Brian Fer­nán­dez, el pu­gi­lis­ta de pu­ños de bron­ce.

El des­ta­ca­do de­por­tis­ta lo­gró me­da­llas de bron­ce en los Bo­li­va­ria­nos 2017 y los Jue­gos Sud­ame­ri­ca­nos 2018. Ade­más, re­ci­bió el pre­mio Ka­na­ta el año pa­sa­do

Los Tiempos - Numero 1 - - PORTADA - J0Sé A. GANDARILLAS J.

El pu­gi­lis­ta Brian Fer­nán­dez Cá­ce­res que lo­gró la me­da­lla de bron­ce tan­to en los Jue­gos De­por­ti­vos Bo­li­va­ria­nos de San­ta Mar­ta, Co­lom­bia, el año pa­sa­do, co­mo en los Jue­gos Sud­ame­ri­ca­nos que se rea­li­za­ron en Co­cha­bam­ba en ma­yo pa­sa­do, aho­ra pre­ten­de bus­car la me­da­lla de pla­ta y si es po­si­ble la de oro re­pre­sen­tan­do al país en los pró­xi­mos Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos 2019 en Li­ma, Pe­rú.

Con es­ta ex­pec­ta­ti­va in­ten­si­fi­ca sus en­tre­na­mien­tos.

Brian es un hu­mil­de de­por­tis­ta oriun­do de Pu­ca­ra y ac­tual­men­te vi­ve en Itoc­ta, en la zo­na sur de la ciu­dad.

In­cur­sio­nó en el de­por­te a sus 12 años, in­gre­san­do a una es­cue­la de natación lla­ma­da Mo­nar­ca, que pro­mo­cio­na­ba pa­ra pa­sar cla­ses de taekwondo y co­men­zó a en­tre­nar.

Se de­di­có a la natación, pe­ro con el trans­cur­so del tiem­po le co­men­zó a gus­tar más el taekwondo, por lo que se ins­cri­bió a es­te cur­so nue­va­men­te. Du­ran­te ese tiem­po par­ti­ci­pó en dos campeonatos del de­por­te de con­tac­to en la ca­te­go­ría no­va­tos, sa­lien­do vic­to­rio­so jun­to a sus en­tre­na­do­res Adrián y Glo­ria Adriá­zo­la. Pa­sa­do un mes, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de su fa­mi­lia no era bue­na y de­jó es­te de­por­te.

Des­pués de un año, jun­to a sus her­ma­nos ma­yo­res Die­go y An­drés fue­ron a tro­tar por la la­gu­na Ala­lay y al re­torno vie­ron un gim­na­sio con un le­tre­ro que anun­cia­ba cla­ses de kick bo­xing. Su her­mano Die­go le di­jo que prac­ti­que esa dis­ci­pli­na, pro­me­tien­do pa­gar­le el cur­so, ade­más le co­men­tó que era un de­por­te más com­ple­to, pe­ro él no es­ta­ba muy de­ci­di­do, por­que le gus­ta­ba más el taekwondo. Sin em­bar­go, acep­tó la pro­pues­ta y des­pués de la pri­me­ra se­ma­na de prác­ti­ca, el en­tre­na­dor Ale­jan­dro

Mi pa­dre no se per­día nin­gu­na de mis pe­leas y me de­cía que se lo guar­de un asien­to en la pri­me­ra fi­la. A los tor­neos na­cio­na­les, si eran cer­ca a es­ta ciu­dad, iba con su otro hi­jo en su au­to, y si era le­jos, lo ha­cia en flo­ta. Brian Fer­nán­dez Bo­xea­dor va­lluno

Cos­cio le pre­gun­tó si prac­ti­ca­ba al­gu­na otra dis­ci­pli­na y le co­men­tó lo que ha­cía, en­ton­ces le pro­pu­so par­ti­ci­par en un cam­peo­na­to de no­va­tos de taekwondo.

Des­pués, com­ba­tió con un taek­won­dis­ta de la aso­cia­ción, le ga­nó y de­jó de prac­ti­car.

A sus 14 años co­no­ció a Ariel Guz­mán en el co­le­gio. El mu­cha­cho prac­ti­ca­ba kick bo­xing y le in­vi­tó a su club lla­ma­do Fight Club Ro­drí­guez, y co­mo a to­do ado­les­cen­te le dio cu­rio­si­dad, así jun­to con 10 com­pa­ñe­ros de su cur­so de­ci­die­ron prac­ti­car ese de­por­te.

Des­de el pri­mer día que lle­gó al gim­na­sio le fas­ci­nó es­te de­por­te, por­que los en­tre­na­do­res, Ro­dri­go y Ale­jan­dro Ro­drí­guez, te­nían un buen ca­rác­ter pa­ra en­se­ñar, es por eso que le ro­gó a su ma­dre que le die­ra di­ne­ro pa­ra pa­gar el cur­so y és­ta acep­tó, pe­ro sin que se­pa su pa­dre.

El téc­ni­co, al ver sus cua­li­da­des, le pre­gun­tó si que­ría par­ti­ci­par en un cam­peo­na­to na­cio­nal de kick bo­xing que se iba a rea­li­zar en Ta­ri­ja.

Muy en­tu­sias­ma­do co­men­tó a su fa­mi­lia y le di­jo a su pa­dre que le dé per­mi­so pa­ra via­jar, pe­ro él no qui­so. Su her­mano Die­go le di­jo que si­ga en­tre­nan­do y que él con­se­gui­ría la au­to­ri­za­ción. Ga­nó un tor­neo se­lec­ti­vo y se cla­si­fi­có pa­ra el na­cio­nal.

Lle­gó el día del via­je, su pa-

Mi pro­ge­ni­tor me de­cía ven­dré di­rec­to a ver la fi­nal, por­que se que de­fi­ni­rás el tí­tu­lo y me dio to­do su apo­yo mo­ral. Ca­da vez que ga­na­ba una me­da­lla me ba­ja­ba del ring e iba a col­gár­se­la, di­cién­do­le ‘pa­ra ti pa­pa’ y él me fe­li­ci­ta­ba” Brian Fer­nán­dez Bo­xea­dor va­lluno

dre sa­lió a tra­ba­jar muy tem­prano sin dar­le per­mi­so y su her­mano ma­yor le di­jo va­mos a la ter­mi­nal de bu­ses, des­pués lla­mó a su pa­dre y le dio la au­to­ri­za­ción. En el tor­neo con­quis­tó el tí­tu­lo y al lle­gar a Co­cha­bam­ba su pa­dre lo fue a re­ci­bir y vien­do el tro­feo se pu­so a llo­rar, des­pués le abra­zó, pe­ro le di­jo que ya no prac­ti­ca­ra es­te de­por­te.

Pos­te­rior­men­te, si­guió en­tre­nan­do, pe­ro ya no le da­ban la men­sua­li­dad pa­ra pa­gar y tu­vo que tra­ba­jar de ce­rra­je­ro con su tío Jo­sé (her­mano de su ma­dre) pa­ra cu­brir sus gas­tos a fin de se­guir prac­ti­can­do la dis­ci­pli­na.

Ca­da día lle­ga­ba del co­le­gio, ha­cía sus ta­reas, des­pués se iba a tra­ba­jar pa­ra su men­sua­li­dad y sus pa­sa­jes, sin avi­sar­le a su pa­dre que se­guía en­tre­nan­do dia­ria­men­te, pe­ro sus fie­les con­fi­den­tes, su ma­dre y sus her­ma­nos Die­go y An­drés, sa­bían lo que ha­cía. Des­pués, par­ti­ci­pó en va­rios campeonatos y sa­lió vic­to­rio­so.

Pa­só el tiem­po y su pa­dre se pu­so mal, lo lle­va­ron al mé­di­co y les di­je­ron que te­nía un pro­ble­ma en el co­ra­zón, pe­ro el costo de la ope­ra­ción era muy ca­ro y no po­dían pa­gar.

Su en­tre­na­dor Ro­dri­go le ofre­ció or­ga­ni­zar un cam­peo­na­to de clu­bes pa­ra co­la­bo­rar­le pa­ra la ci­ru­gía de su pa­dre.

Brian en su co­le­gio pi­dió per­mi­so pa­ra uti­li­zar el co­li­seo y el di­rec­tor le di­jo que po­día uti­li­zar­lo pa­ra rea­li­zar el tor­neo de be­ne­fi­cen­cia.

To­do lo re­cau­da­do fue des­ti­na­do al pa­go de la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca de su pa­dre. Brian fue al hos­pi­tal y le mos­tró el afi­che. Su pa­dre, al ver el car­tel, en­tró en llan­to jun­to a to­da su fa­mi­lia.

La ope­ra­ción tu­vo éxi­to y des­de ese día su pro­ge­ni­tor lo apo­yó has­ta el úl­ti­mo mo­men­to de su vi­da.

A sus 17 años co­no­ció al hi­jo del pre­si­den­te de la aso­cia­ción de boxeo, quien le in­vi­tó a la es­cue­la de es­te de­por­te pa­ra for- mar par­te de la se­lec­ción lo­cal, pe­ro Brian le di­jo que no te­nía re­cur­sos pa­ra sol­ven­tar su pre­pa­ra­ción, por lo que fue be­ca­do y em­pe­zó a bo­xear.

Par­ti­ci­pó en un na­cio­nal de­rro­tan­do a uno de los me­jo­res de su ca­te­go­ría. Des­pués in­ter­vino en otros na­cio­na­les y sa­lió vic­to­rio­so. Su buen desem­pe­ño le per­mi­tió con­se­guir una be­ca pa­ra ir a un cam­pa­men­to de boxeo en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (30 de enero al 5 de fe­bre­ro de 2016).

De re­torno al país se pu­so a en­tre­nar e in­gre­só a la Uni­ver­si­dad Ma­yor de San Si­món pa­ra es­tu­diar la Ca­rre­ra de Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y De­por­tes. Ac­tual­men­te, cur­sa el se­gun­do se­mes­tre. En la uni­ver­si­dad co­no­ció a mu­chos ami­gos y po­co a po­co co­men­zó a de­jar el boxeo.

Un día re­ci­bió un men­sa­je de su her­mano que le de­cía que su papá se pu­so mal y que es­ta­ba in­ter­na­do en el hos­pi­tal. Al día si­guien­te de esa in­for­ma­ción, le lla­ma­ron pa­ra co­mu­ni­car­le­que su pa­dre ha­bía fa­lle­ci­do. Des­de ese mo­men­to no que­ría sa­ber na­da del kick bo­xing y boxeo. Va­rios ami­gos de su pa­dre le di­je­ron que no de­je el boxeo y que si­ga en­tre­nan­do en me­mo­ria de él. Po­co tiem­po des­pués lo­gró el tí­tu­lo na­cio­nal y una be­ca pa­ra pre­pa­rar­se du­ran­te seis me­ses en la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na.

Re­tor­nó pa­ra los Bo­li­va­ria­nos en San­ta Mar­ta, Co­lom­bia, el año pa­sa­do y lo­gró la me­da­lla de bron­ce en la ca­te­go­ría mi­ni­mos­ca (49 ki­los).

A su re­gre­so de es­te even­to bus­có un gim­na­sio pa­ra pre­pa­rar­se jun­to a su com­pa­ñe­ro Ser­gio Al­có­cer, con la ayu­da del en­tre­na­dor de la se­lec­ción na­cio­nal, el cu­bano Ale­xis Ro­drí­guez, y sus ac­tua­les téc­ni­cos de ba­se, Ro­dri­go y Ale­jan­dro Ro­drí­guez en la par­te fí­si­ca, y tra­ba­jó pa­ra los Jue­gos Sud­ame­ri­ca­nos en Co­cha­bam­ba.

Cua­tro me­ses an­tes de los Jue­gos se le­sio­nó del hom­bro iz­quier­do, pe­ro hu­bo va­rias per­so­nas y el fi­sio­te­ra­peu­ta Luis Po­lo que le ayu­da­ron pa­ra que vuel­va a en­tre­nar.

En los Jue­gos Sud­ame­ri­ca­nos ob­tu­vo la me­da­lla de bron­ce, per­dien­do en la se­mi­fi­nal con­tra un bo­xea­dor que ga­nó la me­da­lla de pla­ta en los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro 2016.

FO­TOS: JO­Sé RO­CHA

Brian Fer­nán­dez, du­ran­te su pre­pa­ra­ción pa­ra los XI Jue­gos Su­ra­me­ri­ca­nos Co­cha­bam­ba 2018.

Prác­ti­ca de Fer­nán­dez (izq.) jun­to a su en­tre­na­dor.

La cons­tan­cia, ar­ma fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to del va­lluno.

Fer­nán­dez (ro­jo), du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el ring de Pu­na­ta, por los XI Jue­gos Su­ra­me­ri­ca­nos 2018.

El pu­gi­lis­ta co­cha­bam­bino Brian Fer­nán­dez.

BRIAN FER­NáN­DEZ Cá­CE­RES FE­CHA DE NA­CI­MIEN­TO: 2 de sep­tiem­bre de 1997 LU­GAR: Co­cha­bam­baPA­DRES: Pa­blo y Te­re­saHER­MA­NOS: Die­go, An­drés, Be­lén y Se­bas­tiánDE­POR­TES: Kick Bo­xing y boxeo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.