Fal­so vs. ori­gi­nal

La obra de Pa­blo Pi­cas­so, la más ape­te­ci­da por los tra­fi­can­tes de ar­te

Los Tiempos - Lecturas - - Portada -

A par­tir de la ac­ción de un gru­po de tea­tro bel­ga, la dis­cu­sión so­bre las fal­si­fi­ca­cio­nes y ori­gi­na­les se ha reavi­va­do.

Ac­ción ar­tís­ti­ca. Las obras de Pi­cas­so se han con­ver­ti­do en las más co­ti­za­das en el trá­fi­co de ar­te por la ma­fia; un gru­po de tea­tro apro­ve­chó es­te he­cho pa­ra ha­blar del va­lor de los ori­gi­na­les

Ha­ce unos días, la Fis­ca­lía de Ru­ma­nía ha­bía anun­cia­do la re­cu­pe­ra­ción de una va­lio­sa obra de Pi­cas­so ro­ba­da de un mu­seo ha­ce seis años. Aho­ra, un gru­po tea­tral ad­mi­tió ha­ber pre­pa­ra­do to­do co­mo un tru­co pu­bli­ci­ta­rio.

El cua­dro localizado en Ru­ma­nía y anun­cia­do por la Fis­ca­lía de ese país co­mo el “Ca­be­za de Ar­le­quín”, ro­ba­do en 2012 del mu­seo Kunst­hal de Rot­ter­dam ( Ho­lan­da), es só­lo una co­pia y for­ma­ba par­te de un tru­co pu­bli­ci­ta­rio, se­gún ase­gu­ró un gru­po de tea­tro Berlín.

Los es­cri­to­res bel­gas Yves Degry­se y Bart Bae­le re­co­no­cie­ron es­tar de­trás de es­ta ac­ción que for­ma­ba par­te de la obra tea­tral “Co­pia au­tén­ti­ca” — que se es­tre­nó en Am­be­res la se­ma­na pa­sa­da— y que tie­ne el ob­je­ti­vo de lla­mar la aten­ción so­bre el va­lor de los ori­gi­na­les en el ar­te, ex­pli­ca­ron en una car­ta re­co­gi­da por la te­le­vi­sión ho­lan­de­sa NOS.

“He­mos pre­pa­ra­do una par­te de es­ta ac­tua­ción en si­len­cio du­ran­te los úl­ti­mos me­ses ”, afir­mó el dúo ar­tís­ti­co, que in­clu­so via­jó el 31 de oc­tu­bre a Ru­ma­nía pa­ra en­te­rrar es­ta co­pia del Pi­cas­so co­mo par­te de su obra so­bre el fal­si­fi­ca­dor ho­lan­dés de ar­te Geert Jan Jan­sen.

Es que la obra del ar­tis­ta Pa­blo Pi­cas­so es la que des­pier­ta más sim­pa­tías en las cú­pu­las de la ma­fia, de los gru­pos te­rro­ris­tas y nar­co­tra­fi­can­tes, se­gún Noah Char­ney, un repu­tado ex­per­to en de­li­tos y obras de ar­te. Ro­bar y fal­si­fi­car “pi­cas­sos” em­pe­zó a es­tar de mo­da en­tre 1960 y 1961, di­jo Char­ney en una en­tre­vis­ta con EFE en el mu­seo Thys­sen- Bor­ne­mis­za.

El in­te­rés de la ma­fia sur­gió a tra­vés de la te­le­vi­sión. En esos dos años “la te­le­vi­sión in­for­mó que Pi­cas­so y Cé­zan­ne eran los más co­ti­za­dos en las subas­tas”. A par­tir de ahí “Pi­cas­so es el más ro­ba­do y fal­si­fi­ca­do” y el hi­to ocu­rrió en 1976, con “unas 180 pie­zas de Pi­cas­so sus­traí­das”, in­di­có. Pe­ro Pi­cas­so no es el úni­co ar­tis­ta es­pa­ñol en el pun­to de mi­ra del cri­men organizado, sino que tam­bién es­tán en la lis­ta Sal­va­dor Da­lí y Joan Mi­ró. Lo que aca­rrea un pro­ble­ma: el gran vo­lu­men de “li­to­gra­fías de Pi­cas­so, Da­lí y Mi­ró” fal­sas que ofre­ce el mer­ca­do. “Só­lo se re­cu­pe­ra el 10 por cien­to de las obras sus­traí­das” y al­gu­nas pa­san a ser mol­des pa­ra co­pias fal­si­fi­ca­das que son pues­tas a la ven­ta en el mer­ca­do co­mo si fue­ran au­tén­ti­cas.

De ahí que des­acon­se­jó la com­pra en ge­ne­ral de li­to­gra­fías de esos crea­do­res sal­vo que “se con­fíe en el pro­pie­ta­rio de la ga­le­ría”. Char­ney ( New Ha­ven, 1979), que es­tu­dia la re­la­ción en­tre los ro­bos de ar­te y la ma­fia, el te­rro­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co, es de­cir, his­to­rias dig­nas de una pe­lí­cu­la de Holly­wood, co­men­tó que la for­ma de tra­ba­jar de los la­dro­nes del ar­te “des­de ha­ce quin­ce años ha cam­bia­do” y “em­plea más la vio­len­cia”.

Es­tas cues­tio­nes son es­tu­dia­das en la Aso­cia­ción de In­ves­ti­ga­ción del Cri­men en el Mun­do del Ar­te y las An­ti­güe­da­des ( ARCA, en in­glés), que Char­ney fun­dó y di­ri­ge en Ita­lia. ARCA es un “la­bo­ra­to­rio de ideas” de ex­per­tos mun­dia­les que “sin áni­mo de lu­cro” tra­tan de com­ba­tir el robo, el con­tra­ban­do y la fal­si­fi­ca­ción de las an­ti­güe­da­des y del ar­te in­ter­na­cio­nal des­de Ita­lia que es el país en el que se co­me­ten más de­li­tos con­tra el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co en el mun­do, con­tó Char­ney.

Las ci­fras ha­blan por sí so­las: “en Ita­lia de­sa­pa­re­cen ca­da año en­tre 20.000 y 30.000 obras; unas 10 ve­ces más que en el res­to de los paí­ses”. De ahí que esa na­ción dis­pon­ga des­de 1969 de un equi­po de ex­per­tos po­li­cia­les con­tra el trá­fi­co de obras de ar­te, el Co­man­do de los Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral.

Al cri­men le fa­vo­re­ce Ita­lia por­que “es­tá en mi­tad de Eu­ro­pa” y ope­ran prin­ci­pal­men­te tres ma­fias ita­lia­nas “con redes in­ter­na­cio­na­les”: Co­saNos­tra( Si­ci­lia), Ca­mo­rra ( Ná­po­les) y Ndrang­he­ta ( Ca­la­bria) y otras de di­ver­sas na­cio­na­li­da­des, se­gún el au­tor del en­sa­yo “Art & Cri­me: Ex­plo­ring the Dark Si­de of the Art World” ( Prae­ger). El mer­ca­deo, des­de un cua­dro ro­ba­do a una es­cul­tu­ra a cam­bio de ki­los de co­caí­na o ri­fles de asal­to y el con­si­guien­te blan­queo por la ma­fia y las redes de te­rro­ris­mo es­tá a la or­den del día en to­do el mun­do, ase­gu­ró.

Tu­ris­tas vien­do el cua­dro “Ca­be­za de ar­le­quín”, que fue par­te de la ac­ción de un gru­po de tea­tro bel­ga.

Pa­dre del cu­bis­mo. Re­tra­to del pintor es­pa­ñol Pa­blo Pi­cas­so, jun­to a una de sus pin­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.