EN CO­CHA­BAM­BA

WILSTERMANN SU­FRE PA­RA VEN­CER A DESTROYERS 2-1 Y S SI­GUE EN LA LU­CHA POR AL­CAN­ZAR A LOS PUN­TE­ROS DEL CER­TA­MEN.

Los Tiempos - Numero 1 - - PORTADA - GE­RAL­DI­NE CO­RRA­LES A. Los Tiem­pos

Wilstermann ven­ció ayer con un ajus­ta­do 2-1 a Destroyers en el par­ti­do que se dis­pu­tó por la jor­na­da 18 del tor­neo Clau­su­ra y que se ju­gó en el es­ta­dio Fé­lix Ca­pri­les. El Ro­jo co­cha­bam­bino tu­vo va­rias com­pli­ca­cio­nes en un co­te­jo que pa­re­cía que iba a ser de fá­cil tran­si­tar, ade­más per­dió a Ga­briel Ríos por ex­pul­sión y se com­pli­có en ese sen­ti­do.

Al fi­nal, Wils­ter man­tu­vo la ven­ta­ja que con­si­guió en los pri­me­ros mi­nu­tos de am­bas eta­pas y se man­tie­ne en­tre los pri­me­ros lu­ga­res del tor­neo. Ade­más de un gol anu­la­do en los úl­ti­mos mi­nu­tos del par­ti­do pa­ra la vi­si­ta, le per­mi­tió al equi­po co­cha­bam­bino quedarse con un triun­fo que lo de­ja cer­ca de la ci­ma.

Con el re­sul­ta­do de ayer, los va­llu­nos se man­tie­nen en el sex­to lu­gar, igua­lan en pun­ta­je con Na­cio­nal Po­to­sí y es­tán a cua­tro pun­tos de los lí­de­res The Stron­gest y San Jo­sé.

El par­ti­do

Wilstermann tu­vo un ini­cio apa­bu­llan­te, por lo mis­mo, la aper­tu­ra del mar­ca­dor lle­gó en el mi­nu­to 3.

Ser­gin­ho me­tió un pa­se cru­za­do pa­ra Cris­tian Chá­vez que pu­so un fuer­te re­ma­te al ras del piso y su­peró al por­te­ro El­der Arauz (1-0).

Cua­tro mi­nu­tos más tar­de, Ser­gin­ho tu­vo gran opor­tu­ni­dad pa­ra am­pliar el mar­ca­dor. Des­de el bor­de del área gran­de, el vo­lan­te bra­si­le­ño re­ma­tó pe­ro el ba­lón pe­gó en la par­te ba­ja del pa­lo iz­quier­do de Destroyers. Más de un hin­cha ya es­ta­ba fes­te­jan­do el se­gun­do tan­to, pe­ro los gri­tos se aho­ga­ron.

To­do el desem­pe­ño que el Ro­jo ha­bía mos­tra­do has­ta ese mi­nu­to pa­re­cía de­ve­lar que los lo­ca­les no iban a te­ner com­pli­ca­cio­nes, em­pe­ro no fue así.

Destroyers co­men­zó a bus­car es­pa­cios en el ata­que y lo con­se­guía, aun­que al lle­gar al ar­co ri­val to­das las in­ten­cio­nes que­da­ban en na­da.

Sin em­bar­go, lo que co­men­zó a pe­sar fue la in­sis­ten­cia, to­man­do en cuen­ta que fue­ron va­rias las oca­sio­nes que tu­vo el Ca­na­rio y aun­que no ge­ne­ró gran­des so­bre­sal­tos fue crean­do com­pli­ca­cio­nes que lue­go ter­mi­na­rían en gol del tran­si­to­rio em­pa­te.

A fal­ta de cin­co mi­nu­tos pa­ra el fi­nal de la pri­me­ra eta­pa, Destroyers con­si­guió la igual­dad.

Lue­go de una se­rie de re­bo­tes en el área gran­de y va­rias desin­te­li­gen­cias, Jef­fer­son Ta­va­res do­mi­nó el ba­lón en me­dio de va­rios de­fen­so­res, dio me­dia vuel­ta, re­ma­tó y ven­ció al por­te­ro Ar­nal­do Gi­mé­nez (1-1).

Dos mi­nu­tos des­pués de que se die­ra la igual­dad, Wils­ter se fue al ata­que con Ser­gin­ho que des­bor­dó por el sec­tor de­re­cho, co­lo­có un pa­se pa­ra Ga­briel Ríos que ter­mi­nó con un re­ma­te des­via­do.

Con las ac­cio­nes pre­vias y el gol que lle­ga­ba en los úl­ti­mos mi­nu­tos del pe­rio­do ini­cial, Destroyers de­jó en cla­ro que no iba a ba­jar los bra­zos pa­ra con­se­guir un re­sul­ta­do po­si­ti­vo pa­ra sus in­tere­ses.

Wilstermann se fue al des­can­so con el pe­sar de las va­rias opor­tu­ni­da­des que des­per­di­ció en la pri­me­ra eta­pa.

En el reini­cio de las ac­cio­nes, Wilstermann vol­vió a re­pe­tir la fór­mu­la con la que in­gre­só al ini­cio del en­cuen­tro y se fue con to­do ha­cia el ar­co ri­val. Co­mo mues­tra de aque­lla ac­ción, pa­ra el Ro­jo vol­vió el gol.

En el mi­nu­to 3 del com­ple­men­to, Ser­gin­ho me­tió un cen­tro des­de la iz­quier­da que lle­gó pa­ra Ale­jan­dro Me­leán que con un ca­be­za­zo cer­te­ro man­dó el ba­lón al fon­do de las re­des (2-1).

El lo­cal vio que po­día au­men­tar la cuen­ta y co­men­zó a acer­car­se con pe­li­gro al ar­co ri­val con Ser­gin­ho, Pe­driel y Chá­vez, em­pe­ro co­men­za­ron

las desin­te­li­gen­cias en el me­dio sec­tor, las que fue­ron apro­ve­cha­das por Destroyers que de­ci­dió sa­lir de su cam­po de jue­go y com­pli­có al Ro­jo.

Bra­yan Sch­midt jun­to a Ta­va­res fue­ron los ju­ga­do­res que en­con­tra­ron al­gu­nos es­pa­cios por el sec­tor de­re­cho que no pu­do con­te­ner los ata­ques del Ca­na­rio.

Wilstermann se que­dó con 10 hom­bres des­de el 31’ST, lue­go de la ex­pul­sión de Ga­briel Ríos por do­ble ama­ri­lla.

En el mi­nu­to 39 del com­ple­men­to, lue­go de un cen­tro des­de el sec­tor iz­quier­do, Án­gel Cué­llar lo­gró ca­be­cear el ba­lón y su­peró al por­te­ro de Wilstermann, em­pe­ro el juez cen­tral Gaad Flo­res vio que en la ac­ción se ha­bía co­me­ti­do una fal­ta y anu­ló el tan­to con­ver­ti­do.

Los ju­ga­do­res de la vi­si­ta re­cla­ma­ron por la de­ci­sión, em­pe­ro no pro­vo­ca­ron que el ár­bi­tro se rec­ti­fi­que.

Wilstermann per­ma­ne­ce en la sex­ta ubi­ca­ción y no le pier­de pi­sa­da a los lí­de­res. En la pró­xi­ma fe­cha le toca vi­si­tar a Real Po­to­sí, en el es­ta­dio Víc­tor Agus­tín Ugar­te, el do­min­go a las 17:15.

Nos re­la­ja­mos y sub­es­ti­ma­mos al ri­val. Me voy con esa bron­ca (de no po­der ha­cer más go­les) por­que así no va­mos a lle­gar le­jos. Se ha­ce di­fí­cil y ter­mi­na­mos pi­dien­do la ho­ra.

Cris­tian Chá­vez Vo­lan­te de Wilstermann Nos sor­pren­die­ron en el par­ti­do, pe­ro no­so­tros te­ne­mos que se­guir tra­ba­jan­do pa­ra sa­lir del lu­gar don­de es­ta­mos. No se pue­de ju­gar así con es­te ti­po de ar­bi­tra­jes.

Die­go Paz Vo­lan­te de Destroyers

FO­TOS: DA­NIEL JA­MES

Ronny Mon­te­ro (cen­tro), de Wilstermann, cho­ca con el por­te­ro de Destroyers, El­der Arauz.

Mon­te­ro (cen­tro) in­ten­ta sa­car una chi­le­na en me­dio de va­rios de­fen­so­res del elen­co cru­ce­ño.

Cris­tian Chá­vez, de Wilstermann, fes­te­ja la aper­tu­ra del mar­ca­dor.

El ju­ga­dor de Destroyers in­ten­ta do­mi­nar el ba­lón an­te la mar­ca del avia­dor Ale­jan­dro Me­leán, ayer.

Alex da Sil­va (der.), de­fen­sor de Wilstermann, des­pe­ja el ba­lón an­te la pre­sión de Jef­fer­son Ta­va­res, del Ca­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.