Adiós al maes­tro ita­liano Con­fe­sio­nes so­bre Ber­nar­do Ber­to­luc­ci

El di­rec­tor de ci­ne Mar­cos Loay­za es­cri­be so­bre el apor­te del di­rec­tor ita­liano, quien mu­rió el pa­sa­do lu­nes.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - MACOS LOAY­ZA Ci­neas­ta

Sin du­da, Ber­nar­do Ber­to­luc­ci fue uno de los maes­tros que más im­pac­to tu­vo en nues­tra ge­ne­ra­ción. De sus más de 20 tra­ba­jos, de­bo con­fe­sar que no al­can­cé a ver to­dos y en los úl­ti­mos le per­dí pa­cien­cia. De­bo con­fe­sar tam­bién que no ter­mi­né de ver “900”, pa­ra mu­chos su obra cum­bre, y no por des­mé­ri­tos de la pe­lí­cu­la, sino por mis pro­pias de­bi­li­da­des y pre­jui­cios. Con­fe­sar al fin, que en ca­da nue­va obra se me con­fir­ma­ba la im­pre­sión de que ca­da vez más le ga­na­ba la pa­li­dez de tan­to bus­car el gran im­pac­to o el es­cán­da­lo, es de­cir que ca­da vez más sus pe­lí­cu­las lle­ga­ban can­sa­das. Tal vez la úl­ti­ma va­lio­sa sea “Cau- ti­vos de amor”, tal vez el me­jor de sus tra­ba­jos tar­díos, la más li­te­ra­ria de sus pe­lí­cu­las o más bien, la más li­te­ra­ria de sus adap­ta­cio­nes, so­bre una obra de Ja­mes Las­dun, un via­je de un ma­tri­mo­nio don­de ca­da uno se pier­de en el amor a su mo­do. Ol­vi­da que es su ver­sión de ma­yo del 68. Pe­ro que de­jó hue­lla en in­nu­me­ra­bles tra­ba­jos co­mo por ejem­plo, “Sø­ren”.

“El úl­ti­mo em­pe­ra­dor” apos­tó por el ci­ne pa­ra­do­ja que sa­be re­sol­ver, qui­tán­do­le to­da la en­tra­ña, el tué­tano y la gra­sa, co­mo si per­die­ra la con­fian­za en la pers­pi­ca­cia del es­pec­ta­dor.

Su ver­sión de Edi­po des­de el pun­to de vis­ta de la ma­dre, adap­ta­do a la mo­der­ni­dad, ya em­pe­zó a mos­trar su in­ten­ción de ha­blar en los plie­gues y

“Su ver­sión de Edi­po des­de el pun­to de vis­ta de la ma­dre, adap­ta­do a la mo­der­ni­dad, ya em­pe­zó a mos­trar su in­ten­ción de ha­blar en los plie­gues y se de­di­có más a re­mar­car to­do, has­ta los sím­bo­los”

se de­di­có más a re­mar­car to­do, has­ta los sím­bo­los.

“El úl­ti­mo tan­go en Pa­rís” tie­ne to­do en su jus­to lu­gar, con un “Ga­to” Bar­bie­ri pre­ci­so, un Sto­ra­ro en su ple­ni­tud y so­bre to­do el ci­ne al ser­vi­cio de la so­le­dad y el va­cío de las re­la­cio­nes, pe­ro des­pués de años y, pa­sa­do el es­cán­da­lo que ar­mó, ha­ce unos meses en me­dio de la cam­pa­ña # Me­too, Ber­nar­do Ber­to­luc­ci, tal vez abru­ma­do por la cul­pa, que ate­núa pe­ro no lo re­di­me, ter­mi­nó con­fe­san­do que en el ro­da­je se reali­zó un im­per­do­na­ble ac­to de es­tru­po jus­ti­fi­ca­do por el bien de la es­ce­na, por el bien de la pe­lí­cu­la, eran otros tiem­pos pe­ro eso no al­can­za, pa­ra­fra­sean­do a uno de sus re­fe­ren­tes Ro­se­lli­ni, el otro fue Pa­so­li­ni, que di­jo que un es­pí­ri­tu li­bre no pue­de apren­der co­mo es­cla­vo, po­de­mos de­cir que “nin­gu­na obra de arte se pue­de ha­cer co­mo un hi­jo de pu­ta”, nada lo jus­ti­fi­ca, por eso creo que no se pue­da vol­ver a ver la cin­ta sin lle­nar­se de ira.

Si bien eso due­le, que­da “El con­for­mis­ta”, su obra que más hue­lla de­jó, creo, don­de si bien téc­ni­ca­men­te es im­per­fec­ta y el tiem­po ha em­pe­za­do a gol­pear­lo, es­tá creo, lo me­jor de Ber­to­luc­ci. Es­tá in­tac­ta esa in­ten­ción de ha­cer es­ta­llar, o in­cen­diar en ca­da plano el len­gua­je y la gra­má­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, si es que ca­be el con­cep­to de len­gua­je, ese afán de es­cri­bir en los plie­gues, en las bi­sa­gras, en los re­fle­jos. En las lu­ces y so­bre to­do en las som­bras, en los si­len­cios y el fue­ra de cam­po.

Maes­tro ita­liano. Ber­nar­do Ber­to­luc­ci mu­rió el lu­nes a los 77 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.