mi­ca y bi­blio­grá­fi­ca, in­ves­ti­ga­cio­nes, etc., pa­ra dar la pau­ta a se­guir, ba­sa­dos en un diag­nós­ti­co de ne­ce­si­da­des de los lec­to­res y de quie­nes con­for­man la ca­de­na del li­bro ( en la cual los ac­to­res son va­rios y va­ria­dos), es ne­ce­sa­rio diag­nos­ti­car con es­ta­dís­ti­cas el es­ta­do de los lec­to­res y la lec­tu­ra en Bo­li­via, pa­ra iden­ti­fi­car con pre­ci­sión las bre­chas exis­ten­tes ( por eda­des, idio­mas, en so­por­tes im­pre­sos y di­gi­ta­les, en com­pe­ten­cias des­crip­ti­vas, com­pren­sión, análisis, re­fle­xión, crí­ti­ca, in­ter­pre­ta­ción, en ti­po­lo­gías tex­tua­les, etc.), y des­de allí ge­ne­rar pro­yec­tos pa­ra su­pe­rar­las, in­tui­mos y de­ba­ti­mos al­gu­nas bre­chas, pe­ro es­te pro­ce­so de­be ser cien­tí­fi­co, no ca­suís­ti­co.

Asi­mis­mo, es re­le­van­te abor­dar la lec­tu­ra des­de las cien­cias neu­ro­ló­gi­cas, des­de las con­si­de­ra­cio­nes con­tex­tua­les en la era del desa­rro­llo hu­mano in­for­ma­cio­nal, la hi­per e in­ter­tex­tua­li­dad, la in­ter­cul­tu­ra­li­dad en los pro­ce­sos de lec­tu­ra, co­mo ex­pli­ca Ma­nuel Cas­tell en “La era de la in­for­ma­ción”. Los avan­ces de la psicología y la neu­ro­cien­cia en los úl­ti­mos 20 años han de­mos­tra­do que el ce­re­bro lec­tor tie­ne com­ple­jos me­ca­nis­mos que se ar­mo­ni­zan pa­ra con­cre­tar o no la lec­tu­ra, es­ta com­pe­ten­cia fue un mis­te­rio por si­glos en la his­to­ria de la evo­lu­ción hu­ma­na, hoy po­de­mos ver en neu­ro­imá­ge­nes ( fo­tos de nues­tro ce­re­bro cuan­do lee) qué su­ce­de con nues­tro ce­re­bro cuan­do ac­ti­va­mos el mo­do leer.

Si­guien­do es­ta lí­nea cien­tí­fi­ca y con­tex­tual del si­glo XXI, se­rá cla­ve res­pon­der­nos ¿ qué con­cep­cio­nes de lec­tu­ra es­ta­mos asu­mien­do en nues­tras prác­ti­cas co­mo lec­to­res, li­bre­ros, bi­blio­te­ca­rios, pro­fe­so­res, es­cri­to­res, pe­rio­dis­tas, ma­dre, pa­dre ciu­da­da­nos?; por­que se­gún co­mo con­ce­bi­mos la lec­tu­ra, nos com­por­ta­re­mos, co­mo to­do en la vi­da, se­gún có­mo­lo­con­ci­bo, ac­tua­ré. Leer­co­mo ver­bo y la lec­tu­ra co­mo sus­tan­ti­vo, han ex­pe­ri­men­ta­do trans­for­ma­cio­nes en so­por­te ( de las ta­blas de ar­ci­lla a las ta­blet di­gi­ta­les) y en pro­ce­sos neu­ro­ló­gi­cos, es­tos aspectos de­ben con­si­de­rar­se al mo­men­to de abor­dar po­lí­ti­cas pú­bli­cas en torno a la lec­tu­ra.

Pa­ra re­sol­ver es­tas dos ur­gen­cias en torno a la lec­tu­ra en Bo­li­via, se po­dría crear el Con­se­jo Na­cio­nal del Li­bro, me­dia­ción de la lec­tu­ra y lec­to­res, y des­de allí: a) ge­ne­rar el diag­nós­ti­co in­te­gral de li­bros y lec­to­res ( con­si­de­ran­do to­da la ca­de­na); b) brin­dar he­rra­mien­tas pe­da­gó­gi­cas de lec­tu­ra, que per­mi­tan al lec­tor, su­je­to car­ga­do de pa­ra­dig­mas, iden­ti­da­des, desafíos psi­coe­mo­cio­na­les, etc. vi­vir la lec­tu­ra con ma­yo­res re­cur­sos que no lo frus­tren, que lo im­pul­sen a am­pliar sus com­pe­ten­cias de lec­tu­ra, a re­sol­ver las que no tie­ne; c) re­co­lec­tar ex­pe­rien­cias de me­dia­ción de la lec­tu­ra, ma­nua­les, li­bros, ma­te­rial di­dác­ti­co; d) ela­bo­rar do­cu­men­tos sis­te­ma­ti­za­dos, que sean pre­sen­ta­dos en los tres ni­ve­les de Go­bierno: na­cio­nal, sub­na­cio­nal y mu­ni­ci­pal, pa­ra es­ta­ble­cer las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y los pre­su­pues­tos des­cen­tra­li­za­dos.

En el mar­co de es­te Con­se­jo, in­vi­tar al Cen­tro Re­gio­nal pa­ra el fo­men­to del li­bro en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be ( Cer­lalc), pa­ra que sea la ins­tan­cia in­ter­na­cio­nal que apo­ye el pro­ce­so y la re­so­lu­ción de au­sen­cias en po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra la lec­tu­ra en Bo­li­via. La me­ta ini­cial es ge­ne­rar una at­mós­fe­ra ins­ti­tu­cio­nal fa­vo­ra­ble, pa­ra el desa­rro­llo de la lec­tu­ra en Bo­li­via, ¡ sa­lir del ro­llo!

“Es re­le­van­te abor­dar la lec­tu­ra des­de las cien­cias neu­ro­ló­gi­cas, des­de las con­si­de­ra­cio­nes con­tex­tua­les en la era del desa­rro­llo hu­mano in­for­ma­cio­nal”

Au­to­ra. La es­cri­to­ra Clau­dia Va­ca im­par­te ta­lle­res Mo­xos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.