Gon­za­lo Ruiz pre­sen­ta su nue­vo poe­ma­rio.

La exposición mo­no­grá­fi­ca de la ar­tis­ta es un re­co­rri­do por las di­fe­ren­tes eta­pas de su in­ves­ti­ga­ción, ex­pe­ri­men­ta­ción y pro­duc­ción. Se tra­ta de un ho­me­na­je.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - ALEX MO­LI­NA BA­RRIOS Co­mu­ni­ca­dor so­cial

La Bie­nal In­ter­na­cio­nal de Ar­te “SIART 2018” rea­li­za un ho­me­na­je a la trayectoria de la ar­tis­ta San­dra De Ber­duccy / Aru­ma, con una exposición mo­no­grá­fi­ca en el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te, en La Paz.

El 15 de no­viem­bre, en un ac­to en el que par­ti­ci­pa­ron ar­tis­tas y cu­ra­do­res na­cio­na­les, in­ter­na­cio­na­les y au­to­ri­da­des de las di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les del país, se inau­gu­ró la dé­ci­ma versión de la bie­nal SIART ba­jo el título “Los orí­ge­nes de la no­che”, que en pa­la­bras del di­rec­tor del Mu­seo Na­cio­nal, Jo­sé Be­do­ya, “cons­ti­tu­ye el en­cuen­tro más im­por­tan­te de ar­tis­tas que se rea­li­za en Bo­li­via”. La exposición de San­dra De Ber­duccy, que na­ció en Oru­ro y vi­vió en Co­cha­bam­ba, pre­sen­ta un re­mi­nis­cen­te re­co­rri­do por las di­fe­ren­tes eta­pas de su in­ves­ti­ga­ción, ex­pe­ri­men­ta­ción y pro­duc­ción ar­tís­ti­ca.

En tu tra­ba­jo exis­te una per­ma­nen­te hi­bri­da­ción en­tre téc­ni­cas tra­di­cio­na­les y tec­no­lo­gías con­tem­po­rá­neas. ¿ Cuál es la jus­ti­fi­ca­ción que en­cuen­tras pa­ra rea­li­zar ese en­tre­cru­ce cul­tu­ral?

En to­das las cul­tu­ras, el te­ji­do ha ido de la mano de la más al­ta tec­no­lo­gía de su tiempo. In­clu­so aho­ra, es­ta pre­mi­sa es­tá en pleno vi­gor. Si asu­mi­mos que las tra­di­cio­nes tex­ti­les son ex­pre­sio­nes de pen­sa­mien­tos al­ta­men­te tec­no­ló­gi­cos y, que las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les son to­do, sal­vo es­tá­ti­cas, po­de­mos ver al te­ji­do tra­di­cio­nal des­de su com­ple­ji­dad. Des­de es­te pun­to de par­ti­da, se tra­ta de en­ten­der el tex­til co­mo tec­no­lo­gía, co­mo un sis­te­ma com­ple­jo y al­ta­men­te or­de­na­do, don­de el te­lar cum­ple la fun­ción de una má­qui­na de pen­sa­mien­to ope­ra­da por la te­je­do­ra por me­dio de una se­cuen­cia de al­go­rit­mos. Por es­ta ra­zón se ha di­cho que las ló­gi­cas y los ra­zo­na­mien­tos tex­ti­les son el soft­wa­re in­he­ren­te a to­da tec­no­lo­gía.

Es­ta idea comienza a im­preg­nar mi tra­ba­jo lue­go de mu­chos años de ex­pe­ri­men­tar con “tec­no­lo­gías” pa­ra obras de ví­deoar­te, li­ve- ci­ne­ma, vi­deoins­ta­la­cio­nes, etc. En al­gún mo­men­to com­pren­dí que esas tec­no­lo­gías que em­plea­ba eran un mis­te­rio pa­ra mí, al­go así co­mo “ca­jas ne­gras”. Yo só­lo co­no­cía la “en­tra­da y sa­li­da” de los apa­ra­tos que uti­li­za­ba. En­ton­ces, des­de el año 2009, em­pe­cé a crear dis­po­si­ti- vos Low tech ( co­mo pro­yec­to­res de ca­jas de fru­tas), ini­cian­do el ca­mino de co­no­cer y en­ten­der el có­mo la elec­tri­ci­dad flu­ye y se ma­ni­fies­ta.

Des­de mi pe­que­ña ca­sa, al la­do de un bos­que na­ti­vo, me su­mer­gí en apren­der elec­tró­ni­ca y pro­gra­ma­ción de for­ma au­to­di­dac­ta al mis­mo tiempo que apren­día téc­ni­cas tex­ti­les com­ple­jas de mis ve­ci­nas; maes­tras te­je­do­ras, mu­je­res que­chuas cus­to­dias de una tra­di­ción tex­til mi­le­na­ria. Si­glos de ra­zo­na­mien­tos tec­no­ló­gi­cos en­crip­ta­dos en un tex­til. Des­de en­ton­ces, los pro­ce­di­mien­tos que uti­li­zo for­man par­te de un pro­ce­so de ex­pe­ri­men­ta­ción con elec­tró­ni­ca, elec­tro­quí­mi­ca, pro­gra­ma­ción y téc­ni­cas tex­ti­les tra­di­cio­na­les.

De acuer­do a tu bio­gra­fía, pa­re­cie­ra que deam­bu­las en­tre el ais­la­mien­to de co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas y mu­seos. ¿ Cuál es la im­por­tan­cia de ese vi­vir en tránsito?

Es mi tra­ba­jo el que me ha lle­va­do, y me si­gue lle­van­do, a lu- ga­res no ima­gi­na­dos. Des­de mis pri­me­ras ex­po­si­cio­nes en chi­che­rías de pue­bli­tos de Co­cha­bam­ba, pa­san­do por mos­trar mi tra­ba­jo en una pe­que­ña is­la en el Bra­sil a la que só­lo po­días ac­ce­der na­ve­gan­do en lan­cha a tra­vés del mar, o en sa­las de Nue­va York, Lon­dres o Berlín. In­clu­so me ha lle­va­do a lu­ga­res don­de yo no fui, pe­ro sí mis obras. En es­te ir y ve­nir, vi­ves ex­pe­rien­cias in­ten­sas en las que sa­les de tu mun­do co­no­ci­do y te aden­tras en otros mun­dos. En uno de esos via­jes me to­có vi­vir un año en­te­ro en la sel­va ma­ya, en Gua­te­ma­la, in­ves­ti­gan­do so­bre tin­tes na­tu­ra­les y es­ca­lan­do pi­rá­mi­des ma­yas. En otros, me to­có em­pa­par­me de mar y de cul­tu­ra afro­bra­si­le­ña en Bahía; te­jer con maes­tras de di­ver­sas par­tes del con­ti­nen­te y, fi­nal­men­te, co­no­cer ex­tre­mos de nues­tro pro­pio país. Es en es­te tránsito, don­de te cues­tio­nas el sen­ti­do del ar­te y pa­ra quie­nes es­tá des­ti­na­do lo

que ha­ces.

¿ Mos­tras­te tus obras en un bos­que na­ti­vo?

En el año 2016 reali­cé una exposición ti­tu­la­da “ea­ru­ma; las lí­neas del pla­ne­ta”. En la os­cu­ri­dad del bos­que na­ti­vo de al­ga­rro­bos de la co­mu­ni­dad de Pa­ya­co­llo, en Ca­pi­no­ta, las obras te­ji­das con fi­bra óp­ti­ca ad­qui­rie­ron su ver­da­de­ra di­men­sión, pues mu­chas de las obras ex­plo­ra­ban tex­ti­les an­ces­tra­les con la ener­gía trans­for­ma­da en luz y co­lor. Em­plean­do fi­bras tra­di­cio­na­les, sin­té­ti­cas, hi­los con­duc­ti­vos, fi­bra óp­ti­ca y elec­tro­quí­mi­ca, la ma­yo­ría de las obras eran in­ter­ac­ti­vas y la gen­te de la co­mu­ni­dad pu­do ver te­ji­dos fa­mi­lia­res de una for­ma di­fe­ren­te.

Jun­to a su obra. San­dra De Ber­duccy, du­ran­te la inauguración de la exposición que hon­ra su trayectoria.

En el Mu­seo Na­cio­nal. Par­te de la exposición de la ar­tis­ta oru­re­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.