Au­to­ri­da­des ver­sus ges­tión cul­tu­ral.

Los Tiem­pos hi­zo un son­deo a tra­vés de su pá­gi­na web y redes so­cia­les pa­ra sa­ber si las ac­tua­les au­to­ri­da­des son re­co­no­ci­das co­mo ges­to­ras cul­tu­ra­les

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA EID

¿A qué au­to­ri­dad iden­ti­fi­ca co­mo ges­to­ra cul­tu­ral?, es la pre­gun­ta que Lec­tu­ras& Arte hi­zo en Los Tiem­pos di­gi­tal. A la mis­ma más de la mi­tad res­pon­dió “nin­gu­na”. La in­te­rro­gan­te, con cua­tro op­cio­nes de res­pues­ta, in­clu­yó a las au­to­ri­da­des lo­ca­les y na­cio­na­les que tie­nen in­ci­den­cia en el queha­cer ar­tís­ti­co y cul­tu­ral de Co­cha­bam­ba, des­de la mi­nis­tra de Cul­tu­ras, Wil­ma Ala­no­ca, pa­san­do por el di­rec­tor de Cul­tu­ras de la Go­ber­na­ción, Uval­do Ro­me­ro, y la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra de la Al­cal­día, Ro­xa­na Ne­ri, sien­do la cuar­ta al­ter­na­ti­va “nin­gu­na de las an­te­rio­res”.

De 549 vo­tos, la op­ción ga­na­do­ra es pre­ci­sa­men­te la cuar­ta con el 52,8 % ( 290), en se­gun­do lu­gar se im­pu­so Uval­do Ro­me­ro, quien es­ta­ba en úl­ti­mo lu­gar en los pri­me­ros días del son­deo, en el ter­ce­ro se si­túa Ro­xa­na Ne­ri y al fi­nal que­dó Wil­ma Ala­no­ca.

La in­ten­ción era ha­cer una eva­lua­ción no só­lo de la ima­gen de es­tas au­to­ri­da­des, sino de las repercusiones de su tra­ba­jo, ya que la ges­tión cul­tu­ral es una de las prin­ci­pa­les ( por­que tam­bién son au­to­ri­da­des de tu­ris­mo en al­gu­nos ca­sos), sino la prin­ci­pal fun­ción den­tro de las fun­cio­nes que cum­plen.

Pa­ra am­pliar y des­me­nu­zar me­jor es­te re­sul­ta­do se con­sul­tó con ar­tis­tas y ges­to­res del me­dio, co­mo Ros Amils de la Li­bre­ría La Li­bre, quien opi­na que no hay que te­ner do­tes es­pe­cia­les pa­ra ges­tar cul­tu­ra, só­lo una do­sis de pa­cien­cia y al­go de ca­ri­ño por la crea­ción cul­tu­ral.

“Ges­to­ras cul­tu­ra­les en Bo­li­via hay mu­chas y mu­chos, pe­ro no ocupan car­gos prin­ci­pa­les del ru­bro. La ra­zón prin­ci­pal es que pien­san ( en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas) que cual­quie­ra pue­de es­tar en ese si­llón, ya que en reali­dad la cul­tu­ra de­be ser­vir pa­ra ha­cer pro­pa­gan­da, dar tra­ba­jos a ami­gos o ca­len­tar el asien­to has­ta que pa­se. Es de­cir, no hay que in­ven­tar real­men­te la cul­tu­ra, por­que al fi­nal to­do es cul­tu­ra y ¿ a quién le im­por­ta? . Además, es una bue­na for­ma de man­te­ner con­ten­tos a unos po­cos ami­gos con un pe­da­zo del pre­su­pues­to. Y so­bre to­do, no ge­ne­ra­mos ni ex­pec­ta­ti­vas ni ca­pa­ci­dad crí­ti­ca, sino que re­pe­ti­mos una y otra vez la mis­ma fór­mu­la que sa­be­mos funciona. Y re­pe­tir fór­mu­las lo pue­de ha­cer cual­quier mono de fe­ria”, di­ce Amils.

Pa­ra la ges­to­ra y coor­di­na­do­ra de cul­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Pri­va­da Bo­li­via­na ( UPB), So­fía Ori- hue­la, el re­sul­ta­do de es­te son­deo es­tá re­la­cio­na­do con que la­men­ta­ble­men­te exis­ten gran­des fa­len­cias en el tra­ba­jo de es­tas au­to­ri­da­des.

“Un ges­tor es un me­dia­dor, un ar­ti­cu­la­dor con ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar la­zos de tra­ba­jo en di­fe­ren­tes sec­to­res y no só­lo se tra­ta de eje­cu­tar pre­su­pues­tos, sino tam­bién de es­cu­char y po­der te­ner aper­tu­ra con di­fe­ren­tes sec­to­res, ge­ne­rar pro­yec­tos a fa­vor del arte y la cul­tu­ra y no só­lo te­ner una cul­tu­ra del es­pec­tácu­lo”.

Pa­ra la ar­tis­ta Die­go Aram­bu­ro, el re­sul­ta­do del son­deo tie­ne que ver con que no se en­tien­de el tra­ba­jo que ha­cen es­tas au­to­ri­da­des, por­que cuan­do me­jo­res intenciones tie­nen tra­ba­jan co­mo or­ga­ni­za­do­res de even­tos y no co­mo ges­to­res cul­tu­ra­les.

“La ges­tión cul­tu­ral en ese ni­vel tie­ne que ver con es­ta­ble­cer po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les, lo que quie­re de­cir que se de­be ha­cer una pro­yec­ción de cuál es la cul­tu­ra que se quie­re te­ner ma­ña­na en el país. Se de­be en­ten­der qué es la cul­tu­ra bo­li­via­na a tra­vés de una Ley de Cul­tu­ras y que se en­tien­da que la cul­tu­ra es un es­pa­cio de pro­yec­ción y ge­ne­ra­ción de pen­sa­mien­to, por lo tan­to cien­cia y arte y no só­lo re­pro­duc­ción y con­su­mo de lo que se vie­ne ha­cien­do”, co­men­tó.

Por su par­te, Mar­co Ma­rín, quien tra­ba­jó en la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de la Al­cal­día en ges­tio­nes pa­sa­das, di­ce que la elec­ción de las au­to­ri­da­des pa­ra la en­cues­ta rea­li­za­da por Los Tiem­pos es la in­di­ca­da pa­ra vi­sua­li­zar la me­dia­ción po­lí­ti­ca de la cul­tu­ra del mu­ni­ci­pio de Co­cha­bam­ba.

“El trans­pa­ren­te avan­ce de los re­sul­ta­dos de si es­tas au­to­ri­da­des, vin­cu­la­das di­rec­ta­men­te con la ges­tión de las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les y el pa­tri­mo­nio de la ciu­dad, cum­plen con el rol de ser ges­to­res cul­tu­ra­les se evi­den­cia. Nin­gu­na de las tres au­to­ri­da­des es ad­ver­ti­da den­tro del rol. Pa­ra fun­da­men­tar la res­pues­ta, ha­bría que de­fi­nir ¿ qué se en­tien­de por ser ges­tor cul­tu­ral? Y ¿ si las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas de las ju­ris­dic­cio­nes cul­tu­ra­les de­bie­ran cum­plir con es­te rol?”

Con­ti­nuó: “Sin em­bar­go, más allá de jus­ti­fi­car o no la cua­li­dad de su ser­vi­cio público, son dos ele­men­tos que, cons­tre­ñi­dos, im­pi­den a cual­quier per­so­na asu­mir un rol en un cam­po que to­da­vía es­tá en pro­ce­so de de­fi­ni­ción ( la ges­tión cul­tu­ral). El pri­me­ro, es que su nom­bra­mien­to res­pon­de a la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de la Má­xi­ma Au­to­ri­dad Eje­cu­ti­va ( pre­si­den­te, go­ber­na­dor o al­cal­de) y el per­fil re­que­ri­do que se tra­za en los ma­nua­les de fun­cio­nes pa­ra es­tos car­gos son la­xos o inexis­ten­tes (...) El se­gun­do ele­men­to, es que al ca­re­cer de ins­ti­tu­cio­na­li­dad cul­tu­ral ( sal­vo una nor­ma­ti­va emi­nen­te­men­te de­cla­ra­ti­va y sin ca­pa­ci­dad de res­guar­dar los li­nea­mien­tos de ges­tión de los es­la­bo­nes de la ca­de­na de va­lor de las ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas) su ges­tión res­pon­de a dar con­ti­nui­dad a una ma­qui­na­ria ins­ti­tui­da que ni si­quie­ra com­pren­de cuá­les se­rían los lí­mi­tes de lo cul­tu­ral”, di­jo.

Au­to­ri­da­des. De iz­quier­da a de­re­cha, Uval­do Ro­me­ro de la Go­ber­na­ción, Ro­xa­na Ne­ri de la Al­cal­día de Cer­ca­do y Wil­ma Ala­no­ca, mi­nis­tra de Cul­tu­ras.

El son­deo es­tu­vo dis­po­ni­ble du­ran­te una se­ma­na en la pá­gi­na web de Los Tiem­pos y en las redes so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.