Crí­ti­cas so­bre “Ani­ma­les fantásticos” y “Sø­ren”.

Sa­ga. Lle­gó a la car­te­le­ra la se­gun­da en­tre­ga de la se­gun­da sa­ga del uni­ver­so crea­do por J. K. Row­ling

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - FERNANDO MO­LI­NA Pe­rio­dis­ta

Ani­ma­les fantásticos: Los crí­me­nes de Grin­del­wald” es la se­gun­da en­tre­ga de la se­gun­da sa­ga del uni­ver­so crea­do por J. K. Row­ling o “uni­ver­so Harry Pot­ter”, por el nom­bre de su per­so­na­je más fa­mo­so. (“Sa­ga”, “uni­ver­so”… hay que usar es­tos ró­tu­los pa­ra po­der ha­blar de pro­yec­tos crea­ti­vos y ci­ne­ma­to­grá­fi­cos tan com­ple­jos co­mo és­te y otros que hoy es­tán de mo­da). A mi jui­cio, tam­bién es la en­tre­ga con más pro­ble­mas na­rra­ti­vos, aun­que con­ser­ve ese en­can­to que mar­ca la pro­duc­ción de Row­ling.

“Ani­ma­les fantásticos: Los crí­me­nes de Grin­del­wald” avan­za el re­la­to de la lu­cha en­tre ma­gos buenos y ma­los en un pe­rio­do pre­vio a la apa­ri­ción de Harry Pot­ter. Lo ha­ce con­ti­nuan­do di­rec­ta­men­te la tra­ma de “Ani­ma­les fantásticos y dón­de en­con­trar­los”, que, co­mo se re­cor­da­rá, se desa­rro­lla en Nue­va York. Da­do que la se­cue­la ocu­rre en Pa­rís, re­quie­re el tras­la­do de va­rios per­so­na­jes a Eu­ro­pa, lo que le re­pre­sen­ta cier­to en­go­rro. La pri­me­ra par­te del “plot” es­tá las­tra­da por es­ta di­fi­cul­tad, así co­mo por la mo­ro­sa des­crip­ción de las re­la­cio- nes en­tre los per­so­na­jes prin­ci­pa­les, los cua­les, co­mo es ló­gi­co, no re­sul­tan tan gra­cio­sos co­mo en la pri­me­ra par­te. Des­crip­ción mo­ro­sa y sin mu­cha vin­cu­la­ción con el “dí­na­mo na­rra­ti­vo”, que es la per­se­cu­ción por di­ver­sos equi­pos de ma­gos de Cre­den­ce ( Ez­ra Miller), el “obs­cu­rus”, que por una ra­zón ex­tra­ña e inex­pli­ca­da ha so­bre­vi­vi­do a las te­rri­bles ex­plo­sio­nes del fil­me pre­ce­den­te.

Se tra­ta de una per­se­cu­ción, hay que de­cir­lo, que no tie­ne pies ni ca­be­za, ya que to­do el mun­do sa­be dón­de se en­cuen­tra el tal Cre­den­ce, y ya que és­te no quie­re es­con­der­se sino ave­ri­guar — con in­te­rés ob­se­si­vo e in­sos­pe­cha­do— su ver­da­de­ra iden­ti­dad. Es­ta mo­ti­va­ción da lu­gar a un con­jun­to con­fu­so de acon­te­ci­mien­tos, que sin em­bar­go el es­pec­ta­dor me­mo­rio­so pue­de unir fi­nal­men­te con éxi­to ( y el es­pec­ta­dor ol­vi­da­di­zo, en ca­so de ver la pe­lí­cu­la dos ve­ces).

Los he­chos dan oca­sión al hé­roe de la sa­ga, Newt Sca­man­der ( in­ter­pre­ta­do por Ed­die Red­may­ne), de do­mar y usar a al­gu­nos de sus ani­ma­les fantásticos; y a los de­más ma­gos de en­sa­yar tru­cos que tor­nan el re­per­to­rio de Row­ling más apa­ra­to­so. ( La rea­li­za­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de las cria­tu­ras y los tru­cos es, co­mo po­día es­pe­rar­se, im­pe­ca­ble, un mé­ri­to del equi­po de efec­tos es­pe­cia­les de la War­ner Bros., que se ha he­cho más y más im­por­tan­te con­for­me la sa­ga va avan­zan­do).

Tam­bién des­ta­ca el di­se­ño de ar­te y el ves­tua­rio, con los que el di­rec­tor Da­vid Ya­tes con­si­gue una re­crea­ción muy ele­gan­te de la Pa­rís de los años 30, co­mo en la an­te­rior pe­lí­cu­la lo hi­zo de Nue­va York. Ya­tes es, se sa­be, el di­rec­tor de la Row­ling, de­ve­ni­do “ofi­cial” des­de el quin­to fil­me so­bre Harry Pot­ter. Es un di­rec­tor con un es­ti­lo par­ti­cu­lar, que le va bien a es­tas his­to­rias de ma­gos: sus pe­lí­cu­las son pau­sa­das y plás­ti­cas, y no in­ten­ta que las ac­tua­cio­nes re­sul­ten rea­lis­tas.

Uno de los pun­tos al­tos de es­ta se­cue­la es su villano, el Ge­llert Grin­del­wald, in­ter­pre­ta­do con pres­tan­cia por Johnny Depp. Es un villano mu­cho más “ar­ti­cu­la- do”, por de­cir­lo así, que su an­te­ce­sor, el cé­le­bre Vol­de­mort. Se re­cor­da­rá que és­te ac­tua­ba a me­nu­do — y tan­to con enemi­gos co­mo con alia­dos— co­mo un ti­ra­nue­lo ebrio. En cam­bio Grin­del­wald pa­re­ce ser un lí­der po­lí­ti­co ade­más de un ase­sino.

El otro pun­to al­to, por lo me­nos pa­ra quien es­to es­cri­be, re­si­de en la ca­ris­má­ti­ca ac­tua­ción de Ju­de Law co­mo Al­bus Dum­ble­do­re cuan­do és­te no era aún el di­rec­tor de Hog­warts, sino só­lo su pro­fe­sor de de­fen­sa con­tra las ar­tes os­cu­ras, un pues­to que era cla­ve den­tro de las his­to­rias de Harry Pot­ter. Dum­ble­do­re apa­re­ce tam­bién en la sa­ga ori­gi­nal, así que po­de­mos su­po­ner que las ex­pec­ta­ti­vas de los fa­ná­ti­cos so­bre lo que Law ha­ría en sus za­pa­tos eran al­tas. Pues bien, el ac­tor bri­tá­ni­co no los de­frau­da, in­clu­so si la pe­lí­cu­la su­gie­re que “el ma­yor ma­go des­pués de Mer­lín” pu­do ha­ber si­do… gay, lo que se es­tá vol­vien­do me­nos to­le­ra­ble en es­tos días con­ser­va­do­res.

Sin em­bar­go, Dum­ble­do­re no es la úni­ca re­fe­ren­cia pa­ra los fa­ná­ti­cos de Harry Pot­ter. En la pe­lí­cu­la tam­bién en­tran en jue­go los Les­tran­ge, una fa­mi­lia vi­lla­na de la pri­me­ra sa­ga, ve­mos bre­ve­men­te a la pro­fe­so­ra Mi­ner­va McGo­na­gall y po­de­mos co­no­cer a Ni­co­las Fla­mel, el al­qui­mis­ta ami­go de Dum­ble­do­re que creó la “pie­dra fi­lo­so­fal” so­bre la que ver­sa la pri­me­ra no­ve­la de Harry Pot­ter.

En re­su­men, una pe­lí­cu­la de tra­ma flo­ji­ta, pe­ro en­tre­te­ni­da y con “char­me”.

Pro­ta­go­nis­tas.Los ac­to­res Ju­de Law y Ed­die Red­may­ne, que for­man par­te del elen­co es­te­lar de la pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.