Bar­ce­lo­na go­lea a Real Ma­drid y des­pi­de a Lo­pe­te­gui

El 5-1 del clá­si­co obli­ga a Flo­ren­tino Pé­rez a ne­go­ciar de ur­gen­cia el fi­cha­je del en­tre­na­dor ita­liano An­to­nio Con­te

Los Tiempos - Numero 1 - - FÚTBOL INTERNACIONAL -

Es un re­sul­ta­do de los que mar­can, por­que es­tos par­ti­dos se re­cuer­dan y es­tán en la men­te de los afi­cio­na­dos, y ha si­do a nues­tro fa­vor. En­ri­que Val­ver­de DT de Bar­ce­lo­na

La pri­me­ra par­te nos re­pro­cha­mos no ha­ber te­ni­do un po­co más el ba­lón, co­mo en la se­gun­da par­te, pero si no mar­cas. Y con el 3-1 de par­ti­do se ha ter­mi­na­do. Ju­len Lo­pe­te­gui DT Real Ma­drid

El Bar­ce­lo­na go­leó 5-1 al Real Ma­drid, con tri­ple­te de Luis Suá­rez, ayer en el Clá­si­co li­gue­ro de la 10ª jor­na­da en el Camp Nou, pa­ra re­to­mar el li­de­ra­to de la cla­si­fi­ca­ción y de­jar al téc­ni­co Ju­len Lo­pe­te­gui prácticamente fue­ra del equi­po blan­co.

Cou­tin­ho abrió el mar­ca­dor (11) y Suá­rez hi­zo el 2-0 (29), an­tes de que Mar­ce­lo re­cor­ta­ra dis­tan­cias (50), pero el uru­gua­yo del Barça se en­car­gó de ha­cer el 3-1 de ca­be­za (74) y lue­go sen­ten­ció Thi­baut Cour­tois (82), de­jan­do ca­si co­mo una anéc­do­ta el 5-1, obra de Ar­tu­ro Vidal (87). El Real Ma­drid só­lo apa­re­ció bre­ve­men­te en la se­gun­da par­te, tras un pri­mer tiempo en el que el Bar­ce­lo­na ago­bió al equi­po blan­co con su pre­sión.

Lle­ga el cam­bio

El Real Ma­drid en­vió la pri­me­ra ofer­ta for­mal a An­to­nio Con­te el vier­nes pasado, pro­po­nién­do­le ha­cer­se car­go del ban­qui­llo que has­ta aho­ra ha ocu­pa­do Ju­len Lo­pe­te­gui. El 5-1 del clá­si­co des­en­ca­de­nó unas ne­go­cia­cio­nes que has­ta ayer ha­bían es­ta­do prác­ti- ca­men­te pa­ra­li­za­das en es­pe­ra de acon­te­ci­mien­tos.

Se­gún fuen­tes de la di­rec­ti­va, Flo­ren­tino Pé­rez, el pre­si­den­te, aca­ri­ció la idea de fi­char a Jo­sé Mou­rin­ho has­ta úl­ti­ma ho­ra. Du­ran­te va­rios días, los es­tra­te­gas del club es­pe­cu­la­ron con la po­si­bi­li­dad de ga­nar tiempo, in­clu­so man­te­nien­do a Lo­pe­te­gui, si el re­sul­ta­do de Bar­ce­lo­na no era de­ma­sia­do es­can­da­lo­so. Pero esa vía de ce­rró. Se di­si­pó se­gún en­tra­ban los go­les en el ar­co de Cour­tois y se­gún el Man­ches­ter Uni­ted ven­cía al Ever­ton (2-1), coin­ci­dien­do con el desen­la­ce del par­ti­do en el Camp Nou.

Aho­ra los fun­cio­na­rios del club de Cha­mar­tín es­pe­ran ce­rrar el con­tra­to de Con­te hoy pa­ra pre­sen­tar­lo ma­ña­na Mien­tras tan­to, no des­car­tan que San­tia­go So­la­ri, en­tre­na­dor del Cas­ti­lla, pue­da ha­cer­se car­go del pri­mer equi­po pa­ra di­ri­gir el pró­xi­mo par­ti­do de Co­pa del Rey, el miér­co­les en Me­li­lla.

Con­te reúne con­di­cio­nes que agra­dan a Flo­ren­tino Pé­rez. Di­ce el pre­si­den­te que ya pon­de­ró su fi­cha­je cuan­do di­ri­gía a la Juventus. El hom­bre le atraía. Es lo más pa­re­ci­do a un sar­gen­to que ofre­ce la pri­me­ra lí­nea de en­tre­na­do­res en el mer­ca­do. Tam­bién es me­tó- di­co, tra­ba­ja­dor, de cor­te cien­tí­fi­co. La cla­se de per­so­na­je cu­yo gra­do de so­fis­ti­ca­ción le ale­ja del mol­de del en­tre­na­dor tra­di­cio­nal. El in­con­ve­nien­te que veía el pre­si­den­te re­si­día en su es­ti­lo de jue­go. Te­me que la afi­ción ma­dri­dis­ta no co­mul­gue con tan­tos pe­lo­ta­zos.

Mano du­ra

An­to­nio Con­te es un téc­ni­co de ci­clos cor­tos acos­tum­bra­do a con­fi­gu­rar sus pro­pias plan­ti­llas, un téc­ni­co que ne­ce­si­ta de un per­fil de cen­tro­cam­pis­ta que aguan­te al equi­po, y don­de la fi­gu­ra de un de­lan­te­ro go­lea­dor es imprescindible, pero el 5-1 en el Camp Nou ha ace­le­ra­do la lle­ga­da del ita­liano. La idea ini­cial de con­fiar en un téc­ni­co co­mo So­la­ri —“si Zi­da­ne nos sa­lió bien, pue­de sa­lir­nos bien con So­la­ri”, pen­sa­ron en la Ca­sa Blan­ca— se ha di­lui­do por la ne­ce­si­dad de dar un golpe de efec­to con un téc­ni­co de mano du­ra, sin mi­ra­mien­tos pa­ra de­jar fue­ra a las “va­cas sa­gra­das” y con las ideas muy cla­ras. Flo­ren­tino Pé­rez se ha can­sa­do de que los ju­ga­do­res im­por­tan­tes del equi­po sean los que man­dan, es­tá can­sa­do de la au­to­com­pla­cen­cia y de la fal­ta de dis­ci­pli­na. El 5-1 ha si­do la con­fir­ma­ción de que te­nía ra­zón al que­rer ce­sar a Lo­pe­te­gui ha­ce dos se­ma­nas.

AFP BAR­CE­LO­NA

Ju­ga­do­res del club Bar­ce­lo­na fes­te­jan la vic­to­ria fren­te a Real Ma­drid, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.