Tex­tos de un kel­ke­ri: Ley del ci­ne ya... fue

Los Tiempos - Lecturas - - Bienvenidos - LUIS BREDOW SIE­RRA Ac­tor

Mi oficio de ac­tor me ha lle­va­do a po­der ob­ser­var el pro­ce­so de fi­nan­cia­mien­to de una pe­lí­cu­la, en un país ve­cino. Los pro­duc­to­res de es­ta pe­lí­cu­la se han acer­ca­do a una ins­ti­tu­ción del es­ta­do de aquel país, han de­mos­tra­do que tie­nen un pro­yec­to cohe­ren­te, que va a ge­ne­rar un mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co pre­vi­si­ble y que son per­so­nas ju­rí­di­cas con ca­pa­ci­dad de res­pon­der a sus com­pro­mi­sos. Por su par­te, la ins­ti­tu­ción es­ta­tal que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ge­ne­rar una di­ná­mi­ca pa­ra fi­nan­ciar el ci­ne de su país, ha fir­ma­do con los pro­duc­to­res de la pe­lí­cu­la un con­tra­to de cum­pli­mien­to de pro­yec­to. Y les ha ex­ten­di­do una che­que­ra.

Aho­ra, los pro­duc­to­res de la pe­lí­cu­la sal­drán al público a bus­car do­na­cio­nes de di­ne­ro pa­ra rea­li­zar su pe­lí­cu­la. A cam­bio de cada do­na­ción que re­ci­ban, le en­tre­ga­rán al do­nan­te un che­que igual a una frac­ción del mon­to re­ci­bi­do. Con ese che­que, el do­nan­te po­drá pa­gar sus im­pues­tos al es­ta­do.

Así de sim­ple. Po­ca bu­ro­cra­cia. Unos cin­cuen­ta fun­cio­na­rios ope­ran la di­rec­ción del go­bierno en­car­ga­da de con­tro­lar es­te pro­ce­so. Y la ci­ne­ma­to­gra­fía del país ya ha ga­na­do un Ós­car.

De he­cho, el Ós­car ha pues­to de muy buen hu­mor a los pro­duc­to­res de la pe­lí­cu­la que me han con­tra­ta­do. “Aho­ra, pa­ra no­so­tros no se­rá di­fí­cil en­con­trar do­nan­tes. Los que fi­nan­cia­ron la pe­lí­cu­la del Ós­car ga­na­ron un ar­gu­men­to de oro pa­ra avi­var sus re­la­cio­nes pú­bli­cas, su ca­pi­tal so­cial. Eso se ha co­men­ta­do mu­cho en el me­dio. Aho­ra, en­tre los em­pre­sa­rios es­tá de mo­da fi­nan­ciar ci­ne”, me di­cen y cal­cu­lan que el ro­da­je de nues­tra pe­lí­cu­la co­men­za­ra en abril de 2019.

Pa­ra mi sor­pre­sa, los fun­cio­na­rios de la di­rec­ción gu­ber­na­men­tal que es­tá en el ori­gen de los che­ques so­bre im­pues­tos, no son ar­tis­tas ni ci­neas­tas ni crí­ti­cos de ci­ne. Son ex­per­tos en re­cau­da­cio­nes. Mi sor­pre­sa au­men­ta cuan­do un se­ñor me ex­pli­ca: “En reali­dad no so­la­men­te ad­mi­nis­tra­mos ero­ga­cio­nes del es­ta­do,

“El happy end de es­ta pe­lí­cu­la emer­ge­rá de la pan­ta­lla, cuan­do to­dos sea­mos fun­cio­na­rios o gre­mia­les, en la pró­xi­ma ges­tión del pre­si­den­te Mo­ra­les...”

sino que tam­bién cal­cu­la­mos los in­gre­sos que las pe­lí­cu­las ge­ne­ran al es­ta­do.” Y me mues­tra un sim­ple es­que­ma cir­cu­lar. “Es un circu­lo vir­tuo­so. Es­ta pe­lí­cu­la, por ejem­plo, le cos­tó al es­ta­do es­ta can­ti­dad de di­ne­ro, que el es­ta­do re­cau­dó, pe­ro que no per­ci­bió. Pe­ro vea us­ted cuán­to re­cau­dó el Es­ta­do en las transac­cio­nes que tu­vie­ron ori­gen en el ro­da­je y to­da la pro­duc­ción de la pe­lí­cu­la…”

Me voy pen­san­do en lo ba­ra­to que le re­sul­ta al Es­ta­do de ese país ge­ne­rar una po­lí­ti­ca cul­tu­ral que en­ri­que­ce el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co e im­pul­sa su ar­te.

Mien­tras tan­to en el Sa­lón de la Jus­ti­cia se ha apro­ba­do una Ley del Ci­ne y un con­tin­gen­te es­tá sien­do do­ta­do de cre­den­cia­les con per­mi­so pa­ra re­cau­dar y otras ar­mas le­ta­les. Es­ta fuer­za de ta­rea tie­ne la mi­sión de in­ter­ve­nir en el úni­co es­la­bón pros­pe­ro de la ca­de­na de va­lor del ci­ne en Bo­li­via y ex­tir­par­le al­gu­nos mor­la­cos. Los re­cau­da­do­res sien­ten que la re­vo­lu­ción cul­tu­ral y la des­co­lo­ni­za­ción con­sis­te en ha­cer pa­gar ca­ro el gus­to por las pe­lí­cu­las grin­gas y, con ese di­ne­ro, fo­men­tar el ci­ne bo­li­viano. Es­ta ope­ra­ción de re­cau­da­ción se ha­ce con ese ar­gu­men­to ex­plí­ci­to, que ha­ce hin­char el pe­cho pa­trió­ti­co.

Pe­ro hay otro ar­gu­men­to más “im­plí­ci­to” que lle­na de jú­bi­lo a los re­cau­da­do­res. El des­tino de los mor­la­cos ex­tir­pa­dos a la ca­de­na de va­lor del ci­ne sa­ca lá­gri­mas de emo­ción a los de la ca­de­na de va­lor del mi­nis­te­rio: “¡ Se va a crear una Uni­dad Des­cen­tra­li­za­da, que se­rá el Feu­do de nuestr’ mi­nistr’ donde ha­brá pe­gas y viá­ti­cos pa­ra de­ce­nas, qui­zás cen­te­nas de re­cau­da­do­res, se­cre­ta­rios, ex­per­tos, sub­je­fes, y di­rec­to­rios!” Los fun­cio­na­rios sa­ben que esos fon­dos au­men­ta­rán el peso es­pe­cí­fi­co de su mi­nis­te­rio, su pres­ti­gio en el ga­bi­ne­te y su con­tri­bu­ción a la cam­pa­ña elec­to­ral, pues los mor­la­cos se­rán in­gre­so pa­ra la contratación de per­so­nal y pre­ben­da pa­ra pre­miar el com­por­ta­mien­to po­lí­ti­co que ten­ga el gre­mio de los ar­tis­tas. A su ma­ne­ra, es tam­bién un círcu­lo vir­tuo­so. El happy end de es­ta pe­lí­cu­la emer­ge­rá de la pan­ta­lla, cuan­do to­dos sea­mos fun­cio­na­rios o gre­mia­les, en la pró­xi­ma ges­tión del pre­si­den­te Mo­ra­les...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.