“Sø­ren”: el ci­ne co­mo spot, Bo­li­via co­mo es­lo­gan

Los Tiempos - Lecturas - - Cine - JES­SI­CA SANJINÉS Ciu­da­da­na plu­ri­na­cio­nal

De­bo de­cir, de bue­nas a pri­me­ras, que “Sø­ren”, el nue­vo fil­me de Juan Car­los Val­di­via, no me gus­ta. Ima­gino que, a es­tas al­tu­ras, es­to no sor­pren­de ni es­pan­ta a na­die. Pues, por lo que sé, es una pe­lí­cu­la ca­si milagrosa, en el sen­ti­do de que dis­gus­ta tan­to a los que la han vis­to co­mo a los que no. Des­po­tri­can con­tra ella quie­nes la han pa­de­ci­do y los que bus­can jus­ti­fi­car su de­ci­sión de no ver­la por un man­da­mien­to ca­si prin­ci­pis­ta ( pa­re­ce que el ca­ba­lle­ro Val­di­via de­be pla­ta a los que tra­ba­ja­ron con él en la pro­duc­ción y eso ha ac­ti­va­do una so­li­da­ri­dad sec­to­rial). Me dis­cul­pa­rán esos ac­ti­vis­tas del tra­ba­jo asa­la­ria­do en el ci­ne na­cio­nal, pe­ro yo los em­pla­za­ría a que va­yan no­más a ver “Sø­ren”. Por­que si la cau­sa que los une es des­acre­di­tar y odiar a su di­rec­tor, el vi­sio­na­do de su más re­cien­te obra es un aci­ca­te na­da des­pre­cia­ble.

La cin­ta de ma­rras se pre­sen­ta co­mo la ter­ce­ra par­te de una tri­lo­gía que na­ció con “Zo­na Sur” ( 2009) y si­guió con “Yvy Ma­raey” ( 2013), dos pe­lí­cu­las te­má­ti­ca­men­te plan­tea­das pa­ra re­ve­lar las ten­sio­nes so­cia­les y cul­tu­ra­les de la Bo­li­via pos­te­rior al as­cen­so de Evo Mo­ra­les al po­der. Con ellas, Val­di­via en­ca­mi­nó la reorien­ta­ción de su obra res­pec­to a sus tra­ba­jos an­te­rio­res (“Jo­nás y la ba­lle­na ro­sa­da” y “Ame­ri­can Vi­sa”), que pro­cu­ró asi­mis­mo encontrar un nue­vo len­gua­je vi­sual, el cual se ha­ce más pa­ten­te en “Zo­na Sur”, me­dian­te la rein­ven­ción del plano se­cuen­cia cir­cu­lar — ese tan rei­vin­di­ca­do por Jor­ge Sanjinés, quien, por si aca­so, no es mi pa­rien­te—. Po­co de ese plan­tea­mien­to for­mal que­da­ba en “Yvy Ma­raey” y en “Sø­ren” no pa­re­ce ha­ber ras­tro al­guno. Lo que sí une a las tres, ade­más de su in­te­rés por ha­blar — aun tan­gen­cial y ato­lon­dra­da­men­te— del pro­ce­so de cam­bio, es una re­suel­ta es­te­ti­za­ción del ( plu­ri) en­cuen­tro con el otro, el in­dio. Sin em­bar­go, le­jos de com­ple­ji­zar­se, el dis­cur­so y las for­mas de la “tri­lo­gía plu­ri­na­cio­nal” de Val­di­via se han sim­pli­fi­ca­do en el peor de los sen­ti­dos, has­ta de­ge­ne­rar en un os­ten­to­so spot pu­bli­ci­ta­rio de los si­tios y ex­pe­rien­cias tu­rís­ti­cas que ofre­ce el país del pro­ce­so de cam­bio.

“Sø­ren”, un spot em­pa­que­ta­do co­mo lar­go­me­tra­je de au­tor, se en­tram­pa en el re­la­to de un trío he­dó­ni­co- amo­ro­so en­tre un hi­jo de la nue­va bur­gue­sía cho­la ( Ama­ru), la hi­ja de la vie­ja bur­gue­sía orien­tal ( Paloma) y un hip­pie sin patria hi­jo de la bur­gue­sía de los ma­nua­les de la au­to­ayu­da ( Sø­ren). Si en las dos pri­me­ras pe­lí­cu­las de la tría­da ha­bía una vo­lun­tad ex­pre­sa por in­ten­tar pen­sar al país, en es­ta úl­ti­ma se im­po­ne una re­nun­cia in­fan­til a cual­quier pre­ten­sión in­te­lec­tual en sen­ti­do es­tric­to, por más que pa­rez­ca lo con­tra­rio en vir- tud de su co­lec­ción de sen­ten­cias “( plu­ri) exis­ten­cia­les” y su pro­pio título, que se lo de­be a Kier­ke­gaard. No por na­da, Ama­ru, el rey de la fies­ta ( plu­ri) sen­sual, en un mo­men­to in­quie­tan­te del re­la­to, es­pe­ta a su ( plu­ri) ama­da ave men­sa­je­ra: “El pen­sa­mien­to es un sen­ti­mien­to”. Es que si la fac­tu­ra vi­sual del Val­di­via re­na­ci­do el 22 de enero de 2006 de­vie­ne en un trip “psi­co­pu­bli­ci­ta­rio” por esa “Bo­li­via Co­ra­zón del Sur” ( la­go Ti­tica­ca, Ru­rre­na­ba­que, sa­lar de Uyu­ni…) que nos pro­me­te la cin­ta ape­nas co­men­za­da; su ar­te­fac­to dis­cur­si­vo se re­du­ce a una ba­te­ría de es­ló­ga­nes de mi­cro bien acei­ta­da pa­ra ven­der la ( plu­ri) ex­pe­rien­cia Bo­li­via al res­to del mun­do.

Así vis­tas las co­sas, qui­zá no de­bie­ra mo­les­tar­nos tan­to la sim­pli­fi­ca­ción del ci­ne y de Bo­li­via que en­sa­ya Val­di­via. Des­pués de to­do, pue­de que su “tar­get” no sea el ( plu­ri) pú­bli­co bo­li­viano, sino los con­cur­sos y fe­rias de tu­ris­mo que ca­da vez con más fre­cuen­cia pre­mian nues­tras postales plu­ri­na­cio­na­les, que no nues­tro ci­ne.

Pós­ter. Ima­gen de promoción de “Sø­ren”, con los ros­tros de los per­so­na­jes prin­ci­pa­les de la pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.