“Se apa­gó la luz de oto­ño”, so­bre la obra de Ós­car Uzin Fer­nán­dez

Den­tro de un par de meses se cum­pli­rá un año de la par­ti­da del au­tor de “El oca­so de Orión”

Los Tiempos - Lecturas - - Literatura - ADOLFO Cá­CE­RES Es­cri­tor

En si­len­cio, co­mo vino al mun­do, el sá­ba­do 27 de ene­ro del pre­sen­te año, se fue Ós­car Uzín Fer­nán­dez, sa­cer­do­te do­mi­ni­co y es­cri­tor ga­lar­do­na­do con el Pre­mio Na­cio­nal de No­ve­la Erich Gut­ten­tag, por su no­ve­la “El oca­so de Orión”, en 1972. Se fue, con una son­ri­sa a flor de la­bios, sin sa­ber quién era. “Ha par­ti­do a la pre­sen­cia del Se­ñor”, re­za­ba su obi­tua­rio, don­de apa­re­cía su ros­tro, con su son­ri­sa ama­ble e inocen­te. Se fue en si­len­cio, co­mo ha­bía vi­vi­do sus úl­ti­mos años, sin dar­se cuen­ta de quién era. En reali­dad, to­do ese tiem­po lo pa­só en si­len­cio, ol­vi­da­do del mun­do y de los li­bros. Su­mi­do en la so­le­dad de su cel­da, el sa­cer­do­te que fue miem­bro de la Or­den de los Pre­di­ca­do­res, que reali­zó una in­ten­sa la­bor do­cen­te y de apos­to­la­do, ce­rró los ojos, acom­pa­ña­do por su Bi­blia, en la me­sa de no­che. Esa Bi­blia que, con las pá­gi­nas mar­ca­das, re­po­sa­ba jun­to a su le­cho, le dio el úl­ti­mo adiós. Se fue, nada más, y to­do si­gue igual en el mun­do. Apar­te de una bre­ve no­ta en el dia­rio Los Tiem­pos, na­die se per­ca­tó de su par­ti­da. Mu­rió a los 100 años de Clau­de De­bussy, cu­ya obra lo fas­ci­na­ba. Pre­ci­sa­men­te lo co­no­cí en el ac­to de clau­su­ra del año es­co­lar, en el co­le­gio Ale­mán de Oru­ro, de don­de sa­lió ba­chi­ller en 1949. En di­cho ac­to de gra­dua­ción lo vi fe­liz, sen­ta­do, sa­can­do notas de De­bussy, en el piano de su co­le­gio. To­ca­ba, con de­lei­te “La ca­te­dral su­mer­gi­da”, cé­le­bre pre­lu­dio de ese mú­si­co fran­cés. Tam­bién la mú­si­ca le sir­vió de fuen­te de ins­pi­ra­ción en sus no­ve­las. En un diá­lo­go con el di­rec­tor de la re­vis­ta Hi­pó­te­sis ( ene­ro, 1977) nos di­ce: “Hay ca­pí­tu­los en­te­ros en ‘ El oca­so de Orión’ que in­me­dia­ta­men­te me traen a la me­mo­ria las obras mu­si­ca­les con las cua­les los es­cri­bí. Lo mis­mo ha su­ce­di­do con ‘ La os­cu­ri­dad ra­dian­te’; por ejem­plo, el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo lo es­cri­bí mien­tras es­cu­cha­ba los cin­co cuar­te­tos de cuer­da fi­na­les de Beet­ho­ven y el quin­te­to pa­ra cla­ri­ne­te y cuer­das de Brahms”. Se fue, se nos fue Ós­car Uzín, sin nin­gún ho­me­na­je de des­pe­di­da.

Ós­car Uzín Fer­nán­dez ha­bía na­ci­do en la ciu­dad de Oru­ro, el 21 de oc­tu­bre de 1931. Con su muer­te se fue una ge­ne­ra­ción bri­llan­te de na­rra­do­res con vo­ca­ción re­li­gio­sa. Años an­tes, el 2014, ha­bía fa­lle­ci­do el teó­lo­go je­sui­ta Jo­sep M. Bar­na­das y, más an­tes, el 2008, per­te­ne­cien­te a esa mis­ma or­den re­li­gio­sa, Ja­vier Bap­tis­ta Mo­ra­les, que nos de­jó su her­mo­sa no­ve­la “Las cam­pa­nas de Je­ru­sa­lén” ( 1973).

Des­pués de cum­plir los 60 años, Ós­car Uzín tu­vo la pre­vi­sión de con­cluir sus me­mo­rias, que en 1990 las pu­bli­có con el tí­tu­lo de “Luz de oto­ño”. ¿ Sa­bía que el Alz­hei­mer lo ase­cha­ba? La luz de oto­ño se apa­gó, en si­len­cio, en pleno ve­rano. Con esa luz se nos fue un sa­cer­do­te y es­cri­tor de sa­bia al­cur­nia. Él de­cía: “La crea­ción li­te­ra­ria no es mi pro­fe­sión, sino una ex­pre­sión es­pe­cial de mi tra­ba­jo teo­ló­gi­co. La li­te­ra­tu­ra na­ció en mí, por­que sen­tí el deseo de ex­pre­sar en for­ma es­cri­ta lo que en­se­ño, pien­so y trato de vivir”.

Es de es­pe­rar que sus obras li­te­ra­rias y sus es­cri­tos teo­ló­gi­cos no des­apa­rez­can. ¿ Se ce­rra­rá es­te año sin que sus ami­gos, sus lec­to­res y crí­ti­cos le di-

“‘ Ha par­ti­do a la pre­sen­cia del Se­ñor’, re­za­ba su obi­tua­rio, don­de apa­re­cía su ros­tro, con su son­ri­sa ama­ble e inocen­te. Se fue en si­len­cio, co­mo ha­bía vi­vi­do sus úl­ti­mos años”.

gan adiós? ¿ Se irá en si­len­cio co­mo si nun­ca hu­bie­ra exis­ti­do? Des­pués de to­do, su no­ve­la “El oca­so de Orión” ha­bía te­ni­do ocho edi­cio­nes se­gui­das, con la edi­to­rial Los Ami­gos del Li­bro. De ella di­ce Hugo Li­je­rón Aber­di, es­cri­tor ele­gi­do co­mo el me­jor ca­te­drá­ti­co uni­ver­si­ta­rio del es­ta­do de Ohío, en 1985: “Al ter­mi­nar de leer es­ta no­ve­la te­ne­mos esa sen­sa­ción in­de­fi­ni­ble que só­lo de­ja la lectura de las gran­des no­ve­las”. Se fue, se nos fue un do­mi­ni­co que es­cri­bía no­ve­las. La úl­ti­ma, que nos de­ja co­mo con­sue­lo, es “La os­cu­ri­dad ra­dian­te” ( 1976).

Pu­bli­ca­cio­nes. Ós­car Uzín pu­bli­có “El oca­so de Orión” en 1972 y ob­tu­vo un pre­mio por es­ta no­ve­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.