La se­rie “Sa­bri­na”, el iP­ho­ne y la co­rrec­ción po­lí­ti­ca

Los Tiempos - Lecturas - - Cine - RO­DRI­GO AYA­LA BLUSKE Ci­neas­ta y en­sa­yis­ta

El diá­lo­go más im­por­tan­te de la se­rie “Chi­lling Ad­ven­tu­res ofSa­bri na” ( Las aven­tu­ras es­ca­lo­frian­tes de Sa­bri­na) se da en el se­gun­do o ter­cer epi­so­dio. La jo­ven pro­ta­go­nis­ta, que es­tá re­co­no­cien­do la po­ten­cia­li­dad de sus po­de­res, re­ci­be el con­se­jo de una de las “her­ma­nas mal­va­das”, un trío de ado­les­cen­tes ser­vi­do­ras del dia­blo: “Si quie­res po­der, de­bes aban­do­nar la libertad an­te el Se­ñor Os­cu­ro ( el dia­blo)”, le di­ce. Sa­bri­na res­pon­de: “Yo quie­ro am­bas co­sas, libertad y po­der”. La con­se­je­ra re­pli­ca: “Nun­ca te da­rá eso. Al Se­ñor Os­cu­ro le ate­rra que tú o cual­quie­ra de no­so­tras ten­ga am­bas co­sas”, “¿ Por qué?”, in­te­rro­ga Sa­bri­na. “Es hom­bre, ¿ no?”, es la res­pues­ta fi­nal.

Con ese diá­lo­go, la se­rie, re­cien­te­men­te es­tre­na­da por Netflix co­mo uno de sus pro­duc­tos es­tre­lla, ha de­fi­ni­do su “ra­zón de ser” en el es­pec­tro au­dio­vi­sual con­tem­po­rá­neo. Se ha uni­do a to­dos aque­llos pro­duc­tos ( ca­da vez más) que en­cuen­tran en la co­rrec­ción po­lí­ti­ca li­be­ral una jus­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca bá­si­ca, que sir­ve de mar­co a sus ac­cio­nes y les da cier­to sen­ti­do de “tras­cen­den­cia”, además de la sim­pa­tía an­te el público “pro­gre­sis­ta”, ma­yo­ri­ta­rio en los am­bien­tes re­la­cio­na­dos con la co­mu­ni­ca­ción.

La es­té­ti­ca del iP­ho­ne

Mau­ri­cio Sou­za se re­fi­rió a la “es­té­ti­ca del iP­ho­ne” al es­cri­bir so­bre “Obli­vion” ( 2013), la cin­ta de cien­cia fic­ción pro­ta­go­ni­za­da por Tom Crui­se, en la que el co­lor blanco bri­llan­te, con al­gu­nos to­ques de do­ra­do pre­do­mi­na­ba en su plan­tea­mien­to es­té­ti­co. En “Sa­bri­na” y su her­ma­na ma­yor “Ri­ver­da­le” ( 2017 - 2019), rei­na el mis­mo ti­po de pro­pues­ta, só­lo que en es­te ca­so am­plia­da a otros co­lo­res; ne­gros, gri­ses, azu­les os­cu­ros, to­dos do­ta­dos de ese bri­llo me­tá­li­co que ha­ce las de­li­cias de los di­se­ña­do­res de ce­lu­la­res, y que por tan­to se con­vier­te en un sím­bo­lo de la mo­der­ni­dad glo­ba­li­za­do­ra.

Roberto Aguirre - Sa­ca­sa ha si­do el en­car­ga­do de “ag­gior­nar” am­bas his­to­rie­tas y adap­tar­las al for­ma­to de mi­ni­se­rie. De esa ma­ne­ra los có­mics in­fan­to- ju­ve­ni­les del uni­ver­so de “Ar­chie y sus ami­gos” se han con­ver­ti­do en pro­pues­tas des­ti­na­das a man­te­ner ese mis­mo público ( por lo me­nos en sus sec­to­res pú­be­res y ado­les­cen­tes), pe­ro am­plián­do­lo a seg­men­tos ma­yo­res, esos que en­mar­ca­mos den­tro de lo que se de­no­mi­na “adul­to con­tem­po­rá­neo”.

La fór­mu­la de Aguirre con­sis­te en man­te­ner los es­que­mas bá­si­cos de la his­to­rie­ta de ma­ne­ra for­mal ( per­so­na­jes, en­torno), pe­ro do­tar­las de un con­te­ni­do adul­to, siem­pre car­ga­do de una fuer­te do­sis de mor­bo. De esa ma­ne­ra, “Ri­ver­da­le” con­vir­tió a “Achie” en una suer­te de fo­lle­tín ju­ve­nil ti­po “Be­verly Hills 92210”, y “Sa­bri­na” se trans­for­mó en una pro­pues­ta de sus­pen­so que co­que­tea con el te­rror.

El jue­go con­sis­te en lle­gar has­ta el pun­to lí­mi­te ( de lo per­mi­ti­do por las con­ven­cio­nes so­cia­les ac­tual­men­te im­pe­ran­tes), pe­ro sin atre­ver­se a cru­zar­lo. Los per­so­na­jes se acer­can “al mal”, jue­gan con él pa­ra ob­te­ner la do­sis ne­ce­sa­ria de am­bi­güe­dad, pe­ro no cambian su ca­rác­ter, su li­ga­zón con “el bien”, por lo me­nos en tér­mi­nos for­ma­les.

“El jue­go con­sis­te en lle­gar has­ta el pun­to lí­mi­te ( de lo per­mi­ti­do por las con­ven­cio­nes so­cia­les ac­tual­men­te im­pe­ran­tes), pe­ro sin atre­ver­se a cru­zar­lo. Los per­so­na­jes se acer­can ‘ al mal’, jue­gan con él pa­ra ob­te­ner la do­sis ne­ce­sa­ria de am­bi­güe­dad”

La era de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca

Re­sul­ta cu­rio­so que jus­to en el mo­men­to en que la hu­ma­ni­dad vol­tea la vis­ta ha­cia el fascismo co­mo una po­si­ble so­lu­ción pa­ra su ma­les­tar, la co­rrec­ción po­lí­ti­ca en los tér­mi­nos del li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co ( libertad de ex­pre­sión, equi­dad de gé­ne­ro, de­re­chos de las mi­no­rías, etc.) se ha con­ver­ti­do en una suer­te de ma­nual pa­ra gran par­te de la pro­duc­ción au­dio­vi­sual co­mer­cial, has­ta el pun­to de con­si­de­rar­se en mu­chos ca­sos co­mo una ver­dad al es­ti­lo so­vié­ti­co, inal­te­ra­ble e in­cues­tio­na­ble.

Un ca­so que ejem­pli­fi­ca di­cha con­tra­dic­ción es el de dos de las can­di­da­tas al Os­car del año pa­sa­do; “La for­ma del agua” ( 2017) la pro­pues­ta es­te­ti­cis­ta de Gui­ller­mo del To­ro, do­ta­da de un idea­rio sim­plis­ta­li­be­ral ( mu­jer mi­nus­vá­li­da, ro­dea­da de ami­gos gays y ne­gros, de­rro­ta a grin­go an­glo­sa­jón agen­te del Go­bierno, pa­ra plas­mar su amor por un fe­nó­meno ve­ni­do del ama­zo­nas), en con­tra­po­si­ción a “Tres anuncios pa­ra un cri­men” ( 2017), cin­ta do­ta­da de una com­ple­ji­dad ideo­ló­gi­ca mu­cho ma­yor, en la que la ma­dre de una víc­ti­ma de vio­la­ción cho­ca­ba con el en­torno so­cial y cues­tio­na­ba la con­cien­cia de un po­li­cía abu­sa­dor y ra­cis­ta, pro­vo­can­do ( con ver­da­de­ra am­bi­güe­dad mo­ral), un po­si­ble cam­bio de con­cien­cia. “Tres anuncios por un cri­men” fue víc­ti­ma de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca del mun­do “pro­gre”, acu­sa­da de ab­sol­ver a un ra­cis­ta, y per­dió to­da po­si­bi­li­dad de com­pe­tir por el pre­mio, que fi­nal­men­te ca­yó en ma­nos de la pri­me­ra.

Qui­zás ésa sea una de­mos­tra­ción prác­ti­ca acer­ca de có­mo cuan­do los dis­cur­sos ideo­ló­gi­cos, por más pro­gre­sis­tas que sean, pier­den su con­te­ni­do y por tan­to su ca­pa­ci­dad de in- ter­pe­la­ción, se su­man no­más a la me­dio­cri­dad y el or­den im­pe­ran­te.

“Sa­bri­na”, en sus tres pri­me­ros ca­pí­tu­los, se es­fuer­za por po­si­cio­nar­se en ese idea­rio. Su gru­po de ín­ti­mo de ami­gos es­tá cons­ti­tui­do por re­pre­sen­tan­tes de mi­no­rías ( el hi­jo de un obre­ro, una les­bia­na ado­les­cen­te) y sus pri­me­ras ac­cio­nes con­sis­ten en la or­ga­ni­za­ción de un club fe­mi­nis­ta ju­ve­nil y en el cas­ti­go, vía artes má­gi­cas, al gru­po de aco­sa­do­res de la ami­ga les­bia­na. Esos in­di­cios, su­ma­dos a la ca­rac­te­ri­za­ción pa­triar­cal del “Se­ñor Os­cu­ro”, nos an­ti­ci­pan una ba­ta­lla épi­ca de gé­ne­ro. Pe­ro nada de eso ocu­rre, la se­rie ter­mi­na per­dién­do­se en una se­rie de sub­tra­mas me­no­res, sin lle­gar a desa­rro­llar el con­flic­to ini­cial­men­te anun­cia­do.

Da la im­pre­sión de que des­de un ini­cio el con­flic­to cen­tral en la se­rie es­tá mal plan­tea­do, y es po­si­ble que a ello ha­ya con­tri­bui­do tam­bién la exi­gen­cia de un nú­me­ro de ca­pí­tu­los, 10, que ex­ce­de la ca­pa­ci­dad de la his­to­ria. En to­do ca­so las pro­pues­tas de Aguirre - Sa­ca­sa, más allá de oca­sio­na­les triun­fos o fra­ca­sos, es­tán mar­can­do ten­den­cia, por lo que es se­gu­ro que se­gui­rán apa­re­cien­do es­tas pro­pues­tas en las que la es­té­ti­ca del iP­ho­ne se com­ple­men­ta con la cás­ca­ra va­cía de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca.

Es­ce­na de la se­rie de Netflix, “Sa­bri­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.