El es­cri­tor Iván Gui­tié­rrez pre­sen­tó una nue­va no­ve­la.

El au­tor pre­sen­tó la se­gun­da par­te de “Los de­ca­pi­ta­dos”, el vier­nes en Pa­ti­ño

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA EID

Iván Gui­tié­rrez es ca­paz de lle­var a sus lec­to­res a ser par­te de his­to­rias que ha­blan de so­le­dad, muer­te, amor, hu­ma­ni­dad… con una na­rra­ti­va ama­ble que lle­ga a cau­ti­var. El jue­ves pa­sa­do pre­sen­tó su nue­va no­ve­la, “Ella es skin­head mo­to­ri­za­da”, en el Cen­tro Si­món I. Pa­ti­ño y de la mano de la Edi­to­rial 3600. Se tra­ta de la se­gun­da par­te de su an­te­rior no­ve­la “Los de­ca­pi­ta­dos” y se vie­ne la ter­ce­ra par­te de su tri­lo­gía, “Ca­ba­llos sal­va­jes”, que es­tá pro­gra­ma­da pa­ra pre­sen­tar­se el pró­xi­mo año en la fe­ria del li­bro de San­ta Cruz o La Paz.

En es­ta en­tre­vis­ta con Lec­tu­ras & Arte, Gu­tié­rrez ha­bla de su nue­vo tra­ba­jo y pro­ce­sos.

- Has desa­rro­lla­do un uni­ver­so en es­tas úl­ti­mas dos no­ve­las, pe­ro más allá de eso, ¿ las no­ve­las son in­de­pen­dien­tes en­tre sí?

- En reali­dad, las no­ve­las sos­tie­nen una lectura in­de­pen­dien­te; es de­cir que pue­des leer “Los de­ca­pi­ta­dos” o “Ella es una skin­head mo­to­ri­za­da” suel­tas y no te en­fren­tas a un va­cío en la pro­pues­ta de una his­to­ria; ob­vio que si lees am­bas, el uni­ver­so li­te­ra­rio se ha­ce más am­plio.

Uno de mis ob­je­ti­vos en la es­cri­tu­ra es la crea­ción de un pro­yec­to li­te­ra­rio que sos­ten­ga to­da mi obra, ge­ne­rar un diá­lo­go en­tre crea­ción y crea­ción. Por lo tan­to, to­das mis no­ve­las, en al­gu­nos ca­sos su­til­men­te y en otros con una in­ten­cio­na­li­dad cla­ra, se co­nec­tan a tra­vés de per­so­na­jes o si­tua­cio­nes.

- ¿ Hay al­gu­na otra ra­zón pa­ra dar con­ti­nui­dad a tus no­ve­las?

- Se con­ver­tía en un re­to por sos­te­ner un pro­yec­to de lar­go alien­to y además de con­ti­nui­dad en el pro­ce­so; mi in­ten­ción es am­pliar y pro­po­ner un ma­yor ejer­ci­cio de lectura pa­ra el que se ani­me a leer­me. “Los de­ca­pi­ta­dos”, por eso, tie­ne un dis­co de mú­si­ca que es par­te del li­bro y de la idea de en­fren­tar­lo, además que am­plía la ex­pe­rien­cia de in­vo­lu­crar­se con la his­to­ria, y en ca­da uno de los li­bros siguientes hay un re­to que for­ta­le­ce el tra­ba­jo de in­ter­pre­ta­ción. Por­que bus­co ju­gar con los pa­ra­le­lis­mo de tiem­po en la his­to­ria y con el for­ma­to de es­cri­tu­ra de la na­rra­ción a una in­ten­ción en­sa­yís­ti­ca en de­ter­mi­na­das par­tes. To­do es­to sin ol­vi­dar lo esen­cial de la li­te­ra­tu­ra: una pro­pues­ta es­té­ti­ca.

- ¿ Có­mo es tu re­la­ción con la fa­ta­li­dad?

- Fa­tal­men­te go­zo­sa. Creo que la fa­ta­li­dad en­se­ña y es pri­mor­dial en el con­cep­to del ser hu­mano.

- ¿ Qué ma­te­ria­les con­sul­tas cuan­do es­tás es­cri­bien­do?

- Cuan­do es­toy es­cri­bien­do, nada, por­que de al­gu­na ma­ne­ra me afec­ta en el es­ti­lo. Así que mi tra­ba­jo es an­tesy­des­pués. Tra­to­de­lee­ro­con­sul­tar to­do lo que pue­do; li­te­ra­tu­ra, tex­tos aca­dé­mi­cos, pe­rio­dis­mo, pe­lí­cu­las, do­cu­men­ta­les, mú­si­ca, fo­to­gra­fía, con­ver­sa­cio­ne­sa­je­nas, etc.

- Ten­go la im­pre­sión de que tus tiem­pos de es­cri­tu­ra son rá­pi­dos, ¿ es así? ¿ Cuán dis­ci­pli­na­do eres pa­ra es­cri­bir?

- Trato de es­cri­bir el ma­yor tiem­po que sea po­si­ble y de en­fren­tar to­dos los re­tos que se me im­po­nen. En­tien­do es­cri­bir co­mo al­go que de­bo y ne­ce­si­to ha­cer. Si ha­bla­mos de la calidad, eso es al­go di­fe­ren­te, pue­do in­ten­tar es­cri­bir to­do, pe­ro ob­vio, no es una ga­ran­tía de que sea dis­fru­ta­ble o con­ci­so, pa­ra eso só­lo que­da es­tu­diar más. En cuan­to a pro­duc­ción, in­ten­to te­ner cons­tan­te­men­te un pro­yec­to y tra­ba­jar­lo has­ta con­cluir­lo, des­pués re­fle­xiono si va­lió la pe­na o no; lo que me im­por­ta es man­te­ner el ejer­ci­cio, el res­to de co­sas, co­mo la pu­bli­ca­ción es un pro­ce­so di­fe­ren­te y pos­te­rior.

- ¿ Có­mo en­tra la fi­lo­so­fía en tu es­cri­tu­ra?

- La fi­lo­so­fía re­fle­xio­na a par­tir de la pre­gun­ta. El ejer­ci­cio fi­lo­só­fi­co se en­ri­que­ce en el cues­tio­nar y re­pen­sar los fun­da­men­tos que nos sos­tie­nen co­mo in­di­vi­duos y co­lec­ti­vi­da­des. La es­cri­tu­ra, si no tie­ne pre­gun­tas, es un ejer­ci­cio inú­til. Ob­vio que el re­sul­ta­do fi­nal o la bús­que­da de una res­pues­ta son di­fe­ren­tes. La fi­lo­so­fía bus­ca cau­sas úl­ti­mas pa­ra vol­ver a cons­truir­las. La es­cri­tu­ra de re­pen­te no bus­ca esas cau­sas úl­ti­mas pa­ra una re­cons­truc­ción, sino, más bien, in­ten­ta ge­ne­rar un es­pa­cio cá­li­do pa­ra des­can­sar, ha­bi­tar en un lu­gar me­nos hos­til del mun­do, del mun­do de nues­tras ca­be­zas.

- ¿ Cuál es tu re­la­ción con los pre­mios?

- Creo que los pre­mios los ga­nas o los pier­des, y ob­vio que to­do el que con­cur­sa quie­re ga­nar, pe­ro que no tie­nen por qué de­cir más de la obra. Aun­que ob­via­men­te en lo fun­cio­nal te ase­gu­ra un es­ta­tus so­cial y de re­co­no­ci­mien­to y te ha­ce vi­si­ble en la so­cie­dad, pe­ro en lo pro­fun­do de la pro­pues­ta creo que no es de­ci­si­vo. Di­go es­to úl­ti­mo por­que tan­to los pre­mios co­mo la crí­ti­ca li­te­ra­ria ( al­go que ca­re­ce­mos en nues­tro me­dio) res­pon­den a una ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción; en am­bos lo ideo­ló­gi­co es lo que de­ter­mi­na el pro­duc­to o la je­rar­quía de la obra.

Es­to no quie­re de­cir que no hay que pres­tar­les aten­ción, al con­tra­rio, no hay que per­der­los de vis­ta co­mo lec­to­res, por­que nos dan una idea de lo que nos es­tá go­ber­nan­do en lo me­diá­ti­co y es im­por­tan­te te­ner un cri­te­rio crí­ti­co de lo que so­mos y con lo que con­vi­vi­mos.

- ¿ Có­mo te re­la­cio­nas con los círcu­los de es­cri­to­res?

- Los co­lec­ti­vos li­te­ra­rios en al­gu­nos ca­sos sir­ven pa­ra ge­ne­rar mo­vi­mien­to o por lo me­nos es la idea del con­cep­to de un co­lec­ti­vo ar­tís­ti­co. El pro­ble­ma es cuan­do to­man el ca­rác­ter de sec­ta dog­má­ti- ca y pier­den el pre­su­pues­to crí­ti­co y sin­ce­ro y peor aún el de la cu­rio­si­dad y la ge­ne­ro­si­dad por lo que es­tá pa­san­do. Creo que es ne­ce­sa­rio te­ner una dis­tan­cia crí­ti­ca re­fle­xi­va al tra­ba­jo de un co­lec­ti­vo, pe­ro sin ol­vi­dar que la exis­ten­cia de és­tos, en mu­chos ca­sos, es sa­lu­da­ble pa­ra man­te­ner el en­ri­que­ci­mien­to del apa­ra­to cul­tu­ral. Lo que sí, no hay que enamo­rar­se de ellos y en la me­di­da de lo po­si­ble es bueno pa­tear­les el ta­ble­ro, de lo con­tra­rio se ins­ti­tu­cio­na­li­za el con­cep­to de lo crea­ti­vo, y to­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción en la crea­ción no es sa­na.

- ¿ Te in­tere­sa ex­plo­rar otros for­ma­tos de es­cri­tu­ra?

- In­ten­to ha­cer­lo to­do el tiem­po. Me gus­ta mu­cho que­brar las for­mas des­de la pers­pec­ti­va tem­po­ral has­ta la com­bi­na­ción de otros ele­men­tos. Es im­por­tan­te es­te diá­lo­go pa­ra la li­te­ra­tu­ra ac­tual, sin ol­vi­dar que lo im­por­tan­te es con­tar una his­to­ria, que los for­ma­tos po­ten­cien la ex­pe­rien­cia de la his­to­ria y no el dis­cur­so del su­je­to que di­ce ha­cer una his­to­ria.

- ¿ Qué vie­ne des­pués?

- Al año ce­rra­mos la tri­lo­gía con la Edi­to­rial 3600. Es­toy tra­ba­jan­do en un li­bro de cuen­tos, que se­ría el pri­me­ro de es­te gé­ne­ro, por­que só­lo he pu­bli­ca­do no­ve­las. Es­pe­ro al­gún ra­to que sea po­si­ble su pu­bli­ca­ción, pe­ro no hay apu­ro y qui­sie­ra dar­le un res­pi­ro a la idea de pu­bli­car, por­que por el pro­yec­to de la tri­lo­gía ha si­do bas­tan­te con­ti­nuo.

Es­cri­tor. Iván Gu­tié­rrez en una en­tre­vis­ta con Los Tiem­pos en la Fe­ria del Li­bro de Co­cha­bam­ba, el año pa­sa­do. El pró­xi­mo año lan­za­rá una nue­va no­ve­la ti­tu­la­da “Ca­ba­llos sal­va­jes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.