Clau­dia Va­ca ha­bla de la Ima Ge­né­ti­ca li­te­ra­ria.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA VA­CA Es­cri­to­ra y Fi­ló­lo­ga

Las vo­ces he­re­de­ras de la De­mo­cra­cia, na­ci­mos en tiem­pos de No dic­ta­du­ra y ello con­lle­va gran­des im­pli­can­cias, res­pon­sa­bi­li­da­des éti­cas y es­té­ti­cas, des­de las cua­les es­cri­bi­mos, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te. Las he­re­de­ras de la De­mo­cra­cia, he­re­da­mos las con­quis­tas de Hil­da Mundy, Ade­la Za­mu­dio, Ale­jan­dra Pi­zar­nik, Jua­na de Ibar­bou­rou, Sa­ra Ca­ne, son es­cri­to­ras que en­cuen­tran su ge­né­ti­ca y corpus li­te­ra­rio en la imá­GEN, sus cuer­pos fí­si­cos na­cie­ron en otro si­glo, han vi­vi­do en los ge­nes de la ima­gen des- bor­dan­do la pa­la­bra, el idio­ma. Hoy por hoy, con el le­ga­do de sus vo­ces y sus pa­la­bras des- bor­da­das ( des te­ji­das), en el con­tex­to de la so­cie­dad de la in­for­ma­ción, tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción, se en­tre­cru­zan las len­guas, los có­di­gos, dia­lo­gan las artes, co­mo lo hi­cie­ran en las van­guar­dias, pe­ro es­ta vez des­de la hi­per­tex­tua­li­dad y la hi­per­rea­li­dad, su­peran­do el ca­lei­dos­co­pio.

En es­te con­tex­to in­for­ma­cio­nal lo­grar co­no­ci­mien­to es to­do un re­to lec­tor in­tra­tex­tual e in­ter­cul­tu­ral, las na­cio­na­li­da­des se di­lu­yen, vol­vién­do­se aca­so un ab­sur­do, a lo Bec­kett en “Es­pe­ran­do a Go­dot”, o un pre­tex­to pa­ra ini­ciar a lo Dü­rren­matt El pro­ce­so por la som­bra del bu­rro, así en­tre obra y obra nos en­con­tra­mos con no­ve­las y poe­ma­rios dia­lo­gan­do con di­ver­sos gé­ne­ros li­te­ra­rios y ar­tís­ti­cos, co­mo De­mos, Ár­bol, El fi­lo de las Ho­jas de Jés­si­ca Freu­dent­hal que atra­vie­san las fron­te­ras del idio­ma, de un país, de un gé­ne­ro li­te­ra­rio co­mo la poe­sía, y ge­ne­ran una lectura que dis­pa­ra imá­ge­nes tea­tra­les, trans­fie­re es­ce­nas de pe­lí­cu­las en las cua­les el ho­rror de la pa­tria ama­rra los cuer­pos, los nom­bres, y de­ge­ne­ra los gé­ne­ros li­te­ra­rios y hu­ma­nos, re­mi­tién­do­nos a la vez, a Sa­fo en sus poe­mas so­bre las fron­te­ras del amor.

En es­tos tiem­pos in­for­ma­cio­na­les, el be­ne­fi­cio de es­tar in­for­ma­dos y ac­ce­der a va­ria­dos tex­tos y gé­ne­ros, nos reta a ge­ne­rar una lectura in­tra­tex­tual y a cons­truir una poÉ­ti­ca lec­to­ra que su­pere la de­co­di­fi­ca­ción e in­ter­pre­ta­ción, nos de­man­da una ca­pa­ci­dad de ar­ti­cu­la­ción mul­ti­dis­ci­pli­na­ria, la cua­li­dad por ex­ce­len­cia de la lectura. De es­ta ma­ne­ra se es­ta­ble­cen vín-

“En es­tos tiem­pos in­for­ma­cio­na­les, el be­ne­fi­cio de es­tar in­for­ma­dos y ac­ce­der a va­ria­dos tex­tos y gé­ne­ros, nos reta a ge­ne­rar una lectura in­tra­tex­tual”.

cu­los des­de la IMAge­né­ti­ca que ac­ti­va ca­mi­nos au­tén­ti­cos y a la vez he­re­da­dos por au­to­ras co­mo Gio­va­na Ri­ve­ro, cu­ya na­rra­ti­va im­pe­tuo­sa en imá­ge­nes, emo­cio­nes, in­vo­ca el fue­go mis­mo de la ma­triar­ca, de­nun­cia la voz que cría ca­llos, los ha­ce ha­blar, vol­vién­do­los raí­ces, su na­rra­ti­va es in­trín­se­ca­men­te poé­ti­ca, ha­ce llo­ver al lec­tor, mar­ca un an­tes y un des­pués en la es­cri­tu­ra bo­li­via­na. Te­ne­mos a las poe­tas Hil­da Mundy, Ade­la Za­mu­dio, Yo­lan­da Be­dre­gal, Em­ma Vi­lla­zón, mu­je­res es­cri­to­ras que de­rri­ba­ron con su co­ra­je y la ge­né­ti­ca de ima­gi­nar un mun­do li­bre de opre­sión, li­be­ra­ron esos mun­dos en su poé­ti­ca, los plas­ma­ron en ca­da pa­la­bra, en la sin­ta­xis de su es­cri­tu­ra, de la au­sen­cia de su pun­tua­ción, de los quie­bres y dis­lo­ca­cio­nes mor­fo­ló­gi­cas de ca­da pa­la­bra que iban re­crean­do, en su vi­da mis­ma for­ja­ron la libertad que hoy he­mos he­re­da­do. Además, al­gu­nas de ellas fun­gie­ron de pro­fe­so­ras, de ra­dia­lis­tas, de se­cre­ta­rias, pa­ra sus­ten­tar­se ma­te­rial­men­te, pa­ra ser es­cu­cha­das, unas tu­vie­ron más ba­ta­llas que otras, pe­ro las ba­ta­llas interiores, las de la ge­né­ti­ca del co­ra­je, las sos­tu­vie­ron to­das, y sa­lie­ron vic­to­rio­sas.

Hay una ge­ne­ra­ción de vo­ces te­jien­do La­ti­noa­mé­ri­ca, en­tre ellas Gladys Men­día en su poe­ma­rio In­quie­tan­tes dis­lo­ca­cio­nes del pul­so, abor­da una in­tra­tex­tua­li­dad de los mensajes de­ja­dos en los mu­ros ( gra­fi­tis) y la ima­gen de ciu­da­des re­bal­sa­das de ira y de­sigual­dad, mi­gra­ción y ex­clu­sión so­cial en ciu­da­des me­tro­po­li­ta­nas de La­ti­noa­mé­ri­ca, cu­ya ar­qui­tec­tu­ra cons­tru­ye y de­cons­tru­ye nuevos có­di­gos en la ar­qui­tec­tu­ra del len­gua­je, ge­ne­rán­do­se una in­co­mu­ni­ca­ción en­tre los ha­bi­tan­tes del te­rri­to­rio. La poé­ti­ca de Gladys Men­día ( Ve­ne­zue­la- Chi­le) dia­lo­ga con la de Lu­cía Car­val­ho ( Bo­li­via) y la na­rra­ti­va con ele­men­tos poé­ti­cos van­guar­dis­tas de Isa­bel Suá­rez en su li­bro de cuen­tos “Ca­ja de za­pa­tos”. Gladys to­ma los gra­fi­tis y la ciu­dad co­mo me­tá­fo­ras pa­ra abor­dar la de­cons­truc­ción ciu­da­da­na y la in­ter­pe­la­ción al sis­te­ma, des­de la sub­je­ti­vi­dad de quien es­cri­be re­pre­sen­tan­do la voz de esos mu­chos que ha­blan en los mu­ros. Lu­cía Car­val­ho abor­da su poé­ti­ca des­de la mo­der­ni­dad lí­qui­da de la cual ha­bla el fi­ló­so­fo Bau­man, re­fle­jan­do así el due­lo de una ge­ne­ra­ción, un due­lo que bus­ca trans­mu­tar­se en las lu­ces de un es­ce­na­rio tea­tral, en la ca­li­gra­fía de cual­quier al­fa­be­to, en el hu­mo del ta­ba­co, en la con­tin­gen­cia co­ti­dia­na que con- ven­ce pe­ro no ven­ce las ga­nas por con­quis­tar los sue­ños de to­da una ge­ne­ra­ción.

Por su par­te, Isa­bel Suá­rez le da voz a ele­men­tos cu­li­na­rios, pa­ra per­so­ni­fi­car e in­ter­pe­lar al pa­triar­ca­do, ejer­cien­do una crí­ti­ca mor­daz, con gran iro­nía, so­bre las ló­gi­cas a las cua­les el co­mún de las neu­ro­nas se ha acos­tum­bra­do a leer, dis­lo­ca la es­truc­tu­ra mis­ma del tex­to pa­ra que el lec­tor se in­co­mo­de y en­cuen­tre su pro­pia co­mo­di­dad de­rri­ban­do lo que no sir­ve pa­ra avan­zar con sus per­so­na­jes, que son se­res co­rrien­tes co­mo una ce­bo­lla, un mi­cro, un sánd­wich, una jo­ven que re­co­rre la ciu­dad, etc. a es­tos se­res los po­ne en la co­rrien­te eléctrica de la crí­ti­ca, la su­ya, co­mo lec­to­ra de sus pro­pios per­so­na­jes, co­mo au­to­ra de su fan­ta­sía, los in­ter­pe­la, los sa­cu­de pa­ra que reac­cio­nen.

To­das es­tas au­to­ras ge­ne­ran una in­tra­tex­tua­li­dad e in­ter­tex­tua­li­dad cer­ca­na a nues­tra reali­dad, si bien son de paí­ses di­fe­ren­tes, épo­cas dis­tin­tas, sus lu­chas con­ser­van la pre­mi­sa pi­zar­nia­na del co­ra­je, la pre­mi­sa de Hil­da Mundy de la vo­ra­ci­dad pa­ra de­cir, la pre­mi­sa fi­lo­só­fi­ca del mis­mo Ri­coeur en las her­me­néu­ti­cas tex­tua­les, que nos con­vo­can a leer fi­lo­so­fía, his­to­ria, mis­ti­cis­mo re­li­gio­so pa­ra en­ten­der los ri­tos de al­gu­nos per­so­na­jes, di­ver­sos gé­ne­ros li­te­ra­rios, por­que ellas es­cri­ben des­de una imaGE­Né­ti­ca li­te­ra­ria que es­tá por en­ci­ma de cá­no­nes y eti­que­tas, des­de un úte­ro ca­paz de po­ner sus pro­pia SE­Mi­lla, ges­tar­se y pa­rir­se las ve­ces que quie­ra, man­te­ner­se fér­til y se­guir crean­do su pro­pia obra.

En la obra de Mar­ga­ri­ta Bus­tos ( Chi­le) con su poe­ma­rio “Exis­ten­cial ( es)”, en el cual plan­tea la má­xi­ma pi­zar­nia­na: el si­len­cio es de oro, y des­de allí des­ti­la el ve­neno de los so­ni­dos cuan­do la san­gre go­tea lo ca­lla­do que en­ca­lle­ce la gar­gan­ta, en sus poe­mas es­tán las sí­la­bas de poe­tas co­mo El­vi­ra Her­nán­dez, So­le­dad Fa­ri­ña, Ma­lú Urrio­la. “Exis­ten­cial ( es)”, se con­fi­gu­ra des­de los sig­nos de pun­tua­ción que sig­ni­fi­can lo co­ti­diano, la ciu­dad, la ima­gen de la son­ri­sa en­tre­cor­ta­da y el gri­to que no se­rá más si­len­cia­do, los exi­lios de la ca­sa y los paí­ses, el éxo­do de fa­mi­lias, los au­to­ri­ta­ris­mos en el ho­gar, la vo­ra­ci­dad de Chi­le co­mién­do­se a sus pro­pios hi­jos, mu­chos paí­ses son can­ta­dos en la voz de la poe­ta Mar­ga­ri­ta Bus­tos, hay en su poe­sía la hue­lla de la som­bría reali­dad po­lí­ti­ca mun­dial combinada con hu­mor.

La poé­ti­ca de Mar­ga­ri­ta Bus­tos re­fle­ja­da en “Exis­ten­cial ( es)” dia­lo­ga con la voz es­té­ti­ca y éti­ca de mu­je­res de la li­te­ra­tu­ra bo­li­via­na, chi­le­na, uru­gua­ya, del si­glo XX, si­glo XIX y las Li­be­roa­me­ri­ca­nas de es­te si­glo, se te­je una he­ren­cia en tres si­glos, te­je a to­das las mu­je­res en un sus­tan­ti­vo esen­cial: El co­ra­je, de las vo­ces poÉ­ti­cas del con­ti­nen­te la­ti­noa­me­ri­cano que ca­da vez des­bor­da­mos más, y se nos sa­le del ma­pa, la le­tra, la ca­li­gra­fía.

La es­cri­to­ra chi­le­na Mar­ga­ri­ta Bus­tos, de quien se ha­ce re­fe­ren­cia en es­te tex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.